[Cine] Una segunda oportunidad (En chance til) (2014)

Cine

Una segunda oportunidad (En chance til, 2014): vista el 14 de septiembre de 2015.

Película danesa que vimos en versión doblada al castellano en la sala de cine comercial, última de las firmadas por Susanne Bier, realizadora del país escandinavo que últimamente nos ha mostrado algunas cosas interesantes. De todas formas, los doblajes me resultan insatisfactorios, y encontré “por ahí” la versión original que he visto en mi casa. De ahí lo de conservar los dos títulos en la reseña. También presenta como atractivo la presencia en el reparto de algunas caras conocidas, con cierto éxito en la televisión mundial. Es decir, la que se rueda en inglés. Aunque sea intérpretes daneses.

Bier nos presenta una historia de carácter fundamentalmente moral. Dos policías, Andreas (Nikolaj Coster-Waldau) y Simon (Ulrich Thomsen). El primero, más joven, felizmente casado con una guapa mujer, Anna (Maria Bonnevie), y un bebe estupendo, un poco más llorón de la cuenta por las noches. Una bonita casa, bonitos paisajes, una vida casi ideal. El segundo, mayor, sumido en un profunda depresión con tendencias alcoholizantes por un divorcio traumático y mal asumido. Una pareja de yonquis, un delicuente en libertad provisional, Tristan (Nikolaj Lie Kaas), conocido por maltrato a sus parejas, y su actual pareja, Sanne (May Andersen), con quien tiene un bebé. Andreas y Simon descubren en un servicio que el bebe de Tristan y Sanne recibe muy malos cuidados, y tienen miedo de que sufra malos tratos. Pero no consiguen que los servicios sociales se hagan cargo del bebé. Poco después, una insospechada tragedia en el idílico hogar de Andreas, le llevará a una espiral de decisiones erróneas que afectará profundamente a la vida de estas siete personas, incluyo los dos bebés.

Dada la nacionalidad y las localizaciones de la película, viajaremos fotográficamente a Dinamarca; pero nos situaremos en el museo de arte moderno Louisiana, cerca de Copenhague.

Dada la nacionalidad y las localizaciones de la película, viajaremos fotográficamente a Dinamarca; pero nos situaremos en el museo de arte moderno Louisiana, cerca de Copenhague.

Como digo, aunque bajo la forma de una intriga policiaca, estamos a una película fundamentalmente moral. Sobre dilemas éticos y sobre afrontar las malas decisiones que tomamos en la vida. Película de diálogos sobrios, muy visual, muy escandinava, usando a su favor el tranquilo paisaje danés, que a pesar de sus llanuras y espacios abiertos al mar, puede resultar también opresivo, bien filmada e iluminada. Sin embargo, hay algo que te deja insatisfecho. Más si la ves dos veces en una semana. Al principio, no sabes lo que es. Pero si lo piensas bien te das cuenta de que la situación planteada es muy forzada. Que los servicios sociales no intervengan ante un bebé que es encontrado por la policía encerrado en un armario y sucio de los pies a la cabeza con sus heces, me parece poco creíble, y más para un país como Dinamarca. El conjunto de decisiones que Andreas toma en una noche, siendo como es un policía íntegro o con un alto sentido de la moral… Eso hace que en un momento dado vivas las situaciones derivadas con un sensación de cierta y realidad. Hay una cierta quiebra de la suspensión temporal de la incredulidad que acompaña a la visión de una obra de ficción. Eso es lo que he identificado como el principal origen de la insatisfacción al ver el filme.

Porque las interpretaciones está a buen nivel. Para el público occidental, será fácilmente reconocible el protagonista, Coster-Waldau, que además de aparecer en distintos largometrajes en los últimos años, es uno de los protagonistas de Game of Thrones, interpretando al orgulloso venido a menos Jamie Lannister. Es quien lleva la mayor parte del peso de la película, y cumple su trabajo, aunque paradójicamente me parece el más flojo del quinteto protagonista. Su compañero Thomsen, a quien hemos visto de mafioso local en Banshee, pero que yo recuerdo desde la muy interesante y “dogmática” Festen, tiene un papel más sobrio, con mucha menos presencia en pantalla pero con más matices, que saca adelante sin problemas. Los dos drogadictos hacen unos papeles bastante sólidos y convincentes, lo cual es especialmente meritorio en la top-model May Andersen, que en su primer papel de actriz en una obra de ficción, donde no tiene que parecer guapa ni lucir palmito, muestra muchos matices y mucha capacidad de transmitir con sutiles cambios de gesto, en una película que usa y abusa del primerísimo plano. Dejo para el final a la sueca Maria Bonnevie, que le toca de alguna forma bailar con la “más fea” (no es nada fea la chica), y que a mí me parece que lo borda, siendo de lo más interesante de la película.

Un lugar al que se puede ir sin problemas solo, acompañado o en familia. Niños incluidos.

Un lugar al que se puede ir sin problemas solo, acompañado o en familia. Niños incluidos.

Película que se puede ver sin ningún problema, aunque ya aviso que se trata de un drama con tintes trágicos, no apto probablemente para engullidores palomiteros, esta fauna a la que no dan de comer en casa y que va al cine con el único fin de deglutir toneladas de maíz, sal y grasas con refrescos de cola, junto con películas intrascendentes. A estos, no. No se la recomiendo. Bueno… me he visto dos dramas daneses en menos de una semana… no voy a ganar para psicoanalistas.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
Y que combina perfectamente, sin ningún problema, el contacto con el arte moderno y contemporáneo y el paseo por bellos parques y la contemplación de tranquilos paisajes a orillas del Øresund.

Y que combina perfectamente, sin ningún problema, el contacto con el arte moderno y contemporáneo y el paseo por bellos parques y la contemplación de tranquilos paisajes a orillas del Øresund.

[Cine] Los casos del Departamento Q (sesión doble)

Cine

Es curioso que la semana pasada una compañera de trabajo me preguntase a la hora del café si había visto alguna de las películas nórdicas de detectives que estaba en cartelera. Le contesté que no, que no nos había entrado la curiosidad. Que no parecía que fuésemos a ver ninguna de ellas. Porque justo cuando llegó el fin de semana, un fanático de este tipo de historias nos sugirió ir a una sesión doble con las versiones originales de estas películas que en España se han agrupado como “Los casos del Departamento Q”.

Estamos hablando de dos películas. La primera del año 2013, titulada en danés Kvinden i buret (La mujer en la jaula), cuyo título “internacional” (en inglés, claro) es The Keeper of Lost Causes (El guardian de las causas perdidas), y que en la versión doblada al castellano en España viene bajo el título Misericordia: Los casos del Departamento Q. Está “claro” ¿no?

La segunda lleva un cachondeo con los títulos similar. El título original en danés es Fasandræberne (Los cazadores de faisanes), el título “internacional” en inglés es The Absent One (El/la ausente, no sé muy bien con qué género quedarme, probablemente el femenino), y en doblada al castellano en España es Profanación: Los casos del Departamento Q. Solemnes los de la distribuidora española, eso sí.

Os puedo asegurar que después de ver las películas, los más sensatos a la hora de titular las películas parecen los daneses, que para eso las han hecho, ambas dirigidas por Mikkel Nørgaard, un tipo que parece que viene del mundo de la televisión. Son adaptaciones de una serie de libros de un autor danés llamado Jussi Adler-Olsen, de las que hay ya cinco o seis secuelas.

Ya que la cosa está hecha Dinamarca, a Dinamarca nos vamos... aunque nunca he visto en estas películas o telefilmes escandinavos que involucrasen a la Sirenita de Copenhague en ninguna tórpida trama criminal... Tiempo al tiempo.

Ya que la cosa está hecha Dinamarca, a Dinamarca nos vamos… aunque nunca he visto en estas películas o telefilmes escandinavos que involucrasen a la Sirenita de Copenhague en ninguna tórpida trama criminal… Tiempo al tiempo.

Ambas películas tienen como protagonistas a los dos únicos miembros del Departamento Q, el inspector Carl Mørck (Nikolaj Lie Kaas) y su ayudante Assad (Fares Fares). Mørck es el típico policía atormentado, que es relegado a informar y archivar casos cerrados no resueltos, pero que se acaba involucrando en abrirlos y resolverlos. La primera película es sobre una guapa mujer que desaparece misteriosamente en un ferry de los que cruzan los estrechos daneses, la segunda es sobre las muertes de dos adolescentes gemelos, un chicho y una chica, esta última también violada. En ambos casos, el inspector se empeñará contra la opinión de todo el mundo en seguir pistas que puedan esclarecer los casos.

A mi estás dos películas, estas historias en general, me parecen más carne de telefilme o de serie televisiva que otra cosa. Son películas realizadas con dignidad, que no están mal interpretadas, pero que abusan del ambiente frío de la novela negra escandinava que tan de moda se ha puesto desde hace 10 años a esta parte. No aportan nada novedoso. Personalmente, en este género de películas me parecen similares o mejores a las de la serie Millenium, que no fueron gran cosa aunque contasen con un personaje carismático como Lisbeth Salander, me parecen mejores que los telefilmes de Los crímenes de Fjällbacka, con cualquiera de las actrices que encarnaran a Erica Falk, y francamente por debajo de la serie inglesa dedicada a Wallander, y sobretodo muy por debajo de la estupenda Bron/Broen. Estoy comparando con lo que he visto. Sé que hay más opciones porque la capacidad de los nórdicos de parir historias policíacas sórdidas parece infinita… pero yo no doy más de mí al respecto.

Tampoco las animadas terrazas de Nyhavn en verano suelen ser el escenario de los crímenes... quizá por la abundancia de potenciales testigos visuales.

Tampoco las animadas terrazas de Nyhavn en verano suelen ser el escenario de los crímenes… quizá por la abundancia de potenciales testigos visuales.

A quien le guste el género, se lo pasará bien, supongo. Para mí fue un exceso. Con una de ellas, cualquiera, hubiera tenido dosis suficiente de frialdad escandinava para mucho tiempo, aunque cualquiera puede hacer un como digo un telefilme que se puede ver sin ningún problema tranquilamente en casa mientras te comes la cena. Una cosa muy graciosa es que aparecen publicitadas como “del guionista de Millenium”. Deberían aclarar que sólo se le puede culpar de la primera película de la saga, que es aceptable. Porque las otras dos de películas de esa serie, fueron sendos pestiños, dignas de que su guionista fuese condenado en el tribunal de la Haya por crímenes contra la humanidad. O al menos contra el noble oficio de escribir guiones.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **
Más que en estos alegres barrios de la capital suelen ser crímenes en casas de campo o en sórdidos barrios... y con frecuencia están implicados ricos empresarios o prohombres... fíate tu de las clases altas de tan privilegiados países socialmente hablando.

Más que en estos alegres barrios de la capital suelen ser crímenes en casas de campo o en sórdidos barrios… y con frecuencia están implicados ricos empresarios o prohombres… fíate tu de las clases altas de tan privilegiados países socialmente hablando.