Libros: El mundo de Sofía

Literatura

Reconozco que una de mis asignaturas pendientes entre las ciencias humanas es la filosofía. No es que suspendiese mis asignaturas con ese nombre cuando estudiaba BUP y COU. No. Siempre fui buen estudiante. Pero así como la de 3º de BUP, conceptos generales de filosofía, lógica, psicología, etcetera, fue razonable, la de COU, que se centraba en la historia de la filosofía es como si nunca hubiese sucedido. Una monja escolapia iba dictando sus apuntes sobre una miriada de filósofos en orden cronológico, sin explicación alguna de lo que estaba contándonos, para luego realizar un ejercicio de memorización sobre unos conceptos que para nuestras mentes adolescentes simplemente nos resbalaban. Una catástrofe absoluta que solvente con un notable en mi expediente académico. Un notable absurdo. Pero oficialmente, mis conocimientos de historia de la filosofía valían un notable.

Un efecto secundario indeseable de aquello es que con posterioridad he evitado como si me diesen de patadas en las espinillas cualquier lectura sobre aquellos individuos que me amargaron algunas tardes a mis 17 ó 18 años. Sócrates, Kant, Nietzsche,… se convirtieron en un yuyu absoluto, a evitar. Pajeros mentales que condujeron a una producción de tochos en forma de libros que si no han arruinado los bosques del planeta se debe a la escasez de demanda entre el público general. Por ejemplo, aborrecí la palabra ente que, para mayor cachondeo, en aquella época se empezó a utilizar con frecuencia para denominar al Ente Público Radiotelevisión Española.

Vidrieras - Catedral

Vidrieras en la catedral de Colonia; el cristianismo ha condicionado profundamente, como religión oficial, el pensamiento filosófico del mundo occidental - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Con el tiempo, uno madura. Y además, a pesar de ser un chico de ciencias, nunca he tenido nada en contra contra las disciplinas humanísticas. El lenguaje, algunas cosas de la antropología, ensayos sobre cuestiones sociales o políticas, pero sobretodo la historia, son temas sobre los que he mantenido el interés de forma más o menos constante. Curiosamente, en todos ellos puedo identificar algún profesor en mi adolescencia que me hizo la materia atractiva. Luego supongo que además del sustrato personal, propenso a la lectura o al estudio, la presencia de docentes competentes y con buenas dotes de comunicación es muy importante.

El caso es que recientemente, visitando a unos amigos, tenían para su hija adolescente un ejemplar del libro que nos ocupa hoy. Ejemplar que dormía el sueño de los justos porque a la niña le gusta tanto leer como a mí que me hagan la acupuntura con media docena de alfanjes sarracenos. Así que, ni corto ni perezoso, me lo apropié por unos días, me puse en situación de volver a mis tiempos mozos, y me he leído este librito.

El mundo de Sofía
Jostein Gaarder
Siruela, edición de bolsillo; Madrid, 2010
ISBN: 9788498414516

Escrito por el noruego Jostein Gaarder, el libro es una guía de introducción a la historia de la filosofía desde los mitos indoeuropeos y los primeros naturalistas helénicos, hasta el existencialismo del siglo XX y las perspectivas que abre los descubrimientos de los últimos decenios sobre cómo es y cómo ha evolucionado el universo en el que vivimos. Pero lo hace de forma novelada, a través de las peripecias de una adolescente de 14 años, Sofia Admunsen, que está a punto de cumplir los 15, y que empieza a recibir cartas de un misterioso Alberto Knox que le propone hacer un curso de filosofía. Poco a poco descubrimos que hay extraños sucesos que se producen en la historia, difíciles de explicar de forma racional, hasta que descubrimos que ambos personajes no son más que los protagonistas de un libro que un mayor noruego de los Cascos Azules en el Líbano ha escrito para su hija Hilde que también tiene 14 años y que también cumplirá pronto los 15. A partir de ahí, además de seguir con el recorrido por la historia de la filosofía, se genera una subtrama sobre cómo los personajes de ficción se rebelarán con el “dios” que los manipula al escribir sobre ellos, para alcanzar cierto grado de existencia propia.

Dado este argumento, hay que juzgar el libro a dos niveles. Seré breve en la parte novelada. Está escrita para adolescentes jóvenes, entre los cuales atraerá preferentemente a las chicas. Y por lo tanto, más allá de la curiosidad o de que esté más o menos ingeniosamente escrito, a un tarugo de cierta edad como yo pues interesa muy relativamente. Pero bueno. Si uno decide volver a los 17, como cantaba la canción, pues hay que asumir las consecuencias y comértelo todo. Y bueno, tampoco está tan mal.

Pero luego está la otra parte. Los contenidos de introducción a la filosofía. Es curioso. No creo que después de leer el libro pudiera reeditar mi notable de COU. Pero me he enterado incomparablemente más de lo que va la historia de la filosofía y de los planteamientos fundamentales de las distintas figuras de la materia a lo largo de los siglos que en aquellas duras tarde desde unos meses antes hasta unos meses después de que el gran filósofo de las metralletas el teniente coronel Tejero, mostrase sus filosóficos argumentos al mundo entero. Quizá hay planteamientos discutibles. Por ejemplo, da por hecho que los acontecimientos relatados en el Nuevo Testamento pueden considerarse como históricos y fiables. Y eso es francamente discutible. Y por lo tanto, poner la figura de Jesús de Nazaret al mismo nivel que otros autores. No me convence. Es necesario desde luego hablar del impacto del cristianismo en el mundo; pero personalmente no reconozco como autor de esas ideas al nazareno, sino a quienes luego utilizaron su figura de modo interesado para construir la religión oficial que ha llegado hasta nuestro días. Pero bueno. Quizá no sea tampoco tan importante quién dijo qué sino las consecuencias de que alguien lo dijera, y la idea se propagara.

Se detecta también el envejecimiento de los 20 años que hace que se escribió. Ese surgir del mundo globalizado por las comunicaciones ha alcanzado unos niveles que haría que hoy la reflexión sobre el tema pudiese tomar otros matices y contenidos. También se han actualizado los conocimientos científicos que se exponen en el último capítulo, aunque creo que el mismo es razonablemente válido. Sin embargo, la preocupación por el medio ambiente o por el papel de la mujer hace que desde ese punto de vista sea un libro muy actual.

Resumiendo, un libro pensado para los adolescentes, y que algo tiene para que haya sido traducido a más de 50 idiomas y se hayan vendido decenas de millones de ejemplares. Pero cuya lectura tampoco hará daño a ningún adulto tenga los años que tengan. Aunque obviamente, para mí por lo menos, igual es el momento de buscar alguna lectura complementaria sobre el tema más adaptada a mi edad y condición.

Por cierto, como no he comprado el libro, que me lo han dejado, me siento como un delincuente. Seguro que este hecho atenta contra los dogmas de la SGAE. Porque que te dejen un libro y lo leas debe ser tan malo o más que si te lob bajas de internet, ¿no? Como no pasas por caja. ¿Cuales hubieran sido las consideración éticas de Kant en una situación como esta? Ufff, qué difícil es la filosofía.

Paseando al atardecer

Una pareja musulmana pasea por el Frankenwerft de Colonia; la afluencia de inmigrantes de otras culturas con distintas bases filosóficas y religiosas produce tensiones intensas en las sociedades actuales - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .