[Cine] Entre Miss Sloane y los “hijos” marcianos del Alien

Cine

Creo que ya comentaba hace unos días, que estábamos de bajón cinematográfico. No sé muy bien si es que la cartelera no nos motiva, si es que estoy muy entretenido con otras cosas o una mezcla de ambas. Pero en los últimos días aun nos dio para que me arrastraran a una sala de cine, y para ver otra película reciente, no en sala comercial, que ya está retirada, pero sí en unas condiciones que no puedo mencionar que hacen la experiencia equivalente. En cualquier caso, un poco de cine antes de pasar durante unos días al modo “sólo fotos”.

Miss Sloane (2016; 232017 – 3105)

El tema de esta película de John Madden, los grupos de presión e influencia en la política norteamericana, no me interesaba especialmente. No obstante, siempre es interesante ver actuar a Jessica Chastain, una de las mejores actrices de la actualidad, y entre el resto del reparto había algún otro nombre interesante, entre ellos el de la británica Gugu Mbatha-Raw, a la que en poco tiempo le he visto algunas cosas interesantes.

Todo va de cómo la señorita Sloane del título se apunta a una presunta causa perdida, la de ejercer de grupo de presión a favor de una ley que exija algunos requisitos en la compra de armas de fuego en los Estados Unidos. Y para ello se tendrá que enfrentar a los poderosísimos grupos conservadores que las defienden y a la industria armamentística con las peores armas que pueda utilizar.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Utilizaré la entrada de hoy para dar un poco de visibilidad a un carrete de Kodak Tri-X expuesto con la Olympus mju-II, con motivos variados, que he revelado recientemente.

Es una película intriga política de manual, pero quizá excesivamente previsible, y que tampoco entra mucho a profundizar en el tema que toca.

Vehículo de lucimiento de Chastain, que está un poco más sobreactuada de lo que debería, pero que de todos modos se sostiene por las razonablemente buenas interpretaciones.

Se deja ver, pero sin más.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***

20170602-_6020063-Editar.jpg

Life (2017; 242017 – 0406)

Cuando vimos los avances de esta película, una space opera en la ISS, que no sé por qué siempre acaba destrozada en las películas en las que sale, no nos sentimos especialmente atraídos. Incluso aun después de ver que el reparto tenía cierto interés. Veamos lo que ha dado de sí esta película de Daniel Espinosa, sueco él, a pesar del nombre.

Estamos ante un grupo de astronautas en la ISS (Estación Espacial Internacional, por si alguno no se cosca), entre los cuales esta el veterano del espacio y melancólico David Jordan (Jake Gyllenhaal) y la jefa de los protocolos de seguridad, Miranda North (Rebecca Ferguson, qué atractiva me parece esta mujer) además del obligatorio conjunto de astronautas en plan anuncio de Benetton, de todos los colores y nacionalidades. Da igual, al final siempre destacan más los de “determinadas” nacionalidades. Su misión es rescatar una sonda espacial que regresa de la superficie de Marte, donde ha recogido unas muestras que pueden traer las pruebas de la existencia de vida en el planeta rojo. Al final resulta que… aviso de espoileres, aunque es un poco absurdo si habéis visto los avances o sabéis un poco de que va,… sí que hay vida, que al principio parece mona y simpática, pero que se convierte en un bicho malo, cruce del xenomorfo de Alien y una estrella de mar.

20170602-_6020064-Editar.jpg

La película es absolutamente previsible, y sólo un “relativamente” imprevisible/previsible giro final le da cierta gracia al asunto. Una pena que durante la película predomina el tono serio-dramático. Si le hubieran introducido un poco de humor o ironía al asunto, el final podría haber quedado mejor integrado, y la película hubiera ganado.

Interpretaciones que podrían ser buenas si no fuese porque hay momentos en los que los diálogos son un poquito de vergüenza, o los planteamientos un poco estúpidos.

¿Se deja ver? Pues se deja ver,… pero dado el material de partida, tanto humano como material, no deja de ser una película fallida, que no sabría si calificar como innecesaria o excesivamente poco arriesgada.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

20170602-_6020072-Editar.jpg

[Cine] Nocturnal Animals (2016)

Cine

Nocturnal Animals (2016; 632016-0712)

Nos llega en estas fechas, prenavideñas, y de forma un tanto discreta la segunda película del diseñador de moda Tom Ford, que ya nos ofreció hace siete años una película adaptación de una novela, con interesantes interpretaciones, aunque con una realización aceptable pero mejorable.

En esta ocasión, vuelve a adaptar una novela. Novela que tuve ocasión de leer hace poco más de un año. Se trata de Tony and Susan de Austin Wright, que está traducida al español con el título de “Tres noches”. La novela tenía la original estructura de contener otra novela “Nocturnal Animals” dentro de la novela principal. Cuando hice el comentario de aquel libro, confesaba que me había gustado aunque no me había dejado plenamente satisfecho. Es cierto que en el recuerdo, mi valoración de la misma a mejorado.

20080329-IMG_0956.jpg

Si cuando escribí la entrada comentando la novela “Tres noches” la ilustré con fotografías de bosques, que me parecieron apropiadas a la historia dentro de la historia, en esta ocasión son las de la estepa de Los Monegros las que acompañan mejor a la adaptación cinematográfica.

La película permanece fiel a la novela en gran medida. Encontramos a Susan Morrow (Amy Adams), casada con un hombre de éxito, y ella misma con una carrera de éxito como galerista e historiadora del arte. Aquí hay diferencias con la novela original. En las profesiones. Y con un matrimonio en el que nos dejan muy claro que hay problemas. Susan recibe imprevistamente un manuscrito del que fue su marido 20 años antes, Edward Shefield (Jake Gyllenhaal). Cuando el matrimonio se rompió, Edward era incapaz de terminar una novela, y Susan lo percibía como un escritor fracasado. El manuscrito contiene la historia de Tony Hastings (también Jake Gyllenhaal), que sufre una odisea en una noche de viaje con su familia, por el acoso de un grupo de malhechores liderados por Ray Marcus (Aaron Taylor-Johnson), con consecuencias terribles. A partir de ahí, comienza una travesía en búsqueda de justicio o venganza de la mano de un policía, Bobby Andes (Michael Shannon).

Como digo, la película es bastante fiel a la novela con algunas diferencias. Que me parecen un poco gratuitas y no mejoran la historia. Susan se mueve en un mundo más sofisticado social y culturalmente en la película que en el libro, lo cual permite a Ford lucirse en el aspecto estético. Por otro lado, en la película, la novela dentro de la novela transcurre en el profundo Tejas, donde sientes que cualquier cosa puede pasar, mientras que en el libro original, la familia procede una población de Ohio y el incidente transcurre en Pensilvania, todo en los aparentemente civilizados estados del este de los Estados Unidos. Creo que ahí se pierde un punto de inquietud e inseguridad en el lector/espectador.

20080329-IMG_0970.jpg

La utilización de un mismo actor para los papeles del exmarido escritor y del protagonista de la novela dentro de la novela, también lanza un mensaje muy claro al espectador. Los sentimientos que han llevado al exmarido a escribir esta novela están muy vinculados al momento en que se sintió abandonado por Susan. También es muy clara la alusión visual en el color del pelo de Susan y de la mujer (Isla Fisher) e hija (Ellie Bamber) del personaje de la ficción dentro de la ficción. Que cada cual saque las conclusiones que quiera sobre los significados de la historia dentro de la historia. Y del desconcertante final…

Me ha pasado un poco al igual que en su primera película. Tom Ford nos ofrece un producto formalmente correcto, un poco frío de realización salvo en algunos momentos. Recurre, no es algo nuevo, a una fotografía distinta, a una diferente iluminación para separar la historia contenedora y la contenida, y se recrea en algunas ocasiones en un esteticismo que no necesariamente aporta algo a la historia. Yo la había imagina de forma distinta.

20080329-IMG_0989.jpg

No obstante, la película sale adelante gracias a dos elementos. El primero es la fortaleza y potencia de la historia que nos cuenta, las posibilidades que ofrece el material literario original, que son razonablemente aprovechadas. Ya he dicho que hay algunas diferencias, pero o son necesarias, o son razonables, o no influyen en el resultado final en gran medida. El segundo elemento importante es la capacidad interpretativa de los actores y actrices. Amy Adams está evidentemente en estado de gracia, por si no nos habíamos dado cuenta en otro estreno reciente de ella. Gyllenghaal luce también a un nivel muy alto, y son muy destacables los papeles de los dos personajes secundarios más importantes de la novela dentro de la novela, el cabecilla de los malhechores y el policía, Taylor-Johnson y Shannon. En general, es esta historia, la que titulo a la película la que realmente queda como más potente e interesante, quedando más deslucida la historia que la contiene a pesar de los esfuerzos de Adams.

Dicho todo ello, es una película interesante, que deja buen poso. Hace ya casi una semana que la vi, y noto como muchos de los momentos del filme han quedado afianzados en mi memoria. Yo la encuentro bastante recomendable.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20080329-IMG_0991.jpg

[Cine] Everest (2015)

Cine

Everest (2015); vista el 20 de septiembre de 2015.

Sesión de cine para una película que apuntaba maneras palomiteras para la matinal del domingo. No una película de mi elección, pero tampoco me importaba ir a ver qué pasaba con este “drama humano” basado en hechos reales. Aquí no hay “espoilers” que valgan, lo que se nos cuenta son los sucesos acaecidos en el monte Everest debidos a la tormenta que lo azotó el 10 y el 11 de mayo de 1996 en el que murieron 8 personas, aunque la película obvia las circunstancias en las que murieron tres de ellas.

Dirigida por Baltasar Kormákur relata las circunstancias en las que se produjeron cinco de las muertes, entre los guías y clientes de dos compañías de expediciones a la cima del Everest y que vienen ampliamente descritas en el correspondiente artículo de la Wikipedia (en inglés). Por supuesto, se han reproducido de forma teóricamente fiel todos aquellos hechos que están documentados a partir de las declaraciones de los supervivientes, y se han ficcionalizado aquellos momentos en los que estaban únicamente presentas las personas que fallecieron, dando una versión plausible de lo que pudo suceder con los datos disponibles.

No... No he estado en los Himalayas... Pero si valen los Alpes suizos... El Breithorn un 4.000...  la mitad que el Everest, pero es mono.

No… No he estado en los Himalayas… Pero si valen los Alpes suizos… El Breithorn un 4.000… la mitad que el Everest, pero es mono.

La película supone un gran espectáculo visual, en el que se mezcla la filmación de escenas en el Tirol (creo que en la parte italiana), en Nepal y en Islandia, con decorados y efectos digitales y cromas de todo tipo. Hay una versión en 3D, pero nosotros vimos la normalita y dudo mucho que la otra aporte algo más que un dolor de cabeza y un mayor aflojamiento del peso del monedero. La película por otro lado falla en el guion, con una floja definición de caracteres en un reparto muy coral, lleno de nombres más o menos conocidos, pero que da igual quien es quien, porque todos salen con grandes barbas y con ropa alpinista que los tapan casi enteros buena parte del metraje. A penas me atrevería a destacar el trabajo de Jake Gyllenhaal, en un papel secundario, pero con un personaje que me pareció que tenía más posibilidades que el de cualquiera de los demás. Encima vimos una versión doblada, y los doblajes, por mucho que presuma la industria española, cada vez me parecen más infames. E infumables.

Y parece que lo sube mucha gente... claro que no tiene gracia porque un teleférico te deja allí cerca en el Klein Matterhorn a más de 3.800 metros de altitud.

Y parece que lo sube mucha gente… claro que no tiene gracia porque un teleférico te deja allí cerca en el Klein Matterhorn a más de 3.800 metros de altitud.

En fin, ya digo que la presentación de la historia es muy apresurada, llena de lugares comunes,… y falla en encontrar un tono a la película. La película podría haber tenido un tono crítico. La comercialización frívola de la naturaleza, poniendo en riesgo a personas no capacitadas para acometer estas expediciones, la mala planificación, las malas decisiones y la concatenación de múltiples causas que condujo a la desgracia. Que por otra parte, por lo que he leído, no fue extraordinaria. Una letalidad del 15% (si no he hecho mal las cuentas, aquí no pretendo ser riguroso) hizo que ese año hubiera muchos muertos en el Everest, pero también el número de personas en riesgo fue mucho mayor. Es decir, si te vas a subir un monte de estos, cuenta con que la probabilidad de no regresar no es nada despreciable. Pero como en la especie humana existe la tradición de no hablar mal de los muertos, mezclan esa potencial crítico con la imagen heroica del alpinista sacrificado, etc, etc, etc. El caso es que no les sale bien ni una cosa ni la otra.

Resumiendo, que es bonita de ver, pero una vez vista, francamente olvidable. Prescindible. Pero no nos pasará nada malo si la vais a ver.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: ***
Pero si no estoy informado mal, hay menos personas que hayan escalado la cara norte del Eiger, también en los Alpes suizos, con menos de 4.000 metros de altitud pero 1.800 metros de pared para escalar. Recuerdo haber visto una película, floja, de Clint Eastwood que transcurría en este lugar.

Pero si no estoy informado mal, hay menos personas que hayan escalado la cara norte del Eiger, también en los Alpes suizos, con menos de 4.000 metros de altitud pero 1.800 metros de pared para escalar. Recuerdo haber visto una película, floja, de Clint Eastwood que transcurría en este lugar.

[Cine] Enemy (2013)

Cine

Enemy (2013), 6 de abril de 2014.

Acudimos a primera hora de la tarde del domingo, un domingo de primavera tirando a cálido, para ver esta película en versión original de un director canadiense muy activo últimamente, Denis Villeneuve, que nos está gustando bastante, con guion del español Javier Gullón, adaptando una novela del portugués José Saramago, y protagonizada por un actor en estado de gracia últimamente, el estadounidense Jake Gyllenhaal. Como vemos un producto muy internacional, y aún hay alguna nacionalidad más representada en este filme. En cualquier caso, a priori con elementos interesantes y otros que dan un poquito más de miedo sobre lo que nos vamos a encontrar. Saramago es un escritor que me caía bastante simpático, pero cuya obra no me suele entrar bien. En este caso, la película está basada en su novela El hombre duplicado.

Tras una escena que sirve de prólogo, en la que vemos unos cuantos hombres en un espectáculo de striptease, y en la que una de las modelos acerca su pie a una gran araña peluda, no introducimos en la historia de un profesor de historia en una universidad en Toronto, Adam (Jake Gyllenhaal), que lleva una vida discreta, rutinaria, salpicada por los encuentros con su guapa y estilosa novia, Mary (Mélanie Laurent). Un día, viendo una película que le han recomendado, descubre que hay un actor que es idéntico a él. Obsesionado con la cuestión, averigua su nombre artístico y el real, Anthony (Jake Gyllenhaal). E intenta ponerse en contacto con él, aunque su primera comunicación es con su esposa embarazada, Helen (Sarah Gadon). A partir de ahí, ambos hombres acabarán obsesionados con la vida del otro, tras descubrir que son idénticos hasta el último detalle. Y la madre de Adam (Isabella Rossellini) le asegura que no tuvo un hermano gemelo.

Río Elba en Dresde

No tengo fotografías de Toronto, pero la despersonalizada arquitectura que nos ofrece la película la encontramos en muchas ciudades del mundo, como estos bloques de edificios a orillas del Elba en Dresde.

Extraña película, rodada en un ambiente de aspecto morboso. Se nos presenta un entorno, una ciudad, de aspecto duro, hormigonado, soleada pero brumosa al mismo tiempo, con espacios que resultan amplios, pero con un sentido de claustrofobia al mismo tiempo. Constantemente, en la obsesión que surge en el protagonista, y después en su doble, sientes una sensación de incomodidad y de peligro, que acompaña todo el metraje del filme, que no es muy extenso. Y acompañada de una no menos obsesiva banda sonora que constantemente nos transmite asimismo una sensación de desasosiego.

Estamos ante una película que a partir de una obsesión, que si he de ser sincero no acabo de entender muy bien de donde sale y porqué tiene tanta virulencia, nos plantea una reflexión constante sobre el concepto de identidad. Con el contraste que plantea la paradoja de la identidad física hasta el último detalle, frente a personalidades muy distintas, que todavía se contrastan más por lo distintas que se nos aparecen las dos mujeres que acompañan a ambos hombres. Todo ello apoyado por la excelente interpretación del protagonista en su doble papel, y razonablemente acompañado por el reparto femenino de la película.

He de decir que la película en su conjunto me parece que tiene cosas interesantes, pero que tiene un final cuyo sentido no acabo de captar del todo. De hecho, se me escapa un poco el simbolismo o el significado del tema de las arañas que aparecen en determinados momentos, claves, del metraje. En cualquier caso, para quienes quieran devanarse un poco los sesos sobre esta intriga psicológica, decir que es un filme que puede merecer la pena ser visto.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Potsdammer Platz

O los monolíticos edificios que rodean hoy en día la remozada Potsdammer Platz de Berlín.

[Cine] Prisioneros (2013)

Cine

Prisioneros (Prisoners, 2013), 13 de diciembre de 2013.

En fin de semana de “pilares”, en parte porque queremos huir de las multitudes, en parte porque es el único momento que encontramos para cumplir con nuestra dosis semanal de cine en salas, nos apuntamos a una matinal para ver esta película de Denis Villeneuve, director canadiense que nos sorprendió muy gratamente hace no mucho tiempo con un intenso drama que todavía recordamos con frecuencia. Si a esto sumamos un reparto muy interesante, y unas buenas críticas, aunque no ha recibido mucha publicidad, nos parece la mejor opción de esta semana. Lo único que lamentamos es que no han llegado a Zaragoza copias en versión original.

En una pequeña ciudad del sur de los EE.UU. se reúnen dos familias y amigas a celebrar el Día de Acción de Gracias. Tanto la formada por Grace (Maria Bello)Keller Dover (Hugh Jackman) como la de Nancy (Viola Davis)Franklin Birch (Terrence Howard) tienen dos niñas pequeñas, que mientras juegan después de la comida, desaparecen. Sus hermanos adolescentes sospechan de una misteriosa autocaravana que estaba aparcada en el vecindario. Esta estaba ocupada por Alex Jones (Paul Dano), con problemas mentales y adoptado por Holly Jones (Melissa Leo), solitaria mujer cuyo marido la abandonó cinco años antes. De la investigación se encargará el eficaz detective Loki (Jake Gyllenhaal), que pronto encontrará que hay muchas piezas que no encajan en este rompecabezas. Y aun se complicará más la cosa cuando Keller decida que ante la lentitud policial, debe tomarse la justicia por su mano para intentar recuperar a su hija con vida.

Excelentemente ambientada y con un fotografía estupenda de Roger Deakins, que lleva ya diez candidaturas al óscar aunque no lo ha ganado todavía, a mí me gusta mucho, estamos ante una película de intriga y suspense muy intensa, en la que se exploran las reacciones humanas ante situaciones extremas. Y en el que es importante entender la mentalidad de un ciudadano norteamericano de una ciudad semirrural del sur del país. A pesar de que casi se acerca a las dos horas y media de película, no carece de tensión. Se van desarrollan diversas tramas, y cada uno de los personajes tiene su propia vivencia y es una historia propia ante el drama del secuestro de las dos niñas. Bien es cierto que no todas las tramas tienen el mismo desarrollo, ni todas explotan totalmente su potencial.

Brooklyn Bridge Park

En algún momento no me importaría recorrer la “américa de provincias” que tanto juega da en el cine; pero de momento me tengo que conformar con Nueva York. Y con un atardecer en Brooklyn Bridge Park, con el sol iluminando sobre Brooklyn Heights.

La película está muy bien interpretada, siendo destacables en mi opinión JackmanGyllenhaalDavis y las escasas pero trascendentes apariciones de Melissa Leo. Pero estos cuatro destacan especialmente en un reparto que esta en su conjunto a muy alto nivel.

Esta es una película bastante recomendable. Quizá no sea tan impactante como el drama anterior del director al que me he referido, pero es una película intensa, con muchos matices, que hay que ver con atención. Es cierto que intuyes por dónde van a ir los tiros de la resolución del caso. Caso en el que el secuestro de las niñas actúa más bien como macguffin de lo que realmente importa al director, explorar las reacciones de los distintos personajes involucrados. Dejándonos con un final en el que queda sin resolución uno de los dilemas de la película, en el que no voy a entrar en detalles, dando libertad al espectador para que cierre el caso como prefiera.

Valoración

  • Dirección: ****. Realización correcta, al servicio de una historia que tiene muchos matices y recovecos.
  • Interpretación: ****. Un reparto muy sólido, muy atractivo, que no defrauda en absoluto..
  • Valoración subjetiva: ****. Aunque un pelín por detrás de la película que ya he indicado, me parece una excelente pelìcula, muy recomendable, aunque de las que hay que poner de tu parte para sacarle todo el jugo.
Brooklyn Bridge Park

Una luz del sol que se nos negó durante toda la tarde, aunque apareció en el momento oportuno del ocaso. Poca luz de sol hay en la película de hoy, y mucha oscuridad en los corazones de sus protagonistas.

[Cine] Amor y otras drogas

Cine

Amor y otras drogas (Love and Other Drugs), 31 de enero de 2011.

No era la película que preferíamos ver. Ni siquiera nos lo habíamos planteado. Pero es la que por horarios nos venía bien. Y por otro lado, una comedia de vez en cuando no viene mal. Claro. Que como son hoy en día las comedias… Pues para echarse a temblar. Y el director, Edward Zwick, no me entusiasma en exceso. En cuanto a los protas,… pues les he visto de todo… En fin. Fuimos y os lo cuento.

Sinopsis

Nos encontramos en 1996, en algún lugar del medio oeste norteamericano. Un joven de buena familia (Jake Gyllenhaal) anda desorientado por el mundo sobre a qué va a dedicarse en su vida. Todo es desconcierto. Salvo un hecho. Se le dan muy bien las mujeres, y se acuesta con muchas. Y no precisamente para dormir. Y a veces ni siquiera lo hacen acostados. Bueno. Ya me entendéis. Finalmente, acaba de visitador médico para una importante empresa farmacéutica. Real. No se han inventado ninguna. Porque es la que comercializó en aquella época cierta pastillita azul. Durante el periodo en el que va aprendiendo el oficio, conoce a una joven que le atrae (Anne Hathaway). Y se la liga. Pero aquí empiezan los problemas. Porque acaba enamorándose de ella. Y ella,… pues no quiere compromisos. Y nos enteramos que tiene, a pesar de su juventud, la enfermedad de Parkinson. Y de repente, lo que parecía una comedia romántica, adquiere tintes de drama romántico.

Dirección y producción

Realizada con una competencia técnica razonable, pero sin complicaciones, es un producto artesanalmente correcto para lo que se lleva en ámbitos holywoodienses. Sin embargo, tiene problemas claros de concepción. Es una película que no sabe muy bien a qué se dedica. A ratos parece una comedia sobre el típico soltero ligón con problemas de compromiso. Después nos da la impresión de que va a emitir una crítica sobre las prácticas comerciales de la industria farmacéutica. Hete aquí que nos imaginásemos que entre en el campo de las comedias románticas. Pero no, ahora es claramente un drama tipo love story. O no. Que vuelve a ser una comedia. En resumen, que llega un momento que no sabes con exactitud qué estás viendo.

Interpretación

Reconozco que sus dos protagonistas son actores razonablemente competentes, y que no hacen mala pareja. Pero sus interpretación se ve lastrada por los defectos de concepción que he señalado en el punto anterior. Por otro lado, estos problemas de concepción lastran otros elementos del reparto. Por ejemplo, el personaje del hermano (Josh Gad) me parece totalmente superfluo, como la mayoría de los gags, más o menos groseros, en los que participa. Sin embargo, el personaje del compañero de trabajo veterano (Oliver Platt) creo que podría haber dado más de sí como confidente, amigo y soporte del protagonista masculino, al mismo tiempo que podría haber dado las notas de humor al filme. El resto del reparto es circunstancial, aunque hay cierta abundancia de chicas guapas que muestran generosamente su anatomía, lo cual no es habitual en la mojigata cinematografía norteamericana.

Conclusión

Una película que podría haber sido interesante y que se queda en entretenida y a ratos desconcertante. Tira mucho del reclamo que supone ver a sus guapos protagonistas en pelotas, lo cual, que queréis que os diga, en este caso dota de naturalidad a las escenas de cama. Porque nunca he entendido esa costumbre yanqui de que las mujeres que están desnudas en la cama después de haber echado un polvete, al levantarse se enrollen todo enrolladas con la sábana. Pero tía,… si te acabas de pasar un buen rato en pelotas retozando con el maromo que tienes al lado, o encima, o como sea,… ¿a qué viene esa tontería? Cosas de la mojigatería antes mencionada. Pero más allá de esto, tampoco aporta mucho más el tema del desnudo.

En fin. Lo dicho. Entretenida y poco más. Tampoco hubiera pasado nada si no la hubiésemos visto.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
**

Recomendación musical

Este tipo de películas llevan acompañadas bandas sonoras con música pop que puede ser más o menos interesante. Sin embargo, en esta ocasión no me ha impresionado en exceso. Y para colmo, en un momento dado cantan y baila la Macarena, de moda allá por el 1996, en su versión remezclada, que fue perpetrada entre Los del Río y Fangoria (manda narices donde fue a parar la amiga Olvido). Sin embargo, hay una canción de Bob Dylan que no está mal, Standing in the Doorway, y eso me lleva a mi recomendación para hoy, que no es otra cosa que una versión de una canción de Dylan. Se trata de You’re Gonna Make Me Lonesome When You Go en su versión cantada por Madeleine Peyroux. Es una canción que me pongo mucho cuando quiero mejorar mi humor. Y lo suele conseguir. Y también es romántica.

Paso para la navegación

Paso para la navegación bajo las arcadas del puente de Piedra de Zaragoza - Pentax K-x, SMC-DA 70/2,4 Limited