Nos hemos ido fuera de Budapest; pero los sitios, aunque bonitos, no me han inspirado mucho, fotográficamente hablando

Viajes
P1110635

La cosa no pintaba muy bien. Unos vecinos de habitación, mejicanos, nos han despertado a hora intempestiva, poniendo la televisión a todo volumen. ¿Cómo sabemos que eran mejicanos? Ya digo que se oía perfectamente el contenido de la programación. En el comedor, al desayunar, los hemos localizado. Les hemos dicho lo que pasaba. Y entonces uno de ellos, ya mayor, ha respondido: "Y... ¿exactamente cuál es el problema?" Mi compañera de fatigas se ha desternillado la risa, y se ha hecho imposible la discusión. Así que hemos llegado prontísimo a la estación de Budapest-Nyugati, y hemos aprovechado para sacar billetes para dentro de dos días a Pécs. No hay mal que por bien no venga.

P1110642

Hemos cogido un moderno tren regional hasta Nagymaros-Visegrad. Lo más moderno en materia ferroviaria que hemos visto hasta ahora. Y cómodamente, remontando el curso del Danubio, hemos llegado hasta esta estación...

_1080979

... que está en la orilla equivocada del gran río europeo. Por lo que hemos tenido que coger un transbordador para ir donde nos interesaba. De lo más entretenido.

_1080982

Y aquí han comenzado los problemas fotográficos. Porque si uno coge vacaciones en otoño es porque piensa que la luz va a ser más suave, va a haber nubecitas, todo va a resultar fotográficamente mejor. Pero no. Como si fuese pleno verano. Luz durísima, brumilla por la inversión térmica del anticiclonazo,... una ruina. Y eso que el paisaje es notable desde la fortaleza de Visegrad. Pero no veáis que sudores para sacar algo de contraste en esta foto.

_1090007

Así que hemos visitado la fortaleza, que está bastante más ruinosa de lo que pensábamos. De hecho, sólo merece la pena subir por la vista de los meandros del Danubio.

_1090018

Hemos bajado de nuevo a la población, y nos hemos reído un rato con los perros "harapientos". Bueno. Acabo de mirar en el traductor de guguel. Ahí, en realidad, dice que el perro muerde. Vale.

_1090042

Hemos visitado a continuación el palacio real de la dinastía de los Anjou, que en realidad está muy, muy, muy reconstruido. Pero es razonablemente agradable de visitar. Aunque tampoco es para tirar cohetes.

P1110651

Así que hemos comido, y mientras esperábamos al autobús que nos iba a llevar al siguiente destino, hemos dado otra vuelta por el pueblo, que tiene cosas muy monas, aunque sus monumentos defrauden un poco.

_1090075

El siguiente destino ha sido Szentendre, una población próxima a Budapest, en la que se establecieron inmigrantes serbios hace unos siglos. Como atestiguan algunas inscripciones en serbo-croata con alfabeto cirílico.

_1090081

Los más mono que hemos visto ha sido un pequeña iglesia ortodoxa, en la que curiosamente estábamos solos. Curiosamente digo, porque el pueblo estaba lleno de turistas y no turistas pasando la tarde del domingo.

P1110667

Conseguir imágenes en las que no saliesen mil turistas, de los cuales la mitad japoneses, y otras mil tiendas de artesanía y recuerdos, es casi misión imposible. Pero todo se consigue con un poco de esfuerzo. Y además, aprovechando que han aparecido nubecillas, y que ya están llegando los colores del otoño. Más lo que esperábamos, aunque en dosis pequeñas.

_1090121

La otra cosa estupenda del lugar es el paseo a orillas el Danubio, ideal para relajarse, pasear, y desestresarse un poco.

P1110676

Allí hemos estado, tras tomarnos unas cervecitas, hasta que se ha ido poniendo el sol.

_1090168

Cuando íbamos hacia el tren de vuelta, hemos descubierto que todos los turistas se habían ido, y hemos disfrutado un poquito de la belleza de las calles del lugar, pero con pocos minutos de luz para volver a recorrer lo que un par de horas antes estaba imposible de gente.

P1110679

El viaje en el cercanías ha sido un poco accidentado, ya que había un tramo cortado al tráfico. Si llegamos a depender de las explicaciones de los empleados, aún estamos allí. Pero hemos optado por seguir a la multitud, y efectivamente hemos llegado a Budapest.

P1110681

Aunque ya la noche era cerrada, y con el cielo negro las fotos no quedan tan monas como cuando está azuladico, aún hemos tirado alguna al ostentoso parlamento húngaro. Y ya, la rutina de todos los días, cena, y chismes en el hotel, mientras aprovecho para escribir estas líneas. Mañana, más.