Actualización de páginas en internet: Trenes de ayer y de hoy

Páginas personales, Trenes

Hoy estaré fuera, pasando el día en tierras pirenaicas. Espero que no llueva demasiado. En cualquier caso, el cambio de hora ha hecho que me haya despertado a una horar intempestiva. Así que aún me da tiempo a actualizar estas entradas.

En los últimos días he realizado algunas tareas de mantenimiento en mis páginas en internet. Por ejemplo, he reordenado los marcadores de páginas personales y ajenas que aparecen en la columna lateral derecha de este Cuaderno de ruta V.2. Otro ejemplo, he registrado el dominio gratuito carloscarreter.co.cc, que de momento redirige a mi viejo Cuaderno de ruta V.1.

Pero a lo que más me he dedicado es a poner en orden es en una de mis páginas más antiguas y más queridas, pero que como ha sufrido diversos avatares, ha sufrido más desorden y estaba más descuidada. Se trata de Trenes de ayer y de hoy, dedicada a reportajes fotográficos dedicados a trenes clásicos e históricos. He puesto un poco en orden en las páginas, que en estos momentos están alojadas en Google Sites, he añadido las visitas a distintos museos del ferrocarril realizadas estos dos últimos años,

Museo Suizo del Transporte en Lucerna,

Cité du Train en Mulhouse,

Museo Húngaro del Ferrocarril en Budapest,

y he registrado otro dominio gratuito que redirige a estas páginas: trenesdeayer.co.cc.

En fin, que he estado de lo más proactivo. Espero que todo sea para bien, y que los aficionados al ferrocarril encuentren interesantes las novedades.

En la Cité du Train de Mulhouse, un lujoso coche restaurante reproduce el ambiente de los lujosos expresos de antaño que recorrían Europa, comunicando ciudades y países anteriormente casi aislados - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

[Libro] Jazz: Cómo la música puede cambiar tu vida

Literatura, Música

En los últimos tiempos, y gracias a los podcasts de Radio 3 y Radio Clásica, así como algún otro, me estoy aficionando a una música que siempre me ha gustado, pero de la que realmente he sabido poco. Así que poco a poco voy recorriendo la música de los principales músicos del género. Pero es una música compleja, y hace tiempo que me apetecía leer algo sobre el tema. Y el otro día vi en los estantes de una librería el libro que hoy os traigo aquí para comentar.

Jazz: Cómo la música puede cambiar tu vida
Wynton Marsalis y Geoffrey C. Ward
Paidós Contextos; Barcelona, 2009
ISBN: 9788449323195

Antes de leer el libro, poco sabía del autor principal del mismo, Wynton Marsalis, salvo que era un músico de jazz contemporáneo, un trompetista, no tenía prejuicios. Cuando lo hojee en la librería entendí que me podría ayudar a comprender tanto algún aspecto técnico y formal de esta música, como algunos aspectos históricos, como algo de la filosofía del estilo tanto en el pasado como en el presente. Sin ser específico de ninguna de estas dimensiones. Pero ya me pareció bien. Luego, en las dos semanas que he tardado en leerlo, he conocido por distintas fuentes que es un autor controvertido por diversos motivos. Luego seguiré con esto.

El libro se configura en 7 capítulos que se pueden estructurar en cuatro partes. La primera, que comprende los tres primeros capítulos, nos habla de los elementos básicos que constituyen el lenguaje musical del jazz, con dos capítulos dedicados respectivamente al swing y al blues, como elementos básicos de este lenguaje, y otro dedicado a los distintos elementos musicales, formales, que podemos encontrar en una pieza de jazz. A continuación hay dos capítulos dedicados a la filosofía implícita o explícita que hay detrás de este estilo musical, desde su significación como música de la minoría afroamericana inicialmente, hasta su expansión por todos los estratos de la sociedad norteamericana y mundial. Finalmente hay un capítulo en el que se repasan las que para el autor principal son las principales figuras del género, y un capítulo a modo de recapitulación de las principales ideas expuestas.

He mencionado en varias ocasiones la expresión “autor principal”. Podéis ver en la mini ficha técnica que lo firman dos autores. Uno de ellos es músico, el otro no lo es, siendo historiador y ensayista de la música de jazz. Sin embargo, el texto está escrito en primera persona por Marsalis, como si fuera el único autor. Supongo que no siendo escritor profesional habrá querido apoyarse en el otro autor. Al que se le reconoce el trabajo con la co-autoría del libro. Hay muchos libros escritos por gente famosa de los que siempre te queda la duda si los han escrito ellos mismos o si han tenido un “negro” como se llama en argot que se los ha escrito, y que permanece desconocido. Parece que esta es una práctica habitual. El enfoque de este libro me parece más honesto, es un reconocimiento que dice “yo tengo las ideas” pero necesito a alguien que sepa del tema para que esté bien escrito. Ningún problema por mi parte.

Por lo tanto, hemos de suponer que el ideario expuesto pertenece al trompetista de Nueva Orleans, que me ha sorprendido por el conservadurismo que mantiene en sus conceptos sobre lo que es el jazz. De acuerdo a lo que he escuchado por ahí, en estos momentos hay una diversidad de músicos que se consideran, o algunos consideran como parte de lo que se denomina jazz, y que incluyen mucho de lo que se denomina libre improvisación. También se suele incluir dentro del género las distintas fusiones que en las últimas décadas se han llevado a cabo con otros estilos musicales como los sones cubanos, el flamenco, la bossa nova, el tango, el rock and roll, etcétera. Pero el autor es muy estricto, y sólo considera digno de atención como jazz aquellas formas de improvisación que mantienen su esencia de derivados del blues, y con el swinging característico de las formas más clásicas. Por este motivo y otros que no tienen que ver con lo tratado en el libro (o sí, no lo sé), el autor ha entrado en controversia en numerosas ocasiones con otros músicos y otros autores.

No me considero capacitado para opinar con claridad en este tipo de polémicas. Quizá con el tiempo. De momento prefiero mantenerme con la mente abierta al conocimiento sobre cualquier tipo de estas músicas, e ir decidiendo por mi mismo qué me gusta y que no sin preocuparme mucho de las etiquetas. Es cierto que hasta el momento de lo que más me gusta en el jazz es mucho de lo que defiende Marsalis como tal; pero también me gustan muchas de las fusiones que he escuchado con otro tipo de músicas. Especialmente con la brasileña, pero no sólo.

En resumen, aunque no es exactamente lo que yo esperaba cuando lo compré, quizá esperaba un libro un poco más orientado a la divulgación técnica de este tipo de música, lo cierto es que lo considero útil para adquirir una base conceptual sobre el jazz, un estilo musical que aunque minoritario, ha influido más que notablemente en casi toda la música popular que se escucha hoy en día. Y que se ha ganado desde luego un lugar importante en la historia de la música.

Szent István

Ya lo he sacado por aquí previamente, pero me cayó muy bien mientras tocaba en la plaza de Szent István en Budapest; no era jazz lo que tocaba, aunque evidentemente si qué improvisaba con el instrumente que no se cómo se llama con el que tocaba - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Los púlsares, esas estrellas de neutrones, tienen su corazoncito… según los infografistas de ElPaís.com

Ciencia, Humor

Introduzcamos el concepto de púlsar. Es decir, copiaremos lo que dice la Wikipedia en castellano.

Un púlsar es una estrella de neutrones que emite radiación periódica. Los púlsares poseen un intenso campo magnético que induce la emisión de estos pulsos de radiación electromagnética a intervalos regulares relacionados con el periodo de rotación del objeto.

Pues bien, ayer en ElPaís.com ha salido una noticia en la sección de sociedad que es donde aparecen las noticias científicas, sobre las estrellas de neutrones que emiten estos pulsos, que hacen que se denominen púlsares (pulsating star en inglés). Supongo que porque los conceptos pueden resultar un poco arduos a los profanos, han puesto una infografía que se puede ver a tamaño más grandote en la siguiente página.

Un púlsar con corazón según la infografía del país.

Pues bien, parece que según el infografista del mencionado diario, los púlsares tienen corazón, porque el gráfico que representa los pulsos electromagnéticos asociados a la rotación de la estrella es propiamente un electrocardiograma un poco arrítmico, ese gráfico que representa la actividad electromagnética del corazón humano. Mira tú por donde. Veamos un electrocardiograma de verdad, sacado también de la Wikipedia.

Reproducción del gráfico de un electrocardiograma auténtico.

No sé. Supongo que muy poca gente se dará cuenta de la cuestión. Los que por suerte o por desgracia nos toca profesionalmente lidiar con este tipo de gráficas eventualmente. Pero a pesar de todo, me parece un poco cutre. No sé. Seguro que en algún sitio será posible encontrar un gráfico más preciso del fenómeno. Y que un diario del prestigio que pretende tener el que estamos mencionando debería ser capaz de conseguirlo. Pero bueno. Vengo observando que últimamente la calidad global de la prensa está de capa caída. Luego le echar la culpa del descenso de ventas a internet, a lo malos que son los lectores que no quieren pagar por leer sus noticias, a lo desalmados que son los anunciantes que no gastan lo suficiente, o vete tú a saber qué. Pero no se les ocurrirá pensar que cada vez tienen menos calidad y cuidan menos los detalles. Eso no, claro.

O bueno, nos podemos quedar con la idea de que toda estrella tiene su corazoncito. Es muy poético. Y eso le gusta a la gente, ¿verdad?

Estación

Una "pulsante" locomotora eléctrica ronroneaba en un andén de la estación de Pécs, Hungría, poco antes de comenzar su viaje hacia Budapest - Panasonic Lumix LX3

Más CineTren y sobretodo Cine y Foto: Amélie

Cine, Fotografía, Trenes

Mi breve convalecencia del lunes por la tarde, asociada a mi breve enfermedad viral de ese día, tuvo dos consecuencias. Una, que me perdí la ocasión de ir al cine como hago casi todas las semanas. Dos, que a falta de ganas para hacer otras cosas, me dio tiempo a ver mucho cine en la televisión. Así que tras el comentario de ayer sobre una película apropiada para mi sección de cine y ferrocarril, va otro similar.

En primer lugar, reconocimientos y agradecimientos. Yo había olvidado por completo que Amélie tuviese que ver con la fotografía. Como explicaré más adelante, fue un filme que me defraudó en cierta medida, y lo dejé a un lado en un rincón de mi memoria. Sin embargo, recientemente, con un escueto pero clarísimo mensaje, alguien llamado Luis, y desconozco más datos de esta persona, me sugirió este filme para ser añadido a mi lista de películas sobre La fotografía en el cine. Lo que pasó también es que inmediatamente recordé que es apto para ser incluido en mi lista de películas de El ferrocarril en la historia del cine, así que, mato dos pájaros de un tiro. La mar de bien, ¿no?

Así que ya lo sabéis, tanto si os gusta el mundo y la historia de la fotografía, como si sois partidarios del ambiente ferroviario, podéis estar interesados en mi comentario sobre este conocido largometraje francés.

RER Saint-Michel Notre-Dame

Saint-Michel Notre-Dame, una de las múltiples estaciones de metro y ferrocarril que pueblan el subsuelo parisino - Panasonic Lumix LX3

CineTren: El expreso de Chicago

Cine, Trenes

Mirando un día la programación de la televisión por satélite me encontré con esta película, y deduje por la breve sinopsis que debía tener ambiente ferroviario, como así es, y la dejé a grabar. Después de más de un mes reposando el sueño de los justos en el disco duro del descodificador digital, aprovechando un día de ligera enfermedad,… pues la he visto y la he añadido a mi listado de filmes sobre el ferrocarril en la historia del cine. Con todo merecimiento. Mucho tren por las inmensidades geográficas de Norteamérica, lo que nos ofrece esta comedia disparatada dirigida por Arthur Hiller y protagonizada por Gene Wilder.

Podéis acceder a la reseña a través de la página CineTren, o bien directamente a través de este enlace.

Estación

No es el "expreso de Chicago", sólo el Sopianae IC entre Budapest y Pécs, a su llegada a esta última localidad - Panasonic Lumix LX3

Trasteando con el teléfono en un domingo cualquiera

Fotografía personal, Política y sociedad

A pesar de los agoreros pronósticos, el fin de semana ha hecho un tiempo excelente. Por lo menos hasta el anochecer del domingo, momento en el que comenzó a llover. Pero el resto del tiempo, sol y temperaturas templadas. Así que ayer domingo era buen día para pasear. Y decidí que hacía tiempo que no jugaba con la cámara fotográfica integrada en el teléfono móvil. Que es muy mala, pero con las aplicaciones incorporadas o incorporables al aparato, pues te entretienes.

Por la mañana, quedé para ver la segunda parte de la exposición sobre el anarquismo en Aragón, que se viene celebrando desde hace unas semanas en los palacios de Sástago y Montemuzo. Habíamos visitado ya la sección del palacio de Sástago, dedicada al anarquismo en general, y ayer visitamos la del palacio de Montemuzo, dedicada a las mujeres dentro de este movimiento revolucionario.

Anarquismo en el Palacio de Montemuzo

Patio del palacio de Montemuzo, sede de la biblioteca-hemeroteca municipal de Zaragoza, en cuya sala de exposiciones nos muestran cómo se considero a la mujer desde las organizaciones anarquistas de principios del siglo XX - iPhone

Después, paseamos un ratito para tomar un aperitivo antes de que cada se fuese a comer a su casa, y yo seguí dando la tabarra con el teléfono a cuestas.

Repostería espiritual

Se acerca la festividad católica de Todos los Santos y Fantoba, o la Flor del Almíbar, como prefiráis, anuncia en su escaparate "repostería espiritual"; dudo que los "huesos de santo" y otras lindezas semejantes tengan nada de espiritual, y sí mucho de material, cuando se acumulen en forma de grasa en las partes más incovenientes del cuerpo de sus más ávidos consumidores y consumidoras - iPhone

Calle Santiago

En la calle de Santiago se preparan las terrazas para los paseantes que van a tomar el vermú, y para quienes, locales y turistas, irán a comer cuando sea el momento adecuado - iPhone

Por la tarde, siendo que la temperatura era excelente, aunque las nubes ya se mostraban algo amenazadoras, me dí un largo paseo por el Canal Imperial de Aragón hasta las esclusas de Casablanca. Es uno de mis paseos favoritos, y en otoño, más. Aquí me llevé también una cámara de verdad, aunque todavía no he procesado ninguna de las fotos. En fin, ya veremos que sale de ahí. De momento, os dejo con más entretenimiento teléfono-fotográfico.

Colegio

Sensación de abandono en los múltiples centros escolares que flanquean el canal entre los pinares y Casablanca, al atardecer un domingo; hoy lunes, habrán estado mucho más bulliciosos - iPhone

Casa Blanca

En las esclusas del canal, casi sin luz ya, asoma la Casa Blanca que da nombre al barrio zaragozano - iPhone

Listo el libro del viaje por Hungría

Fotografía personal, Viajes

Mientras me quito de encima el alucine del rumor de que el viejo pesetero del cine y el marchandising jolibudiense está pensando en volver a rodar una trilogía de la saga Star Wars, en 3D claro, debe andar corto de calderilla el tío Lucas, termino de ajustar algunas cosillas de la publicación del libro de fotografías de mi reciente viaje por Budapest y otras ciudades húngaras.

Como viene siendo habitual lo podéis encontrar en dos lugares. Por un lado está publicado en Blurb, de donde me vendrá en unos días la copia impresa. En lugar de utilizar el programa de escritorio que ofrece este servicio para maquetar el libro, he utilizado su nueva utilidad Bookify, que no necesita una aplicación de escritorio, sino que se utiliza via internet. He de decir que salvo la lata de subir las imágenes, que cuesta mucho más que subir el libro desde la aplicación de escritorio una vez terminado, luego me ha resultado muy cómodo, sobretodo por la preparación previa de las imágenes que subo que me permite dejar que el programa distribuya automáticamente las imágenes en las páginas. Además así he obtenido un 25% de descuento. Promoción, por si alguno le interesa, que estará vigente hasta el 2 de noviembre.

Pulsa en la imagen para ir a Blurb para ver, y eventualmente comprar, el libro de Hungría, 2010

Pero para quienes no estén interesados en el libro como ente físico de papel, para hojear su contenido es más cómoda la opción de Issuu que el preview book de Blurb. Así que también la he subido en ese servicio de publicación electrónica, que ya ha permitido que algunos de mis libros de viajes anteriores de este año hayan sido hojeados por casi 400 personas. Así que también os podéis dirigir a este servicio.

Pulsa en la imagen para hojear el libro en Issuu.

Ya sin más os dejo, que es domingo, y lo suyo es dedicarse al dolce far niente. Es decir, a la sana vagancia. Con una foto, eso sí. Del viaje a Hungría, cómo no.

Estación

Un tractor de maniobras evoluciona en la estación de Pécs, mientras esperamos que sea la hora de salida del InterCity con destino Budapest - Panasonic Lumix LX3

Fotografías en blanco y negro ¿que no cuentan del todo su historia?

Fotografía

Hoy no tenía pensado escribir nada, como me pasa muchos viernes. Que siempre ando liado con diversas cosas al final de la semana, y se convierte en una especie de descanso semanal para este Cuaderno de Ruta. Pero hace un rato me he encontrado con un artículo en Kurioso, un blog que igual tengo que hojear un rato, en el que nos muestra 12 fotografías en blanco y negro que cuentan una historia, pero que necesitan una explicación para comprenderlas del todo. Me han parecido interesantes. Alguna la conocía, pero la mayoría no. En cualquier caso, lo mejor que podéis hacer es visitar el enlace que os puesto antes y ver qué os parece.

Y hasta mañana, que vendré con las noticias del sábado. De la semana, en realidad.

Prater

¿Alguien se anima a completar la historia tras esta fotografía en blanco y negro tomada en el Prater de Viena?; fácil, ¿no? - Pentax K10D, SMC-DA 70/2,4

Ministerio de pulseritas mágicas… o lo que sea

Ciencia, Política y sociedad

Normalmente, el comentario sobre la crisis de gobierno que se está produciendo estos días en España debería tener lugar en las próximas “Noticias del sábado” de este Cuaderno de ruta. Y así será, porque el asunto tiene trascendencia. Pero ha saltado a la escena pública el hecho de que la nueva ministra de Sanidad y Política Social utilice o haya utilizado en el pasado, pulseras milagreras de estas que prometen “salud, equilibrio, bienestar” y este tipo de cosas, gracias a presuntos “campos de fuerza”.

Digámoslo claro y con todas las palabras. Estas pulseras y otros objetos que se venden comercialmente con los mismos reclamos publicitarios son un engaño mayúsculo a la crédula población que los adquiere. El ser humano tiende a la creencia en lo sobrenatural. Parece ser que la credulidad irracional en elementos mágicos, divinos o más allá del conocimiento racional o empírico, pudo ser útil para la supervivencia de la especie en los difíciles tiempos del paleolítico superior, en los que un ser con conciencia de sí mismo, de sus limitaciones y de la cierta posibilidad de cotidiana de morir y dejar de existir. Y este rasgo ha perdurado hasta nuestros días, puesto que probablemente de alguna forma esté inscrito en nuestra herencia genética.

Sin embargo, la especie humana no evoluciona solamente siguiendo las leyes de la genética. También experimenta la evolución social y cultural. Y la cultura, y en especial el conocimiento del mundo que nos rodea y en el que vivimos, ha ido deshaciendo y desacreditando progresivamente muchos de los mitos supersticiosos. Si el trueno fue en su momento una expresión de la voz de un dios todopoderoso y cabreado, hoy se asume como una manifestación sonora de la descarga energética que se produce como consecuencia de las diferencias de potencial eléctrico en la atmósfera terrestre. Y cuanto más conocimiento se acumula, más supersticiones se desmontan.

Estación

La luna, el sol, las estrellas, el trueno, los vientos, el fuego,... fenómenos incomprendidos que fueron objeto de todo tipo de supersticiones hasta que el ser humano comprendió su naturaleza; aquí, nuestro satélite, sobre las catenarias de las estación de Pécs, Hungría - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

En general. Porque el sustrato personal a creer en lo irracional, se mantiene. Y uno tendería a pensar que una de las misiones de las administraciones públicas, como reguladoras del comercio y el consumo de los ciudadanos, es protegerlos de aquellos aprovechados que se benefician y se lucran de la credulidad de las personas prometiendo, mediante publicidad engañosa, todo tipo de propiedades “mágicas” en objetos absolutamente anodinos de valor intrínseco mísero. Esto va desde las pulseras con “campo de fuerza” a seudociencias como la homeopatía u otras disciplinas, presunta y falazmente médicas. Sólo recientemente se ha empezado a ver alguna actividad en instituciones europeas un cierto interés por poner coto a este comercio que, a mi juicio, en estos momentos es legal, pero totalmente ilegítimo y carente de ética.

Y he aquí que nos toca en suerte una ministra que ha sido vista en repetidas ocasiones como usuaria de este tipo de utensilios (véase aquí y aquí; éste último enlace por si escuchan alguna explicación para salir del paso que dice que aquello fue una cosa de circunstancias). Una ministra que reúne en su cartera dos materias relacionadas con el engaño; la salud y el consumo. Malos augurios, ya que nos ponemos místicos, los que nos lanzan los oráculos. Malos.

Y es que en este país vamos dados. Si viene la presunta izquierda, nos cuela una ministra adepta a las timopulseras. Si viene la derecha, nos colocará alguna conservadora adepta a la religión católica y a sus estructuras jerárquicas. Que al fin y al cabo, no deja de ser otra creencia supersticiosa. La mayor y más peligrosa, probablemente, por el grado de organización que tiene.

Calvario

Via crucis en la ciudad húngara de Pécs; una manifestación más de las creencias supersticiosas de las poblaciones por todo el mundo - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

[TV] Fin de temporada de Rubicón

Televisión

Serie nueva, con pequeña temporada de 13 capítulos, que nos llega desde los cables norteamericanos. En la que asistimos a la vida en el API (American Policy Institute), un think tank, que trabaja discretamente en Nueva York como analistas en asuntos de inteligencia para el gobierno de los Estados Unidos.

Los think tank son instituciones poco conocidas en España por el público en general, y en ocasiones se les denomina en castellano como “fábricas de ideas” o “laboratorios de ideas”. Al otro lado del charco, tiene mucha importancia en el devenir de los acontecimientos políticos y económicos.

Sinopsis

La serie comienza con un impactante suicidio de un hombre de negocios. Y hay comienza una línea argumental que involucra a su viuda (Miranda Richardson). Después conoceremos a Will Travers (James Badge Dale), un melancólico analista del API, que vive bajo el peso de la muerte de su familia como consecuencia del 11-S, y que es ascendido a jefe de equipo dentro del think tank. En ese momento, también se produce la muerte en accidente de ferrocarril, en extrañas circunstancias, de uno de sus pocos amigos. Y estas extrañas circunstancias le llevarán a iniciar por su cuenta una investigación privada para saber lo que ha pasado.

Producción

Como es habitual en las series de las cadenas de cable americana, la producción de las mismas es extraordinariamente cuidada. Con una ambientación excelente, alejada de toda espectacularidad, y más destinada a resaltar el estado de ánimo y la personalidad de los distintos personajes que aparecen en la serie, nos permite introducirnos plenamente en un mundo, relativamente agobiante y obsesivo, que inicialmente nos era ajeno.

El ritmo de desarrollo de la serie es lento. Se toma su tiempo en presentarnos a los personajes, sus motivaciones o sus presuntas motivaciones. A pesar de que el principal trabajo del think tank es el análisis de inteligencia, no tenemos aquí a los espías al uso de las producciones de acción. Aquí tenemos gente de aspecto normal y corriente, extraordinariamente inteligente, pero con problemas de adaptación social y personal. No pueden comentar abiertamente para quién trabajan y qué hacen, lo cual puede ocasionarles serios problemas en sus vidas privadas. Los problemas conyugales, el alcohol, las drogas, aparecen necesariamente como consecuencia.

Y finalmente, vamos descubriendo que nada es lo que parece, que hay dobles y triples juegos, lo cual nos transporta, al igual que al protagonista, a un cierto estado de paranoia, que desemboca en el impactante desarrollos final de los acontecimientos.

Interpretación

Es uno de los puntos fuertes de la serie. Además de los ya mencionados, conviene mencionar al supervisor del protagonista, interpretado por Arliss Howard, y a los tres miembros del equipo de Travers, interpretados por Dallas Roberts,  Christopher Evan Welch y Lauren Hodges, que nos ofrecen algunos momentos excelentes, sin desmerecer a ninguno de los otros actores y actrices que van pasando por la serie, denjando su granito de arena. Todos ellos resultan muy convincentes en sus papeles, y hay que reconocer que el protagonista, que ya tuvo una actuación notable en The Pacific, hace un trabajo sobresaliente.

Conclusión

Una serie con un ritmo muy distinto a lo habitual, que se aleja de ciertos “comercialismos” gracias a su origen en la difusión inicial por cable, y que nos ofrece cine en pantalla pequeña de gran calidad. No es fácil de digerir en un principio, obliga a estar muy atento a lo que sucede en la pequeña pantalla, pero al final compensa ampliamente el esfuerzo realizado, por ser un producto casi redondo. Esperando estamos ya su segunda temporada.

Ampliación de noticia del 12 de noviembre de 2010: Pues no. Mejor no esperamos segunda temporada, porque parece que no renueva. Poca audiencia. Lástima. Me hubiera gustado saber como seguía.

Estación

Un accidente de ferrocarril al principio de la serie, desencadena una serie de acciones en el protagonista, claves para el desarrollo de la trama; en la imagen, un tren regional en la estación de Esztergom se prepara para realizar su trayecto hasta Budapest - Panasonic Lumix LX3

La red social (2010)

Cine

La red social (The Social Network, 2010), 19 de octubre de 2010.

Lo cierto es que cuando vi el avance de este filme, lo último que se me ocurrió pensar es que acabaría viéndolo. ¿Y a mí que narices me importa la vida del pollo que se inventó feisbuc? Y además, ya se sabe que últimamente no hay como ver el avance de una película para que pienses que va de una cosa totalmente distinta de la que realmente va, y se te vayan las ganas de verla. Pero luego me he encontrado con un montón de críticas positivas y alabanzas diversas hacia este largometraje. Y me entero que es obra y gracia de David Fincher, a quien debemos algún clásico,… y otras cosas menos interesantes, por lo menos para mí. Así que… ¡qué narices! Las opciones era esto o ir a verle las tetas a la Pataky que, por interesante que parezca, hay que lidiar con el hecho de que es una actriz extremadamente limitada, por no ser crueles.

Sinopsis

La película es una biografía de Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, interpretado por Jesse Eisenberg, desde el momento en que se pone a ello, hasta un momento indefinido en el que el invento ha tomado carrerilla y tiene éxito. Lo cogemos inicialmente en un bar, donde mantiene una conversación con su novia Erica (Rooney Mara), la cual acaba rompiendo con él, básicamente porque se comporta como un gilipollas. Tras la ruptura, en colaboración con sus compañeros de cuarto en la Universidad de Hardvard, monta en un ratito una aplicación para internet que permite valorar a las chicas de la universidad y que resulta un éxito. Y tras una conversación con unos pijos clónicos que tienen una idea para una red social, se la monta por su cuenta y le sale Facebook. A partir de ahí se nos cuenta el resto de la historia, a partir de los recuerdos que se suscitan con motivo de las querellas que distintos personajes que se han cruzado por la vida del protagonista le presentan por distintos hechos sucedidos a lo largo de su corta vida.

Dirección y producción

La película es un goce para los que se quejan de lo de “las películas lentas”. Constantemente van pasando cosas, saltamos de un escenario a otro, se nos apuntan cosas que sucedieron o pudieron suceder, vamos conociendo diversos personajes que muchas veces no permanecen mucho tiempo en la película. Es evidente que está rodada con ritmo, y que este ritmo no se hace pesado, no te echa fuera de la historia. El director sabe lo que se hace, tiene oficio, y con gran habilidad consigue encajar una historia de difícil encaje en los 120 minutos que dura la película. Nada que objetar en los aspectos técnicos de la producción

Interpretación

Aquí las cosas no las tengo ya tan claras. Cuando la actuación de un protagonista se basa en su inexpresividad, en esa insinuación permanente de una posible patología de fondo (¿síndrome de Asperger?), llega un punto en que no sabes si es que realmente lo hace bien, o es inexpresivo. En cualquier caso, dada la afición de hollywood para premiar a los actores que hacen personajes con enfermedades mentales o discapacidades psicológicas o sociales, supongo que es un candidato al óscar. Pero a mí no ha terminado de convencermer. El resto del reparto… pues es que están muy poquito en pantalla y hay muchos. La verdad es que parece que todos hacen de gilipollas. Los dos gemelos Winklevoss, emprendedores, deportistas y guapos, interpretados por Armie Hammer, parecen una caricatura. El amigo y compañero financiero de aventuras empresariales, Eduardo Saverin, interpretado por Andrew Garfield, queda como un tipo un poco tonto al que la aventura empresarial le queda grande. Justin Timberlake, interpretando a Sean Parker, el de Napster, pues también queda como un cretino. No sé si es que lo hacen bien y es lo que se pretendía, o es que no lo saben hacer de otra forma. El caso es que no conseguí empatizar con ninguno.

Los personajes femeninos tienen otro problema. Salvo de la novia inicial que ya hemos mencionado, y la ayudante del abogado (Rashida Jones), todas aparecen en la práctica como floreros sin cerebro, que solo buscan pillar al rico y famoso a base de polvos. De todo tipo de polvos. Me parece que tiene un puntito misógeno la película.

Conclusiones

Para mí, el principal problema de la película es que, tratando de personas, en ningún momento me he sentido interesado realmente por lo que les pasaba a estas personas. ¿Inadaptados o cretinos? ¿Genios o aprovechados? ¿Inteligentes o gilipollas perdidos? En cualquier caso, conforme pasaba el tiempo de película, aun sin aburrirme, me daba igual lo que pasara, no tenía ninguna curiosidad por saber dónde iban a parar. La película está bien hecha, sin duda, pero me ha dejado un poco frío. No obstante, es un producto razonable para decidirse ir al cine.

Como nota positiva, el final me gustó. Es el único momento casi del filme en el que sentí en mí lo que estaba sintiendo el personaje.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: *** (¿o **?; no sé)
Valoración subjetiva:
***

Sorpresa

Sigo poniendo fotos de mi viaje por Hungría; como esta cara pintada en las paredes de Esztergom - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Libro: El nombre de la rosa

Literatura

stat rosa pristina nomine, nomina nuda tenemus

El verso latino con el que encabezo esta entrada es el que a su vez cierra el libro que hoy voy a comentar. Por primera vez comento una relectura de un libro. Leí por primera vez la más celebrada novela del alessandrino Umberto Eco cuando tenía unos 22 ó 23 años. Recuerdo que un amigo lo iba leyendo mientras realizábamos un viaje interminable, un viernes por la tarde, entre Zaragoza y Jaca en el entrañable canfranero. Era la segunda vez que lo leía; decía que tendría que hacerlo varias veces para sacarle todo el jugo. A las pocas semanas, me hice con un ejemplar y lo leí. Siempre supe que, efectivamente, leerlo una vez no bastaba. Pero también supe que para sacarle el jugo adecuado, había que adquirir un bagaje de conocimientos históricos y culturales, que en ese momento no tenía. No sé si ahora los tengo, pero se presentó la ocasión y lo he vuelto a leer. Y aquí va lo que opino.

El nombre de la rosa
Umberto Eco
Círculo de lectores; Barcelona, 1984
ISBN: 8422616467

Nos encontramos en Italia, en noviembre de 1327, en algún lugar no revelado entre el centro y el norte de la península, no lejos del mar, pero introducidos en las montañas, donde una abadía benedictina impone su ley sobre los territorios circundantes, y su influencia política sobre distintas facciones de las luchas entre el papado de Aviñón y el emperador del Sacro Imperio. Estamos en la Baja Edad Media, y ya el Renacimiento empieza a asomar en la península italiana. Es un periodo de crisis, y tanto las estructuras políticas como religiosas que han cohesionado Europa tras la caída de la civilización clásica se tambalean. Las ciudades surgen, los idiomas vernáculos triunfan, y las nuevas ideas se transmiten con mayor facilidad. Hacía la abadía se dirige un franciscano inglés, Guillermo de Baskerville y su ayudante, Adso de Melk, un novicio benedictino de familia noble alemana que actúa como su secretario. Es este último quien narra la historia en primera persona. Al llegar a la abadía, donde se va a celebrar un encuentro político de alto nivel entre representantes del papado, de los franciscanos y del emperador, el abad decide confiar en Guillermo la resolución del misterio de una muerte, que pronto son dos y aun más. Y todo ello, bajo el riesgo de que el encuentro político fracase.

Aunque con los años he adquirido mucho más conocimiento histórico y mucha más cultura que cuando tenía 22, no me consideraré capacitado para hacer reflexiones sesudas sobre los múltiples significados y referencias que encontramos en el libro. Para mí básicamente hay cuatro elementos de interés. Que no son pocos:

  1. Por un lado, el libro nos cuenta una historia de intriga en el que se homenajea a un personaje real, Guillermo de Ockham, y a otro ficiticio, Sherlock Holmes, en la figura del protagonista principal de la novela, el franciscano de Baskerville. Me parece una de las historias detectivescas más apasionantes que he leído nunca. Esto lo podría haber dicho ya la primera vez que leí el libro.
  2. Por otro lado, está la intriga política, con las luchas de poder entre papado, imperio y otros actores, que representan la dinamización de un periodo histórico, tras los años de relativa oscuridad que supusieron los siglos medievales. Sí, yo soy de los que opinan que estos siglos supusieron un paso atrás en la civilización occidental, un travesía en el desierto. Aunque se me enfaden los acérrimos defensores de este periodo. No obstante, considero también un periodo apasionante desde diversos puntos de vista.
  3. Es un fresco magnífico de la vida en la Europa occidental de aquella época, de su economía, de su política, de su paisaje, de sus costumbres. Se aprende mucho sobre cómo se vivía en aquel momento y sobre cómo eran sus gentes.
  4. Es un homenaje espléndido a la historia del pensamiento humano, de las interrelaciones de distintas corrientes filosóficos, del avance de nuestra especie en el conocimiento del mundo que nos rodea.

Por todo ello, no lo considero sólo un libro recomendable, sino que lo considero un libro fundamental, que debiera leer todo aquel que quiera presumir de un cierto amor hacia la literatura, hacia la historia y hacia el pensamiento humano.

Por cierto, el largometraje realizado en 1986, que habitualmente es tan bien valorado, incluso entusiásticamente, por muchos de los que lo han visto, a mí nunca me gustó. Ciertas concesiones al público y a lo comercial desvirtúan por completo la historia que el libro nos narra. Para mí es una película proscrita que nunca he vuelto ni no volveré a ver.

Danubio

El Danubio en Szentendre, Hungría; unos 300 kilómetros más al oeste, río arriba y en sus mismas orillas, se encuentra la abadía de Melk, desde la que Adso no cuenta esta historia de su juventud - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8