Novedad de novedades, victoria de Fernando Alonso

Deporte

Esta temporada, realmente, estoy un poco bajo de interés hacia el deporte del motor. Los tejemanejes de McLaren del año pasado ya presagiaban algo de esto. Si a eso se suma que el paso de Alonso por Renault se está produciendo con más pena que gloria, y que mi escudería favorita de toda la vida, Ferrari, esté muy irregular y con dos pilotos de escaso carisma… pues eso. Bajo de interés. Me pasa con muchos deportes. Me despiertan el interés un tiempo, pero luego me aburro y los abandono.

El caso es que ayer se produjo la novedad de la primera carrera nocturna de la Fórmula 1, en un circuito urbano en Singapur. Para empezar, menos mal que era de noche, porque las condiciones de temperatura y humedad provocar serios problemas en la condición física de los pilotos. En cualquier caso, nada como un safety car a tiempo, para dar al traste con todas las estrategias de carrera, y permitir que el asturiano que salía en el 15º puesto de la parrilla, pasase a los primeros puestos con los deberes hechos, y en último extremo ganase la carrera. También, por uno de esos azares, el Renault corrió. Así que alegrón para la peña hispana. Aunque al que realmente le fue bien fue a Hamilton, en una nefasta jornada para Ferrari. Todavía no está dicho todo, pero el título huele a inglés. Y eso amarga un poco. Qué se le va a hacer.

En la imagen de hoy, el edificio central de BMW en Munich, con el Allianz Arena al fondo, muy al fondo. BMW, una escudería que se ha desinchado un poquito con el avanzar de la temporada.

BMW

Pentax K10D; SMC-DA 70/2,4 Limited