[Cine] The Sisters Brothers (2018)

Cine

The Sisters Brothers (2018; 28/20190506)

Primera película de la primavera que nos ha gustado en todas sus dimensiones. He de decir que hoy tenía pensada otra entrada. Como “casi” todo el mundo sabe, la próxima madrugada tendremos que decir adiós a Westeros, por lo menos hasta que se estrenen las precuelas que ya están anunciadas. Y mi intención era hacer la entrada dedicada al final de la serie ANTES de conocer el desenlace. Bajo la premisa de que da igual cuál sea este. No se puede juzgar una serie de 73 episodios y unas cuantas horas más de emisión sólo porque guste más o menos el final. Una serie es un proceso, un viaje, un camino… Y este lo ha sido de sorpresas. Y las sorpresas no gustan por igual a todo el mundo. Pero hoy me he levantado pocho. No sé si he pescado algún virus. No sé si he acabado cansado por las horas que ayer pasé de pie. No sé si me ha afectado el frío que se me metió en el cuerpo mientras celebrábamos el Día Internacional de los Museos con un concierto de jazz manouche. Y además, ayer no me dio tiempo de comentar esta película del francés Jacques Audiard. Y como es más fácil hacer este comentario que el de la historia de Daenerys Stormborn… pues me voy a centrar en lo fácil.

Una vista parecida a esta, más angular, de la sierra del Alano en el paraje de Taxeras en los Pirineos aragoneses, “interpretando” a las Montañas Rocosas en Oregon, me sorprendió y me hizo fijarme más en los paisajes de la película.

Nunca he sido muy aficionado al western. Pero el reparto de esta película, con John C. Reilly, Joaquin Phoenix, Jake Gyllenhaal, Rutger Hauer, y otros que no conocía y han resultado muy bien, más el hecho de que hay varias películas de Audiard que me gustaron mucho… a por ella. Si encima nos dan la alegría de mostrarnos en pantalla varios paisajes de mi tierra, Aragón, como si fueran de Oregón… todavía mejor.

Nos cuenta Audiard el desarrollo de una misión que “El Comodoro” (Hauer) encarga a dos pistoleros, matones a sueldo, los hermanos Sisters (Reilly y Pheonix), en combinación con un detective privado (Gyllenhaal), que deben encontrar y obtener una determinada información de un buscador de oro (Riz Ahmed), en plena Fiebre del oro de California. L misión resultará en un viaje que impondrá importantes cambios en la forma de pensar y en la vida de estos dos peculiares hermanos y en su relación.

Los paisajes de los Monegros también estuvieron presentes en la película, cuando la acción no transcurría entre montañas.

Película que visualmente es una delicia, en la que Audiard se las apaña para convertir paisajes de los Pirineos, los Monegros, las playas francesas y otros en paisajes perfectamente asumibles como pertenecientes al lejano oeste norteamericano. Pero que sirven perfectamente para enmarcar un guion redondo, unas interpretaciones de alto nivel mediante una realización clásica pero muy eficaz y muy bien llevada a término. Creo que poco más se puede decir. Id a verla. Si realmente os gusta el cine, os gustará.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****
Y sería un tópico decir que se trata de un “western” crepuscular,… porque últimamente todos lo son. O por lo menos, todos los que me interesan de alguna forma. Lejos del carácter heroico, patriotero o aventurero de las películas del oeste de antaño, este es más introspectivo, más realista.

[Cine] The Mill and the Cross (2011)

Cine

The Mill and the Cross (2011), 1 de mayo de 2013.

El título de la película lo he mantenido en inglés por ser la versión original subtitulada en español. En la cartelera española también se la conoce con el título traducido de El molino y la cruz.

Una de las películas que mas me han gustado a lo largo de mi vida, y que especialmente me marcó a mediados de los años 90, hace ya muchos años, fue una película a caballo entre el ensayo, el documental y la ficción. Dirigida por Al PacinoLooking for Richard nos mostraba simultáneamente el proceso de puesta en escena de uno de los más conocidos dramas históricos de ShakespeareRicardo III, nos enseñaba y reflexionaba sobre las claves para entender la obra, y de paso nos contaba la historia que tan magistralmente contó el bardo de Stratford-upon-Avon. Para mí, fue un descubrimiento. La disfruté muchísimo, la tengo en mi filmoteca particular, y la disfruto de vez en cuando.

Evidentemente, se han hecho muchas películas basadas en obras del resto de las artes. Se adaptado al cine un sinnúmero de obras de teatro. Hemos visto películas basadas en ballets u obras musicales. Se ha dramatizado la vida de pintores y escultores. Pero pocas de ellas reúnes los tres elementos que he mencionado en la película de Pacino: interés pedagógico, ensayo documental y dramatización de la historia.

Banderas en La Haya

No tenía muy claro con que parte de Europa ilustrar esta entrada. Finalmente, me he decidido con las provincias rebeldes de los Países Bajos. Que además han estado de jolgorio patriótico estos días, debido a la abdicación de su reina. Sí. Hay países donde eso sucede. En la foto, La Haya, ciudad que muchos creen la capital por el hecho de que allí se encuentra el rey, el gobierno y el parlamento del país. Pero no. Constitucionalmente, la capital es Amsterdam.

La película que comento hoy, alejándome de mis esquemas tradicionales a la hora de reseñar el cine que veo en la gran pantalla, tiene estos tres elementos. A partir de la obra de Pieter Brueghel el viejoCamino del calvario, el director polaco Lech Majewski nos presenta una hipótesis dramatizada de como pudo ser la concepción y génesis de la obra, enmarcada en el ámbito histórico de las guerras de religión y de la rebelión de los habitantes de los Países Bajos contra el dominio de los Habsburgo, en concreto en aquellos momentos la rama que reinaba en España como los Austria. Representado el pintor por el actor Rutger Hauer y su mecenas Nicolaes Jonghelinck por Michael York, los diálogos entre ambos nos van dando las claves sociopolíticas del momento así como la interpretación de los numerosos elementos que constituyen la vasta pintura, que actualmente se puede contemplar en el Kunsthistorisches Museum de Viena. No deja de ser irónico que con la interpretación antiaustracista que propone el filme de la obra pictórica, esta acabara en la capital de los Habsburgo junto con otras famosas obras de Brueghel.

Con escasos diálogos, la fuerza de la película está en la reproducción visual del colorido y el paisaje de la pintura en la fotografía y los efectos visuales del filme. Habrá a quien gustará más esto, y otros lo juzgarán como puro esteticismo, y se cuestionarán otros valores. A mí personalmente me ha convencido. He disfrutado visualmente de la obra, y he aprendido mucho sobre el significado de los distintos elementos que la componen. No sé si me convence tanto la interpretación histórica de la misma. Parece que Brueghel, que pasó la mayor parte de su vida en las provincias flamencas católicas de los Países Bajos, no habría estado en malas relaciones con los gobernadores de los Habsburgo. Pero reconozco que me pueden faltar datos al respecto. También encuentro que determinados elementos de la obra, como la importancia de la figura de María la madre de Jesús de Nazaret en un primer plano, hablan más de un contenido católico que protestante. Pero insisto, no soy un conocedor y puedo estar perfectamente equivocado.

Película que se sale de los usos habituales del cine, que nos llega con prácticamente dos años de retraso a nuestra cartelera, pero que yo he disfrutado. Y me atrevería a recomendar.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***

Arco iris en Delft

Y aquí, la que probablemente es mi ciudad favorita de los Países Bajos, Delft, justo después de una tormenta.