Libro: La estrategia del agua

Literatura

En la última década, eventualmente me ha acompañado en mis lecturas las peripecias investigadoras de un particular pareja de guarida civiles. Lo cual es curioso porque no soy especialmente aficionado ni a la lectura de crímenes ni a la guardia civil, cuerpo policial que aunque ha avanzado notablemente en materia de competencia, profesionalidad y relaciones públicas, no deja de tener un ominoso pasado en la historia de este país. Yo soy de los partidarios de desterrar de la paleta de colores de este país el “verde guardia civil”, de la variedad de tocados el tricornio, y de la lista de cuerpos militares a la propia guardia civil. Y convertirla definitivamente en lo que probablemente intenta ser, un cuerpo policial moderno y al servicio de la ciudadanía.

Pero volvamos a lo que estábamos. A principios de la década descubrí un librito de un escritor entonces desconocido para mí, Lorenzo Silva, en el que un atípico y escéptico guardia civil destinado a una unidad de investigación criminal, y acompañado de una novata, encorsetada y ñoña joven guardia que tenía el morbo de parecerse a Veronica Lake, desentrañaban un crimen en una de nuestras estupendas islas mediterráneas. Me gustó, y desde entonces he leido todas las aventuras de Rubén Bevilacqua y Virginia Chamorro. Y hoy toca comentar la última de ellas.

La estrategia del agua
Lorenzo Silva
Ediciones Destino; Barcelona, 2010
ISBN: 9788423342259

Encontramos a nuestro personaje principal, el ya brigada Vila (abreviado de Bevilacqua, para los no iniciados), más quemado que un sapo en el desierto porque tras años de investigación consigue llevar a los tribunales a un asesino, y estos lo absuelve “por falta de pruebas”. De todas formas, nada mejor que un nuevo asesinato y un nuevo caso para renovar el ánimo. Y así tratan la investigación de Oscar Santacruz, un informático asesinado en la puerta del ascensor del edificio donde vivía. A partir de ahí, Vila y Chamorro, esta ya sargenta (o sargento, no sé muy bien,… espera que consulto el DRAE,… definitivamente, sargento, que las acepciones para sargenta no son muy dignas), acompañados por un guardia jovencito, Arnau, y con la colaboración de la devorahombres de la unidad, la cabo Salgado, despliegan todo su saber y todos sus recursos para resolver el caso.

Y ya está. Porque en realidad no hay mucho más. Se entrevistan con alguna gente, pinchan un montón de teléfonos, los malos son un poco tontos, los cazan y a casa. Como caso policial es un aburrimiento de marca mayor. Se dice y se comenta que en realidad lo importante es la reflexión del ya veterano guardia civil sobre su vida. Por un lado por los paralelismo que presenta su vida con la del finado, ambos en la cuarentena, ambos divorciados, ambos con un hijo al que quieren. Por otro lado, el caso es un contrapunto a lo que nos cuentan del anterior que le produce la socarrada al brigada. Aquel fue largo, años, y este se resuelve en menos de una semana. En aquel los jueces son unos cabrones, aquí son un dechado de energía trabajadora y colaboración. Aquel se perdió, este se va a ganar. Suponemos. Porque se queda sin juzgar.

Veamos. Silva escribe bien y con agilidad, no lo dudo. Pero la historia que nos presenta adolece de las mismas carencias que le vi a la anterior entrega de la saga. Los caracteres se han estancado y se han vuelto bastante tópicos. Chamorro ha dejado de tener chispa, se ha convertido en una eficiente acompañante, a modo de pepitogrillo del brigada, pero sin mucho más. Y Bevilacqua se está volviendo un cenizo. El cierto grado de tensión sexual que les acompañó en sus primero tiempos ha desaparecido y quita frescura a sus relaciones. De hecho, el personaje, por secundario que sea, que le pone algo de salsa a la acción es la picarona cabo Salgado, que además demuestra que no sólo está buena sino que no es tonta y también es eficiente. Y encima, el caso es un pestiño. Porque no tiene nada de emoción, ni de dudas. Y porque todo el tema de las escuchas telefónicas se hace repetitivo y algo monótono. En fin, que está muy bien el estudio y la introspección de los caracteres, pero que es una novela de crímenes, y la investigación de los mismos tiene que tener algo de enjundia. Si no, pincha.

Por último, decir que parece estar escrita para que sea un best-seller en las casas cuarteles de la benemérita. Porque mira que salen todos majos, guapos, eficientes,… ¿será un encorgo del ministro Rubalcaba?

En resumen, un poquito decepcionante. O peor. Un poquito más decepcionante que la anterior. Y van dos. Si quieren leer algo de la pareja de picoletos, céntrense en los tres primeros volúmenes. Aquí sabréis cuales son.

Edificio y vías

Un pueblo dormitorio del sur de Madrid es el escenario de las nuevas "aventuras" de Vila y Chamorro - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .