[PHOTOESPAÑA 2019] Klein, Abbott, Ferrato, Meyerowitz, Vallhonrat y los demás

Fotografía

Hace unos días os comentaba una primera parte de mis visitas a PhotoEspaña 2019 el sábado pasado, aprovechando que tenía prevista una comida con un grupo de amigos. Si las exposiciones que comentaba entonces tenían una relación y una coherencia conjunta, el resto… pues va cada una a su aire. Así que me limitaré a ir indicando lo que había, con un breve comentario sobre lo que me parecieron.

Contactos de William Klein en Fundación Telefónica; encabezamiento, libros de Hervé Guibert en galería Loewe.

Imprescindible hablar de la exposición de William Klein en Fundación Telefónica. Aquí fui un poco empanado. En 2012, tuve ocasión de visitar una exposición dedicada al neoyorquino en Londres, la Tate Modern. Y tenía la sensación de que sería más o menos lo mismo. Pues no. Había olvidado que aquella fue una exposición en la que se contrastaban y comparaban las obras de Klein y del japonés Daido Moriyama. Así que aquí estamos ante una retrospectiva de toda la obra de Klein. De por sí, eso ya la hace recomendable, puesto que Klein es uno de los grandes, uno de los referentes de la fotografía en el siglo XX. Simplemente, si vais por Madrid y os gusta la fotografía, no os la podéis perder. Y está muy bien comisariada. Aunque las voces de los que llevaban las visitas guiadas fueran un poco chirriantes, y un poco simplones en sus explicaciones. Una tarra.

La Fundación Mapfre, en sus salas de Recoletos o Bárbara de Braganza, están muy cerquita una de otra, es frecuente que programe exposiciones de fotógrafos muy destacados en la historia del medio. Pero no siempre se incluyen, aunque coincidan, en el programa de PhotoEspaña. En esta ocasión sí. Y la fotógrafa de turno es nada menos que Berenice Abbott, otro nombre que sencillamente no te puedes perder. Muy recordada por sus paisajes urbanos neoyorquinos, lo cierto es que sus retrato me suelen interesar mucho más. No sabía, y disfruté, de su vertiente como fotógrafa científica. Como digo, otra imprescindible. En esta ocasión, la fotografía esta en la sala de Recoletos. Últimamente este medio artístico lo suelen en exponer en Bárbara de Braganza.

Darío Villalba en la sala Alcalá 31.

Donna Ferrato saltó ya hace tiempo a la primera fila de la palestra fotográfica por sus reportajes sobre las mujeres que sufren la violencia de género, el maltrato de sus parejas. Fotografías difíciles, duras, comprometidas, de una autora que ha hecho de la lucha contra el maltrato un eje central en su vida. Pequeña exposición en una pequeña sala del Círculo de Bellas Artes, pero también imprescindible. La exposición grande en el Círculo era sobre las vanguardias y la propaganda en la Unión Soviética entre la revolución y la guerra mundial, en la que se mezcla la fotografía, con el diseño, con la tipografía y con las políticas editoriales y propagandísticas del régimen soviético.

Joel Meyerowitz es uno de mis fotógrafos favoritos. Especialmente cuando trabaja con gran formato, en paisajes semiurbanos maravillosos. Pero en general en cualquiera de sus series. Quedé encantado con su obra cuando visité una retrospectiva de su obra en Viena en 2013. En la Casa de América, en cuyo restaurante comimos, presenta una exposición más modesta. Las fotografías que tomó en una estancia en Málaga y alrededores en los años 60. Fotografías con mucha sorna, llenas de humor, pero sin acritudes, que nos muestran una España, la del tardofranquismo, que por mucho que nos arranque una sonrisa nostálgica, no dejan de ser las de un país que había perdido el tren de la historia. Una pena. En la Casa de América también podemos ver un montaje de vídeo sobre la historia de la fotografía en Cuba, abarcando más de 100 años de historia, y un trabajo de Diana Markosian sobre la fiesta de la Quinceañera, también en Cuba.

Actividad editorial y diseño en la Unión Soviética de anteguerra en el Círculo de Bellas Artes.

Las exposiciones del Real Jardín Botánico, cada vez más caras de visitar, están patrocinadas por la Fundación Enaire. Y además de una dedicada a los trabajos reconocidos y premiados por los premios que otorga esta fundación, la exposición más interesante es la de Javier Vallhonrat y su trabajo alrededor del glaciar de la Madaleta en el Pirineo Central, en el cual transformó una pequeña tienda de campaña en una cámara oscura y cámara fotográfica. Un trabajo profundo, complejo y muy esforzado. Conceptualmente muy interesante desde mi punto de vista, aunque, por lo que pude ver, poco comprendido por otros visitantes. Me gustan las reflexiones fotográficas que Vallhonrat hace sobre el paisaje y el medio ambiente.

También en el programa oficial, nos encontramos con la amplia exposición que la Fundación ICO propone sobre las misiones fotográficas europeas, una serie de proyectos realizados en distintos países del viejo continente en los que distintas instituciones reúnen a fotógrafos para reflejar los cambios en el ambiente y en el paisaje, casi siempre derivados del desarrollo, controlado o incontrolado, los fenómenos de neourbanización e industrialización y los contrastes en los paisajes de un territorio o un país. Son un tipo de trabajo que parece menos lucido desde el punto de vista artístico, aunque se veían fotografías muy notables, pero que me parece que tiene gran trascendencia e importancia y un género por el que siempre me he sentido atraído.

En otro estilo, la Sala Alcalá 31 de la Comunidad de Madrid, ausente del programa en los últimos años, nos propone una interesante exposición del artista ya fallecido Darío Villalba (1939 – 2018), una retrospectiva que incluye obras de gran formato en las que se mezcla la fotografía con otras técnicas. Partiendo de las formas propias del pop art, los temas que desarrolla son mucho más introspectivos sobre la naturaleza y la soledad del ser humano.

Las “quinceañeras” de Diana Markosian en la Casa de América, minutos antes de afrontar un estupendo plato de pulpo a la brasa en el restaurante del lugar.

Fuera de la selección oficial, en la sala Loewe pude visitar las obras de Hervé Guibert, un fotógrafo muy comprometido contra la intolerancia, especialmente hacia la identidad y orientación sexual de las personas. Y en la sala de exposiciones de La Fábrica, donde compré algún libro de los que ya hablaré otro día, había algunos paisaje neoyorquinos de Donna Ferrato, la misma autora que hemos comentado antes, pero que cambia de tercio y nos muestra los cambios y el ambiente de TriBeCa en la Gran Manzana.

Y después de todo… me dejé,… imposible… no daba tiempo ni posibilidades,… otras exposiciones muy interesantes. Tal vez, si me puedo escapar durante el verano otro día a Madrid… El 10 de agosto tengo que coger un avión por la tarde a Berlín. Quizá me dé tiempo a ver por la mañana alguna exposición más. Ya veremos.

Con Javier Vallhonrat en el Real Jardín Botánico.

[Fotografía] Recomendaciones semanales; encontrado en internet

Fotografía

Comienzo la semana tremendamente liado, pero con algunos ratos muertos para mirar algunos de las revistas online sobre fotografía que por internet pululan. Y encuentro alguna cosa interesante.

Tom Griggs es un fotógrafo que mantiene un sitio en internet, Fototazo, del cual extraigo recomendaciones para esta sección dominical de vez en cuando. Sin embargo, en esta ocasión el recomendado es él, y en concreto su serie Wound and Fountain. Fotografías tomadas durante los años en los que vivió habitualmente separado de su esposa, por estar estudiando en universidades distintas y alejadas entre sí. En la sociedad moderna no son raras las parejas que sufren esta experiencia. Y no siempre salen con bien. De todas las formas, las fotografías son interesantes aunque no sé si me trasladan ninguno de los sentimientos que sugiere esa situación. Via Fraction Magazine.

Paisajes urbanos

Ayer seguí paseando con la E-M5 calzada con el Elmar 5 cm f/3,5 de Leica con montura de rosca. Y chico… es divertido.

El que las aves, los pájaros, tengan la capacidad de volar han hecho que una cierta envidia por parte de los seres humanos, por su ansia de levantar el vuelo, haya elevado en exceso la consideración que sentimos por estos animales. Sin embargo, con frecuencia, y debido a la acción humana, las aves se convierten en plaga. Invaden, ensucian y deterioran las obras del hombre. Palomas, estorninos, gaviotas,… son auténticos carroñeros que invaden los terrenos humanos para aprovechar el derroche. He trabajado durante once años en una pequeña ciudad donde los estorninos se constituyen como una desagradable, sucia y ruidosa plaga. También el fotógrafo Paolo Patrizi los ha percibido así, aunque en este caso en Roma, aunque las formaciones aéreas de sus bandadas hayan dado lugar a unas gráficas e interesantes fotografías en blanco y negro. Via Fraction Magazine. En cualquier caso, su página web tiene más cosas interesantes.

En el número 5 de LPV, que podéis descargar gratuitamente en formato PDF, se pueden ver las fotografías de la canadiense Alexi Hobbs. No todas sus fotografías me gustan por igual, pero hay algunas que me han resultado muy interesantes.

Paisajes urbanos

La operación, una vez que le coges el truco, y a pesar del enfoque manual, es más rápida de lo que parece.

No es la primera vez que digo que la fotografía de moda no es la que más me interesa. Pero el mundo de la moda es muy extenso y comercialmente potente, por lo que es muy fácil y frecuente encontrar recomendaciones de fotógrafos que se dedican a este género. Dos ilustres traigo esta semana. Un español, Javier Vallhonrat, vía Cada día un fotógrafo, y una alemana, Ellen von Unwerth, vía Rafael Roa. La mezcla de naturalidad, sofisticación y erotismo de las chicas que fotografía la alemana siempre me ha llamado la atención.

La fotógrafa Sally Mann, una de mis preferidas, ha aparecido por estas páginas de vez en cuando, y que expone y pude visitar en la Galería La Fábrica de Madrid su serie At Twelve, se hizo famosa por los retratos que les hizo a sus hijos. Eso es algo que han repetido otros fotógrafos, con estilos diversos. En Lenscratch nos hablan del trabajo de Jacqueline Roberts que tiene por objeto sus trillizos. A veces me recuerda a la fotógrafa americana. Aunque las fotos de Roberts me resultan mucho menos naturales, que las que la americana tomó en el profundo sur de su país.

Paisajes urbanos

Y a pesar de la apertura máxima tan modesta, incluso usando un f/4 se obtienen desenfoques razonables. Y eso que la profundidad de campo es equivalente a f/8 en el formato tradicional de 24×36 mm.

Son muchos y diversos los fotógrafos de calidad italiano, pero a la par que en el cine, fue el neorrealismo lo que dio personalidad nacional a muchos de ellos en la posguerra mundial. Tanto en cine como en fotografía, el neorrealismo siempre me ha parecido una fuente inagotable de imágenes interesantes. Por ejemplo, las de Nino Migliori. Vía Le Journal del Photographie.

La semana pasada indiqué algunas recomendaciones relacionadas con el erotismo en la fotografía. Hoy traigo una serie de fotografías de Martial Lenoir, desnudos o retratos inequivocamente eróticos con modelos no profesionales, algunas de ellas lejos de los cánones de belleza corporal vigentes, con atrezo de los años de la Gran Depresión. Pues están muy bien. Fotografía sexy y divertida. Vía Le Journal de la Photographie.

Finalmente, ya he comentado en alguna ocasión que tengo la impresión de que el mercado del arte fotográfico basa sus cotizaciones más en los metros cuadrados de fotografía que en la calidad intrínseca de las imágenes ofrecidas. Y creo que no soy el único que lo piensa. Pues bien, en Le Journal de la Photographie nos proponen visitar la obrar de tres fotógrafos y fotógrafas que se mantienen fieles a los pequeños formatos. Sarah MoonBernard Plossu y Masao Yamamoto. Los dos últimos ya han sido recomendado por aquí. Plossu está entre mis favoritos. A Moon le tendré que dedicar en algún momento algún espacio.

Paisajes urbanos

En cualquier caso, lo importante es que sea divertido. Hoy probaré otra combinación.