[Libro] D’après une histoire vraie

Literatura

Leo hace una semanas que Roman Polanski está adaptando al cine una novela de la escritora Delphine de Vigan. Escritora de la que eventualmente me he encontrado por ahí algunas referencias, pero que no había tenido ocasión de leer todavía. Encima nos contaba la noticia, cuya referencia he perdido y no puedo enlazar, que la película tendrá guion de Oliver Assayas y estará protagonizada por Emmanuelle Seigner y Eva Green… Ya se me están poniendo los dientes largos. Ni idea de cuándo puede llegar a nuestras pantallas. ¿2017? ¿2018? El caso es que con esto en la cabeza, me puse a mirar en mi tienda habitual de libros electrónicos… y acabé comprándome el libro original que inspira el filme. Vamos a ir en el orden correcto y leamos el libro antes de ver la película. En idioma original, en este caso, en francés.

20070528-270 - Arco del Triunfo París.jpg

Por segundo día consecutivo, nos vamos a París, fotográficamente hablando. Y en este caso también literariamente, ya que la novela transcurre en su mayor parte en la capital francesa. Aunque con pasajes importantes fuera de ella. Si ayer era copias fotográficas de 1996, hace 20 años, hoy son diapositivas de hace 15 años, de agosto de 2001.

“D’après une histoire vraie” es la expresión en francés equivalente a la frase española que aparece en algunas películas que nos advierte que está “basada en hechos reales”. La protagonista de la novela es la propia Delphine, a la que encontramos en la resaca de su novela anterior, “Rien ne s’oppose à la nuit”, que tengo en reserva, aunque en esta ocasión traducida al castellano (“Nada se opone a la noche”). Esta novela, que se encuentra promocionando, tiene un carácter autobiográfico. En una firma de libros se encuentra con una admiradora, L., que es también escritora, pero trabaja como “negra”. Es decir, escribe libros para que luego los firmen otras personas. Estilo “ana rosa”. Entre las dos mujeres nace una amistad. Pero al mismo tiempo comienzan a llegar unos anónimos a Delphine, de carácter agrio, por haber expuesto a su familia a la opinión pública. Poco a poco, la escritora entrará en un período de parálisis creativa que se irá agravando poco a poco, volviéndose dependiente de L. para todo. Al mismo tiempo, habiendo confesado a esta última que quiere escribir una historia de absoluta ficción en su siguiente novela, L. intenta convencerla de que se equivoca. Que lo que su público le pide es que hable de la realidad. Pero no esto no favorecerá la recuperación de Delphine.

20070528-211 - Notre Dame París.jpg

La novela tiene dos vertientes. Por un lado está la historia de la amistad entre las dos mujeres que poco a poco va tomando carácter de historia de intriga y suspense. L. va adueñándose de la vida de la incapacitada Delphine poco a poco hasta unos niveles angustiosos, que al final tiene un final bastante dramático. Pero por otro lado toda la novela es una reflexión sobre la naturaleza de la narración. Ficción o realidad. Qué es mejor. Qué pide el público moderno. Y por otro lado, la narración, que adopta un tono autobiográfico, la escritora habla al parecer de sí misma, de sus vivencias. Pero, ¿son vivencias reales o simplemente se ha puesto a sí misma como un personaje de ficción más? Ya dije hace unos días cuando hablé de cierta película argentina que esta cuestión se me ha presentado en estos días en más de una ocasión.

20070528-254 - Place Tertre París.jpg

El tema de la novela es ciertamente interesante. No es una novedad, pero sí que está bien llevado. Es cierto que la novela se estira un poco en exceso. O más bien, de los tres actos en que está dividida, el segundo, el que narra la incapacidad de Delphine para escribir y para gestionar su vida, me resulta en exceso moroso y en algún caso hasta repetitivo. La naturaleza del problema queda clara muy pronto, y desde mi punto de vista, la extensión de la narración en este punto aporta poco. Y yo soy partidario de cierta economía de medios en la narración, virtud que últimamente cultivan pocos escritores. En cualquier caso, los otros dos actos, y especialmente el tercero, tienen un tono bastante bueno, y al final nos deja un sabor de boca lo suficientemente bueno para decir que es una novela recomendable. Que incluso mejora conforme pasan los días y la repasas en el recuerdo. Por supuesto, ya que hablan de ella constantemente, ganas tengo de leer su novela anterior. Pero dejaré pasar un tiempo.

Me queda una tremenda duda… quien hará de L. en la película, ¿Seigner o Green? Porque considero a ambas muy capaces de encarnar a esta inquietante mujer…

20070528-241 - Montmartre París.jpg

Vuelven las series de todos los años

Televisión

Hemos llegado a finales de septiembre. Y vuelven las series de la televisión norteamericana. Cuando lleguen a España, si llegan, alguna, pocas, serán bien tratadas, con emisiones de calidad, duales en idioma original y dobladas, con subtítulos opcionales, en alta definición… pocas, demasiado pocas. La mayoría llegarán tarde, en definición vulgar, de la de siempre, con unos odiosos doblajes, etc… y luego se extrañarán de que la gente se busque la vida en internet, y les llamarán piratas encima. Siguen sin enterarse de nada. De cómo avanza el mundo. De cuales son las expectativas de la gente.

Yo siempre tengo la intención de ser legal. Estoy suscrito a canales de pago vía satélite, etc, etc. Pero claro. Cuando las cosas no vienen, o vienen con la calidad que vienen hay que buscar soluciones alternativas en el momento oportuno. Y a ver series de televisión, dentro de un orden, que ver demasiada televisión es malo para la salud. Induce al sedentarismo, que trae muchas complicaciones conforme vienen los años. 30 a 45′ después de comer y 30 a 45′ después de cenar. No mucho más.

Este año mi estrategia es de aceptar pocas series nuevas. Porque después de unos años bastante buenos, parece que la cosa se está estancando en temas de originalidad y calidad.

Desde luego seré fiel a varias sitcoms de las de 20′ de duración. Son las más sanas. Las que menos tiempo te dan para apoltronarte. Y a algunas de las tradicionales que podéis encontrar en comentarios míos en otros artículos. No hay más que buscar por la etiqueta televisión, y ya está. Algunas se caerán de la parrilla porque me cansaré de ellas. Y ya he dicho que incluiré nuevas con mucha parsimonia y con recomendación muy clara y concreta. Quiero limitar claramente el tiempo que paso ante la caja tonta. Hay muchas otras cosas interesantes en la vida.

Pero hay algunas que van a ser fijas y que espero con ilusión. Breve comentario.

  • Weeds: Las aventuras de Nancy Botwin se van superando día a día. No te aburres nunca. Y todo en media hora semanal, con temporadas de sólo 13 episodios. De lo más eficiente.
  • The Big C: Otra de las cortitas. Es una novedad de este año. Protagonizada por una maravillosa Laura Linney. Obligada solamente por ver a esta actriz. Pero es que además está muy bien.
  • Boardwalk Empire: Producción de lujo. Un primer capítulo firmado por Scorsese. Un reparto muy interesante. Un regreso a la ley seca y a la época dorada del gangsterismo nortemericano. Qué más queréis que os diga.
  • Fringe: Si se centran en la historia de los dos universos más que en los episodios autoconclusivos, y si vemos durante mucho tiempo a Olivia y Bolivia (la Olivia del universo B) en pantalla, esto puede dar mucho de sí. Terminó temporada pasada de forma magistral. Y la ha comenzado estupendamente. Lo mejor en ciencia ficción en la actualidad.
  • Dexter: Después de devastador final de la temporada pasada, nuestro psicópata favorito las va a pasar de a metro. Ya se ha visto en el primer episodio. Otra serie que se supera día a día.

En fin, ya os iré comentando de vez en cuando. Pero esto es lo más interesante de momento. Alguna más se irá sumando en el futuro, y alguna irá terminando. De todo se hablará. Cine de calidad en pantalla pequeña.

El Rin en Remagen

El río Rin a su paso por Remagen (Alemania), con la Erpeler Ley, en la orilla opuesta - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH. Composición a partir de varios fotogramas.

Libro: La mujer del lunar

Literatura

Después de un par de libros de ensayo, alguno de ellos particularmente serio, decido evadirme con un poco de novela policiaca, que no es mi género favorito, pero que de todo hay que leer. Y como están de moda los autores suecos, pues elijo uno de ellos, para mí desconocido hasta ahora, y me dispongo a seguir las aventuras de asesinos y policías en algún lugar del norte de Europa.

La mujer del lunar (Kvinna med födelsemärke)
Håkan Nesser
RBA Libros – Serie Negra, Barcelona, 2009
ISBN: 978-84-9867-555-9

Lo que nos encontramos en este libro es la historia de una venganza. Una venganza delegada de una madre que muere a su hija. Una hija que es una mujer de 29 años, castigada ya por la vida, y que siente que nada tiene que perder ya, y que puede iniciar su labor de venganza libre de otras ataduras. Y así, desde el principio de la novela sabemos quien es la asesina, pero no sabemos porqué, ni sabemos cómo, ni sabemos si lo conseguirá. Con el primero de sus asesinatos, dos tiros en el pecho, dos tiros en los genitales, ya entendemos que es directa y por donde van a ir los tiros, nunca mejor dicho. En frente, intentando descubrir y detener a la asesina, un grupo de policías normales y corrientes, con vidas normales y corrientes, con aspiraciones normales y corrientes, que no son tontos pero tampoco genios, y que costosamente irán atando cabos. No diré más.

Es importante el ambiente. El autor, sueco, nos sitúa en una ciudad medianamente grande del norte de Europa que podría estar en cualquier país, aunque los topónimos, inventados nos invitan a quedarnos con la idea que estamos en los Países Bajos. Pero los apellidos de los personajes y sus andanzas nos hablan de Dinamarca, Alemania, Polonia,… cualquier sitio a orillas del Mar del Norte o del Báltico. Eso sí. En invierno. Con frío. Con humedad por la nieve, la lluvia o la niebla. Con catarros. Parece que sólo la tímida llegada de la primavera servirá para desenmarañar el lío que monta nuestra mujer con lunar.

La historia se lee bien y te engancha lo suficiente para saber qué pasa al final. Las motivaciones de la asesina las vas descubriendo por tu cuenta. El autor te va dejando las suficientes pistas para que antes de que te lo cuente al final ya te imaginas cual es el origen de esta venganza. Una venganza de mujeres hacia hombre poco considerados con las mujeres. Parece que esto últimamente es una tónica en la literatura sueca, ¿verdad? En fin, una novelita que cumple su misión de entretener con una calidad más que suficiente para decir que es un mero vehículo de entretenimiento. Tiene algo más de chicha. Así que, a los que os guste el género, a por ella. Y a los que no, pues seguro que hay otra cosa que os apetezca más.

Como el ambiente en la novela está frío, os dejo un foto de un día que hacía frío, mucho frío.

Tour Eiffel desde los jardines de Trocadero

La Torre Eiffel vista, a duras penas, desde los jardines de Chaillot - Panasonic Lumix LX3