[Libros de fotografía] Plossu, Maier, Moriyama y algunas publicaciones periódicas

Fotografía

En estas dos últimas semanas he incorporado algunos nuevos volúmenes a mi biblioteca fotográfica. Y aunque sea brevemente, os traigo aquí los títulos porque me parecen interesantes.

Bernard Plossu es un fotógrafo francés que me atrae mucho. Con gran sencillez de medios, una Nikkormat y un 50 mm con película blanco y negro, ha recorrido Europa y otras partes del mundo, y nos los muestra con una sensibilidad especial que a mí siempre me ha llamado la atención. ¿En blanco y negro? Bueno, sí… Hasta que el otro día en Barcelona, en la librería Kowasa vi el último libro que ha publicado. Fotografías en color. El título del libro, Couleurs Plossu – séquences photographiques 1956 -2013. O de cómo trasladar esa sensibilidad a la hora de contemplar el mundo a un medio expresivo fotográfico muy distinto. Y no sólo con la Nikkormat,… Cámaras de juguete, instamatics,… lo que ahora llaman los modernos y otros “hipsters” “fotografía lo-fi”,… pues haciéndolo toda la vida. Lo cogí un poco por curiosidad y porque tengo varios libros de este autor. Pero cuanto más lo hojeo, más me gusta lo que veo.

Entre los árboles.

Entre los árboles.

Desde que el año pasado vi su exposición conjunta con William Klein en la Tate Modern de LondresDaido Moriyama es un fotógrafo japonés que también me ha ido interesando cada vez más. Y ahora se ha reeditado su libro Okinawa, con las fotografías que hizo durante una estancia de una semana de duración en la isla japonesa junto con otros maestros de la fotografía nipona para impartir unos talleres a los fotógrafos locales. Okinawa es un lugar con personalidad propia en Japón, y despertó la curiosidad del maestro. Y a mí me la ha transmitido de forma considerable.

Ya he comentado en diversas ocasiones que Vivian Maier, después de muerta, se ha convertido en la fotógrafa documental de moda, o “street photographer” que dicen los modernos. Un mujer discreta, poco sociable, una niñera que en su tiempo libre tomó y conservó más de cien mil negativos, la mayor parte de los cuales nunca convertidos en copias, y cuya propiedad perdió y se perdieron hasta que alguien se hizo con ellos se dio cuenta de que había un filón. He de reconocer que había aspectos de la operación mercadotécnica montada a costa de su obra que no me acababan de convencer. Pero después de ver el documental que os recomendaba hace poco, y tras hojear el libro que os comento hoy, Vivian Maier – Street Photographer, consideré que merecía la pena incorporarlo a la biblioteca. Y oye, que hay fotos buenísimas. Pero de verdad.

Entre las flores.

Entre las flores.

Y dos publicaciones periódicas que todavía no me ha dado tiempo de hojear a fondo. Por un lado el número 36 de Foam, la revista del Museo de la Fotografía de Amsterdam, titulado Talent, y dedicado por lo tanto a nuevos talentos de la fotografía con géneros y estilos muy diversos. Probablemente de lo más nuevo avanzado en tendencias en el arte fotográfico, y por lo tanto más difícilmente digerible que obras más clásicas. Por otra lado el número 7 de los 10 que constan la serie C Photo, titulado Photographicness – Fotograficidad. He de decir que con ese título no tenía muy claro lo que me iba a encontrar. Y al final lo que hay es un conjunto de fotógrafos en los que el proceso de generación y formación de la imagen antes de convertirse en obra fotográfica es tan importante como esta misma. Entramos dentro del siempre difícil terreno de la fotografía conceptual, y de la mezcla de medios, ya que previo a la toma fotográfica podemos encontrarnos con un trabajo en el terreno de la escultura, el diseño, la pintura, el dibujo,… También de los más actual en tendencias de arte fotográfico. Y por lo tanto, también de digestión lenta. Pero interesante.

Entre las aguas.

Entre las aguas.

[Libros de fotografía] De compras en Berlín

Fotografía

Mientras voy elaborando el diario de viaje de mi reciente escapada a Berlín, voy a ir comentando aquí alguna de las consecuencias del viaje. Y una de las consecuencias de un viaje a Berlín es que uno puede venir con la maleta bastante pesada por culpa de algunos libros que caen en ella.

En la Burgstrasse, junto al parque de Monbijou, a menos de cinco minutos caminado del hotel donde nos alojábamos, y frente a la Isla de los Museos se encuentra la sucursal berlinesa de la librería Walter König, especializada en libros de arte y, entre ellos, con abundancia de libros de fotografía. Me vine con cuatro volúmenes que aumentaron considerablemente el peso de mi maletita de viaje. Menos mal que a la vuelta ningún empleado de la compañía aérea comprobó el mismo, entre otras cosas gracias a lo compacto de su tamaño. Porque si no, seguro que me la hacen facturar.

Berlin Freidrichstrasse

Creo que la mayor parte de las fotografías de los libros que compré están en blanco y negro. No todas, pero muchas.

Tres de los volúmenes los compré yo mismo.

El último número de la revista Foam, últimamente difícil de conseguir en Zaragoza, y que siendo el número 35, verano de 2013, viene especialmente tórrido bajo el título Lust. O sea, lujuria. ¿Hace falta decir más sobre su contenido? Todavía no he terminado de digerirlo, pero esta revista siempre tiene una gran calidad en los trabajos presentados y en la impresión de los mismos.

Trough the Soldier’s Lens con fotografís de Bill Perlmutter. Este es un fotógrafo norteamericano que comenzó su actividad cuando realizó su servicio militar en el Signal Corps del ejército de su país, donde se formó técnicamente, y fue destinado a Alemania desde donde viajó por toda Europa. Utilizando cámaras de formato medio, y alguna telemétrica, documentó sus impresiones en Alemania, FranciaItaliaEspañaPortugal en los años 50. Su mirada no deja de ser la de quien se extraña antes las diferencias que encuentra con lo que considera normal en su sociedad, en su medio habitual. Pero lo hace con humanismo, con empatía y, en ocasiones, hasta cierto punto, con ingenuidad. Pero con un técnica excelente y sobre todo con una estética impecable. A priori no es un libro que pensaría en comprarme, pero al hojearlo despacio en la librería, me enganchó y me lo traje.

En mayo de este mismo año, me llamaba la atención un artículo de Le Journal de la Photographie que comentaba una exposición de los fotógrafos japoneses Hiroshi HamayaKinsuke Yamamoto, y así lo trasladaba a estas páginas en mis recomendaciones semanales sobre fotografía. Esta exposición tiene un catálogo excelentemente editado, que estaba disponible a la venta en la librería berlinesa. También es uno de los libros que tardaré todavía un tiempo en ir digiriendo adecuadamente, pero desde luego un excelente añadido a mi biblioteca de libros de fotografía.

Berlin Freidrichstrasse

Por otro lado, Berlín es una ciudad privilegiada para quien guste de los temas ferroviarios. Muchas estaciones, muchos trenes, mucha gente. Y el grafismo asociado a estos temas.

El cuarto volumen fue un regalo sorpresa comprado sobre la marcha, mientras yo estaba ensimismado hojeando libros. Regalado con intención de “provocar”, se trata de Nudity Today, de Jesse Pearson (editor), que recopila la obra de una serie de fotógrafos contemporáneos con nuevos enfoque en el tratamiento de la figura humana desnuda. Ya digo que era un regalo “provocativo”, porque buena parte de la obra que aparece tiene un tratamiento muy descarnado del desnudo, incluso bordeando lo pornográfico, aunque hay de todo. En cualquier caso, creo que es mucho más aprovechable de lo que me pareció en un primer momento, aunque probablemente tampoco es un libro que yo me hubiera comprado en principio.

Ahora tengo que ir pensando en cómo amplio mis estanterías para colocar los libro. Uffff…

Berlin Freidrichstrasse

Así que en esta entrada os dejo algunas fotografías tomadas en la estación de Berlín-Friedrichstrasse, procesadas en blanco y negro.