Carancho (2010)

Cine

Carancho (2010), 28 de septiembre de 2010.

Tras el paréntesis motivado por la huelga general, retomo los temas habituales de este Cuaderno de Ruta, y paso a comentaros la última película que he visto en las salas de cine. Un drama argentino protagonizado por ese actor que últimamente parece omnipresente en el cine de aquel país, Ricardo Darín. La verdad es que esta omnipresencia no es un problema. Darín es un excelente actor y un acicate para acudir a las salas de cine donde proyectan sus película. Vamos a ver de qué va esta, dirigida por Pablo Trapero.

Sinopsis

La película nos presenta a Sosa (Darín), un abogado que perdió la licencia para ejercer como tal en algún turbio asunto del que no sabemos, que trabaja para un bufete de abogados especializado en las reclamaciones de indemnizaciones de accidentes de tráfico. Unas indemnizaciones que son muchas veces cuantiosas, aunque los damnificados suelen ver una cantidad ínfima de las mismas, sirviendo el resto para el enriquecimiento de estos abogados, faltos de todo escrúpulo. En sus noches localizando accidentados en connivencia con las empresas de ambulancias y la policía, conoce a Luján Olivera (Martina Gusman), una joven médica que para hacerse un sitio en la sanidad de la capital argentina, trabaja pluriempleada en diversos servicios de urgencias, tanto en hospitales como en los servicios de urgencia móviles. Debido a la falta de descanso, al trabajo nocturno y a dolores diversos, la chica se va volviendo adicta a distintos medicamentos. En un momento dado, ambos personajes empezarán una incipiente relación que se truncará como consecuencia de un montaje fallido de un accidente con un conocido de Sosa. Esto les complicará notablemente la vida, y les llevará a enfrentarse con las mafias de tan cochino negocio.

Dirección y producción

Con una dirección muy agresiva, muchos primerísimos primeros planos, cámara en mano, enfoque titubeante muy selectivo. Mucha escena nocturna, mucho escenario sórdido, desde las calles de los barrios que recorren a las tristes instalaciones del servicio de urgencias del hospital donde eventualmente trabaja Luján, dotan de una ambientación intemporal al filme. En estos momentos ni siquiera me queda claro si está ambientado en la época actual o hace unos años. No puedo recordar si en todo el filme los personajes hablan en alguna ocasión mediante teléfonos móviles, los modelos de los coches utilizados me parece de hace 20 años, etc.

Todo lo anterior dota de bastante dramatismo a la película, a la vez que nos transmite el desasosiego que sufren los personajes. Hay escenas de gran crudeza, y la violencia, aunque no es continua, si que aparece como amenaza permanente. Y cuando se presenta, sobrecoge.

Sin embargo, encuentro dos peros importantes. En la relación romántica entre los dos protagonistas, el principio me parece un poco forzado y no me lo acabo de creer. No acierto muy bien a entender porque la chica se deja llevar a la relación. Salvo quizá por la soledad en la que vive. Es cierto que en fases más adelantadas de la historia, la historia de amor no funciona mal, y de hecho es clave en mucho de lo que pasa después. El final de la película es el segundo pero. No me acaba de convencer. Uno tiene la sensación de que esta historia no puede acabar bien, pero tengo la sensación de que no está muy conseguido el modo en que acaba.

Interpretación

Quizá aquí está uno de los puntos fuertes de esta película. Darín está como de costumbre muy convincente. He de reconocer que es de los mejores actores que conozco en la actualidad. Y compone un personaje multidimensional y complejo, alejado de maniqueismos o de complacencias que sostiene con firmeza una película difícil. La chica, Gusman, en mi opinión está un escalón por debajo del anterior, pero no deja de componer con convicción el personaje de la médica un poco perdida en su trabajo, en los abusos laborales a los que se ve sometida, y al efecto de las drogas.

Conclusión

Una película dura. A ratos difícil de seguir si uno no está habituado al habla argentina. De hecho, hay términos que todavía no he acabado de “traducir” al español castellano. Pero indudablemente interesante e intensa, con el aliciente de una buena interpretación.

Por cierto, hablando de términos poco conocidos a este lado del Atlántico,  un carancho es el nombre que se le da a cierta ave rapaz de costumbres carroñeras, propia del continente americano. Vamos, que aunque zoológicamente sea una especie distinta, conceptualmente es como cuando en España decimos de alguien que es un “buitre”.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ****
Valoración subjetiva:
***

CASER

Sede de una conocida aseguradora española en una de las esquina de la plaza de Basilio Paraíso en Zaragoza; que conste, que en este filme los villanos no son las aseguradoras sino algunos abogados desalmados (alguien comentó a la salida del cine que la expresión "abogado desalmado" es un oxímoron) - Panasonic Lumix LX3

Vuelven las series de todos los años

Televisión

Hemos llegado a finales de septiembre. Y vuelven las series de la televisión norteamericana. Cuando lleguen a España, si llegan, alguna, pocas, serán bien tratadas, con emisiones de calidad, duales en idioma original y dobladas, con subtítulos opcionales, en alta definición… pocas, demasiado pocas. La mayoría llegarán tarde, en definición vulgar, de la de siempre, con unos odiosos doblajes, etc… y luego se extrañarán de que la gente se busque la vida en internet, y les llamarán piratas encima. Siguen sin enterarse de nada. De cómo avanza el mundo. De cuales son las expectativas de la gente.

Yo siempre tengo la intención de ser legal. Estoy suscrito a canales de pago vía satélite, etc, etc. Pero claro. Cuando las cosas no vienen, o vienen con la calidad que vienen hay que buscar soluciones alternativas en el momento oportuno. Y a ver series de televisión, dentro de un orden, que ver demasiada televisión es malo para la salud. Induce al sedentarismo, que trae muchas complicaciones conforme vienen los años. 30 a 45′ después de comer y 30 a 45′ después de cenar. No mucho más.

Este año mi estrategia es de aceptar pocas series nuevas. Porque después de unos años bastante buenos, parece que la cosa se está estancando en temas de originalidad y calidad.

Desde luego seré fiel a varias sitcoms de las de 20′ de duración. Son las más sanas. Las que menos tiempo te dan para apoltronarte. Y a algunas de las tradicionales que podéis encontrar en comentarios míos en otros artículos. No hay más que buscar por la etiqueta televisión, y ya está. Algunas se caerán de la parrilla porque me cansaré de ellas. Y ya he dicho que incluiré nuevas con mucha parsimonia y con recomendación muy clara y concreta. Quiero limitar claramente el tiempo que paso ante la caja tonta. Hay muchas otras cosas interesantes en la vida.

Pero hay algunas que van a ser fijas y que espero con ilusión. Breve comentario.

  • Weeds: Las aventuras de Nancy Botwin se van superando día a día. No te aburres nunca. Y todo en media hora semanal, con temporadas de sólo 13 episodios. De lo más eficiente.
  • The Big C: Otra de las cortitas. Es una novedad de este año. Protagonizada por una maravillosa Laura Linney. Obligada solamente por ver a esta actriz. Pero es que además está muy bien.
  • Boardwalk Empire: Producción de lujo. Un primer capítulo firmado por Scorsese. Un reparto muy interesante. Un regreso a la ley seca y a la época dorada del gangsterismo nortemericano. Qué más queréis que os diga.
  • Fringe: Si se centran en la historia de los dos universos más que en los episodios autoconclusivos, y si vemos durante mucho tiempo a Olivia y Bolivia (la Olivia del universo B) en pantalla, esto puede dar mucho de sí. Terminó temporada pasada de forma magistral. Y la ha comenzado estupendamente. Lo mejor en ciencia ficción en la actualidad.
  • Dexter: Después de devastador final de la temporada pasada, nuestro psicópata favorito las va a pasar de a metro. Ya se ha visto en el primer episodio. Otra serie que se supera día a día.

En fin, ya os iré comentando de vez en cuando. Pero esto es lo más interesante de momento. Alguna más se irá sumando en el futuro, y alguna irá terminando. De todo se hablará. Cine de calidad en pantalla pequeña.

El Rin en Remagen

El río Rin a su paso por Remagen (Alemania), con la Erpeler Ley, en la orilla opuesta - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH. Composición a partir de varios fotogramas.

Libro: La estrategia del agua

Literatura

En la última década, eventualmente me ha acompañado en mis lecturas las peripecias investigadoras de un particular pareja de guarida civiles. Lo cual es curioso porque no soy especialmente aficionado ni a la lectura de crímenes ni a la guardia civil, cuerpo policial que aunque ha avanzado notablemente en materia de competencia, profesionalidad y relaciones públicas, no deja de tener un ominoso pasado en la historia de este país. Yo soy de los partidarios de desterrar de la paleta de colores de este país el “verde guardia civil”, de la variedad de tocados el tricornio, y de la lista de cuerpos militares a la propia guardia civil. Y convertirla definitivamente en lo que probablemente intenta ser, un cuerpo policial moderno y al servicio de la ciudadanía.

Pero volvamos a lo que estábamos. A principios de la década descubrí un librito de un escritor entonces desconocido para mí, Lorenzo Silva, en el que un atípico y escéptico guardia civil destinado a una unidad de investigación criminal, y acompañado de una novata, encorsetada y ñoña joven guardia que tenía el morbo de parecerse a Veronica Lake, desentrañaban un crimen en una de nuestras estupendas islas mediterráneas. Me gustó, y desde entonces he leido todas las aventuras de Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro. Y hoy toca comentar la última de ellas.

La estrategia del agua
Lorenzo Silva
Ediciones Destino; Barcelona, 2010
ISBN: 9788423342259

Encontramos a nuestro personaje principal, el ya brigada Vila (abreviado de Bevilacqua, para los no iniciados), más quemado que un sapo en el desierto porque tras años de investigación consigue llevar a los tribunales a un asesino, y estos lo absuelve “por falta de pruebas”. De todas formas, nada mejor que un nuevo asesinato y un nuevo caso para renovar el ánimo. Y así tratan la investigación de Oscar Santacruz, un informático asesinado en la puerta del ascensor del edificio donde vivía. A partir de ahí, Vila y Chamorro, esta ya sargenta (o sargento, no sé muy bien,… espera que consulto el DRAE,… definitivamente, sargento, que las acepciones para sargenta no son muy dignas), acompañados por un guardia jovencito, Arnau, y con la colaboración de la devorahombres de la unidad, la cabo Salgado, despliegan todo su saber y todos sus recursos para resolver el caso.

Y ya está. Porque en realidad no hay mucho más. Se entrevistan con alguna gente, pinchan un montón de teléfonos, los malos son un poco tontos, los cazan y a casa. Como caso policial es un aburrimiento de marca mayor. Se dice y se comenta que en realidad lo importante es la reflexión del ya veterano guardia civil sobre su vida. Por un lado por los paralelismo que presenta su vida con la del finado, ambos en la cuarentena, ambos divorciados, ambos con un hijo al que quieren. Por otro lado, el caso es un contrapunto a lo que nos cuentan del anterior que le produce la socarrada al brigada. Aquel fue largo, años, y este se resuelve en menos de una semana. En aquel los jueces son unos cabrones, aquí son un dechado de energía trabajadora y colaboración. Aquel se perdió, este se va a ganar. Suponemos. Porque se queda sin juzgar.

Veamos. Silva escribe bien y con agilidad, no lo dudo. Pero la historia que nos presenta adolece de las mismas carencias que le vi a la anterior entrega de la saga. Los caracteres se han estancado y se han vuelto bastante tópicos. Chamorro ha dejado de tener chispa, se ha convertido en una eficiente acompañante, a modo de pepitogrillo del brigada, pero sin mucho más. Y Bevilacqua se está volviendo un cenizo. El cierto grado de tensión sexual que les acompañó en sus primero tiempos ha desaparecido y quita frescura a sus relaciones. De hecho, el personaje, por secundario que sea, que le pone algo de salsa a la acción es la picarona cabo Salgado, que además demuestra que no sólo está buena sino que no es tonta y también es eficiente. Y encima, el caso es un pestiño. Porque no tiene nada de emoción, ni de dudas. Y porque todo el tema de las escuchas telefónicas se hace repetitivo y algo monótono. En fin, que está muy bien el estudio y la introspección de los caracteres, pero que es una novela de crímenes, y la investigación de los mismos tiene que tener algo de enjundia. Si no, pincha.

Por último, decir que parece estar escrita para que sea un best-seller en las casas cuarteles de la benemérita. Porque mira que salen todos majos, guapos, eficientes,… ¿será un encorgo del ministro Rubalcaba?

En resumen, un poquito decepcionante. O peor. Un poquito más decepcionante que la anterior. Y van dos. Si quieren leer algo de la pareja de picoletos, céntrense en los tres primeros volúmenes. Aquí sabréis cuales son.

Edificio y vías

Un pueblo dormitorio del sur de Madrid es el escenario de las nuevas "aventuras" de Vila y Chamorro - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

CineTren: Metropia (2009)

Cine, Trenes

Hace poco más de una semana, Canal+ ha lanzado al mercado un nuevo canal; Canal+ Xtra. Pretende ser una alternativa televisiva de mayor calado intelectual y cultural, con productos más minoritarios, entre los que marcan tendencias, tanto en el cine como en el documental como en otros productos audiovisuales de carácter menos definido. Y entre los primeros largometrajes programados, nos encontramos con este filme de animación, poco conocido en España, ya que puede que ni se estrenase en salas comerciales. No lo sé. No he encontrado referencia alguna.

En él, una red de metro continental recorre una Europa cuasi-postapocalíptica, en una sociedad distópica tras unas catastróficas crisis ambiental y económica. Un futuro quizá no tan lejano como nos pueda parecer si el ser humano sigue siendo igual de burro como hasta ahora. Ante el abundante ambiente ferroviario suburbano, he abierto la reseña correspondiente en la página de CineTren.

Metropia (2009)

Berlin Hauptbahnhof

Con un aspecto mucho más ruinoso, Berlín-Hauptbahnhof es una de las estaciones de la red de metro continental que aparecen en la película - Panasonic Lumix LX3

El americano (2010)

Cine

El americano (The American, 2010), 21 de septiembre de 2010.

Al director de esta película, el holandés Anton Corbijn, antes lo conocí como fotógrafo que como director de cine. Sus retratos de famosos del mundo de la moda y el espectáculo, pero especialmente del mundo de la música moderna, son muy característicos y personales y han marcado tendencia entre otros fotógrafos actuales dentro de ese mundillo. Se puede ver algo de eso en su página en internet. Pero desde hace bastante años se ha pasado también a la imagen en movimiento. Aunque fundamentalmente se ha dedicado a dirigir videoclips musicales, también se ha internado en el largometraje. Esta es la primera película que veo de este director. Y vamos a ver de qué va la cosa.

Sinopsis

Nos encontramos con Jack, el protagonista (George Clooney), viviendo con una guapa mujer en una cabaña en los nevados paisajes suecos. De repente, nota una presencia extraña en el ambiente. Pocos minutos después, tras un tiroteo dos extraños y la mujer están muertos. Todos por la pistola de Jack. Obviamente algo oscuro hay en el personaje. De algún modo, tiene una pasado extraño donde la muerte o el crimen están presentes. Huye a Roma, donde contacta con Pavel (Johan Leysen) que le dará instrucciones para que se esconda en los Abruzos italianos. Allí esperará a que se calmen los ánimos, hará amistad con el cura (Paolo Bonacelli), recibirá un encargo para preparar un arma para una asesina (Thekla Reuten), conocerá a una prostituta (Violante Placido) por la que sentirá algo más que atracción sexual, conocerá las bellezas naturales del lugar, y escapará a un nuevo intento de asesinato. Todo ello antes de que se produzca el desenlace consecuencia de todo lo anterior.

Dirección y producción

Contado así es como muchos de los tráilers con los que nos venden las películas actuales. Parece una película de acción intensa. Pero la realidad es que no. La intención de la película se dirige más a mostrar el carácter del misterioso personaje, supuestamente criminal, con arrobas de sangre fría, pero también lleno de miedos, sólo en el mundo. Que en ocasiones tiene que plantearse matar a la persona que más quiere en ese momento. Es una película que combina pequeñas dosis de acción, contenida pero bien llevada, con muchos momentos de introspección mientras seguimos las evoluciones del protagonista.

Aunque el director no se encarga de la fotografía de la película, es evidente que esta tiene una importancia enorme en el filme. Las iluminaciones están muy cuidadas, especialmente jugando a favor de los espectaculares paisajes naturales de esa región italiana como por el tipismo de los pueblos que la conforman. Pero también en la forma de iluminar los interiores y a los personajes.

Sin embargo, la historia se me queda un poco floja en el sentido de que hay un constante déjà vu. A partir de un determinado momento, las cosas empiezan a ser previsibles y, de hecho, el final no resulta una sorpresa en absoluto. Por otra parte, el especial interés por los aspectos estéticos de la película hace que en algunos momentos sea un poco fría y distante, lo cual contrasta con lo que es el interés del filme. Es decir, que lleguemos a conocer y quizá a empatizar con el protagonista, a pesar de su trasfondo criminal.

Interpretación

Correcta tirando a buena. Aunque Clooney está en general bien, alejado del tipo de papeles que le hemos visto últimamente, siempre muy verborreicos, irónicos o chulescos. Aquí lo vemos callado, con miedo, con dificultad para expresar sentimientos. Quizá por ello pueda parecer a ratos inexpresivo, pero entiendo que va con el personaje. El resto de los intérpretes, cumplen sin problemas con lo que les propone la historia. Evidentemente, destaca Violante Placido, porque acaba siendo el interés romántico y el motor de las últimas acciones del protagonista, aunque no necesariamente sea la mejor intérprete del elenco. Para los más pícaros, además es una belleza italiana morena y voluptuosa, propia de los gloriosos años 50 o 60, que no duda en mostrar sus carnosos y abundantes aunque proporcionados encantos en pantalla. Si las chicas/mujeres pueden encontrar una motivación para ir al cine por la presencia del afamado galán, quienes decidan acompañarlas del sexo masculino no se sentirán olvidados ni decepcionados.

Conclusión

Resumiendo, podemos considerar esta película como interesante o agradable de ver, con una muy buena factura técnica general, aunque francamente mejorable en lo que se refiere a la historia que resulta algo ya visto.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

En Taxi por el Arco de Constantino

Un vehículo circula por las calles de Roma, con el arco de Constantino al fondo; una perspectiva desde el interior de un coche, que nos recuerda a los metafóricos títulos de crédito de la película - Canon Digital IXUS 860 IS

La curiosa, y tarde o temprano molesta, moda de los candados del amor

Humor, Viajes

Parece que todo comenzó en Italia. Un escritor más bien ñoño, por las referencias que tengo, describía en alguna de sus novelas cómo dos enamorados, más bien jovencitos, más simbolizar su amor eterno, cerraban un candado en las barras de un puente sobre el río Tíber, y a continuación tiraban las llaves al río, para que nada ni nadie pudiese abrir el férreo símbolo de tan duradera pasión.

Muy romántico. Quizá un poco despistados sobre lo que realmente duran los amores eternos, pero muy romántico.

Candados - M♥S

Un candado del amor, sencillo, rotulado de forma elemental, sobre el puente Hohenzollern de Colonia; desconocemos si lo de poner sólo las iniciales y no el nombre de los enamorados se debe a la escasez de espacio, a la natural modestia de los tórtolos, o quizá, a la vergüenza por la cutrez del candado en cuestión - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

El caso es que ya había oído yo que esta práctica se estaba transmitiendo a diversos lugares del mundo, para desesperación de las autoridades públicas, ya que un exceso de candados, es decir de peso, pueden dañar las instalaciones y hace más costosa su mantenimiento. Qué tristeza. Siempre está ahí el vil metal monetario, para apagar la pasión reflejada en el colorido metal de los apasionados candaditos.

El caso es que incluso en Zaragoza, en un puente tan poco romántico como el puente de Santiago, gloria del viejo régimen en materia de obras públicas en la capital aragonesa, se han visto algunos de estos candados, aunque de momento no se ha convertido en un fenómeno espectacular. Motivo por el cual, tampoco le había dado yo mucha vueltas al asunto.

Pero al llegar a Colonia la cosa nos sorprendió. El prusiano puente Hohenzollern tiene la verja que separa las vías férroviarias del paso peatonal en su lado sur absolutamente plagada de candados de distintas formas, tamaños y colores.

Candados - Varios♥Varias (pero no revueltos)

Los modelos más frecuentes en el puente son los habituales de color marroncillo indiferente, y los más vistosos de color fucsia, habitualmente con los nombres de los enamorados grabados; esto me hace pensar en una floreciente industria en las cerrajerías, que supongo harían un barato a estas cinco parejas que evidentemente hicieron una declaración colectiva de amor - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Desde luego, lo más habitual es la combinación de chico quiere chica o viceversa, ya que no hay un consenso establecido para el orden de los apasionados amantes. Y esto produce en seguida cierta monotonía en la observación de estos objetos, al principio curiosos, pero que en seguida te pueden llevar al aburrimiento. Sin embargo, no hay que descartar que de vez en cuando haya ejemplos que muestran la variabilidad de la sociedad occidental. Afortunadamente, y pese lo que pese a las mentes más reaccionarias, hay cierta tendencia a que la gente se mezcle y que la diversidad, pese a las trabas, se imponga.

Candados - Astrid♥Angela

Astrid y Angela, dos chicas; no fue el único ejemplo de amor homosexual que se puede ver, un dato más hacia la normalización de este tipo de relaciones - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Candados - Murat Gözübüyük♥Marta Durniewicz

Gözübüyük y Durniewicz, un joven claramente de origen turco y una chica con un apellido de resonancias eslavas; en una región del mundo donde en el pasado tan duros conflictos interétnicos o interraciales hubo, también es esperanzador que eso no suponga trabas a las relaciones amorosas - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Pero claro, no se trata de ponerse serio con estas cosas, que ya sabemos como acaban los amores para siempre. En un porcentaje notable de ocasiones en la sala de un juzgado de familia. Y como hemos tirado al río la llave, no podemos deshacerlo de forma civilizada y hay que tirar de serrucho o de martillo para ir por la tremenda. Curioso hasta que punto funciona la metáfora ¿no? Pues no. También hay ejemplos de sobra para tomárselo con humor. Y con ellos nos quedaremos. Que total, para lo que dura esta vida, tampoco es cuestión de tomársela en serio. Total, como decía áquel, nadie sale vivo de ella.

Candados: möge unsere Liebe unsterblich sein... Nicole♥Detlef

"Que nuestro amor sea inmortal" parece que nos dicen Nicole y Detlef... ; desde luego, mejor este poético pensamiento que no el "la maté porque era mía", desde luego - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Candados - Christel... Heike... Carina... Lena... ¿♥?

Christel... Heike... Carina... Lena..., ¿será un amor a cuatro bandas de todas entre todas? ¿dos a dos? ¿será un candado de la amistad en lugar del amor?,... se admiten todo tipo de conjeturas - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Candados - Mani♥Inga... ♥Melina... ♥Maria...

Y no sabemos como interpretar a Mani... ¿tiene mucho morro o será algo rácano por ir utilizando el candado para todos sus ligues? ¿o las sigue queriendo a todas por igual? ¿o es un fantasma y "dime de lo que presumes y te diré de qué careces"?... no lo sabremos - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Libros: Ciudad de cristal

Literatura

Es una historia curiosa la de cómo he acabado leyendo estos dos libros. Sí, dos. A pesar de que el título sea sólo uno. Veamos. Paseaba yo hace un par de semanas por una librería de Zaragoza perteneciente a una conocida cadena de ellas. Cuando al retirarme de la sección de libros de fotografía, pasé por la de cómics, y decidí curiosear. Y me llamó la atención ver un libro con la característica encuadernación de la colección Panorama de narrativas de Editorial Anagrama. Al principio pensé que alguien había descolocado un libro. Pero me llamó la atención que un volumen que normalmente hubiese estado expuesto en la planta calle de la librería, se encontrase en un rincón de la primera planta. Mucho recorrido para haber sido depositado por un visitante casual que se hubiera arrepentido de la adquisición del volumen. Así que lo cogí y lo hojee. Estaba bien situado. Era una adaptación al formato de historieta de una novela de Paul Auster. Me picó la curiosidad, y lo cogí para comprarlo.

Seguí mi recorrido por la librería, y bajá al sótano para mirar entre los libros de bolsillo. Una semana más tarde tenía el viaje a Colonia, y quizá viniese bien tener algún librillo previsto. Y claro. Allí estaba. La novela adaptada en el libro anterior, en la colección  Compactos Anagrama. Y me lo cogí también. Y los he leído. En el orden lógico. Primero la novela y después la adaptación.

Ciudad de cristal – novela

Ciudad de cristal
Paul Auster
Compactos, Editorial Anagrama; Barcelona, 2001
ISBN: 9788433914767

Perteneciente a la llamada Trilogía de Nueva York, es uno de esos relatos en los que el entorno, en este caso la ciudad de Nueva York, tiene un papel fundamental en el desarrollo del mismo. Se nos presenta en esta novela a un escritor, Daniel Quinn, que, desolado por la pérdida prematura de su mujer y su hijo, entra en una apatía que le lleva a dejar un lado su prometedora carrera literaria para ganarse la vida escribiendo novelas detectivescas bajo seudónimo. En esto está cuando empieza a recibir llamadas nocturnas en las que le preguntan si es el detective Paul Auster (el mismo nombre que el autor de la novela), que lo necesitan con urgencia porque es una cuestión de vida o muerte. Tras rechazar las llamadas en varias ocasiones, finalmente decide contestar y se hace pasar por el detective en cuestión. Es citado una mañana en un apartamento neoyorquino, y allí conoce a Peter Stillman y a su atractiva mujer. Stillman es una persona con discapacidades derivadas de haber sufrido en su infancia un aislamiento experimental por parte de su padre, del mismo nombre, que lo mantuvo en una habitación aislado durante casi una década. Ahora, después de trece años, su padre, que fue ingresado en una institución psiquiátrica, va a ser liberado y teme que venga a matarlo. El falso Paul Auster debe evitar este hecho. El protagonista acepta el encargo, en parte porque le intriga el asunto, en parte por el atractivo de la mujer. Y ahí comienza un extraña investigación, en la que no sólo intervienen los personajes mencionados, sino que el propio escritor, el auténtico Paul Auster, tiene una participación en la trama. En ella asistiremos a una particular bajada a los infiernos del protagonista, con lo ciudad de Nueva York como escenario fundamental.

El libro es una reflexión sobre la identidad personal, en la que distintos nombres y personalidades son aplicado a un mismo personaje, el escritor, con la consiguiente confusión ante la realidad que padece, mientras que en otras ocasiones un mismo nombre se aplica a personas distintas, bien sea la dualidad padre-hijo, bien sea el detective a quien no llegamos a conocer realmente y el escritor que se introduce en su propia novela. Particularmente reveladores son el caótico monólogo de Peter Stillman hijo cuando contrata al falso detective, y las entrevistas entre el protagonista y el Peter Stillman padre. Y muy perturbador la desestructuración personal que el protagonista sufre en el tramo final de la novela, cuando queda absorbido por la investigación, que lo desconecta de todo y de todos.

No es una novela fácil de leer, pero es indudablemente interesante, y desde luego que da que pensar un rato. No me atrevería a recomendarla a todo el mundo, pero sí a quien no tenga miedo de salirse de los caminos más trillados de la narrativa de ficción.

Ciudad de cristal – historieta

Ciudad de cristal
Paul Auster, Paul Karasik y David Mazzucchelli
Panorama de narrativas, Editorial Anagrama; Barcelona, 2005
ISBN: 9788433970831

Sobra volver a repetir el argumento de la historia. La adaptación gráfica por parte de Karasik y Mazzucchelli de la novela es absolutamente fiel al relato escrito. De hecho la gracia del experimento artístico es el ejercicio de traslación a un medio distinto de una historia con una personalidad tan particular. Y valen los mismos comentarios sobre el interés del libro que he mencionado antes.

Pero claro, hay que comentar los aspectos propios del medio. He de decir que llevo ahora alrededor de un año dedicándome a leer periódicamente alguna historieta. Y todavía no tengo todos los resortes del medio para sentirme seguro a la hora de expresar mis opiniones. Pero la sensación que me ha dejado es que casi me ha gustado más la adaptación que la novela original. Los dibujos y el guion se combinan de una forma muy precisa, con bastante economía de medios, con cierta austeridad pero con claridad, para contar una historia que ya hemos visto que es difícil de narrar, y que lleva de tras los pensamientos y los sentimientos de sus personajes, que son complejos. Pero de alguna forma, yo me he sentido cómodo con ella.

En cualquier caso, siempre me quedará la duda si me hubiese parecido lo mismo en el caso de que no hubiese leído previamente la novela. Pero eso es algo que ya nunca podré saber. En cualquier caso, el experimento realizado de leer ambas versiones de Ciudad de cristal me ha parecido muy interesante y muy estimulante. Así que si alguno se anima, ya sabe.

Colonia - Hauptbanhof (estación central)

Un momento importante es cuando el ficticio residente se encuentra con Stillman padre en Penn Station, en Nueva York; a falta de imágenes de tan emblemático lugar, valga una vista de la concurrida estación central de Colonia - Panasonic Lumix LX3

Adèle y el misterio de la momia (2010)

Cine

Adèle y el misterio de la momia (Les aventures extraordinaires d’Adèle Blanc-Sec, 2010), 16 de septiembre de 2010.

Con cierto repelús nos acercamos a ver esta película. Pero hacía ya más de dos semanas que no nos acercábamos a una sala de cine, y apetecía. El repelús venía de dos motivos. Uno, que la película es francesa y de Luc Besson. Los franceses suelen pinchar en las producciones espectaculares, y Luc Besson ha hecho alguna cosa interesante, pero hace mucho tiempo. Dos, que las historias de aventuras con momias están ya más vistas que el tebeo. Y hablando de tebeos, esta película es adaptación de una historieta francesa, y esto puede ser un tercer motivo de repelús. Pero ante la tristeza de la cartelera en las últimas semanas, y sintiendo además que no queríamos nada excesivamente trascendente, decidimos arriesgar.

Sinopsis

La historia comienza con dos líneas de acción, aparentemente diversas, pero que pronto convergerán. Por un lado, en París, como consecuencia de los experimentos de un anciano científico del Jardin des Plantes (traducen al español como el jardín botánico) vuelve a la vida y eclosiona un huevo de pterodáctilo, que causa la muerte de un político y su amante cabaretera, y que llevará al científico a los pies de la guillotina. Por otro lado, Adéle Blanc-Sec (Louise Bourgoin) se encuentra en Egipto para recuperar la momia del médico personal de Ramses II. Su esperanza es que el anciano científico lo devuelva a la vida y le ayude a curar a su hermana, que se encuentra en una especie de estado vegetativo como consecuencia de un accidente mientras practicaban tenis. Y evidentemente, aquí las historias convergen, puesto que habrá que evitar la ejecución del científico, resucitar a la momia, etc, etc.

Dirección y producción

En cuanto comienza la película, uno se da cuenta que es una historia que tira a cómica, y que no se toma demasiado en serio. Que nadie espere que Adèle sea una mezcla de Indiana Jones y Lara Croft, aunque ocasionalmente se parece a ellos, especialmente al primero. Esto no es tan serio, hay muchos personajes bufos, y al mismo tiempo quiere contarse una historia de amor entre las dos hermanas que lleva a la protagonista a ser la mujer de acción que vemos en pantalla. Da la impresión de que está especialmente pensada en los niños, si bien, con cierta sorpresa, en un momento dado asistimos a la escena de un baño en la que aparece desnuda, mostrando los pechos. Nada grave. Nada que realmente ofenda la sensibilidad de nadie. Ni siquiera la de un niño. Pero bueno, el aviso queda ahí para los padres más pudorosos o mojigatos. Además la chica es mona y luce bien. Ahí queda el aviso para los espectadores masculinos.

La película está realizada con abundancia de medios, aunque en materia de efectos especiales es manifiestamente mejorable según los estándares actuales que va marcando el cine norteamericano. Pero eso tampoco importa mucho, puesto que al fin y al cabo vamos a ver un entretenimiento.  Y ahí también, la cosa no pasa de una cierta medianía. La película tiene cierto ritmo, pero también me parece que avanza un poco a trompicones, que mezcla muchos personajes cada uno con su línea de acción, y que puede generar cierta confusión. De hecho es tan así, que da la impresión de que a la hora del montaje se dieron cuenta, decidieron abandonar a algunos de los personajes, se centraron en la historia principal, y se limitaron a aprovechar lo rodado para intercalar algunas escenas complementarias entre los títulos finales. Efectivamente, el tramo final de la película es más coherente y se hace más entretenido, menos confuso que los tramos iniciales.

Interpretación

La dueña y señora de la pantalla es la protagonista, Louise Bourgoin. Que tiene dos grandes virtudes, un físico agradable que se adapta muy bien a su personaje, y una actuación con mucho desparpajo que también conviene muy bien a las situaciones. Pero el conjunto de los secundarios son actores de comedia francesa de la de tipo más bufo y chusco, que no me convencen gran cosa. Aparece por el reparto Mathieu Amalric, un actor que me gusta bastante, pero sólo tiene muy poco protagonismo a pesar de su segundo puesto en los títulos de crédito. Una pena, porque es un malo al estilo de los de Indiana Jones, y podría haber dado mucho de sí. Aparte de esto, los más divertidos son las animaciones digitales de las momias egipcias, que me parecieron graciosas.

Conclusión

En resumen, una película con muchas pretensiones pero con menos chicha de lo que parece. No obstante, es razonable entretenida, de las que no importa que la gente que te rodea en la sala de cine se entocine con las palomitas y la cocacola, y adecuada para llevar a los críos al cine, sobretodo si no son excesivamente jovencitos. Encima, como ya hemos dicho, los varoncitos y sus papas se solazarán con los encantos mamarios de la protagonista sin que haya excesiva procacidad en la situación. Todos contentos. Por lo menos, hasta cierto punto.

Y bueno,… ¿dónde se habrá metido aquel tal Luc Besson que firmó la maravillosa León, el profesional? Porque yo no me lo he vuelto a encontrar por ningún lado.

Calificación

Dirección: **
Interpretación: **
Valoración subjetiva:
**

Cour de Louvre

Como dicen las momias cuando pasean por el patio del Louvre, "qué sitio tan majo, un buen lugar para levantar una pirámide"; perdonad que os destripe uno de los chistes, pero es que cuando se ve la película es tan obvio y previsible... - Panasonic Lumix LX3

Libros: El mundo de Sofía

Literatura

Reconozco que una de mis asignaturas pendientes entre las ciencias humanas es la filosofía. No es que suspendiese mis asignaturas con ese nombre cuando estudiaba BUP y COU. No. Siempre fui buen estudiante. Pero así como la de 3º de BUP, conceptos generales de filosofía, lógica, psicología, etcetera, fue razonable, la de COU, que se centraba en la historia de la filosofía es como si nunca hubiese sucedido. Una monja escolapia iba dictando sus apuntes sobre una miriada de filósofos en orden cronológico, sin explicación alguna de lo que estaba contándonos, para luego realizar un ejercicio de memorización sobre unos conceptos que para nuestras mentes adolescentes simplemente nos resbalaban. Una catástrofe absoluta que solvente con un notable en mi expediente académico. Un notable absurdo. Pero oficialmente, mis conocimientos de historia de la filosofía valían un notable.

Un efecto secundario indeseable de aquello es que con posterioridad he evitado como si me diesen de patadas en las espinillas cualquier lectura sobre aquellos individuos que me amargaron algunas tardes a mis 17 ó 18 años. Sócrates, Kant, Nietzsche,… se convirtieron en un yuyu absoluto, a evitar. Pajeros mentales que condujeron a una producción de tochos en forma de libros que si no han arruinado los bosques del planeta se debe a la escasez de demanda entre el público general. Por ejemplo, aborrecí la palabra ente que, para mayor cachondeo, en aquella época se empezó a utilizar con frecuencia para denominar al Ente Público Radiotelevisión Española.

Vidrieras - Catedral

Vidrieras en la catedral de Colonia; el cristianismo ha condicionado profundamente, como religión oficial, el pensamiento filosófico del mundo occidental - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Con el tiempo, uno madura. Y además, a pesar de ser un chico de ciencias, nunca he tenido nada en contra contra las disciplinas humanísticas. El lenguaje, algunas cosas de la antropología, ensayos sobre cuestiones sociales o políticas, pero sobretodo la historia, son temas sobre los que he mantenido el interés de forma más o menos constante. Curiosamente, en todos ellos puedo identificar algún profesor en mi adolescencia que me hizo la materia atractiva. Luego supongo que además del sustrato personal, propenso a la lectura o al estudio, la presencia de docentes competentes y con buenas dotes de comunicación es muy importante.

El caso es que recientemente, visitando a unos amigos, tenían para su hija adolescente un ejemplar del libro que nos ocupa hoy. Ejemplar que dormía el sueño de los justos porque a la niña le gusta tanto leer como a mí que me hagan la acupuntura con media docena de alfanjes sarracenos. Así que, ni corto ni perezoso, me lo apropié por unos días, me puse en situación de volver a mis tiempos mozos, y me he leído este librito.

El mundo de Sofía
Jostein Gaarder
Siruela, edición de bolsillo; Madrid, 2010
ISBN: 9788498414516

Escrito por el noruego Jostein Gaarder, el libro es una guía de introducción a la historia de la filosofía desde los mitos indoeuropeos y los primeros naturalistas helénicos, hasta el existencialismo del siglo XX y las perspectivas que abre los descubrimientos de los últimos decenios sobre cómo es y cómo ha evolucionado el universo en el que vivimos. Pero lo hace de forma novelada, a través de las peripecias de una adolescente de 14 años, Sofia Admunsen, que está a punto de cumplir los 15, y que empieza a recibir cartas de un misterioso Alberto Knox que le propone hacer un curso de filosofía. Poco a poco descubrimos que hay extraños sucesos que se producen en la historia, difíciles de explicar de forma racional, hasta que descubrimos que ambos personajes no son más que los protagonistas de un libro que un mayor noruego de los Cascos Azules en el Líbano ha escrito para su hija Hilde que también tiene 14 años y que también cumplirá pronto los 15. A partir de ahí, además de seguir con el recorrido por la historia de la filosofía, se genera una subtrama sobre cómo los personajes de ficción se rebelarán con el “dios” que los manipula al escribir sobre ellos, para alcanzar cierto grado de existencia propia.

Dado este argumento, hay que juzgar el libro a dos niveles. Seré breve en la parte novelada. Está escrita para adolescentes jóvenes, entre los cuales atraerá preferentemente a las chicas. Y por lo tanto, más allá de la curiosidad o de que esté más o menos ingeniosamente escrito, a un tarugo de cierta edad como yo pues interesa muy relativamente. Pero bueno. Si uno decide volver a los 17, como cantaba la canción, pues hay que asumir las consecuencias y comértelo todo. Y bueno, tampoco está tan mal.

Pero luego está la otra parte. Los contenidos de introducción a la filosofía. Es curioso. No creo que después de leer el libro pudiera reeditar mi notable de COU. Pero me he enterado incomparablemente más de lo que va la historia de la filosofía y de los planteamientos fundamentales de las distintas figuras de la materia a lo largo de los siglos que en aquellas duras tarde desde unos meses antes hasta unos meses después de que el gran filósofo de las metralletas el teniente coronel Tejero, mostrase sus filosóficos argumentos al mundo entero. Quizá hay planteamientos discutibles. Por ejemplo, da por hecho que los acontecimientos relatados en el Nuevo Testamento pueden considerarse como históricos y fiables. Y eso es francamente discutible. Y por lo tanto, poner la figura de Jesús de Nazaret al mismo nivel que otros autores. No me convence. Es necesario desde luego hablar del impacto del cristianismo en el mundo; pero personalmente no reconozco como autor de esas ideas al nazareno, sino a quienes luego utilizaron su figura de modo interesado para construir la religión oficial que ha llegado hasta nuestro días. Pero bueno. Quizá no sea tampoco tan importante quién dijo qué sino las consecuencias de que alguien lo dijera, y la idea se propagara.

Se detecta también el envejecimiento de los 20 años que hace que se escribió. Ese surgir del mundo globalizado por las comunicaciones ha alcanzado unos niveles que haría que hoy la reflexión sobre el tema pudiese tomar otros matices y contenidos. También se han actualizado los conocimientos científicos que se exponen en el último capítulo, aunque creo que el mismo es razonablemente válido. Sin embargo, la preocupación por el medio ambiente o por el papel de la mujer hace que desde ese punto de vista sea un libro muy actual.

Resumiendo, un libro pensado para los adolescentes, y que algo tiene para que haya sido traducido a más de 50 idiomas y se hayan vendido decenas de millones de ejemplares. Pero cuya lectura tampoco hará daño a ningún adulto tenga los años que tengan. Aunque obviamente, para mí por lo menos, igual es el momento de buscar alguna lectura complementaria sobre el tema más adaptada a mi edad y condición.

Por cierto, como no he comprado el libro, que me lo han dejado, me siento como un delincuente. Seguro que este hecho atenta contra los dogmas de la SGAE. Porque que te dejen un libro y lo leas debe ser tan malo o más que si te lob bajas de internet, ¿no? Como no pasas por caja. ¿Cuales hubieran sido las consideración éticas de Kant en una situación como esta? Ufff, qué difícil es la filosofía.

Paseando al atardecer

Una pareja musulmana pasea por el Frankenwerft de Colonia; la afluencia de inmigrantes de otras culturas con distintas bases filosóficas y religiosas produce tensiones intensas en las sociedades actuales - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Recapitulando, una escapada a Colonia

Viajes

Pues eso. Que un pequeño resumen.

  1. Mientras se mantengan los horarios actuales de vuelo entre Zaragoza y Weeze (se pronuncia  más o menos vise, donde la v es labiodental, la i es larga, y la s es sonora), el viaje es bastante conveniente. Bien es cierto que la zona, salvo Colonia, no es de las de más interés turístico en Alemania, pero puede ser un principio de viaje para un recorrido más extenso. Pongamos el caso, que si pillamos una buena oferta a través de la página en internet de la DB (ferrocarriles alemanes), y eso es muy posible si planificamos con antelación, es más económico volar de Zaragoza a Weeze y luego en ferrocarril hasta Berlín, que desde Zaragoza a Madrid en AVE y luego volando a Berlín. El recorrido de tren es más largo, pero a veces se compensa con el hecho de que para volar a Berlín a precios razonables, que no necesariamente baratos, hay que hacer transbordo en otros aeropuertos alemanes.
  2. Colonia tiene interés, pero para un rato. Evidentemente, tanto la catedral como algunos de sus museos son de primer nivel, pero la ciudad está un poquito destartalada. Para una escapada como la nuestra, o si estás de paso, vale.
  3. Parece ser que conviene comprobar la coincidencia del viaje previsto con actividad en la Feria de Colonia. En nuestro caso, que no coincidía, el hotel ha presentado una buena relación calidad precio. La semana que viene, en plena efervescencia de la Photokina, los precios se pueden triplicar si es que quedan plazas libres. Hablamos de un hotel céntrico y muy bien comunicado.
  4. Es una pena que disponiendo sólo de dos días además del fin de semana, no pudiésemos ir de jueves a domingo en lugar de sábado a martes. Pero en estos momentos sólo hay vuelos en esta relación los martes, jueves y sábados. El problema es que los domingos, si lo que hay que visitar es una catedral, es un follón por las misas. Y también por la mayor afluencia de gente haciendo turismo. Y los lunes es el día de cierre por descanso semanal de la mayor parte de los museos y monumentos en Europa. Pero bueno, es lo que hay.
Hauptbahnhof

Un "regional-express" con destino a Aquisgrán entra en el andén número 9 de la "hauptbahnhof" (estación central) de Colonia, mientras esperamos a que minutos más tarde llegue el tren que nos llevará a Krefeld, camino del aeropuerto de Weeze - Panasonic Lumix LX3

Para finalizar, sólo me queda comentar los aspectos fotográficos. Que son fáciles. Este es el cuarto viaje que hago con el mismo equipo. Un equipo ligero que da una calidad buena. Como cámara principal, el 80% de las fotos, la Panasonic Lumix GF1 con el G 20mm f/1,7 ASPH (40mm equivalente en formato de 35mm) y el Leica DG Macro-Elmarti 45mm f/2,8 (90mm equivalente). Como cámara de respaldo, el 20% de las fotos, la Panasonic Lumix LX3. Esta la uso en situaciones como los viajes con equipaje por su ligereza, cuando necesito un gran angular ya que su objetivo es equivalente a un 24mm en el formato de 35mm, o cuando es inconveniente usar una cámara más grande. Esperemos que no suceda nunca, también en caso de avería de la cámara principal. A sensibilidades bajas, ambas cámaras ofrecen muy buena calidad de imagen. Pero cuando la luz falla y hay que subir en sensibilidad, la LX3 queda bastante rezagada por el ruido electrónico.

En días anteriores he publicado el diario de viaje. Como ya expliqué en vísperas del viaje, al ir ligero de equipaje no me he llevado el ordenador portátil, así que las entradas del diario las he subido “en diferido” aunque con la fecha de cuando sucedieron los acontecimientos relatados. Salvo la del día 14, que fue redactada ese mismo día ya en casa. El conjunto, y alguna otra entrada complementaria que escriba los próximos días, se puede consultar como:

https://carloscarreter.com/tag/colonia-2010

y dicho enlace se ha añadido a la sección de viajes en la columna lateral de esta página. He de decir, que he abierto un portal específico para los enlaces a mis reportajes de viaje en De viaje con la cámara al hombro V.2.1.

Horizonte urbano - Colonia

La silueta de Colonia se perfila al atardecer con el sol poniéndose justamente tras la estilizada mole de la catedral - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Algo de lluvia, para despedirnos de la Baja Renania

Viajes

A las siete de la mañana ya estábamos en Köln-Hansaring preparados para coger un S-bahn que nos llevase a la "hauptbanhof". Y a pesar de lo agradable que ha resultado el hotel, insisto en el ominoso aspecto de su edificio bajo según que luces.

Cuando echábamos una de las últimas miradas a la silueta de la catedral, un silencioso InterCity ha pasado camino de su parada de rigor en la principal estación de la ciudad.

Como hemos salido con tiempo de sobra, aunque sin paranoias, nos ha dado tiempo a dar un mini-paseo por la plaza frente a la estación, húmeda por la lluvia de la noche.

A horas tan tempranas, la mayor parte de los viajeros son las gentes que acuden a sus lugares de trabajo, con sus caras de sueño, y pocas conversaciones. En la estación de Krefeld hemos esperado nuestro transbordo.

Ya en la estación de Weeze, hemos dejado atrás al modesto automotor diesel de línea secundaria que sirve esta comarca. Por cierto, que su destino final es Cléveris, lugar de nacimiento de una de las esposas de Enrique VIII. La quinta, Ana de Cléveris, o Ana de Cleves como también se la conoce por influencia del francés. A esta le fue bien. No "perdió" la cabeza. Y hasta aquí hemos llegado con el reportaje de esta pequeña escapada alemana.

Un palacio cerrado, un puente hundido, una capital que ya no es capital, y por fin buena luz al atardecer en Colonia

Viajes

Hoy tocaba excursión a los alrededores de Colonia. Así que por la mañana, a la "hauptbanhof" a coger el tren. Y hemos dado la espalda a la catedral, y la hemos visto de forma un poco distorsionada.

En primer lugar, nos hemos dirigido a Brühl para ver el palacio de Augustusburg. Según su página en internet, están abierto todos los días. Pero no. Como la mayor parte de los museos y monumentos de Europa, los lunes cierra. Así que nos hemos quedado sin ver por dentro el modesto palacio neoclásico de los arzobispos de Colonia. Poco que envidiar a duques, príncipes y reyes.

Pero por lo menos los jardines están abiertos al público en general como un parque público de la ciudad. Y ha sido un paseo muy bonito y agradable. Gracias también al día soleado que ha salido.

Lo que más nos ha gustado ha sido la parte del parque que se encuentra asilvestrada. Un bosque fresco y frondoso, muy tupido y muy agradable.

Donde hemos molestado a algún que otro habitante. Como este bactracio que, dada la humedad del lugar, se encontraba como pez en el agua. Mejor, como rana en el agua, claro.

Y si en un bosque hay humedad, está protegido del sol y hay abundancia de humus,... pues setas en abundancia. Natural.

Como buen palacio neoclásico, no le falta su "orangerie". Aunque solo tenga un naranjo, con unas frutas más bien raquíticas.

Hemos dado un paseo tranquilo, antes de volver a la estación de tren, y hemos encontrado una coqueta iglesia protestante. Entre tanto catolicismo... que apuros habrán pasado estos. Va. Di que todos son parecidos.

La idea inicial era seguir en Bonn. Pero como quedaba mucho día, hemos llegado hasta Remagen donde, después de comer algo, hemos visitado los restos del famoso puente que fue tomado entero por los americanos en marzo de 1945. Hay una película al respecto. El puente, no obstante, se hundió días más tarde, y sólo quedan los pilares de entrada en cada ribera. Y en ellos, unos museos que recuerdan el lugar.

La idea inicial era seguir en Bonn. Pero como quedaba mucho día, hemos llegado hasta Remagen donde, después de comer algo, hemos visitado los restos del famoso puente que fue tomado entero por los americanos en marzo de 1945. Hay una película al respecto. El puente, no obstante, se hundió días más tarde, y sólo quedan los pilares de entrada en cada ribera. Y en ellos, unos museos que recuerdan el lugar.

El museo presenta un fresco histórico muy completo de los tiempos. Por ejemplo, hay estancias dedicadas a los campos de prisioneros para soldados alemanes rendidos, en los que también las pasaron canutas. O los padecimientos de los civiles conforme avanzaban los aliados y sufrían bombardeos más o menos indiscriminados cada vez más frecuentes.

Al otro lado del Rin se ven los pilares del lado opuesto. En esta región ya empiezan a aparecer algunos montes, y el paisaje del majestuoso río es más bonito.

Finalmente hemos llegado a Bonn, antigua capital federal alemana, hoy convertida en una ciudad de provincias más tras la unificación de las dos Alemanias. El monumento más característico, el Münster.

La figura por excelencia de Bonn es Ludwig van Beethoven. La partícula "van" denota el origen flamenco de su familia, aunque el compositor se consideraba plenamente alemán. En los nombres neerlandeses, la partícula "van" no denota nobleza como el "von" teutón.

En cualquier caso, la antigua capital federal es una ciudad muy agradable, con estupendos parques y jardines, como el Hofgarden, a espaldas de la universidad.

Hemos regresado a Colonia todavía con buena luz, el día ha cundido mucho. Así que hemos buscado nuevas vistas de la fachada de la catedral, intentando introducir algún elemento humano en la foto, para dar sensación de escala.

Y hemos aprovechado para recorrer algunos sitios con luz que ayer vimos grises por culpa del nublado. Como la torre de la emisora de televisión RTL que tiene su sede en Colonia.

La tarde tan agradable, induce a las efusiones de los enamorados. Incluso si por detrás asoma el penacho del casco de un adusto jinete prusiano.

En esta época del año hemos llegado casi al equinoccio de otoño. Y dado que las catedrales suelen tener su nave central orientada de este a oeste, con el ábside en oriente, el sol se ha puesto justo por detrás de la catedral vista desde la otra orilla del Rin. Quizá la luz para esta fotografía sea más adecuada más avanzado el otoño, o incluso en invierno, con la luz dando de lateral a la catedral y al puente.

Uno de los jinetes prusianos de los Hohenzollern, que vigilan las entradas del puente, se asoma por encima de uno de los numerosos Regional-Express que cruzan estas vías cotidianamente.

Los últimos rayos de sol iluminan con luz rojiza los modernos edificios de la otra orilla del Rin. Y con esto, a cenar, a tomarse una última Kölsch (cerveza propia del lugar) y a dormir, que mañana es día de regreso.