Algo de rugby y un hasta luego

Deporte, Viajes

Algo de rugby; el Tres Naciones decidido

Cuando escribí hace dos semanas la entrada sobre el actual torneo de las Tres Naciones de rugby, el tema principal fue el paso arrollador de Nueva Zelanda por el torneo, que hizo que a esas alturas y a falta de 3 partidos, fuese ya el ganador del mismo. En ese momento, por la dinámica del torneo, los All Blacks habían jugado cinco de los seis partidos disputados, y los habían ganado todos. Así que, eso estaba decidido, y parecía que la emoción del torneo estaba finiquitada.

Pero en rugby, nada está finiquitado de antemano. Y menos la emoción. Las dos siguientes jornadas iban a servir, con bastante probabilidad para decidir el segundo y el tercer y último puesto. Que no es banal en este mundillo. Y eran dos enfrentamientos entre Sudáfrica y Australia en tierras sudafricanas. El enfrentamiento en Australia se había saldado con victoria para los Wallabies. Pero los sudafricanos, con el honor tocado por el mal papel realizado hasta la fecha, tenían el factor campo a su favor en los enfrentamientos restantes. Si los Springboks ganaban los dos partidos, dependerían del último partido de los australianos contra los All Blacks y echar cuentas con los puntos bonus conseguidos. Si los australianos se llevaban alguno de los dos partidos, se aseguraban el segundo puesto.

Y no han defraudado. Dos partidos locos, dos partidos muy divertidos. Cuando el equipo que pierde un partido, también consigue más de 30 puntos y el punto bonus por más de cuatro ensayos, hay que imaginarse el festival de ataque que ha sido. Y eso sucedió en el primer partido. Una primera parte impresionante de los australianos que arrollaron a Sudáfrica, dio paso a una segunda parte de reacción springbok que les permitió ganar el partido, casi de forma holgada. 44 -31 fue el tanteo final. Ahí es nada.

Pero es que el segundo partido fue similar y, a la vez, más emocionante. Nueva escapada australiana en el marcador que llegaron a ir ganando por 6 – 31 en el minuto 25 de la primera parte, para que en el minuto 20 de la segunda parte los sudafricanos hubiesen remontado poniéndose por delante en el marcador 31-33. A partir de ahí el intercambio de golpes final favoreció a Australia, que anotó un ensayo más, culminando una apretadísimo 39-41. Además de los 8 ensayos que sumaron entre los dos equipos, hay que considerar que todos los lanzamientos a palos fueron anotados, tanto las transformaciones de los ensayos como los golpes de castigo. El último de estos para los australianos, pitado tras el minuto 79, y a 50 metros de los palos, supuso la victoria wallaby.

Muy divertido, todo muy divertido.

Castillo de Cardiff y Millenium Stadium

Tras el castillo de Cardiff asoma la estructura del Millenium Stadium, uno de los templos del rugby mundial, en este caso en el hemisferio norte, en Gales - Canon EOS D60, EF 28-135/3,5-5,6 IS USM

Un hasta luego

El hasta luego en realidad es hasta el martes por la tarde, día en el que estaré de vuelta de una escapadilla a Colonia. Han puesto un vuelo barato desde Zaragoza al aeropuerto de Weeze que está relativamente cerca de la ciudad renana. Puesto que los precios de los hoteles también parecen razonables, el conjunto de la escapada no sale nada mal. Y como vamos con equipaje ligero, maletita para llevar en cabina, he decidido dejarme el portatil en casa. Así que lo normal es que no actualice este Cuaderno de ruta con noticias del viaje hasta la vuelta. Probablemente, de regreso haga una crónica “en diferido” del viaje. Es decir, suba un diario con los acontecimientos del mismo y con la fecha en que sucedieron. Pero eso no se verá hasta el martes por la tarde-noche o el miércoles de la semana que viene.

Entre Francia y Alemania (pasarela internacional)

A principios de julio, cruzábamos el Rin entre Estrasburgo y Kehl; mañana quizá me asome de nuevo a este emblemático río en la ciudad de Colonia - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.