De “Perdidos” al río

Televisión

En la semana en la que vuelve Perdidos para darnos todas las soluciones, de aquí al mes de mayo, voy a dar un repaso, algo telegráfico del estado de la cuestión de las series de televisión. Sin profundidades.

Las de ciencia ficción:

Dejando a un lado la serie mencionada, que tiene vida propia, ninguna de las nuevas series me está resultando especialmente llamativa. Son prescindibles tanto Flashforward, como V y Stargate Universe. De hecho, están las tres en parón prolongado desde hace más de un mes y no las hecho nada de menos. Bastante rollos. Queda por definir por dónde va a tirar Caprica, el spin-off de Galactica. El piloto, ya visto el año pasado, estuvo bastante bien; pero sólo han echado un capítulo más, y no dijo nada. Ni bueno ni malo. Veremos. Queda por ahí Fringe, que ya lleva un tiempo, que es entretenida. Sin más.

Ha terminado Dollhouse,… afortunadamente. No sé porque la he aguantado hasta el final. Qué actores más malos, empezando por su desafortunada protagonista.

Las procedimentales (las de detectives, vamos):

Además de ver algún capítulo de las entretenidas The Mentalist y Bones, sólo he añadido White Collar. Es igualmente entretenida, sin más. Pero engancha algo más porque hay una historia transversal más intensa. Lo dicho, entretenidas. Pero se podría vivir sin ellas. Los que más simpáticos me caen son los chicos de Bones.

Incluiré aquí Damages, aunque realmente es una cosa totalmente distinta. No sé como irá. Tendrá que verse si la misma fórmula sigue dando resultado. Sólo he visto un capítulo.

Las de médicos:

House está de capa caída. Supongo que la seguiré hasta el final, pero creo que está pasada de vueltas ya. A Scrubs la deberían haber matado hace tiempo. No hay nada más que me interese ni que vea en este género.

Las comedias:

Sigo fiel a las dos comedias de situación más divertidas de los últimos años, How I Met Your Mother y The Big Bang Theory. Pero ambas han conocido tiempos mejores y ahora sólo tienen destellos de lo que fueron. O las reavivan, o quizá sería bueno que las fueran finiquitando aunque parece que no va a ser así. 30 Rock se mantiene, tiene unas bases más sólidas y un humor más incisivo y más borde; pero ya veremos cuánto aguanta.

De lo nuevo en este campo, reconozco que me gusta bastante Modern Family. Su corta duración, es también una comedia de situación, hace que sea muy dinámica para explorar las aventuras de las tres familias diversas que son una sola. Que siga, que siga.

Con más empaque está Glee, de duración más estándar, que tiene un punto de acidez que unido a sus excelentes números musicales hace que me guste bastante. De todos modos, está parada hasta dentro de unas semanas.

Las británicas:

En el primer capítulo de sus nuevas temporadas abandoné a Survivors y Being Human. Paso. Me aburrieron. Pero sigo entretenido con Hustle, porque es una procedimental entretenida con unos caraduras muy simpáticos, y probablemente voy a seguir a Secret Diary of a Call Girl, porque también es entretenida y porque me encanta Billie Piper. Pero todavía no he visto los primeros capítulos de la nueva temporada.

Conclusión:

Empiezo a pensar que es como si estuviese pasando a la historia una breve edad de oro de las series de televisión. Cada vez me entusiasman menos. Creo que estoy a punto de cambiar de hábitos, las voy a mandar poco a poco a paseo, veré de vez en cuando alguna procedimental en la tele por satélite, y voy a dedicarme al cine clásico.

Se que hay por ahí otras series que están gustando. Pero mis experiencias con ellas no han sido satisfactorias, o no me gustaron lo poco que vi de ellas, o lo que fuera. Además voy dedicando cada vez menos tiempo a esto de las series. Un ratito después de comer y otro ratito después de cenas. Algo más los fines de semana. Pero poco más. Así que…

En cualquier caso, dejaremos que nos decepcione el final de Perdidos, nos reiremos de vez en cuando con alguna comedia de situación, y esperaremos que vuelva algunas de las que están ahora en suspenso para que nos vuelvan a ilusionar (que será de Dexter,… o de In Treatment,… o de United States of Tara,…)

Alegría en bote

"Alegría en bote"... no sé por qué me ha venido a la cabeza este grafitti en el Tubo de Zaragoza cuando hablo de la televisión - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.