Hoy era el día de “los maletines”; hemos ido a Zurich, la capital mundial de la banca

Viajes

Bueno, sí que hemos ido a un banco. Al cajero automático. Por lo demás, hemos llegado por la mañana con tiempo incierto. Y sensaciones encontradas. Nada más llegar, sales de la estación a la Bahnhofgasse, y te encuentras con una calle llena de tranvías y de tiendas en las que están encantados de servirte si tienes una Visa del tamaño de Siberia. Si vas con menos, no vayas. ¡Coño, qué precios! Pero es que cuando nos hemos salido, nos hemos encontrado con una ciudad muy mona, pero muy sosa. Calles recoletas, vacías. Alguna sosa iglesia protestante… Y encima, cada vez más gris y más cubierto hasta que se ha puesto a llover.

IMGP5959

La Bahnhofgasse repleta de gente, tranvías y tiendas detrás de los árboles.

IMGP5974

Por las mañanas, las callejuelas alrededor de Lindenhof estaba casi desiertas.

IMGP6018

Pintura exterior en la Fraumunster; en el interior había unas vidrieras de Marc Chagal, que no dejaban fotografíar.

P1040940

Conforme nos acercábamos al Zurichsee, la cosa se iba poniendo gris y "húmeda".

Visto lo cual, y percatándonos de que en el Zurichsee, o lago de Zurich, hacia el sur el tiempo era soleado. Hemos decidido embarcarnos en dirección a Rapperswil. Y qué a tiempo, porque al poco de salir de puerto, hemos visto como caía sobre Zurich un tromba de agua de mucho cuidado. Nosotros hemos ido tomando el sol, y admirando el paisaje. Nos ha recordado en cierta medida a los grandes lagos italianos, aunque no tan mono. Pero por razones que ahora no vienen a cuento, ese recuerdo nos ha parecido apropiado.

IMGP6055

Desde el barco hemos visto como descargaba una tromba de agua sobre la ciudad.

IMGP6079

Coquetos embarcaderos a orillas del Zurichsee.

IMGP6094

Algunas islas y penínsulas en el lago sirven de parque para los ciudadanos.

Una ver en Rapperswil, nos hemos dado una hora para ver sus calles y, en lo alto, alguna iglesia pequeñita y mona, y un castillo donde estaba Bambi y su mamá. Parece que todavía no se han encontrado con “el simpático” cazador.

IMGP6165

Pero que c.ñ.... ¿Marco's? ¿Flamenco? ¿Pasta-Bar?

IMGP6194

Una de las iglesias que hay junto al castillo de Rapperswil.

P1040969

El interior de la otra iglesia junto al castillo de Rapperswil.

IMGP6212

Bambi y su mamá... ¿huyendo del "simpático" cazador

Finalizada la visita, regreso a Zurich, donde también había salido el sol. Y también la gente. Todo estaba muy mono y muy animado, lo que ha mejorado nuestra impresión de la ciudad. Y a las nueve, el tren de vuelta a Berna. Otro día de vacaciones cumplido.

P1040987

De vuelta en el barco, a punto de llegar a Zurich aumenta la expectación de los viajeros.

P1050032

Los viejos rockeros nunca mueren, y estos, a orillas del Zurichsee, debían ser por lo menos de la quinta de los Rolling.

P1050099

El atardecer ha sido muy agradable en Zurich, lo que nos ha permitido dar una amplio paseo hasta la salida del tren.