Lucerna: aviones, trenes, un barco de 1901,… y un paseo al atardecer

Viajes

Llevamos varios días demorando la vuelta a los Alpes por culpa del tiempo. Sigue con la tónica de intervalos de sol y lluvia. Mañana es nuestra última oportunidad. Haga bueno o malo. Pero hoy,… hoy nos hemos ido a Lucerna, que es un sitio de lo más entretenido.

La ciudad es mona. Especialmente el casco antiguo que está entorno al desagüe del Lago de los Cuatro Cantones. Esto es más o menos lo que significa su complicado nombre en alemán. Así que cuando hemos llegado nos hemos dado una vuelta de situación, y viendo que estaba más bien nublado nos hemos ido el muy recomendado Verkherhaus, o sea, el Museo del Transporte. Para que nos hemos de engañar, sólo dos tercios de la compañía estaba entusiasmado con el tema. Un tercio con los aviones y un tercio con los trenes. Así que eso es lo que hemos visitado.

IMGP6492

La pasarela de madera con su torre, el elemento más característico de la ciudad de Lucerna.

P1050357

A ver quién adivina la nacionalidad del avión.

P1050371

Normalmente, en los museos ferroviarios las estrellas son las antiguas locomotoras de vapor; en Suiza, no. En Suiza sólo pueden ser sus estupendas locomotoras electricas "cocodrilos".

P1050407

Cómo mola el quita nieves; es en sí misma una locomotora de vapor con estas cuchilas en aspa en su delantera.

Cuando hemos salido lucía el sol, así que nos hemos acercado otra vez al casco histórico. Pero simplemente con la duración del trayecto en trolebús, vuelta el nublado. Como hicimos en Zurich, viendo que en el lago, hacia el sur, hacía bueno, hemos vuelto a embarcar para dar una vuelta de un par de horas largas. El paisaje es más bonito y más agreste que el del Zurichsee. Y nos ha pillado una de las tormentas. En momentos hemos pasado de estar calentitos en cubierta a tener que recogernos en el interior por el viento y el frío. Lo que nos ha permitido percatarnos que el barco, un vapor de 1901 en perfecto estado de mantenimiento, tiene sus máquinas a la vista, y hemos estado disfrutando con sus evoluciones.

IMGP6622

Escarpadas las orillas del lago de Lucerna. Y bonitas.

P1050433

Uno de los marineros de agua dulce arría las banderas para evitar que se estropeen con la tormenta que vamos a atravesar, y que al fondo se ve.

P1050444

Impecables y relucientes lucen las viejas máquinas de vapor del barco que nos lleva de vuelta a Lucerna.

IMGP6659

Y también es bonito y estilizado por fuera.

Finalmente, una vez de regreso en Lucerna, esta vez sí que nos ha permitido recorrer la ciudad antigua con una agradable luz de sol de atardecer. Hemos hecho unas cuantas fotos, hemos cenado en un italiano, pero que muy bien, y nos hemos ido a coger el tren para volver a Berna.

IMGP6692

La pasarela de madera con su torre lucen impresionantes al sol de la tarde.

IMGP6735

Una nueva vista del centro de la ciudad de Lucerna.

IMGP6754

Características casas pintadas en una de las plazas de la ciudad antigua.

P1050541

El InterRegio que nos devolverá a Berna está dispuesto para salir.

Pues no ha estado mal cómo hemos conseguido torear el mal tiempo oye. Si hasta nos ha cundido.