¿Sabríais distinguir una fotografía “photoshopada” de una que no lo está?

Fotografía, Fotografía personal, Viajes

Ayer domingo, me pegué la tarde terminando de organizar la fotografías de mi escapada a Munich y alrededores. Entre otras cosas, ya tengo subidas en la correspondiente colección de fotografías en Flickr, con tres álbumes: Munich, Zugspitze y Salzburgo

También estuve preparando el libro que voy a encargar a MyPublisher. En realidad, intenté encargarlo ya, pero se produjo un fallo de conexión. Así que hoy volveré a intentarlo.

Para preparar todo ello, tuve que revelar los archivos RAW de mis fotografías, y dedicarles algo de tiempo en un programa de tratamiento de imágenes. No soy partidario de grandes intervenciones en las fotos en la fase de procesado. Creo que conviene tener una buena imagen de base, y realizar aquellas intervenciones encaminadas a restaurar el ambiente o la sensación que nos llevó a tomar la imagen. Esta sensación no siempre queda plasmada en nuestro archivo ya que la fotografía como cualquier otra técnica tienen limitaciones devidas a impertivos físicos.

Dicho esto, no tengo nada especialmente en contra del trabajo en Photoshop u otros programas de tratamiento de imágenes. De tener algo en contra sería en relación con la intencionalidad del autor. Si lo que se pretende es una creación artística, transmitir una sensación, etc… pues que cada uno aplique las técnicas que quiera, y que el público lo juzgue. Bien. Viva la libertad. Otra cosa es si se intenta engañar al personal; dar gato por liebre. Y así, si uno ve una imagen de una mujer que se sabe que está en los 50 años y en la foto parece tener un cutis de una cría de 17, y además te recomienda una crema cosmética… pues está claro que es un engaño de tomo y lomo, que toma a las mujeres por tontas (o a los hombres si no han aprendido a controlar sus hormonas y a saber valorar correctamente a las mujeres) y que menosprecia a las mujeres de 50 años. Mal.

Cuando terminé mis tareas, revisé las noticias en el Google Reader, y me encontré con una curiosa anotación en Xataka Foto. Nos proponía realizar una prueba para ver si somos capaces de distinguir una foto “photoshopada” de una que no lo está.

Para realizar la Real or Shopped Challenge, visita http://theirtoys.com/RealorShopped. Al final te dará el porcentaje de aciertos. A mí no me fue mal… un 70%.

Photoshop Quiz
Created By Their Toys

En general, fui mejorando mi nivel de aciertos conforme avancé en la prueba… No os voy a contar los trucos. Que cada uno se afane como mejor pueda.

La imagen que os pongo hoy es una de las que sufrió un tratamiento más enérgico de las que me traje de viaje. Está tomada en Salzburgo, donde estuvo nublado y lloviendo casi todo el día. Como consecuencia, las diferencias de luminosidad entre el cielo y el suelo, y los problemas de microcontraste en cada una de estas zonas, obligan a un mayor trabajo con máscaras y curvas para llegar a una representación razonable de la realidad. En este caso, la fortaleza Hohensalzburg vista desde las orillas del Salzsach.

Fortaleza de Hohensalzburg desde el Salzsach

(Pentax K10D; SMC-DA 70/2,4)

Trasteando un rato con el Photoshop

Fotografía personal, Viajes

Semana de trabajo después de las vacaciones, semana liada. No falla. Pero esta tarde me he relajado un rato con algunas de las fotos del viaje a Polonia. Al mismo tiempo, explorando alguna técnica photoshopera, para ir aprendiendo más cosas.

Hoy ha tocado simular los procesados cruzados de diapositivas en la química C41. Es un tema que no tengo nada dominado. Siguiendo las sugerencias que aparecen en una página cuya dirección no he guardado. ¡mecachis! Menos mal que he grabado una acción en el photoshop para poder repetirla.

En fin. Os dejo un para de ejemplos. Gente charrando a orillas del Vístula junto a la colina Wawel en Cracovia. El resultado final depende mucho del original. Pensaba que los resultados iban a ser más homogéneos. Seguiremos investigando.

Dialogo cara a cara

Diálogo en rojo

(Ambas fotos, Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM)

¿Photoshop o no photoshop? He ahí el dilema.

Fotografía

Ayer sábado me di una vuelta por los quioscos para ver que había de nuevo, y vi que había un número nuevo de Visión Salvaje, una revista de fotografía de naturaleza, aparentemente cara (7 euros el número), aunque dada la calidad de impresión de las imágenes, merece la pena. Imágenes asimismo de gran calidad, que justifican el gasto en la calidad de impresión. Sería estupendo que la imprescindible edición en papel pudiese estar respaldada por una buena edición en internet, complementaria de lo que vemos en la revista.

Bueno, pues en el número 17 de la mencionada revista, ayer podía leer la editorial firmada por Daniel Montero, y titulada Momentos imaginados, que no imaginarios. He encontrado imágenes realizadas por el autor en las páginas de fotonatura.org; es bueno, saber que sus imágenes muestran que sabe de lo que habla. En esencia, el editorialista hacía una defensa de la calidad de la imagen desde el momento de la toma, con una cuidada composición y medición de la luz, y asumiendo la calidad de la luz que la meteorología en la naturaleza nos quiera brindar. Y criticaba, por lo tanto, el excesivo uso de los programas de tratamiento de imagen para tratar de convertir las imágenes en lo que no eran, produciéndose como consecuencia una degradación de la calidad de la imagen, tanto técnica como conceptualmente. Así entendí yo el mensaje.

En líneas generales, estoy de acuerdo en el mensaje… en gran medida. Ninguna fotografía es pura. Para los fotógrafos de naturaleza es casi obligado el uso de filtros, especialmente para la gestión del contraste, de modo que en el momento de la toma se superen las limitaciones del equipo a la hora de registrar lo que nuestro sentido de la visión nos permmite percibir. Que se pueda utilizar las nuevas tecnologías de computación para el mismo fin no tiene porque ser censurable. Lo que sí que puede ser cuestionable es la utilización de dichas tecnologías para mostrar una realidad que no existe o no ha existido. Que no se correspondía con el momento.

Pero por otra parte, la intención artística del fotógrafo le debe otorgar la libertad de utilizar los medios necesarios para obtener los resultados que su imaginación o su concepción le hayan sugerido. Y no será el juicio sobre los medios utilizados sino sobre la imagen final obtenida la que debe guiar al espectador de la obra del fotógrafo. Si se utiliza el “photoshop” para apañar una técnica mediocre, y el resultado “canta”, lo normal es que el espectador lo perciba y no aprecie la obra. Si el “photoshop” forma parte de una cadena en la que todos los pasos son técnicamente impecables, el resultado puede ser notable.

Como contrapunto, recomendaré un paseo por las imágenes de David J. Nightingale, comentado hace unas semanas en FotoMicrosiervos. No son específicamente fotografías de naturaleza, pero también las hay. Quizá por orientar el debate, merezca la pena echar un vistazo a la sección de fotografía HDR (High Dinamic Range), como ejemplo de extrema manipulación.

Yo me limitaré a proponer una modesta imagen del atardecer en el río Ebro a su paso por Zaragoza, sometida a un modesta corrección del contraste en un programa de tratamiento de la imagen.

El Pilar tras el puente

(Canon EOS 40D; EF 50/1,8)

¡Pero qué morro tienen los de Adobe! ¡Pero qué morro!

Fotografía, Informática e internet

Recientemente, y en su versión beta como buen servicio web, Adobe ha lanzado un tratamiento de imágenes a través del navegador en internet. Se trata de Adobe Photoshop Express. Lo he estado probando, y no está mal. Es sencillito pero eficaz. Es un tipo de servicios que puede tener su utilidad. Ya he probado la implantación de Picnik en Flickr y no está mal. La propuesta de Adobe tiene algunas ventajas y algunos inconvenientes. Pero son servicio jóvenes. Ya irán madurando… y probablemente confluyendo funcionalmente. Pero no es esto lo que quería comentar.

La cuestión es que en las condiciones de uso del servicio aparece una por la que se otorgan el derecho a utilizar tus imágenes, como les venga en gana, sin ninguna compensación. Y luego dicen que el servicio es gratuito. Lo que pasa es que de repente se convierten en los chulos de la comunidad de fotógrafos que confían en ellos y que se convierten en sus putas.

Personalmente, me he suscrito, pero de momento me limito ha dejar en mi biblioteca de imágenes la siguiente. Si quieren que la usen. Ante todo, derecho al pataleo.

En la fotografía de hoy, los responsables de la visita a la Sagrada Familia de Barcelona, nos ofrecen una explicación de las piedras y rocas usadas en la construcción, de sus características y propiedades. Y nos dejan tocarlas. Muy bien.

Rocas y piedras
(Pentax K10D; SMC-A 50/2)

Vía: Caborian.