Manzanas mordisqueadas y antílopes saltarines

Deporte, Informática e internet

Primero las noticias más antiguas. Aunque el partido lo viese ayer. Los springboks han ganado con claridad, y contra pronóstico, a los old blacks. Para quien no esté al tanto, estoy hablando de rugby. En estos momentos se está celebrando el torneo de la Tres Naciones, Nueva Zelanda (old blacks), Australia (wallabies) y Sudáfrica (springboks). Los neozelandeses son los favoritos, y hasta el momento habían ganado todos los partidos jugados. Los sudafricanos, sin embargo, iban de derrota en derrota. En el último partido del torneo para estos últimos, sin embargo, fueron capaces de domar a los belicosos jugadores de nuestras antípodas, y ganar el partido del honor. Bien es cierto que los old blacks jugaron con un equipo que no es el titular. Pero aun así. El torneo se decidirá en los próximos días en el enfrentamiento final entre old blacks y wallabies en tierras australianas. El ganador, gana el torneo. El empate favorece a los neozelandeses. Y un par de semanas después, comienza el mundial. Qué más pueden pedir los aficionados al rugby.

Terraza

Dos visitantes en el IAACC Pablo Serrano del sábado pasado en la terraza del mismo y ante la Torre del Agua; el día que se tomó la foto fue el día del partido de rugby comentado, pero hasta ayer no se pudo ver en España (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

Un poco más de entidad parece que tiene la noticia que se producía mientras yo veía tranquilamente el partido anterior. Steve Jobs, primer ejecutivo y uno de los principales accionistas de Apple Inc., dimite de su cargo. Al parecer por razones de salud. Normalmente, no suele ser noticia los vaivenes de los ejecutivos de las empresas. Pero en este caso la repercusión es grande. Este señor fue uno de los fundadores de Apple Inc. allá por la “prehistoria” de la informática de consumo en 1976. Y la situó como una empresa innovadora y de prestigio. Sin embargo, fue apartado de los puestos de decisión en 1985, y abandonó la empresa que languideció progresivamente hasta estar al borde de la desaparición en la segunda mitad de los años 90. Momento en que Jobs vuelve, cambia sus directrices estratégicas y la lleva a convertirse este mes de agosto en la empresa con mayor valor en bolsa del mundo durante unas horas. Lo cierto es que aunque sigue fabricando computadoras, hoy en día es una empresa diversificada que se dedica tanto a la electrónica de consumo como a la distribución de contenidos para el ocio, fundamentalmente software, música y otros entretenimientos audiovisuales.

Los usuarios de sus productos adoran a la empresa. Pero tampoco faltan sus detractores. Durante un tiempo fueron notables las críticas a su política medioambiental.

Se sabía que desde 2004 Jobs padecía de cáncer de páncreas. Esto suele ser muy malas noticias para una persona. Y aunque la fortuna de este señor le habrá permitido acceder a todo tipo de medios diagnósticos y terapéuticos para prolongar su vida con la mejor calidad posible. Ya hace tiempo que sospecho, frente al optimismo de sus fans, que la cosas pintan bastos para él. Y su dimisión parece confirmar la cosa. Por el papel que ha jugado esta persona en esta empresa, la noticia es de especial calado en el mundo de la economía. Sin duda.

Soy usuarios de productos Apple. En el tema de música portátil porque son monos. En el tema de informática personal porque funcionan. Antes, con los PC compatibles, convenía comprar periódicamente revistas con temas técnicos por si acaso. Que nunca sabías cuando te iba a dar un disgusto el güingous. Ahora ahorro un montón de dinero en estas revistas. Los enchufas y funcionan. Sin más. Pero todo se acabará. Todo tiene ciclos. Y vendrán otros productos más interesante. Más tarde o más temprano. Absurdo adorar las marcas. Así que nada. A disfrutar de lo que hay mientras vaya bien.

Por cierto, ya he visto algún chiste sobre esta noticia:

Steve Jobs ha anunciado su retiro. Miles de fans de la marca de la manzana se abalanzan sobre las tiendas Apple para reservar sus “retiros”.

Terraza

Encuentro algo de similitud entre las formas del tejado del IACC Pablo Serrano y la historia de los beneficios de Apple Inc. (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

[Informática] Un día atareado para los “mac-eros”,… “in the jungle, the magic jungle, the lion sleeps tonight”

Informática e internet

Pues sí. Apple, por muchos amada, por muchos otros odiada, esto último más por el espectacular éxito comercial y económico de la última década, ha sacada una nueva versión de su sistema operativo, Mac OS X. Nunca tengo claro si es la séptima o la octava versión de este sistema operativo. Vamos. Nunca me aclaro si hubo una versión 10.0, o empezó por la 10.1. Porque la X no es más que un 10 en números romanos. No vayáis a pensar otra cosa. Seguro que por ahí varios cientos de páginas en internet que lo explican con todo detalle. Yo me subí al carro de los macs con el 10.4. Tiger le llamaron. Por que cada versión del sistema operativo de Apple lleva el nombre de un felino. Y después de pasar por un par de felinos más, ahora hemos llegado a Lion. El rey de la jungla. Hakuna matata.

La gran innovación del sistema es que te lo actualizas descargándotelo de la red. Y que como consecuencia de la ausencia de todo tipo de soporte físico y de redes de distribución, le han puesto un precio baratito. 24 eurillos. Tres o cuatro cuba libres. Según donde te los tomes. Siempre he dicho que buena parte de los problemas de piratería en el sector están asociados al tema de disponibilidad y precios. Cuando el precio es razonable y lo disponibilidad del producto casi inmediata desde casa, es más caro el tiempo y los recursos que gastas en piratear que si lo pagas sin más. En cualquier caso, todavía no sé si me va a gustar más o menos que la versión anterior. Da igual. Tienen muchas cosas en común. Y eso lo sitúa muy por delante de otros sistemas operativos en satisfacción del usuario. Y a las novedades,… ya nos acostumbraremos. En cualquier caso, por el rato que llevo trabajando con él, parece que la productividad no se resiente. E incluso ya he encontrado algunas ventajas en la forma en que gestiona el espacio de trabajo. Así que, nada. A por ello.

Recomendación musical

El podcast de ayer de Cuando los elefantes sueñan con la música. Versiones de canciones de The Beatles. Estupendas. Un programa que me ha gustado mucho.

También puede ser razonable recomendar The Lion Sleeps Tonight, también conocida como Wimoweh (que los hispanos hablantes suelen pronunciar algo así como “güimbagüe”), y que originalmente, allá por el año 1939 cuando la cantó por primera vez Solomon Linda se tituló Mbube (el lelón). A mí me gusta la versión de Miriam Makeba.

Poststrasse

Difícil va a ser encontrar ahora las cajas de Mac OS X en los escaparates, ¿verdad? - Leica D-Lux 5

[Informática] Los 100 años de International Businness Machines (IBM)

Informática e internet

Tentado he estado hoy de dedicar este espacio a la nueva fotógrafa personal del primer ministro ruso, el ínclito Vladimir Putin. La joven, más conocida hasta ahora por sus trabajos como modelo de lencería, ha decidido saltar al otro lado de la cámara. Pero los malpensantes opinan que ha sido elegida más que por su “genio fotográfico”, por el “grafismo de su fotogenia”. Pero vamos, juzguen ustedes qué fotos merecen más la pena. Si las que hace o las que le hacen. Ah, se me olvidaba. La moza se llama Yana Lapikova. Aunque sus fotografías las firma como Lapochkina Yana.

Es una pena, porque este tipo de situaciones banaliza el esfuerzo de tantas y tantas excelentes fotógrafas, profesionales y aficionadas, que hay por el mundo.

Cumpleaños de IBM

Pero no. Prefiero comentar que ayer 16 de junio fue el centenario de una empresa tan famosa como International Business Machines (IBM). Durante décadas en el siglo XX, decir IBM equivalió a decir cálculo y computadoras. Nacida por la unión de empresas que fabricaban todo tipo de máquinas, poco a poco orientó sus principales áreas de negocio hacia las destinadas a los cálculos y a la tabulación de datos. Si originalmente era máquinas de naturaleza electromecánica, con el advenimiento y desarrollo de la electrónica y la microelectrónica, pusieron las bases de la computación a gran escala. Su principal negocio en este ámbito ha sido siempre los computadores mainframes. Hoy en día está muy diversificada, y sus áreas de negocio incluyen distintas vertientes del hardware y del software.

La influencia de la empresa en la cultura popular ha sido muy notable, y son muchas las referencias que encontramos en la literatura y en las artes audiovisuales. Siempre me acuerdo de la tradicional polémica sobre el nombre de uno de los más célebres computadores de la ciencia ficción, para mí el número uno por diversos motivos, HAL 9000, de 2001, una odisea del espacio. De siempre, ha circulado la especie de que las siglas HAL están escogidas como homenaje a IBM, ya que las tres letras son justamente las anteriores en orden en el alfabeto latino: H → I, A → B, L → M. Y por mucho que los autores de la obra cinematográfica y literaria han negado la relación, la coincidencia no deja de comentarse.

Mi IBM

Con IBM se dan dos paradojas. Por un lado fue la empresa que “inventó” el concepto de los PC compatibles. En su momento, hacia 1980, diseñó a partir de componentes de otras empresas un ordenador pensado para el uso personal, de pequeño tamaño, y con una potencia suficiente pero inferior a la de las grandes máquinas que venían desarrollando. El concepto tuvo un gran éxito, y aun hoy en día la mayor parte de los ordenadores personales que se usan son derivados de aquel concepto. Pero al desarrollarlo de forma abierta, con componentes al alcance de cualquier otra empresa, enseguida se empezaron a montar otros ordenadores personales similares y compatibles, que en muchas ocasiones tuvieron más éxito comercial que los de IBM. Por su concepción final, por su precio, por su comercialización, etc.

Estos PCs también fueron el principio del éxito para una pequeña empresa, entonces, Microsoft a la que se le encargó el desarrollo de un sistema operativo, poco complejo que moviese estas máquinas. Y así nació MS-DOS, pilar sobre el que evolucionaría el que ahora es uno de los gigantes del software y de los sistemas operativos. Las versiones propias de IBM de este sistema operativo se denominaban IBM PC DOS. Ambos sistemas operativos empezar a divergir hacia 1990.

Pues bien, a principios de 1991, 20 años ha, me compré mi primer PC compatible, un IBM PS/1, modelo 2011. Era un PC con procesador 80286, con 1 MB de memoria RAM, con un disco duro de 30 MB, y una disquetera de 3,5″. El monitor era en blanco y negro con 16 niveles de gris de 10″. Su principal ventaja era su compacto tamaño, con un diseño que quería emular o recordar a algunos Apple Macintosh de la época. Su principal inconveniente era que no era fácil ni barato el ampliar o renovar sus componentes, como lo hubiese sido con algún ordenador clónico del momento. Me costó 225.000 pesetas de la época. Lo cual era un esfuerzo económico más que notable. Sin embargo, dinámico y joven que era yo en aquel momento, con trabajos que hice en casa, lo amorticé en unos tres o cuatro meses, incluidas las 35.000 pesetas que me costó una pequeña impresora matricial Epson de 9 agujas. Rendimiento económico que no le he sacado nunca a ninguno de los computadores personales que he tenido después.

Venía con la versión 4.01 del PC DOS, que incluía DOS Shell una gestor de ficheros para este sistema operativo y el equivalente de Microsoft, y con una versión de Microsoft Works, también para PC DOS y MS-DOS. Con el tiempo, corrieron en el chisme diversas versiones de MS-DOS. Para la productividad, diversas versiones de WordPerfect, Microsoft Excel y Microsoft Word para Windows en versiones  run time que no precisaban Windows instalado, entre otras aplicaciones. Con un poco de habilidad en la gestión de la escasa memoria, corrieron Windows 3.0 y 3.1. Windows 3.11 para trabajo en grupos se negó en redondo a correr en aquella máquina. La salida al mercado de Windows 95 marcó el fin de aquella máquina tan limitada, pero que me sirvió con fidelidad y de la que tan buen recuerdo guardo. A veces lamento no haberla conservado. Salvo cuando compruebo lo horrible que sería tenerla ocupando sitio en algún armario de casa.

Y así termino esta entrada de carácter histórico-nostálgico dedicada al Gigante Azul de la informática.

Recomendación musical

Escuchando Straight No Chaser, álbum de Thelonious Monk, uno de los grandes pianistas de jazz. El título del álbum también corresponde con una de las más conocidas composiciones del músico, que previamente había escuchado por el quinteto de Miles Davis. Entre otros, puesto que es un tema muy conocido.

Buitre

En los tiempos que corren, no sé porqué, pero cuando hablo o pienso en las grandes multinacionales, me viene a la menta la imagen de un buitre - Leica D-Lux 5

La red social (2010)

Cine

La red social (The Social Network, 2010), 19 de octubre de 2010.

Lo cierto es que cuando vi el avance de este filme, lo último que se me ocurrió pensar es que acabaría viéndolo. ¿Y a mí que narices me importa la vida del pollo que se inventó feisbuc? Y además, ya se sabe que últimamente no hay como ver el avance de una película para que pienses que va de una cosa totalmente distinta de la que realmente va, y se te vayan las ganas de verla. Pero luego me he encontrado con un montón de críticas positivas y alabanzas diversas hacia este largometraje. Y me entero que es obra y gracia de David Fincher, a quien debemos algún clásico,… y otras cosas menos interesantes, por lo menos para mí. Así que… ¡qué narices! Las opciones era esto o ir a verle las tetas a la Pataky que, por interesante que parezca, hay que lidiar con el hecho de que es una actriz extremadamente limitada, por no ser crueles.

Sinopsis

La película es una biografía de Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, interpretado por Jesse Eisenberg, desde el momento en que se pone a ello, hasta un momento indefinido en el que el invento ha tomado carrerilla y tiene éxito. Lo cogemos inicialmente en un bar, donde mantiene una conversación con su novia Erica (Rooney Mara), la cual acaba rompiendo con él, básicamente porque se comporta como un gilipollas. Tras la ruptura, en colaboración con sus compañeros de cuarto en la Universidad de Hardvard, monta en un ratito una aplicación para internet que permite valorar a las chicas de la universidad y que resulta un éxito. Y tras una conversación con unos pijos clónicos que tienen una idea para una red social, se la monta por su cuenta y le sale Facebook. A partir de ahí se nos cuenta el resto de la historia, a partir de los recuerdos que se suscitan con motivo de las querellas que distintos personajes que se han cruzado por la vida del protagonista le presentan por distintos hechos sucedidos a lo largo de su corta vida.

Dirección y producción

La película es un goce para los que se quejan de lo de “las películas lentas”. Constantemente van pasando cosas, saltamos de un escenario a otro, se nos apuntan cosas que sucedieron o pudieron suceder, vamos conociendo diversos personajes que muchas veces no permanecen mucho tiempo en la película. Es evidente que está rodada con ritmo, y que este ritmo no se hace pesado, no te echa fuera de la historia. El director sabe lo que se hace, tiene oficio, y con gran habilidad consigue encajar una historia de difícil encaje en los 120 minutos que dura la película. Nada que objetar en los aspectos técnicos de la producción

Interpretación

Aquí las cosas no las tengo ya tan claras. Cuando la actuación de un protagonista se basa en su inexpresividad, en esa insinuación permanente de una posible patología de fondo (¿síndrome de Asperger?), llega un punto en que no sabes si es que realmente lo hace bien, o es inexpresivo. En cualquier caso, dada la afición de hollywood para premiar a los actores que hacen personajes con enfermedades mentales o discapacidades psicológicas o sociales, supongo que es un candidato al óscar. Pero a mí no ha terminado de convencermer. El resto del reparto… pues es que están muy poquito en pantalla y hay muchos. La verdad es que parece que todos hacen de gilipollas. Los dos gemelos Winklevoss, emprendedores, deportistas y guapos, interpretados por Armie Hammer, parecen una caricatura. El amigo y compañero financiero de aventuras empresariales, Eduardo Saverin, interpretado por Andrew Garfield, queda como un tipo un poco tonto al que la aventura empresarial le queda grande. Justin Timberlake, interpretando a Sean Parker, el de Napster, pues también queda como un cretino. No sé si es que lo hacen bien y es lo que se pretendía, o es que no lo saben hacer de otra forma. El caso es que no conseguí empatizar con ninguno.

Los personajes femeninos tienen otro problema. Salvo de la novia inicial que ya hemos mencionado, y la ayudante del abogado (Rashida Jones), todas aparecen en la práctica como floreros sin cerebro, que solo buscan pillar al rico y famoso a base de polvos. De todo tipo de polvos. Me parece que tiene un puntito misógeno la película.

Conclusiones

Para mí, el principal problema de la película es que, tratando de personas, en ningún momento me he sentido interesado realmente por lo que les pasaba a estas personas. ¿Inadaptados o cretinos? ¿Genios o aprovechados? ¿Inteligentes o gilipollas perdidos? En cualquier caso, conforme pasaba el tiempo de película, aun sin aburrirme, me daba igual lo que pasara, no tenía ninguna curiosidad por saber dónde iban a parar. La película está bien hecha, sin duda, pero me ha dejado un poco frío. No obstante, es un producto razonable para decidirse ir al cine.

Como nota positiva, el final me gustó. Es el único momento casi del filme en el que sentí en mí lo que estaba sintiendo el personaje.

Calificación

Dirección: ***
Interpretación: *** (¿o **?; no sé)
Valoración subjetiva:
***

Sorpresa

Sigo poniendo fotos de mi viaje por Hungría; como esta cara pintada en las paredes de Esztergom - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.

Jodido pero contento… con mi nuevo chisme…

Informática e internet

Estaba pensando en cambiar pronto de ordenador portátil. Mi veterano iBook G4 de 12″ iba muy bien, viejecito y algo lento, pero sin dar señales de senilidad. Quizá a la vuelta del verano, este otoño… O quizá como regalo de Navidad. Pero supongo que el ser utilizado de viaje por esos mundos hace que los riesgos aumenten. Y en el hotel de Berna, después de un intento de suicidio contra el suelo de la habitación, empezó a dar algunas señales inquietantes. Algún cuelgue que otro por sorpresa y sin paliativos. Pero aguantó. Mas, nada más volver, estos cuelgues empezaron a hacerse más frecuentes y a suponer una amenaza real para cualquier tarea seria que quisiera comenzar. Jodido.

Así que nada… Me he rascado el bolsillo, he permanecido fiel a la marca y me he agenciado un MacBook Pro de 13,3″, de lo más mono. No me gusta mucho que tenga la pantalla brillante. Para el tema de las fotos, no conviene nada. Pero la verdad es que es un mal muy extendido. Y el Mac OS X es una gozada de sistema operativo. No me apetecía nada volver a enfrentarme a Windows. Y Linux… pues tienen buenas intenciones pero a la hora del día a día, como experiencia de usuario,… no tiene nada que ver. Y ayer me llegó. Y he estado configurándolo a mi gusto. Contento, pues.

A ver si me dura como mínimo lo mismo y con el mismo nivel de satisfacción que el viejo iBook. Os dejo con una imagen del viaje.

Münsterpromenade

Mirando al Aare desde la Münsterpromenade, Berna (Suiza) - Pentax K10D, SMC-M 200/4

Fotoblog y la fotografía en el cine

Páginas personales

Aprovechando que en las fechas navideñas hay más días de fiesta, y que si hace frío o mal tiempo no apetece salir de casa, evitando de paso las tentaciones consumistas que nos salen al paso en cada esquina, que con esto de la crisis anda que no están cabreados por que no nos dejamos los cuartos que tan duramente cuestan de ganar, que vamos, que como el 2009 nos salga como el 2008…

Estrellas de Navidad

Tentación consumista al doblar una esquina - Canon Digital Ixus 860 IS

… basta de divagaciones, aprovechando como decía las circunstancias, he ampliado con algunas cositas mi presencia en internet. Os cuento. Iremos por partes.

En primer lugar, como ya adelanté hace unos días, he abierto un fotoblog para mostrar aquellas fotos de las que me siento más contento por diversos motivos. Está pensado para mostrar las fotografías con una resolución mayor de lo habitual. En concreto, con 1000 pixeles en su dimensión mayor. Por ello, para su visión confortable serán necesarias pantallas con una resolución recomendable de 1280 pixeles por lo menos. Está hecho así a idea. La idea es disfrutar o percibir la fotografía lo mejor posible, y sobre todo por personas interesadas en el tema. Supongo que en estos momentos, la mayor parte de los aficionados al tema tendrán pantallas que permitan esta resolución.

Para alojar el fotoblog he optado por abrir una cuenta en Freehostia (ya sé que en castellano suena de pena, pero…). Permite abrir cuentas gratuitas con posibilidad de alojamiento web de 250 Mbytes de capacidad, 6 Gbytes de tráfico, base de datos MySQL, PHP,… una serie de cosas técnicas de las que sé poco pero necesarias para el proyecto. Todo ello sin que aparezcan molestos anuncios ni nada por el estilo.

El fotoblog corre impulsado por Pixelpost, una aplicación de código abierto pensada exclusivamente para la configuración de fotoblogs de forma relativamente sencilla y elegante. Para los que no somos manitas en programación, hay numerosas plantillas desarrolladas por terceros que pueden modificarse con poco esfuerzo para ajustarse a las necesidades de cada cual.

Para acceder al nuevo sitio sólo hay que introducir la dirección:

http://carloscarreter.es

La idea es que esta fuera la dirección del sitio. Pero tengo problemas para configurar los DNS para ello, y de momento símplemente es una redirección a la dirección real del lugar (que suena de pena en castellano…).

Ah, se me olvidaba, el nombre del fotoblog es

Carlos Carreter – Solamente fotos

Y su aspecto, más o menos es así (al pulsar la imagen, se abre la misma a su máxima resolución, no el sitio real):

Carlos Carreter - Solamente fotos

Fotoblog: Carlos Carreter - Solamente fotos

Visitadlo y decidme que os parece. Os estaré muy agradecido.

La siguiente novedad es que desde hace unos días habréis podido observar que en el menú de la cabecera de este Cuaderno de ruta aparece una nueva opción: La fotografía en el cine.

Desde hace años, mantengo una página dedicada al mundo del ferrocarril en el cine. Pues bien, ya iba siendo hora que dedicara algo parecido al mundo de la fotografía. En dicha página habrá un listado de enlaces sobre películas con una relación directa o indirecta con el mundo de la fotografía. Estos enlaces dirigen a pequeños documentos elaborados en Google Docs y publicados como páginas web, todos ellos con un aspecto similar, homogéneo. Dado que están elaborados en la aplicación mencionada, será fácil realizar modificaciones en ellos que se vean reflejados de forma automática en internet. Una forma sencilla y barata de publicar en internet.

Aquí os pongo el aspecto de una de las fichas de película (al pulsar la imagen, se abre la misma a su máxima resolución, no el sitio real):

 

La fotografia en el cine

La fotografía en el cine

Nuevamente, os invito a visitarlos y a que compartáis vuestras impresiones conmigo.

Y por hoy, nada más. La foto de hoy… la he puesto al principio. Así que nada, ha disfrutar del Día de Reyes. Antes de que llegue la república y quede abolido. Que todo se andará. Y que si no os coméis un rosco, que por lo menos os comáis un roscón.