[Cine] Blade Runner 2049 (2017)

Cine

Blade Runner 2049 (2017; 392017-1310)

Cuando anunciaron hace unos años que iban a filmar una segunda parte de mi adorada y nunca bien ponderada aventura de “pellejudos”, obra de referencia y precursora de la ciencia ficción cinematográfica de los últimos treinta y tantos años, y pocas veces igualada y menos superada,… me eché a temblar. Considerar lo que había hecho Ridley Scott con las nuevas entregas del universo de los xenomorfos,… tuve que contener el aliento. Qué queréis que os diga.

20130926-_9260114.jpg

Lo más adecuado para esta entrada, visitar, de noche, algunas de las grande urbes multiculturales del mundo contemporáneo. Por este orden, Nueva York, Tokio, Toronto, Hong Kong y Seúl, esta última también en el encabezado.

El respiro vino cuando se anunció que Scott se quedaría en labores de producción y que se confiaba la dirección al canadiense Denis Villeneuve. En aquellos momentos no lo habíamos visto medito en producciones de ciencia ficción, pero ya era uno de mis directores contemporáneos favoritos. Ver lo que consiguió hace un año con otra película de alienígenas aumentó el alivio. E impulso una cierta expectativa emocionada. Quizá pudiéramos estar ante otra obra maestra del cine. O al menos ante una muy buena película. Había que esperar. Lamentablemente, tuve que esperar una semana más de lo previsto al coincidir el estreno de la película en España con mis vacaciones coreanas. Pero ya está… ya la he visto.

Voy a empezar diciendo que al día siguiente o al otro de ver la película, leí un artículo que expresaba perfectamente lo que sentí al ver esta segunda entrega del universo “blade runner”. Una deslumbrante maravilla cinematográfica para los sentidos. Y eso que a mí lo del Dolby ATMOS me parece otro invento para conseguir que oigamos perfectamente los ruidos más desagradables sin aportar nada más. Pero Villeneuve es un tipo que sabe cómo hacer cine. Y muy bien.

20140924-_9240721.jpg

Desgraciadamente, la historia que se nos cuenta se encuentra varias ligas por debajo de la de su predecesora. Nos encontramos treinta años más tarde con un nuevo blade runner, K (Ryan Gosling), que en esta ocasión no cabe la menor duda de que se trata de un replicante. En una Tierra medioambientalmente y económicamente arruinada, donde los que pueden la abandonan, se piran a las colonias espaciales, su misión es “retirar” a los skin jobs antiguos con capacidad para desobedecer órdenes y pensar por sí mismos. Una nueva generación de replicantes obedientes y mansos está comúnmente aceptada. Y un nuevo magnate, Niander Wallace (Jared Leto). Pero al “retirar” a un viejo Nexus 8 hace un sorprendente hallazgo. Los restos, los huesos, de una replicante femenina. Que al ser analizados, anunciarán un hecho sorprendente.

20150615-_2230711.jpg

Como ya he dicho, visualmente es una maravilla. El universo de esta ficción se expande. Vamos más allá del abarrotado Los Ángeles, y conocemos nuevos escenarios que nos sitúan mucho más claramente en el tipo de mundo en el que nos encontramos, y nos estremecen. Cada plano está milimétricamente planificado, y quedamos sorprendidos continuamente. Pero la historia carece de la profundidad filosófica y ética de la primera entrega. De hecho, en realidad, salvo una vuelta de tuerca más en el planteamiento, no aborda cuestiones nuevas que no estuvieran presentes previamente sobre el significado de ser persona. No me gusta lo de ser humano. Biológicamente, una máquina, aun orgánica, no admite su inclusión dentro de la humanidad. Pero sí de lo que filosóficamente podemos considerar persona, susceptible de disfrutar de autonomía, derechos y obligaciones.

Tenemos una chica buena, Joi (Ana de Armas), y una adversaria, Luv (Sylvia Hoeks). Quienes estén familiarizados con el inglés apreciarán el doble sentido de sus nombres… aunque las cosas no serán como parecen. Sinceramente, la primera… no lo hace mal. Y las minifaldas le sientan de muerte. Pero estuvimos discutiendo tras la película y llegamos a la conclusión de que es un personaje bastante prescindible… si no del todo.

20161009-L2310721.jpg

Y luego está Decker, Harrison Ford, que sinceramente parece que recuperar sus viejos personajes, salvo Indiana, le sienta mejor que recrear otros nuevos. Está muy bien. Y es quien aporta auténtico corazón a esta película. De Gosling esperaba más,… pero su personaje no le permite ser el protagonista carismático que esperábamos. De hecho, una de las ausencias más notables de esta segunda parte es la ausencia de personajes carismáticos, que no sea el interpretado por Ford.

Así pues, cierta decepción amortiguada por la calidad del envoltorio. Entendámonos. No es una mala película. Ni mucho menos. Por encima de la mayor parte de la ciencia ficción que nos venden. Pero es duro ser secuela de un mito del cine. Y más si los guionistas, un montón, son incapaces de estar a la altura. Pero no me creáis. Id al cine y comprobadlo. A ser posible, como yo, en versión original.

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20171002-_1060893.jpg

[Cine] Arrival (2016)

Cine

Arrival (2016; 602016-1811)

La expectación sobre esta película creció en mí muy progresivamente. El que hace unos meses la compararan con la adaptación de cierta novela de Carl Sagan no me daba muy buena espina. Sagan es un referente para mí en muchos aspectos, y una persona a quien admiro, incluso cuando ya no está entre los vivos desde hace dos décadas. También tenía sus debilidades,… pero eso lo hace más simpático. El caso es que la literatura de ficción no creo que fuera su fuerte. Y lo que hicieron con su novela… tampoco me convenció nada. Así que las primeras sensaciones sobre esta película de hoy, fueron de “saganiano” escepticismo.

Luego viene cuando te fijas un poco más en los créditos del filme. Con el personalísimo canadiense Denis Villeneuve al mando, y un reparto actoral bastante interesante… Amy Adams es una actriz en alza,… Jeremy Renner, cuando no se dedica a hacer tontadas para la Marvel es también un actor interesante,… A Forest Whitaker no lo vamos a descubrir ahora precisamente… Y ya el toque curioso. Villeneuve, sorprendentemente, va a dirigir la probablemente innecesaria secuela de Blade Runner,… así que qué mejor oportunidad para valorar su estilo haciendo películas de ciencia ficción que con otra película del género.

20150622-_6220760.jpg

El fiordo de Saguenay, Tadoussac y el estuario del  San Lorenzo, lugar que visité hace algo más de un año, no andan muy lejos de los lugares de rodaje de esta película,… así que hacia allí me voy fotográficamente.

“Grosso modo”, tras un preludio en el que se nos resume la maternidad con final trágico de la protagonista, la lingüista doctora Louise Banks (Amy Adams), la película nos cuenta cómo en un futuro muy próximo e indeterminado, una docena de gigantescas y peculiares naves alienígenas se “posan” sobre distintos puntos del planeta e inician un intento de comunicación con la especie humana. Reclutada por el Coronel Weber (Forest Whitaker), y junto con el científico Ian Donnelly (Jeremy Renner), Banks será la responsable de descifrar la lengua de los visitantes de otro mundo.

De antemano decir que la película me ha gustado mucho. Realmente. Y creo que los prejuicios hacia la ciencia ficción seria harán que no tenga una prometedora carrera en la temporada de premios, aunque lo merezca. En diversos apartados. Rodada en digital, pero sin abusar de la altísima resolución, un moderado 2,8K, para no matar el ambiente del filme con un exceso de nitidez, la película es de gran belleza visual, y se ve acompañada de una banda sonora sobria, pero enérgica cuando lo precisa. Teóricamente, la acción se sitúa al norte de las grandes llanuras de Estados Unidos, pero ha sido rodada en la provincia de Quebec en Canadá, con localizaciones de gran belleza, muy adecuadas al ambiente que se le da a la película.

20150622-_2240820.jpg

Pero además de las bondades de los aspectos técnicos, hemos de contar con que la película no está vacía. De hecho, aunque hay alguna escena de cierta acción, es una película de más corte filosófico que otra cosa, adaptación de un relato corto del escritor Ted Chiang, premiada en el momento de su publicación hace ya 18 años. Y que espero leer en un futuro próximo. Ya la tengo en mi lector de libros electrónicos. El tema principal es la comunicación. Las dificultades que surgen en la misma entre seres conscientes y con cierto nivel de inteligencia. Las que se producen entre distintas culturas. Las causadas por la división política, étnica, religiosa y social que entre la humanidad sobre la faz de la Tierra. También la necesidad de avanzar hacia una sociedad unida global, a ser posible basada en el diálogo y la mutua tolerancia. Y en gran medida, cómo el lenguaje que utilizamos es forjado por la cultura a la que pertenecemos, y al mismo tiempo ayuda a forjarla y a su evolución.

La historia tiene algún momento flojo, especialmente el momento del reclutamiento de la doctora Banks por el coronel Weber, que al suceder al principio del filme, nos hizo temer lo peor. No tiene ni pies ni revés. Pero en general es apasionante para el aficionado a la ciencia ficción. La materialización física de los alienígenas la podemos considerar un homenaje, o inspirada, por diversos textos de la ciencia ficción clásica. Y sobretodo, lo que resulta más interesante, al menos para mí, es el juego con el tiempo. Y con las paradojas temporales. No se plantea exactamente el viaje en el tiempo, pero sí un concepto de tiempo no lineal que, bien manejado, da para mucho. De todos modos, las paradojas son paradojas, no tienen resolución, y aquellos que pretendan darle vueltas y buscarle tres pies al gato… se están perdiendo la esencia de la película.

20150622-_2240862.jpg

En el ámbito de las interpretaciones, lo cierto es que todo el peso, y el mérito, es para Amy Adams, que como ya he dicho me parece un actriz al alza. Porque los personajes acompañantes son básicamente accesorios, con mayor participación de Renner, aunque paradójicamente no pase en realidad del estadio de “hombre florero”. Que se inviertan los roles tradicionales de los sexos de todas formas no deja de ser refrescante. El otro protagonista imprescindible son los alienígenas. Pero no son interpretados. Son creados y animados. Con sencillez, pero con elegancia y mérito. Sí, no son originales, pero tampoco creo que se haya buscado. Y en cualquier caso son funcionales a los efectos de la narración.

Globalmente, más de una semana después de haber visto la película, no ha perdido un ápice de valor en mi imaginación y en mi consideración. De hecho, esta última ha aumentado. Creo que es una producción muy recomendable, imprescindible para los amantes de la buena ciencia ficción. Y creo que quienes no estén por este género, deberían darle una oportunidad. Y nos deja cierta esperanza de que Villeneuve consiga hacer un producto digno de la que como digo me parece innecesaria secuela de Blade Runner.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****

20150622-_2250149.jpg

[Cine] Sicario (2015)

Cine

Sicario (2015); vista el 17 de noviembre de 2015.

Vemos esta película con título en castellano, aunque en versión original en inglés. Los responsables de la película nos dicen que “sicario” es una palabra que usan en Méjico para denominar a los asesinos a sueldo ¿?… ¿?… Toma, y en todo lugar donde se hable el castellano o español, “sicario” significa a sueldo. Incluso “sicàrio” es una palabra italiana que significa lo mismo. En francés, sería “sicaire”…  Incluso en portugués parece que existe “sicário”… Qué tontadas tienen estos yanquis a veces. Lo que yo no sé es el grado de popularidad de la palabra, latina de origen, que se usaba para denominar de los asesinos que mataban cortando (“secare”) con un cuchillo en cada uno de estos idiomas.

Pero vamos a lo que vamos, inculturas norteamericanas aparte. Nos llega está película dirigida por el canadiense Denis Villeneuve, que últimamente viene haciendo unas películas interesantísimas, y al que nada más y nada menos han encargado la secuela de Blade Runner. Toma ya… Dudando como dudo de la necesidad de segundas partes de aquella emblemática película, por lo menos no se lo han dado al primer memo especializado en fuegos artificiales y películas palomiteras que ha pasado por la productora… Ya he divagado otra vez. Como digo, película, la que nos ocupa hoy, con buen director y un interesante reparto.

Las fotografías que acompañan hoy, de un pasaje relativamente árido a pesar de los pinos, como el de la frontera de los EE.UU. y Méjico, son también procedentes de carretes de película tradicional.

Las fotografías que acompañan hoy, de un pasaje relativamente árido a pesar de los pinos, como el de la frontera de los EE.UU. y Méjico, son también procedentes de carretes de película tradicional.

Kate Macer (Emily Blunt, lo que yo decía del interesante reparto) es una agente del FBI destinada en Arizona, un poco quemada, literal y figuradamente como veréis, de las barbaridades de los cárteles de la droga que pasan la mercancía en la frontera mejicana. Se le ofrece después de una dura operación la posibilidad de formar parte de un grupo operativo compuesto por varias agencias federales, bajo el auspicio del Departamento de Defensa norteamericano, en la escalada de la guerra contra el narcotráfico. Al frente de la operación está el misterioso Matt Graver (Josh Brolin), y en ella colabora un tal Alejandro (Benicio Del Toro, veis lo que decía del reparto). Pero a Kate pronto le entrarán dudas sobre el respeto por la legalidad que este grupo tiene en sus operaciones. Y además hay peligros insospechados en la operación.

Villeneuve nos ofrece una serie de reflexiones de carácter ético y político sobre la lucha contra el tráfico de drogas estupefacientes. Básicamente, el punto de partida, la tesis inicial la plantea el cínico personaje Matt Graver… cada vez hay más detenciones y más éxitos policiales, pero el consumo de drogas y sus consecuencias sociales permanecen igual. O peor. ¿Es esto una excusa para cambiar los modos de actuar de los estados? Como dicen en la película, ¿para desplazar a conveniencia los límites en los que actúa la legalidad o los límites de la propia legalidad? Creo que la respuesta que nos da Villeneuve a través de un magnífico espectáculo cinematográfico, con magnífica fotografía y montaje es claramente crítica a estas posiciones. Y todo ello en una película cuyas dos horas de duración se pasan en un vuelo, dinámica. Fiel a aquella filosofía del cine que dice que al espectador, en las primeras escenas hay que asombrarlo, anonadarlo y fijarlo a la butaca. Y luego, le cuentas tu historia. Y así funciona. Como un reloj.

No es fácil fotografiar paisaje en las horas centrales del día, y quise hacer algunas pruebas.

No es fácil fotografiar paisaje en las horas centrales del día, y quise hacer algunas pruebas.

Como he venido diciendo, uno de los aspectos más atractivos de la película es su reparto. Emily Blunt es una actriz claramente en alza. La británica es camaleónica y la empezamos a ver en todo tipo de papeles, no desdeñando para nada, luciéndose incluso, en aquellos en los que el desgaste físico es notable. Como este. Benicio del Toro también es un valor seguro. Es el auténtico protagonista del filme, de hecho. Su personaje es el eje que nos habrá de mostrar las caras ocultas del ¿bien o del mal? Tiene sus oportunidades para dejarnos en la butaca casi sin respiración, con notables escenas en las que su presencia se impone física y piscológicamente. Y el tercero en discordia, el cínico Brolin, no desmerece en absoluto, y si bien progresivamente su personaje va perdiendo importancia en la película, su punto de vista no deja de ser el eje central del dilema ético del filme.

Yo creo que es una película que no hay que perderse. Muy buena. Dura. Con pocas concesiones. Directa. Con una realización impecable. Quizá por su arduo tema no consiga hacerse paso en la temporada de premios cinematográficos que se viene encima. Pero no porque carezca de merecimientos.

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****
A ver si en los próximos días me da tiempo a comentar en mis páginas dedicadas a la fotografías las cuestiones técnicas relacionadas.

A ver si en los próximos días me da tiempo a comentar en mis páginas dedicadas a la fotografías las cuestiones técnicas relacionadas.

[Cine] Enemy (2013)

Cine

Enemy (2013), 6 de abril de 2014.

Acudimos a primera hora de la tarde del domingo, un domingo de primavera tirando a cálido, para ver esta película en versión original de un director canadiense muy activo últimamente, Denis Villeneuve, que nos está gustando bastante, con guion del español Javier Gullón, adaptando una novela del portugués José Saramago, y protagonizada por un actor en estado de gracia últimamente, el estadounidense Jake Gyllenhaal. Como vemos un producto muy internacional, y aún hay alguna nacionalidad más representada en este filme. En cualquier caso, a priori con elementos interesantes y otros que dan un poquito más de miedo sobre lo que nos vamos a encontrar. Saramago es un escritor que me caía bastante simpático, pero cuya obra no me suele entrar bien. En este caso, la película está basada en su novela El hombre duplicado.

Tras una escena que sirve de prólogo, en la que vemos unos cuantos hombres en un espectáculo de striptease, y en la que una de las modelos acerca su pie a una gran araña peluda, no introducimos en la historia de un profesor de historia en una universidad en Toronto, Adam (Jake Gyllenhaal), que lleva una vida discreta, rutinaria, salpicada por los encuentros con su guapa y estilosa novia, Mary (Mélanie Laurent). Un día, viendo una película que le han recomendado, descubre que hay un actor que es idéntico a él. Obsesionado con la cuestión, averigua su nombre artístico y el real, Anthony (Jake Gyllenhaal). E intenta ponerse en contacto con él, aunque su primera comunicación es con su esposa embarazada, Helen (Sarah Gadon). A partir de ahí, ambos hombres acabarán obsesionados con la vida del otro, tras descubrir que son idénticos hasta el último detalle. Y la madre de Adam (Isabella Rossellini) le asegura que no tuvo un hermano gemelo.

Río Elba en Dresde

No tengo fotografías de Toronto, pero la despersonalizada arquitectura que nos ofrece la película la encontramos en muchas ciudades del mundo, como estos bloques de edificios a orillas del Elba en Dresde.

Extraña película, rodada en un ambiente de aspecto morboso. Se nos presenta un entorno, una ciudad, de aspecto duro, hormigonado, soleada pero brumosa al mismo tiempo, con espacios que resultan amplios, pero con un sentido de claustrofobia al mismo tiempo. Constantemente, en la obsesión que surge en el protagonista, y después en su doble, sientes una sensación de incomodidad y de peligro, que acompaña todo el metraje del filme, que no es muy extenso. Y acompañada de una no menos obsesiva banda sonora que constantemente nos transmite asimismo una sensación de desasosiego.

Estamos ante una película que a partir de una obsesión, que si he de ser sincero no acabo de entender muy bien de donde sale y porqué tiene tanta virulencia, nos plantea una reflexión constante sobre el concepto de identidad. Con el contraste que plantea la paradoja de la identidad física hasta el último detalle, frente a personalidades muy distintas, que todavía se contrastan más por lo distintas que se nos aparecen las dos mujeres que acompañan a ambos hombres. Todo ello apoyado por la excelente interpretación del protagonista en su doble papel, y razonablemente acompañado por el reparto femenino de la película.

He de decir que la película en su conjunto me parece que tiene cosas interesantes, pero que tiene un final cuyo sentido no acabo de captar del todo. De hecho, se me escapa un poco el simbolismo o el significado del tema de las arañas que aparecen en determinados momentos, claves, del metraje. En cualquier caso, para quienes quieran devanarse un poco los sesos sobre esta intriga psicológica, decir que es un filme que puede merecer la pena ser visto.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Potsdammer Platz

O los monolíticos edificios que rodean hoy en día la remozada Potsdammer Platz de Berlín.

[Cine] Prisioneros (2013)

Cine

Prisioneros (Prisoners, 2013), 13 de diciembre de 2013.

En fin de semana de “pilares”, en parte porque queremos huir de las multitudes, en parte porque es el único momento que encontramos para cumplir con nuestra dosis semanal de cine en salas, nos apuntamos a una matinal para ver esta película de Denis Villeneuve, director canadiense que nos sorprendió muy gratamente hace no mucho tiempo con un intenso drama que todavía recordamos con frecuencia. Si a esto sumamos un reparto muy interesante, y unas buenas críticas, aunque no ha recibido mucha publicidad, nos parece la mejor opción de esta semana. Lo único que lamentamos es que no han llegado a Zaragoza copias en versión original.

En una pequeña ciudad del sur de los EE.UU. se reúnen dos familias y amigas a celebrar el Día de Acción de Gracias. Tanto la formada por Grace (Maria Bello)Keller Dover (Hugh Jackman) como la de Nancy (Viola Davis)Franklin Birch (Terrence Howard) tienen dos niñas pequeñas, que mientras juegan después de la comida, desaparecen. Sus hermanos adolescentes sospechan de una misteriosa autocaravana que estaba aparcada en el vecindario. Esta estaba ocupada por Alex Jones (Paul Dano), con problemas mentales y adoptado por Holly Jones (Melissa Leo), solitaria mujer cuyo marido la abandonó cinco años antes. De la investigación se encargará el eficaz detective Loki (Jake Gyllenhaal), que pronto encontrará que hay muchas piezas que no encajan en este rompecabezas. Y aun se complicará más la cosa cuando Keller decida que ante la lentitud policial, debe tomarse la justicia por su mano para intentar recuperar a su hija con vida.

Excelentemente ambientada y con un fotografía estupenda de Roger Deakins, que lleva ya diez candidaturas al óscar aunque no lo ha ganado todavía, a mí me gusta mucho, estamos ante una película de intriga y suspense muy intensa, en la que se exploran las reacciones humanas ante situaciones extremas. Y en el que es importante entender la mentalidad de un ciudadano norteamericano de una ciudad semirrural del sur del país. A pesar de que casi se acerca a las dos horas y media de película, no carece de tensión. Se van desarrollan diversas tramas, y cada uno de los personajes tiene su propia vivencia y es una historia propia ante el drama del secuestro de las dos niñas. Bien es cierto que no todas las tramas tienen el mismo desarrollo, ni todas explotan totalmente su potencial.

Brooklyn Bridge Park

En algún momento no me importaría recorrer la “américa de provincias” que tanto juega da en el cine; pero de momento me tengo que conformar con Nueva York. Y con un atardecer en Brooklyn Bridge Park, con el sol iluminando sobre Brooklyn Heights.

La película está muy bien interpretada, siendo destacables en mi opinión JackmanGyllenhaalDavis y las escasas pero trascendentes apariciones de Melissa Leo. Pero estos cuatro destacan especialmente en un reparto que esta en su conjunto a muy alto nivel.

Esta es una película bastante recomendable. Quizá no sea tan impactante como el drama anterior del director al que me he referido, pero es una película intensa, con muchos matices, que hay que ver con atención. Es cierto que intuyes por dónde van a ir los tiros de la resolución del caso. Caso en el que el secuestro de las niñas actúa más bien como macguffin de lo que realmente importa al director, explorar las reacciones de los distintos personajes involucrados. Dejándonos con un final en el que queda sin resolución uno de los dilemas de la película, en el que no voy a entrar en detalles, dando libertad al espectador para que cierre el caso como prefiera.

Valoración

  • Dirección: ****. Realización correcta, al servicio de una historia que tiene muchos matices y recovecos.
  • Interpretación: ****. Un reparto muy sólido, muy atractivo, que no defrauda en absoluto..
  • Valoración subjetiva: ****. Aunque un pelín por detrás de la película que ya he indicado, me parece una excelente pelìcula, muy recomendable, aunque de las que hay que poner de tu parte para sacarle todo el jugo.
Brooklyn Bridge Park

Una luz del sol que se nos negó durante toda la tarde, aunque apareció en el momento oportuno del ocaso. Poca luz de sol hay en la película de hoy, y mucha oscuridad en los corazones de sus protagonistas.

[Cine] Incendies

Cine
Nota: Existen algunos sitios en internet que chupan el contenido original de otros para montar sus blogs. Copian íntegramente los contenidos, supongo que basándose en las etiquetas de entradas como estas y de formas más o menos automáticas, llenan todo de publicidad muy intrusiva, descarajan la cuidadosa maquetación que algunos pensamos para bien del lector, y se quedan tan contentos. Este sitio esta bajo licencia Creative Commons y permite sin más restricción que el respeto por el contenido original, la cita de la fuente original y el uso no lucrativo de la reproducción de contenidos. Creo en la libre circulación de la información en internet, pero también creo en un mínimo de ética a la hora de hacerlo. Y un mínimo de estilo. Por tanto, si te encuentras este texto en un sitio horrible, puedes pasar a leerlo por carloscarreter.com, que no es perfecto pero es honesto.

.

Incendies (2010), 12 de marzo de 2011

Tras la fiebre ‘óscar’, el ritmo de los estrenos de cierto nivel ha bajado a niveles casi alarmantes. Pero alguna cosa va llegando. Y entre lo que llega, esta película canadiense, francófona, que compitió en los premios de la Academia de Hollywood en la categoría de mejor película de habla no inglesa. No ganó, pero las críticas con las que llega son muy buenas. Y aunque lamentablemente no llega en versión original, parece una buena opción para probar algo nuevo que puede ser de calidad.

Sinopsis

En el Canadá de los tiempos actuales se reúnen tres personas para leer el testamento de Nawal Marwan (Lubna Azabal). Estas son el notario Jean Lebel (Rémy Girard), para quien trabajaba la fallecida y albacea testamentario, y sus dos hijos gemelos, Jeanne (Mélissa Désormeaux-Poulin) y Simon (Maxim Gaudette). En sus últimas voluntades se incluye la entre de dos sobre a los hijos. Uno de ellos está destinado al padre a quien nunca conocieron. El otro para su hermano, que nunca supieron que existía. Mientras no sean encontrados, es voluntad de la fallecida que su sepultura aparezca anónima, sin lápida alguna. Según ella, hubo una promesa que se quedó sin cumplir, y hasta que no se cumpla no es digna de la lápida. Simon se muestra remiso a seguir los deseos de la madre, con quien no se llevó bien. Pero Jeanne comienza un viaje de búsqueda y descubrimiento que le llevará a Oriente Medio. Conforme la investigación avance, se unirán a ella el hermano y el notario. Y los hallazgos harán que se tambalee todo su mundo.

Realización y producción

La película se presenta mostrando la historia de la búsqueda actual con flashbacks de la vida de Nawal. Flashbacks que al principio, durante la búsqueda en solitario de Jeanne, nos muestran elementos de su vida desconocidos para los hijos y que nos ponen en conocimiento de los acontecimientos fundamentales de la mujer. Pero conforme avanza el descubrimiento, materializan los terribles acontecimientos que sufrió Nawal conforme son conocidos por los hijos. También hay un cambio progresivo en el papel de los hijos. Siendo al principio meros buscadores de un conocimiento oculto durante años, poco a poco se convierten ellos también en protagonistas de momentos tremendos que los sumergen en la dura y compleja realidad de Oriente Medio.

En ningún momento se nos dice, porque se mantienen intencionadamente ocultas las nacionalidades de los contendientes en el conflicto del país donde vivió Nawal en su juventud, pero parece claramente que se trata de Libano, especialmente porque uno de los contendientes poderosos fueron las derechas cristianas maronitas. Basada en una obra de teatro de Wajdi Mouawad, esta ocultación de nacionalidades y territorios busca universalizar los temas, en lugar de enfocar sobre la realidad de un único país. Aunque como digo está basada en una obra de teatro, no es teatro en el cine, ya que el lenguaje y los modos utilizados son total y plenamente cinematográficos, alejándose de los modos de la escena.

La realización va pasando pues por distintos paisajes de Oriente Medio. La dureza propia del relato se ve adecuadamente acompañada de la caótica urbanización de la ciudades de la región o de la aridez y el sol abrasador del paisaje, agreste y duro como los sentimientos y las costumbres de sus pueblos. De este modo, las distintas situaciones que nos van desvelando la historia caen como mazazos sobre el espectador que poco a poco se va sobrecogiendo con lo que está presenciando. No hay concesiones a la estética, lo que no quiere decir que la película sea fea, ni mucho menos, ya que está muy esmeradamente rodada. Pero hay un objetivo primario documental que prima sobre otras consideraciones.

Interpretación

Actores y actrices desconocidos para nosotros, algunos canadienses y otros llegados de la francofonía europea, realmente la película tiene más tono de cinematografía europea que americana, todos ellos realizan actuaciones sobrias y contenidas pero más que adecuadas para el carácter de los personajes y de la historia en la que se ven envueltos. Destaca sobre todas ellas, la interpretación de Lubna Azabal, que abarca 40 años de la dura historia de una mujer con muchos matices a lo largo del tiempo. Joven enamorada y embarazada de un hombre de otra etnia que es asesinado por la familia de ella, activista pacifista en el conflicto de su país, terrorista, prisionera, madre,… Pero también es de destacar la interpretación de los dos hijos, menos llamativa, pero convincente en su evolución personal conforme van descubrimiento la dura historia que les precede.

Conclusión

Esta es de esas películas que necesita reposar para que uno alcance a apreciar por completo sus cualidades. Cuando ayer salíamos del cine, era un filme que nos había gustado y nos había impresionado pero,… sin más. Sin embargo, conforme vas retrocediendo mentalmente a las imágenes y los sucesos que has vivido a través de la pantalla estos te van impregnando y la impresión va aumentando y se va afiando en tu interior. Mientras escribo esto, mi valoración sobre el filme es muy superior a la que tenía cuando lo vi ayer.

Hay que decir que hay una cuestión en la que la película sufre desde la obra de teatro hasta el lenguaje cinematográfico. La historia que se nos cuenta es difícil de aceptar como verdadera. Coincidencias, casualidades como las que se nos cuentan, parecen extraordinariamente forzadas. Uno no puede dejar de pensar que semejantes acontecimientos, semejantes vivencias, son más propios de una tragedia de Sófocles, que de una historia real. O quizá de Eurípides, en cuyas tragedias las mujeres tienen un protagonismo especial. La diferencia con las tragedias clásicas es que en la historia que se nos presenta hoy, la última voluntad de la difunta es la de romper con la cadena de odios y rencores que le llevan a vivir la vida que se nos presenta y que de alguna forma representa la de pueblos maltratados por estos odios y estos rencores.

En cualquier caso, es una película altamente recomendable para todos aquellos que gusten de buen cine, que tengan ganas de reflexionar un rato, y que opinen que ir al cine es algo más que ponerse morado de palomitas mientras ves estallar medio mundo entre los fuegos artificiales de los efectos especiales. Los fuegos que nos presenta esta película, son mucho más reales y difíciles de apagar.

Calificación

Dirección: ****
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
****

Recomendación musical

Nada tiene que ver con la película de la que hablo hoy, pero mientras escribo esto escucho el St. Louis Blues del Dave Brubeck Quartet, que me está encantando.

20060430_P2728

La aridez, el sol, el pasado histórico de Oriente Medio, tienen algo que ver con los paisajes de Aragón, como el que vemos desde el asentamiento arqueológico de Azaila, aquí inusualmente verde gracias a la primavera - Canon EOS D60, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM