[Cine] Viva la libertad (2013)

Cine

Viva la Libertad (Viva la Libertà, 2013), 5 de junio de 2014.

Película italiana que nos llega con cierto retraso, no excesivo pero suficiente para que no pueda completar la experiencia de ver la versión doblada buscándose una copia en versión original en italiano subtitulada en alta definición, y que es posible que no hubiese llegado a la cartelera española si no fuera por la fama alcanza por su protagonista, Toni Servillo, en la última película ganadora del oscar a la mejor película de habla no inglesa. Veamos lo que da de sí esta comedia/drama/farsa sobre el poder político de hoy en día que firma Roberto Andò.

Enrico Oliveri (Toni Servillo) es el principal lider de un partido de izquierda moderada en Italia, dominada por los gobiernos de derechas. Racional, taciturno, serio, cae en una situación de depresión que le lleva a desaparecer de su entorno habitual y a refugiarse en casa de Danielle (Valeria Bruni Tedeschi ), antigua amante de sus tiempos en el mundo del cine, actualmente casada con un famoso director. Para solventar la crisis, el equipo del partido hecha mano del hermano gemelo de Oliveri, el profesor de filosofía Giovanni Ernani. Físicamente idéntico, no puede ser más distinto. Amante de la poesía, de las emociones, de la espontaneidad, de la verdad, llevará un soplo de aire fresco al partido. Pero Ernani tiene algunos antecedentes peculiares. Acaba de salir de una larga estancia en un psiquiátrico, y también fue amante de Danielle.

Castillo y puente de Sant'Angelo

Entre dos ciudades anda la película… Aquí Roma, con una vista del puente y castillo de Sant’Angelo.

La utilización de un gemelo, un doble o sosias de algún tipo, para cubrir la ausencia de un lider político desaparecido o muerto no es algo nuevo. Se ha utilizado en diversas ocasiones en el cine, tanto en comedia como en drama, con distintos resultados. Quizá el referente más claro sea The Great Dictator (El gran dictador), película con la que esta que nos ocupa hoy comparte algunas similitudes, incluidas la suplantación de la posición y el discurso que propone una visión alternativa de la política a realizar. Por supuesto, tiene diferencias derivadas de las épocas distintas, de la propia trama, y del fin propagandístico del película de Chaplin al principio de la guerra mundial. Pero hay una cuestión básica. La sustitución del poder establecido en una sociedad, con unas ideas que pueden llevar a su destrucción, por otro con ideas frescas y diferentes. En aquella, el discurso del lider alternativo, el barbero judío, era contra la discriminación racial o de cualqueir tipo y contra el totalitarismo; en esta, estamos ante la necesidad de traer la imaginación, la conciencia, cierta dosis de irracionalidad, y un pensamiento hacia las personas que sufren las consecuencias de la acción política. Es una película que ataca directamente el anquilosamiento de la clase política de la vieja, casi caduca, Europa.

Y todo ello lo hace con razonable dignidad, aunque no con la agilidad y la frescura que le vendrían bien. El conjunto del filme se contagia algo de la tristeza del protagonista “oliveri”. Y le habría venido bien más dosis de la alegría, con sus dosis ambigüedad incluso, del protagonista “ernani”. No obstante, la película se salva por la presencia y las interpretaciones de Servillo, al que vemos cambiar por completo basado en pequeños detalles. Nunca tenemos dudas de cual de los dos gemelos estamos viendo en pantalla.

Por lo tanto, es una película que se deja ver sin problemas, que le falta un poco de sal y pimienta para resultar redonda, y que encontramos perfectamente integrada en los problemas de la Europa de hoy día. Unos cuantos políticos tendrían que ir a verla y a reflexionar un poquito sobre lo que se cuenta.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: ***
Parroquia de Saint Merri

La otra París, donde podemos ver un grupo de adolescentes asiáticas en las proximidades del Centro Pompidou ante Saint Merri.

[Cine] La grande bellezza (2013)

Cine

La grande bellezza (2013), 8 de diciembre de 2013.

Esta película ha sido vista en su versión original en italiano con subtítulos en castellano, y por eso conservo su título original. En la cartelera española es posible encontrarla también doblada al castellano bajo el título traducido de La gran belleza.

La verdad es que hasta que apareció en la cartelera española apenas habíamos oído hablar de esta película del italiano Paolo Sorrentino. Los horarios con los que se estrenó en la cartelera de Zaragoza, tampoco invitaban a ir a verla. Pero su triunfo en los premios europeos del cine nos hizo plantearnos el esfuerzo. Más con la curiosidad añadida de tanto comentario sobre el toque “felliniano” del filme.

La película nos permite seguir las andanzas de un vividor de las noches romanas, Jep Gambardella (Toni Servillo). Famoso y rico gracias a una novela de éxito que escribió en su juventud tras un amor fracasado con la misteriosa Elisa, después nunca volvió a escribir otra, y se dedica a escribir artículos sobre los ambientes selectos de la sociedad romana para una revista de sociedad o de cotilleos. Llegado su 65º cumpleaños, Jep se plantea cosas sobre su vida. Sobre el miedo al fracaso, sobre las mujeres, sobre la “gente guapa” e “importante” con la que relaciona, sobre la belleza de las cosas.

El Coliseo desde el Foro Palatino

La privilegiada terraza donde celebran sus “fiestuquis” la “biutiful pipol” de la película tiene vistas al Coliseo; estas están tomadas desde la colina Palatina.

Efectivamente, con una exquisita realización, con una cuidada fotografía, con una estética impecable, Sorrentino nos ofrece su versión de “la dolce vita” pero en la segunda década del siglo XXI. Cincuenta años más tarde que la visión de Fellini sobre cuestiones semejantes. No faltan muchos de los elementos del absurdo felliniano. Enanos, gordas, prostitutas, viejos que se niegan a reconocer que han perdido la juventud, jóvenes starlettes, la aristocracia venida a menos, fiestas locas y absurdas en la noche, la fama,… Tampoco vamos a decir que sea una copia del cine de Fellini; ni tampoco un homenaje. Digamos que es un intento, relativamente exitoso, de seguir esas sendas narrativas décadas más tarde.

Dejando aparte la omnipresencia de Servillo, la película es absolutamente coral con gran número de personajes, todos ellos realizando bien su trabajo. Un momento estupendo, un auténtico homenaje a la auténtica belleza y estilo es el pequeño cameo de Fanny Ardant en la noche de las calles de Roma.

En general, a pesar de algunos, no pocos, miedos que nos acompañaron a la sala de cine sobre lo que nos podíamos encontrar, salimos contentos. Y no sé si es lo mejor que se ha presentado en el cine europeo en el último año pero está a buen nivel. Aunque no me atrevería a recomendarla a todos los públicos. Sí a los más cinéfilos y a los más osados. Porque ya aviso que no nos cuenta propiamente una historia, sino una reflexión vital.

Valoración

  • Dirección: **** Creo que hay muchos valores y atrevimiento en la labor de realización de la pelicula.
  • Interpretación: **** Muy bien el protagonista, los demás en su sitio y cumpliendo.
  • Valoración subjetiva: ***  Me ha parecido un producto interesante, que ya he dicho que no me atrevo a recomendar a todos, pero que tampoco me ha matado de entusiasmo.
Campo dè Fiori

Y muchas escenas nocturnas, no puedo recordar si también en el Campo dè Fiori, pero ¿por qué no?