Sol, nubes y chubascos a la vera del Vesubio

Viajes

Pues he aquí que ya estoy en Nápoles.

El viaje ha sido bueno. Muy puntualmente, he salido del infrautilizado aeropuerto de Zaragoza, en una de estas líneas de (no tan) bajo coste que se han puesto de moda últimamente. En este caso muy conveniente. Porque en menos de las dos horas previstas, parece que llevábamos un considerable viento de cola, nos hemos plantado en Roma Ciampino.

Avión de Ryanair en el aeropuerto de Zaragoza

Avión de Ryanair en el aeropuerto de Zaragoza

Con dos mozos que volaban en el mismo avión y que también se dirigían a continuación a la Estación Termini, hemos acordado compartir un taxi. Tarifa fija de 30 euros. El autobús directo desde el aeropuerto, 8 euros. Por dos euros más por persona, hemos podido acortar el viaje en prácticamente media hora. Además, el recorrido atraviesa un montón de monumentos. Es como en las películas que cuando el protagonista llega a una ciudad extranjera de repente pasa por todos los monumentos toque o no toque, pero en este caso tocaba.

El Coliseo de Roma desde la ventanilla del taxi

El Coliseo de Roma desde la ventanilla del taxi

La Estación Termini de Roma es el paradigma supremo del caos que reina en todas las estaciones ferroviarias italianas. Un follón de mil demonios. Pero enseguida en conseguido billete para un EuroStar que me ha dejado en Nápoles poco antes de las cuatro y media de la tarde. Y yo que pensaba que no llegaría antes de las seis. La verdad es que el viaje ha salido redondo.

EuroStar con destino Nápoles en Estación Termini

EuroStar con destino Nápoles en Estación Termini

Todo el camino desde Roma a Nápoles hemos alternado nublados, lluvia y sol. Al llegar parecía que tocaba sol, y tras pasar por el típico vecindario con la ropa secándose cara a la calle, he podido echar un primer vistazo a un soleado Vesubio.

Ropa tendida en las calles de Nápoles

Ropa tendida en las calles de Nápoles

Al fondo, el Vesubio, soleado

Al fondo, el Vesubio, soleado

Ha sido un espejismo, ya que poco después se ha cubierto, y han caído chaparrones esporádicos que me han pillado en el Borgo Marinari de Santa Lucia y en la Piazza del Plebiscito.

Al fondo, el Vesubio, nublado

Al fondo, el Vesubio, nublado

Borgo Maritimo en Santa Lucia

Piazza del Plebiscito con iluminación nocturna

Piazza del Plebiscito con iluminación nocturna

En esta última, una estatua del Rey Nuestro Señor Don Alfonso V me ha mostrado que todavía se acuerda por aquí de los reyes aragoneses. En cualquier caso, mucho más interesante me han parecido los spaghetti alle vongole (almejas) que me cenado en un trattoría junto a los coquetos cafés literarios de la Piazza Bellini.

Estatua de Alfonso V en la Piazza del Plebiscito

Estatua de Alfonso V en la Piazza del Plebiscito

Terrazas de los cafés literarios de Piazza Bellini

Terrazas de los cafés literarios de Piazza Bellini

Mañana, más.