Recapitulando, una escapada a Colonia

Viajes

Pues eso. Que un pequeño resumen.

  1. Mientras se mantengan los horarios actuales de vuelo entre Zaragoza y Weeze (se pronuncia  más o menos vise, donde la v es labiodental, la i es larga, y la s es sonora), el viaje es bastante conveniente. Bien es cierto que la zona, salvo Colonia, no es de las de más interés turístico en Alemania, pero puede ser un principio de viaje para un recorrido más extenso. Pongamos el caso, que si pillamos una buena oferta a través de la página en internet de la DB (ferrocarriles alemanes), y eso es muy posible si planificamos con antelación, es más económico volar de Zaragoza a Weeze y luego en ferrocarril hasta Berlín, que desde Zaragoza a Madrid en AVE y luego volando a Berlín. El recorrido de tren es más largo, pero a veces se compensa con el hecho de que para volar a Berlín a precios razonables, que no necesariamente baratos, hay que hacer transbordo en otros aeropuertos alemanes.
  2. Colonia tiene interés, pero para un rato. Evidentemente, tanto la catedral como algunos de sus museos son de primer nivel, pero la ciudad está un poquito destartalada. Para una escapada como la nuestra, o si estás de paso, vale.
  3. Parece ser que conviene comprobar la coincidencia del viaje previsto con actividad en la Feria de Colonia. En nuestro caso, que no coincidía, el hotel ha presentado una buena relación calidad precio. La semana que viene, en plena efervescencia de la Photokina, los precios se pueden triplicar si es que quedan plazas libres. Hablamos de un hotel céntrico y muy bien comunicado.
  4. Es una pena que disponiendo sólo de dos días además del fin de semana, no pudiésemos ir de jueves a domingo en lugar de sábado a martes. Pero en estos momentos sólo hay vuelos en esta relación los martes, jueves y sábados. El problema es que los domingos, si lo que hay que visitar es una catedral, es un follón por las misas. Y también por la mayor afluencia de gente haciendo turismo. Y los lunes es el día de cierre por descanso semanal de la mayor parte de los museos y monumentos en Europa. Pero bueno, es lo que hay.
Hauptbahnhof

Un "regional-express" con destino a Aquisgrán entra en el andén número 9 de la "hauptbahnhof" (estación central) de Colonia, mientras esperamos a que minutos más tarde llegue el tren que nos llevará a Krefeld, camino del aeropuerto de Weeze - Panasonic Lumix LX3

Para finalizar, sólo me queda comentar los aspectos fotográficos. Que son fáciles. Este es el cuarto viaje que hago con el mismo equipo. Un equipo ligero que da una calidad buena. Como cámara principal, el 80% de las fotos, la Panasonic Lumix GF1 con el G 20mm f/1,7 ASPH (40mm equivalente en formato de 35mm) y el Leica DG Macro-Elmarti 45mm f/2,8 (90mm equivalente). Como cámara de respaldo, el 20% de las fotos, la Panasonic Lumix LX3. Esta la uso en situaciones como los viajes con equipaje por su ligereza, cuando necesito un gran angular ya que su objetivo es equivalente a un 24mm en el formato de 35mm, o cuando es inconveniente usar una cámara más grande. Esperemos que no suceda nunca, también en caso de avería de la cámara principal. A sensibilidades bajas, ambas cámaras ofrecen muy buena calidad de imagen. Pero cuando la luz falla y hay que subir en sensibilidad, la LX3 queda bastante rezagada por el ruido electrónico.

En días anteriores he publicado el diario de viaje. Como ya expliqué en vísperas del viaje, al ir ligero de equipaje no me he llevado el ordenador portátil, así que las entradas del diario las he subido “en diferido” aunque con la fecha de cuando sucedieron los acontecimientos relatados. Salvo la del día 14, que fue redactada ese mismo día ya en casa. El conjunto, y alguna otra entrada complementaria que escriba los próximos días, se puede consultar como:

https://carloscarreter.com/tag/colonia-2010

y dicho enlace se ha añadido a la sección de viajes en la columna lateral de esta página. He de decir, que he abierto un portal específico para los enlaces a mis reportajes de viaje en De viaje con la cámara al hombro V.2.1.

Horizonte urbano - Colonia

La silueta de Colonia se perfila al atardecer con el sol poniéndose justamente tras la estilizada mole de la catedral - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Mejorar una buena cámara

Fotografía

Desde finales de noviembre de 2008, vengo utilizando con asiduidad una cámara compacta, la Panasonic Lumix LX3, de la que estoy bastante satisfecho. Cuando se utiliza en condiciones de buena luz, no necesariamente mucha luz, a sensibilidades bajas, permite ampliaciones notables. Sin embargo, no da la calidad de imagen de una cámara con un captor grande como los de las reflex digitales. No es infrecuente leer manifestaciones por internet, autentas apologías de este tipo de aparatos, donde se ensalza la calidad ofrecida por los mismos más allá de unos límites razonables.

En estos momentos, estoy trabajando las fotografías de mi reciente viaje a Lisboa. Y ahí incluyo imágenes de la LX3 junto con fotografías tomadas con una Canon EOS 40D. Ambas con 10 megapíxeles,… pero ahí se acaban las similitudes. Con un captor que 7 veces más grande, la EOS se defiende mucho mejor cuando la iluminación es muy contrastada y cuando es escasa. Y en general, la sensación global de transiciones suaves y adecuadoas es mejor con la reflex de Canon. Pero claro, esta es muy grandota y pesadota. Y hay ocasiones en las que es preferible ir descansado, discreto, y ahí, la LX3 se defiende muy bien.

En un momento en el que están empezando a salir compromisos intermedios, es decir, cámaras compactas o relativamente pequeñas con sensores de buen tamaño, hay que estar a la expectativa de lo que el futuro nos pueda ofrecer a quienes cuando nos vamos por el mundo, nos gusta hacerlo con una cámara permanentemente dispuesta. Todo, siempre será una cuestión de compromisos. Personalmente, no creo en el aparato perfecto; pero sí en el adecuado.

Mientras, en Panasonic no se duermen ni descuidan sus productos, y la LX3 ya había sufrido varias actualizaciones del firmware. La más destacada hasta el momento, no recuerdo su numeración, había mejorado notablemente la gestión de la temperatura del color. Pero desde ayer, disponemos de otra que incluye nuevos modos automáticos, mejoras en el enfoque automático, memoria en algunos reglajes como el punto de enfoque manual seleccionado, o la posibilidad de fotografiar en formato 1:1, es decir cuadrado.

El que recuerde el punto de enfoque cuando seleccionas el enfoque manual, me parece fundamental. Con la elevada profundidad de campo que se consigue desde f/4 en estos objetivos para formatos tan pequeños, una forma rápida de fotografiar es con enfoque manual y tirando de hiperfocal, lo cual se consigue gracias a la escala que nos muestra la cámara. Pero hasta el momento no resultaba del todo práctico, puesto que cuando desconectabas la cámara, al volver a conectar se enfocaba a infinito. Vuelve a ajustar. Ahora no. Todo será más rápido. Ideal. Por poner un ejemplo, a 5,1 mm de focal (equivalente a 24 mm en el formato tradicional de 35 mm), a f/4 que es una apertura muy cómoda para esta cámara, la distancia hiperfocal está a 1,1 metros aproximadamente según la Depth of Field Calculator.  Si fijas la manualmente la distancia de enfoque de forma aproximada a esos valores, pongamos a 1,5 m, puedes fotografiar sin retrasos debido al autoenfoque, con la imagen nítida entre 1 metro e infinito.

Otra cuestión interesante es el formato 1:1. Esta cámara ya tiene un selector de formatos, pudiéndose tomar imágenes con los formatos 4:3, 3:2 y 16:9. Con estos formatos, se conserva siempre la diagonal del fotograma para una focal dada. Todo muy conveniente, y permite acomodar el formato a las necesidades estéticas del sujero, o da lugar una mayor creatividad a la hora de componer. Con el 1:1, la solución es por firmware y no se conserva la diagonal. Es decir, que para una focal dada, el ángulo del campo abarcado disminuirá, no se mantendrá. Pero es una opción más. Espero que en un futuro, contemplen este formato desde el diseño de la cámara. Son cosas que hoy en día se pueden hacer. Espero que las hagan.

Os dejo con la primera fotografía que he tomado con el nuevo firmware en formato 1:1. No es ninguna maravilla, aviso. Pero me hace ilusión.

P1080781

Pinar, Huesca - Panasonic Lumix LX3

Algunas estadísticas… de mis fotos en Suiza

Fotografía personal, Viajes

No sé si son fruto del azar, de un patrón consciente, del capricho que me invade en cada momento o de qué, pero a partir de los datos EXIF de las fotos “válidas” de mi viaje a Suiza, he sacado unas estadísticas de mi forma de fotografiar. En primer lugar, para entender algunas cosas veamos qué equipo he llevado.

Son fotos “válidas” aquellas que tras revisar todos los fotogramas tomados en formato RAW han sido procesadas para obtener un formato de “exhibición” por decirlo de alguna forma.

En total, en mi carpeta correspondiente tengo 428 imágenes.

En el bolsillo, me he llevado la Panasonic Lumix DMC-LX3, una cámara de la que desde mi viaje a París de este invierno donde fue mi cámara principal, me he separado muy poco. Antes, las cámaras compactas las llevaba un poco como de reserva o como cámaras secundarias para determinados momentos del viaje. Pero ahora le concedo bastante protagonismo. Esta cámara tiene un objetivo con focales equivalentes al formato de 35 mm entre 24 mm y 60 mm. En ella se pueden utilizar tres formatos de imagen: 3:2, 4:3 y 16:9. Ya adelanto que el 3:2 no le he usado en esta cámara.

En total, 231 imágenes (54%) están tomadas con la LX3.

Conjunto funerario

La gran luminosidad del objetivo, su razonable buen comportamiento a ISOs moderamente altas, y su discreción hacen de la LX3 una cámara ideal para interiores, como en la catedral de Friburgo.

Como cámara presuntamente principal he llevado una Pentax K10D, con cinco objetivos de focal fija (entre paréntesis la focal equivalente en 35 mm): 21 (32), 40 (60), 70 (105), 100 (150) y 200 (300) mm. Estos dos últimos, viejos objetivos de enfoque manual, me los lleve con la intención de usarlos esporádicamente, especialmente en los Alpes.

En total, 197 imágenes (46%) están tomadas con la K10D.

Jungfrau

Si quiero fotografiar con focales largas, la K10D es obligatoria como a la hora de obtener detalles de la Jungfrau.

Una conclusión que se puede sacar es que cuando una compacta es buena, pensada para el fotógrafo, en muchas ocasiones es suficiente para obtener las imágenes que quieres, y además es más discreta y más cómoda de llevar. Por eso, la usado bastante.

En cuanto a las focales utilizadas, utilizaré como referencias los extremos del objetivo de la compacta y los objetivos fijos de la réflex. Siempre daré las focales equivalentes en 35 mm, para estandarizar el asunto:

Entre 24 y 28 mm (gran angular): 97 imágenes (87 de ellas a 24 mm).

Entre 30 y 39 mm (angular): 40 imágenes.

Entre 41 y 60 mm (estándar): 171 imágenes (79 con la LX3 en 60 mm y 68 con el objetivo fijo de la K10D).

105 mm: 68 imágenes.

150 mm: 8 imágenes.

200 mm: 31 imágenes.

Mi sensación es que para mí, las focales de interés serían un gran angular entre 24-28 mm, una focal estándar y un teleobjetivo en torno a los 100 mm. No hace falta que me vuelva a llevar dos teleobjetivos. Con uno es suficiente. También se nota que cuando tienes un objetivo de focal variable o zoom, lo que más se usan son las focales extremas. Con la focal con la que me siento más cómodo (esto ya lo sabía, es con la estándar, entre 40 y 60 mm. Pero evidentemente, el gran angular tiene siempre un gran interés en viaje.

Spreuerbrücke

Mis focales reinas, las focales estándares, como el 40 mm (60 mm equivalente 35 mm) que obtuvo esta imagen de uno de los puentes de Lucerna.

En cuanto a la orientación de la imagen, 381 son apaisadas y 47 verticales.

En lo que se refiere al formato, teóricamente todas las de la K10D tendrían que ser 3:2, pero no es así porque muchas de las verticales las recorto a 4:3. El 3:2 no me gusta en vertical. Así que el conjunto queda así:

3:2 – 147 imágenes, casi todas ellas apaisadas.
4:3 –  65 imágenes, las dos terceras partes de ellas aproximadamente verticales.
16:9 – 213 imágenes, casi todas ellas de la LX3, aunque también algún recorte de la K10D y alguna composición panorámica de varias fotos.

Probablemente, todo esto a la mayor parte de vosotros os haya parecido un rollo. Pero a mí me ha hecho pensar. Sobre todo, de cara a lo que viene siendo mi obsesión últimamente. ¿Cuál es el equipo idóneo a llevar de viaje que de la mejor calidad con el menor volumen y peso posible? ¿Alguna idea?

Olympus E-P1 y Leica D-Lux 4 (Casinoplatz)

El clon de Leica de mi LX3 y, en primer plano, la novísima Olympus Pen E-P1. ¿Irán por aquí los tiros del equipo ideal del viajero comodón?