[Cine] Mustang (2015), ¡qué difícil es ser mujer en este puñetero mundo!

Cine

Mustang (2015; 182016-0315)

Tras la emotiva visita guiada a la exposición de Gervasio Sánchez y Mònica Bernabé que os contaba hace unos días, volvemos al mismo tema, pero estaba en versión cinematográfica de la mano de la directora turca Deniz Gamze Ergüven.

Pero claro… todos estamos acostumbrados a imaginar cosas terribles para las mujeres en uno de los países más problemáticos del mundo para nacer, muy especialmente si eres chica, como Afganistán. Pero Ergüven nos lleva a su país, Turquía. Yo visité hace un par de décadas Estambul. Una ciudad de contrastes, pero donde había amplias zonas de la ciudad abiertas ya a la modernidad. Es un país que en más de una ocasión ha mostrado su interés por integrarse en la Europa “unida”. Aunque de tradición islámica, sufrió un fuerte proceso de laicización del estado después de la Primera Guerra Mundial. Y teóricamente también de la sociedad.

La directora nos lleva a una población en la costa del mar Negro, al nordeste de Anatolia, cerca de Trebisonda, esta una ciudad de casi un cuarto de millón de habitantes, cuyos equipos deportivos se pasean por las competiciones europeas. Los periodistas parece que han olvidado el nombre tradicional de la ciudad en castellano, y ahora es habitual oír que la denominan Trabzon. No estamos en Estambul, pero tampoco en la Turquía más profunda y oscura. Estamos en un lugar de provincias normal para el país. Estamos en un lugar por el que han pasado numerosas civilizaciones.

Nos vamos a Estambul, claro, en esta ocasión... el único lugar de Turquía que he visitado.

Nos vamos a Estambul, claro, en esta ocasión… el único lugar de Turquía que he visitado.

Bien. Pues allí sitúa Ergüven la historia de Lale (Günes Sensoy), Nur (Doga Zeynep Doguslu), Ece (Elit Iscan), Selma (Tugba Sunguroglu) y Sonay (Ilayda Akdogan), cinco hermanas entre los 12 y los 17 años, calculo a ojo. Huérfanas, viven con su abuela (Nihal G. Koldas) y su tío Erol (Ayberk Pekcan). Y llega el verano y el final del curso, y lo celebran con otros compañeros del colegio bañándose en la playa… Y las cotillas del lugar se lo cuentan a la abuela y empieza la odisea de las cinco hermanas. De las que unas saldrán mejor paradas y otras peor.

La película nos sumerge en un ambiente mediterráneo que cualquiera que hayamos nacido en estas latitudes encontraríamos casi paradisíaco. El mar, montes, el sotobosque mediterráneo, la languidez de las tardes de verano, la brisa, una casa fresca con sus patios y sus jardines. La directora hace un trabajo magnífico transmitiendo sensaciones. Casi podemos sentir el calor, la humedad, los olores, la brisa gracias a la habilidad en la filmación y la iluminación del entorno. Reforzada con la gracia femenina de las cinco adolescentes, alguna todavía una niña, a las que dota de una sensualidad inocente, ingenua, carente de malicia y llenas de ganas de vivir. Y todo esto parece que está penado en muchas partes del mundo.

Una ciudad que puede ser muy bella, cruce de culturas constante, capital de un imperio durante siglos.

Una ciudad que puede ser muy bella, cruce de culturas constante, capital de un imperio durante siglos.

El desarrollo de la película explora muchos de los problemas a los que se habrán de enfrentar las jóvenes. Son cinco hermanas, lo que le permite recorrer una diversidad de situaciones. El enclaustramiento social, el matrimonio forzado, la negación del derecho a la educación, la depresión y la autoagresión los abusos físicos… y también los otros… aunque de forma muy sutil, muy poco explícita,… pero consiguiendo que temamos la llegada de la noche en la casa donde viven las cinco hermanas. Y también el espíritu de rebelión. Y desde luego un principio y un final que dan un carácter cíclico a la película, con un abrazo entre lágrimas en el comienzo de la película entre la protagonista y heroína de la película, la pequeña Lale, magnífica la joven actriz que la interpreta, Günes Sensoy, y la profesora de la niña, que se repetirá al final, concluyendo la tesis que la directora nos quería presentar. La educación es el arma que alguna vez podrá triunfar contra la oscuridad del conservadurismo, religioso o de cualquier tipo, y el machismo atroz que impera en buena parte del mundo.

No es una película perfecta. Constantemente se hace demasiado evidente, demasiado previsible. Pocas veces nos cogen por sorpresa los desenlaces de las pequeñas historias que suman la historia global… pero tal vez sea lo de menos. Porque es más importante la situación que denuncia que la historia que cuenta. Y además está rodada muy bonita.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Pero en la que, entre destellos de modernidad, todavía podían apreciarse los modos tradicionales de hacer.

Pero en la que, entre destellos de modernidad, todavía podían apreciarse los modos tradicionales de hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s