Álbum virtual y álbumes reales: fotografías del viaje a Suiza

Fotografía personal

Colección de Suiza 2009 en Flickr

Aunque todavía estoy trabajando algunas imágenes o variantes de algunas ya trabajadas, en la práctica ya tengo completo el reportaje fotográfico del viaje a Suiza. Ya hace unos días expuse en estas páginas las estadísticas de toma de las imágenes. Dichas estadísticas corresponden a las fotografías que podéis contemplar en la colección correspondiente en Flickr.

Pero en fotografía, para alcanzar un auténtico disfrute, el resultado no se debe quedar nunca reducido a unos cuantos píxeles contemplados a través de la ventana de un navegador de internet. Hay que pasar la imagen al papel, con una ampliación adecuada a la imagen. Desde hace un tiempo, encuentro que una forma satisfactoria de llevar al papel mis reportajes de viajes es en forma de álbum o libro de fotografías. En esta ocasión he optado por el servicio que ofrece Blurb. He puesto los dos libros que he elaborado, uno sobre los Alpes y el otro sobre las ciudades de la Mittelland, a disposición del público. Aunque dudo que nadie, aparte de mí y quizá algún acompañante, se anime a comprarlos. Pero bueno, ahí quedan como propuesta. Y a continuación, una imagen de las tapas. Los libros ya los tengo encargados. Supongo que me irán llegando a partir de la próxima semana.

Albúm Suiza 2009 - Mittelland

Albúm de Suiza 2009 - Mittelland en Blurb

Álbum de Suiza 2009 - Alpes en Blurb

Álbum de Suiza 2009 - Alpes en Blurb

Ambos libros están en formato grandote (33 x 28 cm). Y los he mandado imprimir en “Premium Paper”, que quizá es demasiado mate para mi gusto, pero tiene una calidad global bastante buena.

Así, sin más, por ahora, os dejo con otra fotografía de los Alpes suizos.

Eismeer

Niebla, seracs, grietas de glaciar,... de todo tras los gruesos cristales de la estación de Eismeer en el Jungfraujochbahn - Pentax K10D, SMC-DA 40/2,8

Algunas estadísticas… de mis fotos en Suiza

Fotografía personal, Viajes

No sé si son fruto del azar, de un patrón consciente, del capricho que me invade en cada momento o de qué, pero a partir de los datos EXIF de las fotos “válidas” de mi viaje a Suiza, he sacado unas estadísticas de mi forma de fotografiar. En primer lugar, para entender algunas cosas veamos qué equipo he llevado.

Son fotos “válidas” aquellas que tras revisar todos los fotogramas tomados en formato RAW han sido procesadas para obtener un formato de “exhibición” por decirlo de alguna forma.

En total, en mi carpeta correspondiente tengo 428 imágenes.

En el bolsillo, me he llevado la Panasonic Lumix DMC-LX3, una cámara de la que desde mi viaje a París de este invierno donde fue mi cámara principal, me he separado muy poco. Antes, las cámaras compactas las llevaba un poco como de reserva o como cámaras secundarias para determinados momentos del viaje. Pero ahora le concedo bastante protagonismo. Esta cámara tiene un objetivo con focales equivalentes al formato de 35 mm entre 24 mm y 60 mm. En ella se pueden utilizar tres formatos de imagen: 3:2, 4:3 y 16:9. Ya adelanto que el 3:2 no le he usado en esta cámara.

En total, 231 imágenes (54%) están tomadas con la LX3.

Conjunto funerario

La gran luminosidad del objetivo, su razonable buen comportamiento a ISOs moderamente altas, y su discreción hacen de la LX3 una cámara ideal para interiores, como en la catedral de Friburgo.

Como cámara presuntamente principal he llevado una Pentax K10D, con cinco objetivos de focal fija (entre paréntesis la focal equivalente en 35 mm): 21 (32), 40 (60), 70 (105), 100 (150) y 200 (300) mm. Estos dos últimos, viejos objetivos de enfoque manual, me los lleve con la intención de usarlos esporádicamente, especialmente en los Alpes.

En total, 197 imágenes (46%) están tomadas con la K10D.

Jungfrau

Si quiero fotografiar con focales largas, la K10D es obligatoria como a la hora de obtener detalles de la Jungfrau.

Una conclusión que se puede sacar es que cuando una compacta es buena, pensada para el fotógrafo, en muchas ocasiones es suficiente para obtener las imágenes que quieres, y además es más discreta y más cómoda de llevar. Por eso, la usado bastante.

En cuanto a las focales utilizadas, utilizaré como referencias los extremos del objetivo de la compacta y los objetivos fijos de la réflex. Siempre daré las focales equivalentes en 35 mm, para estandarizar el asunto:

Entre 24 y 28 mm (gran angular): 97 imágenes (87 de ellas a 24 mm).

Entre 30 y 39 mm (angular): 40 imágenes.

Entre 41 y 60 mm (estándar): 171 imágenes (79 con la LX3 en 60 mm y 68 con el objetivo fijo de la K10D).

105 mm: 68 imágenes.

150 mm: 8 imágenes.

200 mm: 31 imágenes.

Mi sensación es que para mí, las focales de interés serían un gran angular entre 24-28 mm, una focal estándar y un teleobjetivo en torno a los 100 mm. No hace falta que me vuelva a llevar dos teleobjetivos. Con uno es suficiente. También se nota que cuando tienes un objetivo de focal variable o zoom, lo que más se usan son las focales extremas. Con la focal con la que me siento más cómodo (esto ya lo sabía, es con la estándar, entre 40 y 60 mm. Pero evidentemente, el gran angular tiene siempre un gran interés en viaje.

Spreuerbrücke

Mis focales reinas, las focales estándares, como el 40 mm (60 mm equivalente 35 mm) que obtuvo esta imagen de uno de los puentes de Lucerna.

En cuanto a la orientación de la imagen, 381 son apaisadas y 47 verticales.

En lo que se refiere al formato, teóricamente todas las de la K10D tendrían que ser 3:2, pero no es así porque muchas de las verticales las recorto a 4:3. El 3:2 no me gusta en vertical. Así que el conjunto queda así:

3:2 – 147 imágenes, casi todas ellas apaisadas.
4:3 –  65 imágenes, las dos terceras partes de ellas aproximadamente verticales.
16:9 – 213 imágenes, casi todas ellas de la LX3, aunque también algún recorte de la K10D y alguna composición panorámica de varias fotos.

Probablemente, todo esto a la mayor parte de vosotros os haya parecido un rollo. Pero a mí me ha hecho pensar. Sobre todo, de cara a lo que viene siendo mi obsesión últimamente. ¿Cuál es el equipo idóneo a llevar de viaje que de la mejor calidad con el menor volumen y peso posible? ¿Alguna idea?

Olympus E-P1 y Leica D-Lux 4 (Casinoplatz)

El clon de Leica de mi LX3 y, en primer plano, la novísima Olympus Pen E-P1. ¿Irán por aquí los tiros del equipo ideal del viajero comodón?

Viajando en tren por Suiza

Trenes, Viajes

En mis vacaciones por Suiza, hemos utilizado fundamentalmente el ferrocarril para movernos por el país. Esta opción depende mucho del tipo de viaje que quieras hacer. Introducirte en zonas rurales, detenerte más en el conjunto del paisaje del país quizá lleve a considerar el coche como una mejor opción. Pero dada la rapidez, eficacia y abundancia de los trenes suizos, utilizando el transporte público te puede llevar a conocer muchas partes del país.

Zürich Hauptbahnhof

Dos trenes Intercity estacionados en Zürich Hauptbahanhof - Panasonic Lumix LX3

En Suiza hay una compañía grande de ferrocarril, los Ferrocarriles Federales Suizos (SBB). Pero también hay un sinnúmero de compañías que realizan servicios locales o regionales, o bien, con anchos de vía métrica en los paisajes más accidentados.

Estación

Interregio con destino Berna y Ginebra aeropuerto dispuesto para salir de la estación de Lucerna - Panasonic Lumix LX3

Hacia Zermatt en el Matterhorn Gotthard Bahn

Ferrocarril de vía métrica, con tramos de tracción a cremallera, del Matterhorn Gotthard Bahn que une Visp con Zermatt - Panasonic Lumix LX3

También hay que considerar los ferrocarriles locales de cremallera para ascender por los terrenos más escarpados para ascender los terrenos más elevados como puede ser al Gornegrat o al Jungfraujoch.

Gornergrat Bahn

Unidad eléctrica con motores trifásicos y tracción de cremallera del Gornergrat Bahn en la estación de Gornegrat a 3.089 metros de altitud - Pentax K10D, SMC-DA 21/3,2 Limited

Berner Oberland Bahn en Lauterbrunnen

Trenes del Bern Oberland Bahn en la estación de Lauterbrunnen con el Breithorn al fondo - Panasonic Lumix LX3

Jungfraubahn

Unidad eléctrica con motores trifásicos y tracción de cremallera del Jungfraubahn en la estación de Kleine Scheidegg - Panasonic Lumix LX3

Todos estos ferrocarriles comparten esas características de eficacia, puntualidad y frecuencia. Y todas están integradas en un sistema tarifario común, que en algunas ocasiones incluyen otro tipo de transportes como los barcos que recorren los principales lagos del país comunicando las localidades ribereñas. Uno puede consultar cómodamente los horarios y las relaciones en la página en internet de la SBB. También, todas las estaciones tienen en sus servicios de información pequeños folletos con las tablas horarias que unen esa estación con casi todo el resto del páis.

Zürichsee

Pequeño vapor de línea regular en el Zürichsee - Pentax K10D, SMC-M 200/4

Pero, ¡ay!, también comparten todos estos idílicos ferrocarriles otra característica común. Y es que son caros. Muy caros incluso cuando nos metemos en los ferrocarriles de montaña. Por poner un ejemplo, el trayecto ida y vuelta entre Berna y el Jungfraujoch a 3.471 metros de altitud, vía Interlaken Ost – Lauterbrunnen/Grindelwald – Kleine Scheidegg, cuyo billete podemos comprar tranquilamente en cualquier dispensador automático de Berna, y que implica coger un mínimo de cuatro trenes distintos, cuesta la friolera de 233,80 CHF. En euros, nada más y nada menos que 153,86 EUR. Más de 25.000 de las antiguas pesetas. Por ello, conviene prever la adquisición con antelación del Swiss Pass, con distintos períodos de validez, que permite viajar por la mayor parte de las líneas normales sin más costes que el de compra de la tarjeta, 376 CHF para la de ocho días (247,45 EUR). También suele proporcionar descuentos del 50% en muchas de las líneas más turísticas, así como en teleféricos y telecabinas de destintos lugares. Así, en el ejemplo puesto, no habríamos de pagar nada más por el trayecto Berna – Lauterbrunnen/Grindelwald, y la mitad entre Lauterbrunnen/Grindelwald y el Jungfraujoch.

También es válida para los transportes urbanos de las principales ciudades, o permite el uso de los mismos con sustanciososo descuentos.

General Guisan Quai

Tranvía urbano a orillas del Zürichsee en la ciudad de Zürich - Panasonic Lumix LX3

Drahtseilbahn Marzili

Funicular de Marzili en el centro de Berna - Panasonic Lumix LX3

Para finalizar, un paseo por alguna ciudad francófona; Friburgo y Neuchâtel

Viajes

Ayer fue el último día del viaje. Por la mañana me despedí en la estación de Berna de mis compañeros de andanzas. Mientras ellos cogían un Cisalpino con destino al otro lado de los Alpes, yo pillaba un tren hacía Friburgo. Una mona ciudad situada a media hora de Berna, y donde para variar, se habla mayoritariamente francés. Mucho más cómodo para mí, la verdad, el hablar a la gente en su idioma natal, y no depender los dos de un tercer idioma, aunque sea uno tan extendido como el del imperio, el inglés. La ciudad vieja, situada en un recodo del río Sarine, es realmente bonita y muy agradable para pasear.

IMGP7035

Una estatua llorosa me recibe nada más bajar del tren en Frinburgo.

P1050785

En la catedral de Friburgo encontramos en las cristaleras las escenas de sado-maso que tanto gustan a los católicos.

IMGP7050

La calle de las esposas fieles y los maridos modélicos... dime de lo que presumes y te diré de qué careces.

IMGP7055

Como algunos ya sabíamos, aunque en España se ignora bastante, el Camino de Santiago es algo que se extiende por todo el continente y no sólo entre Roncesvalles y Santiago.

IMGP7070

Recoleta la ciudad antigua de Friburgo, ¿verdad?

IMGP7117

Y para finalizar la visita a Friburgo, un funicular que nos sube hasta la estación.

P1050830

Una como ésta está en el museo del transporte de Lucerna; aquí están en exposición en la estación de Friburgo, pero pintadas de rojo en vez de verde.

Tras pasar la mañana en Friburgo, cogí un tren hacia Neuchâtel, también perteneciente a la Suiza francófona. También una ciudad muy mona, situada junto a un gran lago, aunque el paseo por su orilla me tocó bajo un nublado y un vientecillo fresco. Pero previamente había paseado por su bonito y colorido casco antiguo, y había subido al conjunto formado por el castillo, actualmente sede del gobierno cantonal, y una colegiata aneja.

P1050846

Unos pasean, otros leen, en las tranquilas calles de Neuchâtel.

P1050849

El castillo de Neuchâtel, sede del gobierno cantonal.

P1050874

Altar mayor de la colegiata de Neuchâtel.

Hacia las cinco de la tarde cogí un tren de vuelta a Berna, había que hacer alguna compra de última hora, y si el tiempo no lo impedía dar una última vuelta por Berna, por algunos de los lugares que en la primera visita nos pillaron con lluvia y que ahora podían estar soleado.

IMGP7121

El oso, emblema de la ciudad de Berna, lo podemos encontrar hasta en el azud del río Aare.

IMGP7132

En el mismo lugar donde en ese momento tomaban el sol los adolescentes, días atrás caía el diluvio.

IMGP7139

Y antes de irme, un paseo entre las policromadas fuentes bernesas.

Y ya, a las nueve de la noche, tren de vuelta. Pero eso ya es otra historia… y será contada en otra ocasión.

Top of Europe llaman estos suizos al tinglado que tienen montado en la Jungfrau

Viajes

Por fin, tras varios retrasos por miedo al mal tiempo. Nos encaminamos hacia el Jungfraujoch. Es un complejo turístico científico situado a unos 3500 metros de altitud en la cresta que une dos de los picos del macizo de la Jungfrau, el Jungfrau propiamente dicho y el Mönch. El tercer pico en discordia del macizo es el famosísimo Eiger y su terrible cara norte que tantos alpinistas se ha llevado por delante. Uno de los motivos también para intentar garantizar un poco de buen tiempo es que los sucesivos trenes, entre normales y de cremallera, que hay que coger hasta semejante altitud, cuestan en su conjunto un huevo y parte del otro. Pero bueno, el viaje es entretenido.

P1050565

Foto a través de la ventanilla del tren; calidad floja, pero de las pocas ocasiones que han surgido de fotografiar la cara norte del Eiger.

P1050575

Trenes de cremallera de la Jungfraubahn, dispuestos a subir a lo alto.

IMGP6873

Una de la estaciones del tren de cremallera es Eigergletscher, el glaciar del Eiger; y aquí vemos cómo termina.

Una vez allí, pues a fotografíar montes se ha dicho. Hacía relativamente bueno. -3ºC, pero con sol y sin viento. Así que no se notaban mucho. Pero algunas nubes ligeras pasaban de vez en cuando por las cumbres. Una incluso nos ha dejado cinco minutos de nevada. Ni un minuto más. El Jungfrau estaba tímido y apenas se ha dejado ver entre las nubes. El Mönch estaba mucho más aparente. El Eiger, tapado por el Mönch. Pero lo que más me ha impresionado ha sido el inmenso glaciar que fluía, muy lentamente, a nuestros pies. Como anécdota, hay un palacio de hielo, muy frío, con distintas esculturas. Una de ellas, con sorpresa… pues para mi gusto un poco cutre. Pero yo soy así.

IMGP6989

El Jungfrau se asoma tímidamente entre las nubes.

P1050640

La mole del Mönch se despeja ante nuestros ojos.

IMGP6951

La zona que vemos la llaman la plaza de la Concordia, pues recoge tranquilamente tres glaciares que se reunen en una única lengua al fondo.

P1050660

Sí, es cierto, la alineación de España en la final de la Eurocopa que ganaron embutida en el hielo... aggggg.

Hemos vuelto por Grindelwald con el fin de admirar la cara norte del Eiger, pero estaba cubierta por las nubes casi por completo. Mala suerte. Nos hemos tenido que conformar con lo vislumbrado por la mañana subiendo. Eso sí, en Grindelwald, una banda musical de niños animaba la tarde, y lo hacían muy bien.

P1050676

Horribles nubes nos impiden ver la impresionante cara norte del Eiger.

IMGP7019

Pues tocaban bien estos chavalillos en Grindenwald.

Finalmente, llegados a Interlaken, la tarde era muy bonita por lo que nos hemos dado un amplio paseo antes de cenar, observando la bonita ciudad turística entre dos lagos.

P1050699

No sabemos muy bien, pero a estos vistosos y cuidados edificios en Interlaken les llaman el castillo.

P1050727

Vuelos en parapente con instructor aterrizan en pleno centro de Interlaken.

P1050754

Veteranas locomotoras las que todavía usa el Bern-Loschberg-Simplon Bahn.

Para volver, un ICE alemán. Toma ya. No sé hasta donde iría. Estos suizos son muy suyos y ponía destino Basilea. Pero siendo ésta una ciudad fronteriza, seguro que seguiría hasta alguna ciudad importante alemana.

P1050767

ICE de la DB alemana que nos llevará de vuelta a Berna.

Lucerna: aviones, trenes, un barco de 1901,… y un paseo al atardecer

Viajes

Llevamos varios días demorando la vuelta a los Alpes por culpa del tiempo. Sigue con la tónica de intervalos de sol y lluvia. Mañana es nuestra última oportunidad. Haga bueno o malo. Pero hoy,… hoy nos hemos ido a Lucerna, que es un sitio de lo más entretenido.

La ciudad es mona. Especialmente el casco antiguo que está entorno al desagüe del Lago de los Cuatro Cantones. Esto es más o menos lo que significa su complicado nombre en alemán. Así que cuando hemos llegado nos hemos dado una vuelta de situación, y viendo que estaba más bien nublado nos hemos ido el muy recomendado Verkherhaus, o sea, el Museo del Transporte. Para que nos hemos de engañar, sólo dos tercios de la compañía estaba entusiasmado con el tema. Un tercio con los aviones y un tercio con los trenes. Así que eso es lo que hemos visitado.

IMGP6492

La pasarela de madera con su torre, el elemento más característico de la ciudad de Lucerna.

P1050357

A ver quién adivina la nacionalidad del avión.

P1050371

Normalmente, en los museos ferroviarios las estrellas son las antiguas locomotoras de vapor; en Suiza, no. En Suiza sólo pueden ser sus estupendas locomotoras electricas "cocodrilos".

P1050407

Cómo mola el quita nieves; es en sí misma una locomotora de vapor con estas cuchilas en aspa en su delantera.

Cuando hemos salido lucía el sol, así que nos hemos acercado otra vez al casco histórico. Pero simplemente con la duración del trayecto en trolebús, vuelta el nublado. Como hicimos en Zurich, viendo que en el lago, hacia el sur, hacía bueno, hemos vuelto a embarcar para dar una vuelta de un par de horas largas. El paisaje es más bonito y más agreste que el del Zurichsee. Y nos ha pillado una de las tormentas. En momentos hemos pasado de estar calentitos en cubierta a tener que recogernos en el interior por el viento y el frío. Lo que nos ha permitido percatarnos que el barco, un vapor de 1901 en perfecto estado de mantenimiento, tiene sus máquinas a la vista, y hemos estado disfrutando con sus evoluciones.

IMGP6622

Escarpadas las orillas del lago de Lucerna. Y bonitas.

P1050433

Uno de los marineros de agua dulce arría las banderas para evitar que se estropeen con la tormenta que vamos a atravesar, y que al fondo se ve.

P1050444

Impecables y relucientes lucen las viejas máquinas de vapor del barco que nos lleva de vuelta a Lucerna.

IMGP6659

Y también es bonito y estilizado por fuera.

Finalmente, una vez de regreso en Lucerna, esta vez sí que nos ha permitido recorrer la ciudad antigua con una agradable luz de sol de atardecer. Hemos hecho unas cuantas fotos, hemos cenado en un italiano, pero que muy bien, y nos hemos ido a coger el tren para volver a Berna.

IMGP6692

La pasarela de madera con su torre lucen impresionantes al sol de la tarde.

IMGP6735

Una nueva vista del centro de la ciudad de Lucerna.

IMGP6754

Características casas pintadas en una de las plazas de la ciudad antigua.

P1050541

El InterRegio que nos devolverá a Berna está dispuesto para salir.

Pues no ha estado mal cómo hemos conseguido torear el mal tiempo oye. Si hasta nos ha cundido.

Un poco de ruinas romanas, y mucho pasear por Basilea

Viajes

Hoy ha sido un día tranquilo. Nos esperábamos lo peor, ya que en Berna ha amanecido lloviendo, pero camino de Basilea ha parado y simplemente se ha quedado muy nuboso. El tema es que para matar el rato en la hora que cuesta ir entre las dos ciudades, nos hemos puesto a consultar la Guía Michelín, y me encuentro que a 11 kilómetros de Basilea están las ruinas romanas de Augusta Rurica, en la ciudad de Kaiseraugst… ¡Coño, si por aquí también hay una Caesaraugusta! Y yo que vengo de la española y sin enterarnos. Pues fuera de programa, nos cogemos la línea S1 de cercanías y nos plantamos.

No había mucha animación, no. Pero el tiempo ha ido mejorando e incluso a salido el sol. Como la actual Kaiseraugust es muy chiquitita comparada con la actual Zaragoza, las ruinas están desperdigadas por la campiña. Y también nos hemos acercado al Rin, que pasa por la población, para ver Alemania desde fuera.

P1050144

Por la estación de Kaiseraugst, a 11 kilómetros de Basilea, pasa raudo un tren de mercancías.

P1050163

Además de las ruinas de un templo en Augusta Raurica, al fondo se ven las defensas construidas en el 39 ante una hipotética invasión de los alemanes.

P1050178

En el museo romano tienen reconstruida una Villa con su "caganet" y todo.

P1050190

En un día gris, al otro lado del Rin, Alemania; vista desde fuera.

Después, hemos vuelto a Basilea para la hora de comer. Queríamos hacerlo sentadicos y tal. Nada de comida basura como la salchicha de ayer. Pues casi no lo conseguimos. A las dos, casi todos los restaurantes tenían ya la cocina cerrada. Nos hemos empezado a dar cuenta de que la ciudad es bonita pero no vive del y para el turismo.

En cualquier caso, la tarde se resume fácil. Ha estado nublado, ha llovido y ha hecho sol. Hemos visto el Rin, hemos cruzado sus puentes, hemos visitado alguna iglesia, hay un ayuntamiento muy colorado y llamativo, y el conjunto de las calles y casitas de la ciudad vieja está muy bien, con sus edificios monísimos y cuidadísimos de los siglos XIV y XV. Ale, os dejo unas fotos. Y hasta mañana.

P1050268

Qué habrá hecho el pobre tranvía que cruza el Rin en Basilea para merecer eso.

IMGP6416

Entre los varios puentes que cruzan el Rin en Basilea, hay barcas transbordadoras para peatones; muy vistosas, con sus banderitas y todo.

P1050306

Paseando por el claustro de la iglesia Münster.

P1050317

Llamativo el ayuntamiento de Basilea, ¿verdad?, todo rojo él.

P1050339

Son bonitas las casas que hay por el casco antiguo de la ciudad, y muy cuidadas.

IMGP6322

En muchas casas está inscrito el año en que fue construida o arreglada la casa y a quién perteneció.

Hoy era el día de “los maletines”; hemos ido a Zurich, la capital mundial de la banca

Viajes

Bueno, sí que hemos ido a un banco. Al cajero automático. Por lo demás, hemos llegado por la mañana con tiempo incierto. Y sensaciones encontradas. Nada más llegar, sales de la estación a la Bahnhofgasse, y te encuentras con una calle llena de tranvías y de tiendas en las que están encantados de servirte si tienes una Visa del tamaño de Siberia. Si vas con menos, no vayas. ¡Coño, qué precios! Pero es que cuando nos hemos salido, nos hemos encontrado con una ciudad muy mona, pero muy sosa. Calles recoletas, vacías. Alguna sosa iglesia protestante… Y encima, cada vez más gris y más cubierto hasta que se ha puesto a llover.

IMGP5959

La Bahnhofgasse repleta de gente, tranvías y tiendas detrás de los árboles.

IMGP5974

Por las mañanas, las callejuelas alrededor de Lindenhof estaba casi desiertas.

IMGP6018

Pintura exterior en la Fraumunster; en el interior había unas vidrieras de Marc Chagal, que no dejaban fotografíar.

P1040940

Conforme nos acercábamos al Zurichsee, la cosa se iba poniendo gris y "húmeda".

Visto lo cual, y percatándonos de que en el Zurichsee, o lago de Zurich, hacia el sur el tiempo era soleado. Hemos decidido embarcarnos en dirección a Rapperswil. Y qué a tiempo, porque al poco de salir de puerto, hemos visto como caía sobre Zurich un tromba de agua de mucho cuidado. Nosotros hemos ido tomando el sol, y admirando el paisaje. Nos ha recordado en cierta medida a los grandes lagos italianos, aunque no tan mono. Pero por razones que ahora no vienen a cuento, ese recuerdo nos ha parecido apropiado.

IMGP6055

Desde el barco hemos visto como descargaba una tromba de agua sobre la ciudad.

IMGP6079

Coquetos embarcaderos a orillas del Zurichsee.

IMGP6094

Algunas islas y penínsulas en el lago sirven de parque para los ciudadanos.

Una ver en Rapperswil, nos hemos dado una hora para ver sus calles y, en lo alto, alguna iglesia pequeñita y mona, y un castillo donde estaba Bambi y su mamá. Parece que todavía no se han encontrado con “el simpático” cazador.

IMGP6165

Pero que c.ñ.... ¿Marco's? ¿Flamenco? ¿Pasta-Bar?

IMGP6194

Una de las iglesias que hay junto al castillo de Rapperswil.

P1040969

El interior de la otra iglesia junto al castillo de Rapperswil.

IMGP6212

Bambi y su mamá... ¿huyendo del "simpático" cazador

Finalizada la visita, regreso a Zurich, donde también había salido el sol. Y también la gente. Todo estaba muy mono y muy animado, lo que ha mejorado nuestra impresión de la ciudad. Y a las nueve, el tren de vuelta a Berna. Otro día de vacaciones cumplido.

P1040987

De vuelta en el barco, a punto de llegar a Zurich aumenta la expectación de los viajeros.

P1050032

Los viejos rockeros nunca mueren, y estos, a orillas del Zurichsee, debían ser por lo menos de la quinta de los Rolling.

P1050099

El atardecer ha sido muy agradable en Zurich, lo que nos ha permitido dar una amplio paseo hasta la salida del tren.

Dejamos la montaña, y nos vamos a la capital, o así, a Berna quiero decir

Viajes

Ayer por la noche, aún hubo alguna cosa interesante antes de cenar, paseando por Zermatt. La primera es que, oh sorpresa, el Cervino mostró por un instante su cumbre soleada por el sol del atardecer. No me pillo con la mejor cámara para inmortalizar el suceso, pero algo es algo. Después  visité el cementerio de los alpinistas muertos en las montañas de los alrededores.  Jo, qué cantidad de ingleses la han palmado por aquí. Y finalmente, después de cenar, me encontré con un coro de estos que hacen gorgoritos tipo tirolés. Pero sin el gorro con la pluma.

P1040688

La cima soleada del Cervino asoma entre jirones de nubes.

P1040697

Tumbas de los alpinistas muertos subiendo o bajando las cimas de los Alpes en los alrededores de Zermatt.

P1040721

Pues cantaban bien los veteranos miembros de este coro.

Hoy ya he cogido el tren de vuelta a Berna, la presunta capital del país. Digo presunta porque aquí no se toman muy en serio estas cosas. Esque estan muy descentralizados, ellos. Y sin que pase nada, oiga. La principal atracción es el conjunto de calles formado por la Marktgasse y sus continuaciones por ambos extremos. Tiene un par de torres con sus relojes y esas cosas, y hay un montón de estatuas policromadas con diversos motivos que alegran el ambiente. Es peligrosa, te puede atropellar un autobús, o un trolebús, o el tranvía, o te puedes caer a una zanja con agua. ¡Y eso que son peatonales!

IMGP5804

Un amenazador tranvía enfila por la Marktgasse de Berna.

P1040749

Si no mueres atropellado, caes en alguna zanja.

También hemos visto que en las paredes de las casas hay todo tipo de cosas entretenidas. Desde marcianos de videojuegos a señoritas que leen atentamente en posiciones que a nosotros no nos han parecido del todo recomendables. ¡Y encima fumando!

IMGP5841

¡Un marcianito! ¡De los de antaño! Bip, bip, bip...

IMGP5842

No creáis, no, que no estaba a ras de suelo; igual era un tercero o un cuarto piso.

Después, hemos subido a la rosaleda, donde además de rosas, que no parecen rosas en ocasiones, hemos contemplado las vistas del casco antiguo de Berna que se encuentra en un meandro del río Aare. Mientras, se empezaba a organizar una buena tormenta. ¿Caería?

P1040778

Dicen que esta flor de la rosaleda de Berna es una rosa; pues bueno, es bonita.

IMGP5851

Un amor con vistas... a Berna; y con nubarrones en el horizonte.

Pues sí. Y de lo lindo. Esto nos ha tenido un rato entretenidos buscando donde guarecernos. Menos mal que Berna está lleno de calles porticadas. Estos suizos, que lo tienen todo previsto. Hasta las tormentas. En una de estas, hemos caído junto a un escaparate, donde había un objeto del deseo.

P1040816

Los porticos de la Jurgensgasse con sus cucas tiendas.

IMGP5875

Un grupo de turistas prepara sus paraguas para defenderse de la lluvia.

P1040852

La lluvia es demasiado fuerte, y las calles y plazas se quedan vacías.

P1040858

Una Olympus E-P1, recién salida; en España no se ven. Detrás una Leica... que en realidad es igual que la cámara que ha hecho la foto, pero en pijo.

Una vez finalizada, a salido un ratito el sol, por lo que hemos vuelto a dar otra vueltecica, antes de cenar algo e irnos al hotel. A descansar un rato. Por cierto, que estamos en la última planta… ¡y hace calor!

IMGP5929

Tras la tempestad viene la calma, y se aprecian mejor los policromados de las figuras en las calles de Berna.

Mucho sol, algo de lluvia y montones de montañas

Viajes

En primer lugar, ayer cerré el blog antes de cenar. Y resulta que pasaron cosas. Justo antes de cenar, presencie una especie de duelo entre bandas de música suizas. En realidad, estaban a caballo entre lo que es una banda y lo que es una charanga. Pero en algún que otro momento no les faltaba calidad. Sobre todo a los de atuendo de colorines. Y llevaban mucha marcha.

P1040555

Estos coloridos mozos y mozas se arrancaron con un swing de lo más marchoso.

P1040546

Estos, más discretos, vestidos de oscuro, además de los metales llevaban un par de vibrafonistas.

P1040563

Estos dos japoneses bailaban el vals exactamente igual que si fuera un rock de los años cincuenta.

Hoy, el objetivo era recorrer las montañas en los alrededores del Cervino. O Matterhorn, si prefieres la voz alemana. Pero se ha mostrado esquivo a lo largo del día, siempre coronado por más o menos nubes. Incluso a primera hora de la mañana, cuando el cielo estaba casi totalmente despejado.

IMGP5615

El día sale totalmente despejado; pero los dioses del Cervino no permiten que le veamos la cara.

Después de ser sableado abundantemente en la corriente taquilla, y ya provisto de mi forfait, he empezado a coger telecabinas y teleféricos, para llegar a lo más alto en el Kleine Matterhorn, a 3.883 metros de altitud. Allí se mezclaban los turistas con los esquiadores de verano, que los había. También había muchos montañeros en dirección al Breithorn, también de más de 4.000 metros. No faltaban los correspondientes chiringuitos para sacar la pasta al incauto turista, así como una atracción, el palacio de hielo, para permitir que cualquiera se diera una fría vuelta por las entrañas de un glaciar.

IMGP5629

Un sistema de telecabinas y teleféricos nos lleva hasta el Kleine Matterhorn; el pico oscuro que se ve al fondo, allá arriba.

IMGP5644

Los glaciares con sus traicioneras grietas rodean los cuatro miles en la frontera con Italia.

IMGP5653

En primer plano el Breithorn y, al fondo, los glaciares que bajan del Monte Rosa.

IMGP5667

Hay fila para subir al Breithorn,... y para bajar.

P1040577

¡Qué frío hace en las entrañas de un glaciar!

Ya comenzando el regreso, el Cervino se mostraba igualmente esquivo, mientras que mirando en sentido opuesto el Monte Rosa aparecía absolutamente deslumbrante, aun a través de los cristales del teleférico. Por cierto, en uno de los telecabinas he hecho amistad con un estudiante chino de “telecos” que está estudiando dos meses en Austria. Majo. Ahí lo veréis en el Schwarzsee.

IMGP5701

Apenas nos enseña una arista el Cervino, cada vez más rodeado de nubes.

IMGP5719

El Monte Rosa de color rosado por culpa de los cristales del teleférico que nos lleva.

IMGP5735

He hecho una amigo chino, de Shanghai; aquí posa en Schwarzsee.

La bajada a Zermatt ha sido caminando desde uno de los cruces de telecabinas. Y ha estado muy bien aunque se ha puesto a llover. La campiña de montaña suiza es realmente bonita. Incluso con tiempo gris.

P1040656

Paisaje bucólico bajando hacia Zermatt.

P1040663

Y dos de las muchas flores que flanquean la senda.

Bueno. Hoy también cierro el blog antes de cenar. Veremos si mañana tengo que añadir algo.

Zaragoza – Barcelona – Berna – Zermatt y al cielo, todo en tren

Trenes, Viajes

Dos días llevo danzando por el mundo. Ayer, de viaje. Primera a Barcelona, dónde cogí el Tren Hotel que me llevaría hasta Berna. Están bien estos trenes, pero tuve un percance con el aire acondicionado, aunque se resolvió, creo que con ventaja para mí. En cualquier caso, creo que es un viaje más largo de lo que debería. Es un tren al que paran mucho, de forma un tanto incomprensible.

P1040426

El Tren Hotel con destino Zurich, Suiza, situándose en la estación de Barcelona-França.

P1040440

Con un calor horrible, por el mal funcionamiento del aire acondicionado en el coche 32, abandonamos Barcelona.

Esta mañana, una vez en Berna, sin perder mucho tiempo había que hacerse con francos suizos y con el billete de tren a Zermatt. Primer un tren a Visp y luego un cremallera a la turística ciudad alpina. Todo ha ido muy bien.

P1040459

El tren que une Visp con Zermatt, a ratos de cremallera, se cruza con otra composición que hace el recorrido inverso.

Un paseo por la ciudad después de una ducha, y a comer con vistas al Cervino o Matterhorn, como prefiráis, que ha eso hemos venido.

IMGP5372

Vista del Cervino o Matterhorn desde Zermatt a la hora de comer.

Por la tarde, tren de cremallera a Gornegratt. Llega hasta más de 3000 metros de altura. Desde allí una vista magnífica del Monte Rosa y los glaciares que de él bajan. También se ve el Cervino muy bien, pero hoy estaba con bastante bruma atmosférica. A alguno hasta le da la vena poética musical, se saca un cuerno alpino plegable de la mochila…. y a soplar.

IMGP5399

Ferrocarril de cremallera de Gornegrat; sube a más de 3000 metros de altitud.

IMGP5416

Picos de más de 4000 metros y glaciares en torno al Monte Rosa, cubierto a medias por las nubes.

IMGP5444

Entre el contraluz y la bruma, el Cervino no se ve con gran nitidez.

IMGP5471

Un entusiasta despliega su cuerno telescópico, extasiado por la belleza de los montes.

De bajada, nada de hacerlo de tirón en tren. Bajándose en Riffelberg, uno se puede dar un paseo de una hora de lo más bucólico, con ovejitas, florecita azules diminutas, alguna cabra que no se estaba quieta, y un poco de bosque. En Riffelalp, uno puede ver el tranvía más alto de Europa y uno de los más pijos. Está allí para los clientes de un hotel de las cercanías con muchas estrellas

IMGP5545

Cordericos pastando y, al fondo, Zermatt.

IMGP5552

Diminutas y bonitas flores azules en los alrededores de Riffelberg.

IMGP5588

Los bosques se van haciendo más densos cuando llegamos a Riffelalp.

P1040538

A la izquierda, una moderna composición del Gornegrat Bahn; a la derecha, el tranvía privado de los pijos de un hotel de cinco estrellas.

Bueno, y por ahora ya vale, a cenar, un pis y a la cama.