[Cine en TV] Tres de Netflix: IO – High Society – Triple Frontier

Cine, tv

Llevo un cierto retraso en comentar estrenos de largometrajes en cine, que no se han estrenado en salas de cine. Algunos ya sabéis que desde hace dos años, incluso estas películas en mi base de datos de estrenos anuales, porque creo imparable esta forma de producir y estrenar cine para el futuro.

El sábado de la semana pasada llegamos tarde, pero teníamos intención de fotografiar el entorno de la pasarela del Bicentenario (no sé de qué), en el camino desde Zaragoza hasta el galacho de la Alfranca. Este sábado sí que llegamos a tiempo y pude hacer unas cuantas fotos. A la puesta de sol le faltó un cielo más interesante, pero qué se le va a hacer.

IO ( 2019; 6/20190120)

Nada menos que en enero vi esta película dirigida por Jonathan Helpert, y protagonizada por Margaret Qualley y Anthony Mackie. Ciencia ficción de ambiente postapocalíptico, en la que la población de la Tierra se ve forzada a abandonar el planeta, colonizando Ío, uno de los satélites galileanos de Júpiter. Pero la científica interpretada por Qualley está emperrada en encontrar una forma de recuperar el planeta para los humanos. Al mismo tiempo que se ha anunciado ya el lanzamiento de la última nave que abandonará la Tierra con refugiados en dirección a Ío.

Ciencia ficción con pretensiones que acaba siendo un pestiño, sobre el que todavía me estoy preguntando cómo aguanté viéndolo hasta el final. Ni la producción, ni las ideas, ni la interpretación salvan nada. No hay nada que no hayamos visto ya mucho mejor contado. No perdáis el tiempo con ella.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: **
  • Valoración subjetiva: *

High Society ( 2018; 16/20190308)

Con título en inglés se presenta este laaaargometraje surcoreano del director Hyuk Byun, y nada menos que con la coletilla del “montaje del director”, como diciendo “aquí hay calidad y la vais a ver toda”. La cuestión es que en el cine surcoreano hay distintas tendencias. Y últimamente me he mal acostumbrado a películas con cierto nivel autoral, lo que me hizo picar.

En realidad, este drama de ambiciones personales está más emparentado con los dramas televisivos del país asiático que con sus mejores producciones cinematográficas. El matrimonio formado por Oh Soo-yeon (Soo Ae), conservadora en puesto directivo de una prestigiosa galería de arte moderno de Seul, y Jang Tae-joon (Hae-il Park), un dinámico profesor de economía en la universidad, aspira a entrar en un nivel social superior. Ella buscará hacerse con la dirección de la galería, mientras que el entrará en política. Pero se van a encontrar con un despiadado mundo de intereses cruzados en el que no les será fácil moverse.

La película, como digo, tiene un aspecto más televisivo que cinematográfico. Y usa el sexo, con algunas escenas muy explícitas, como enganche. En estos momentos, no sé cómo sería el montaje de la película en su estreno en Corea del Sur, un país bastante conservador. Pero quizá lo del “montaje del director” sea simplemente que las escenas de sexo para la versión internacional no está cortadas.

Más allá de esto, poco interés. Quien se interese por este tipo de dramas, que mire entre las series, que se convierten en un estupendo guilty pleasure, especialmente las que tienen un toque de comedia, sin las pretensiones de un producto relativamente pedante como este. Eso sí, todos son muy guapos y guapas. Y que conste que algunos de los interpretes no lo hacen mal del todo.

Valoración

  • Dirección: **
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: **

Triple Frontier ( 2019; 19/20190323)

Probablemente, el estreno más sonado y publicitado de Netflix en lo que llevamos de año. Con un reparto de campanillas en el que destacan nombres como Ben Affleck u Oscar Isaac, la película dirigida por J.C. Chandor nos cuenta un historia tipo “gran robo del siglo” cuando cinco antiguos soldados de élite norteamericanos se embarcan en la tarea de birlar el dinero de un peligrosa capo de la droga en un inespecificado país sudamericano, probablemente Colombia. Aventuras con abundantes balaceras, su dosis de explosiones, mucha testosterona, y un mensaje constantemente contradictorio. La cuestión es si son simples ladrones a los que la ambición rompe el saco, o si son héroes que se ven metidos en esta historia por la ingratitud de una sociedad que después de usarlos en sus conflictos bélicos los desprecia. La película se mueve entre una moralina barata sobre lo que está bien y lo que está mal, mientras se acerca peligrosamente a conceptos militaristas relativamente fascistoides. Ni que decir que no es lo mío, y no entiendo el follón que se ha montado a su alrededor, ni la falta de sentido crítico de muchos que se consideran a sí mismos,… eso… críticos.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ***
  • Valoración subjetiva: *

[Cine] Phantom Thread (2017)

Cine

Phantom Thread (2017; 10/20180211)

Ver esta película era obligatorio. Acudir a la sala de cine con una onerosa sensación de fatalismo también. Su director, Paul Thomas Anderson, es uno de los más dotados realizadores cinematográficos de la actualidad. De las últimas décadas. Al mismo tiempo, pocas veces su cine me llega, me siento interesado por él. Por motivos que no acabo de entender, sus películas “me expulsan” y acabo viviendo con ellas una experiencia no del todo agradable. Nunca lo he sabido explicar. No me pasa con frecuencia, salvo en películas rematadamente malas, que no es el caso, ni de lejos. Me ha pasado también en varias ocasiones con Scorsese.

20040902-IMG_3330

Fotográficamente, pasearemos, como no podía ser de otra forma, por el Londres más posh y elitista… ugghhhh…

En esta ocasión, Anderson vuelve a contar con uno de sus actores favoritos, Daniel Day-Lewis, para dar vida al ficticio modisto de alta costura británico Reynolds Woodcock. Woodcock viste a lo más selecto de la sociedad londinense. También acuden a su taller aristócratas, e incluso miembros de la realeza, de toda Europa. Vive con su hermana Cyril (Lesley Manville), que es el genio que gestiona las cuestiones prácticas de la vida personal y profesional de Woodcock. Y eventualmente mantiene relaciones con mujeres que van y vienen de su vida, vida organizada meticulosamente en torno a una rigurosa rutina de costumbres y hábitos. Hasta que conoce a Alma (Vicky Krieps), una camarera a la que propone salir, con la que empieza una relación que poco a poco irá por derroteros inesperados. Porque Alma, enamorada, no se conforma con ser una más en la rutina de la vida de Woodcock.

20040905-IMG_3904.jpg

Maravillosa puesta en escena, impresionante diseño de producción, para una película de época situada cronológicamente en los grises pero elegantes años 50 londinenses. Además, un trío protagonista, Day-Lewis, Manville y Krieps, en estado de gracia absoluta en sus cualidades interpretativas. Todo ello para contarnos la historia de unos individuos… que nos importaban un rábano. Engreídos elitistas trasnochados, representantes de un mundo que sinceramente nos parece falso y trasnochado. Con lo cual, una vez más, me sentí expulsado de la película, y además, pronto. Todo ello en dos y diez minutos que se hacen prolijos para lo que cuenta. Un extraordinario esfuerzo creativo y artístico para un resultado que a mí me resulta mucho más vacío de lo que nos cuentan algunos críticos, de lo que nos quieren hacer creer.

Imposible decir que es una mala película, tiene demasiados elementos positivos,… pero a mí no me interesó casi nada. Apenas el cuarto final de la película vi elementos de la historia que explotados de otra forma podrían haber dado forma a una película apasionante. Una vez más, se mantiene el divorcio intelectual entre este director y mi humilde persona.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: **

20040905-IMG_3908.jpg

[Cine] La grande bellezza (2013)

Cine

La grande bellezza (2013), 8 de diciembre de 2013.

Esta película ha sido vista en su versión original en italiano con subtítulos en castellano, y por eso conservo su título original. En la cartelera española es posible encontrarla también doblada al castellano bajo el título traducido de La gran belleza.

La verdad es que hasta que apareció en la cartelera española apenas habíamos oído hablar de esta película del italiano Paolo Sorrentino. Los horarios con los que se estrenó en la cartelera de Zaragoza, tampoco invitaban a ir a verla. Pero su triunfo en los premios europeos del cine nos hizo plantearnos el esfuerzo. Más con la curiosidad añadida de tanto comentario sobre el toque “felliniano” del filme.

La película nos permite seguir las andanzas de un vividor de las noches romanas, Jep Gambardella (Toni Servillo). Famoso y rico gracias a una novela de éxito que escribió en su juventud tras un amor fracasado con la misteriosa Elisa, después nunca volvió a escribir otra, y se dedica a escribir artículos sobre los ambientes selectos de la sociedad romana para una revista de sociedad o de cotilleos. Llegado su 65º cumpleaños, Jep se plantea cosas sobre su vida. Sobre el miedo al fracaso, sobre las mujeres, sobre la “gente guapa” e “importante” con la que relaciona, sobre la belleza de las cosas.

El Coliseo desde el Foro Palatino

La privilegiada terraza donde celebran sus “fiestuquis” la “biutiful pipol” de la película tiene vistas al Coliseo; estas están tomadas desde la colina Palatina.

Efectivamente, con una exquisita realización, con una cuidada fotografía, con una estética impecable, Sorrentino nos ofrece su versión de “la dolce vita” pero en la segunda década del siglo XXI. Cincuenta años más tarde que la visión de Fellini sobre cuestiones semejantes. No faltan muchos de los elementos del absurdo felliniano. Enanos, gordas, prostitutas, viejos que se niegan a reconocer que han perdido la juventud, jóvenes starlettes, la aristocracia venida a menos, fiestas locas y absurdas en la noche, la fama,… Tampoco vamos a decir que sea una copia del cine de Fellini; ni tampoco un homenaje. Digamos que es un intento, relativamente exitoso, de seguir esas sendas narrativas décadas más tarde.

Dejando aparte la omnipresencia de Servillo, la película es absolutamente coral con gran número de personajes, todos ellos realizando bien su trabajo. Un momento estupendo, un auténtico homenaje a la auténtica belleza y estilo es el pequeño cameo de Fanny Ardant en la noche de las calles de Roma.

En general, a pesar de algunos, no pocos, miedos que nos acompañaron a la sala de cine sobre lo que nos podíamos encontrar, salimos contentos. Y no sé si es lo mejor que se ha presentado en el cine europeo en el último año pero está a buen nivel. Aunque no me atrevería a recomendarla a todos los públicos. Sí a los más cinéfilos y a los más osados. Porque ya aviso que no nos cuenta propiamente una historia, sino una reflexión vital.

Valoración

  • Dirección: **** Creo que hay muchos valores y atrevimiento en la labor de realización de la pelicula.
  • Interpretación: **** Muy bien el protagonista, los demás en su sitio y cumpliendo.
  • Valoración subjetiva: ***  Me ha parecido un producto interesante, que ya he dicho que no me atrevo a recomendar a todos, pero que tampoco me ha matado de entusiasmo.

Campo dè Fiori

Y muchas escenas nocturnas, no puedo recordar si también en el Campo dè Fiori, pero ¿por qué no?

[Cine y foto] Historias de Filadelfia / Alta sociedad

Cine, Fotografía

Hace unos días vi el célebre fotograma final de la película Historias de Filadelfia (The Philadelphia Story), y recordé que uno de los personajes más importantes de la película, aunque no protagonista, Liz Embrie, es una fotógrafa de una revista del corazón encubierta en la boda de la célebre Tracy Lord. Por supuesto, lo mismo sucede en su versión posterior, colorida y musical, Alta sociedad (High Society). Por lo tanto, ambas han sido incluidas en mi colección de películas relacionadas con la fotografía, pero en un mismo paquete, incluidas en una única reseña, cuyo enlace acabo de poner.

En cualquier caso, sabéis que tenéis el enlace de acceso a esta colección de películas de cine relacionadas con la fotografía en la columna lateral de la derecha.

Recomendación musical

Disfruté hace un par de tardes de una retransmisión en Mezzo Live HD de Le Songe, un ballet coreografiado por Jean-Cristophe Maillot sobre la base de la música de Mendelssohn Bartholdy, El sueño de una noche de verano, y ejecutado por Les ballets de Monte-Carlo. No soy nada entendido en temas de ballet, pero me pareció un espectáculo espléndido, moderno y con una retransmisión televisiva de una gran calidad. Claro que la música incidental que el música alemán compuso para la excelente comedia romántica del Bardo, incluye una famosa marcha nupcial, que se aviene bien a acompañar a estas dos películas que tratan de bodas. Y en general al día de hoy, en el que la noticia principal, desgraciadamente, es cierta boda.

Por cierto, esta obra de Shakespeare es una de mis favoritas de la literatura universal.

Abadía de Westminster

Anda que no habrá gente ni nada hoy alrededor de la abadía de Westminster, en Londres - Pentax P30N, con un objetivo de 28 mm de cuyo nombre no puedo acordarme