Revistas de fotografía: OjodePez y Exit

Fotografía

Revistas de fotografía hay un montón. Más de las que parece. Otra cosa es la calidad y la difusión que consigan luego en realidad. De las españolas, durante años fui suscriptor de FV Actualidad. A principios de los años 90 me parecía bastante bien. Tenía artículos técnicos, pocos pero rigurosos, una sección de cartas de los lectores que resultaba útil, y en todos los números aparecían un par de porfolios de autores tanto nacionales como extranjeros que te permitían estar un poco al tanto de lo que se hacía por ahí. No había mucha prueba técnica de materiales y esas cosas; pero la verdad es que eso es algo que mejor se lee en otros medios extranjeros con más medios y capacidad de análisis. Lo que pasa es que con el tiempo la calidad empeoró, su regularidad mensual se volvió irregular, y dejó de parecerme interesante. Había alguna otra opción similar, pero sus pegas también eran similares.

En un momento dado aparecieron otras publicaciones, más orientadas a lo comercial, al análisis de equipos, al fotógrafo como consumidor, más en la línea de otras publicaciones extranjeras, pero tampoco me convencieron. Baja calidad en general. El advenimiento de la fotografía digital también trajo consigo la aparición de publicaciones especializadas en este tipo de equipos. Y vinieron con dos problemas. A veces estaban redactadas por gente que procedía del mundo de las publicaciones sobre informática y mostraban una orientación poco adecuada y un desconocimiento de algunos hechos básicos de la fotografía. Cuando no incluso un desconocimiento de la terminología habitual del medio. Otras veces se basaban en la traducción de artículos de revistas extranjeras con el mismo nombre en la cabecera. Traducciones que muchas veces eran muy defectuosas. En muchas ocasiones venían con ambos problemas.

Así que con los años mi principal consumo de publicaciones periódicas sobre fotografía, especialmente de caracter técnico o para aficionados, fue de revistas extranjeras. Francesas, inglesas, norteamericanas… alguna vez alguna italiana…

Pero desde hace ya años me sentí saturado de leer artículos sobre cámaras y objetivos, o de ver repetido una y otra vez las mismas o parecidas técnicas para hacer retratos, paisajes, macro, etc. Porque todo era darle vueltas a lo mismo, mostrando recetas similares, imágenes similares, etc. Me apetecía ver y leer sobre algo más. Y poco a poco fui encontrando revistas más especializadas, con mucha menor distribución, más “caras”, pero más orientadas a los aspectos de la fotografía como arte o medio de expresión específico. Era una ocasión de ver y leer sobre el trabajo de los mejores. No porque tuviera el convencimiento de mi capacidad para emularlos, que no la tengo. Si no simplemente por el placer de disfrutar de ese trabajo. He entrecomillado lo de caras, porque lo son comparadas con las habituales de los quioscos. Pero no lo son tanto si tenemos en cuenta su calidad de impresión, y sus contenidos. Y por otra parte, no suelen ser tan frecuentes como las más comerciales. Comentaré las dos a las que soy habitual en estos momentos, y cuyos espacios visité en MadridFoto, trayéndome algunos ejemplares nuevos y atrasados.

MadridFoto 2010

No sólo revistas me traje de MadridFoto; también algunos libros, de los que hablaré más adelante - Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8

Por un lado está OjodePez, de La Fábrica Editorial, una publicación que como ellos mismos definen

es una revista indisciplinada de fotografía documental que se edita cada tres meses”.

De entrada, a estas alturas ya tengo claro que la editorial responsables es una entidad seria, que proporciona productos de calidad. La revista, con un precio de 10 euros, que me parece moderado de acuerdo a la calidad ofertada, suele tener un tema conductor para cada número, y como señala su propia definición se orienta especialmente a la fotografía como documento más que como expresión artística. Si es que ambas vertientes tienen un límite definido, que probablemente no. Como ya había comprado en Zaragoza su último número, el 20, compré en la feria un número atrasado, el 10, titulado Ilusión/Desilusión, cuya portada me impresiona notablemente. Es una fotografía de Nina Berman, en la que aparece un infante de marina estadounidense, desfigurado por la guerra, en uniforme de gala, en una fotografía nupcial con su prometida vestida con el traje de novia. Las caras lo dicen todo; no os perdáis el reportaje en las páginas de la autora. Y su triste conclusión.

Por otro lado está Exit, editada por Rosa Olivares y asociados S.L., que en palabras de ellos mismos

es una revista trimestral, temática y bilingüe (español / inglés)… …dedicada a las artes visuales más características del siglo 21. Fotografía, vídeo, fotogramas de cine, las imágenes de los artistas más actuales, la historia breve pero profunda de un lenguaje diferente y nuevo; los textos de los teóricos, especialistas y escritores que centran los temas y las obsesiones del hombre actual”.

Se definen como una publicación especializada, no pensada para el gran público. Pero entiendo que en sus propias palabras está incluido como público especializado todo aquel que sienta un verdadero interés en la fotografía y otras artes visuales como expresión artística. Es más cara, 20 euros, pero con más contenidos y con una calidad de impresión muy, muy buena. Es también trimestral. Compré el último número, el 38, Paisajes silenciosos, con una impresionante variedad de fotografías de paisajes de distintos autores y con distintas orientaciones. Me pareció realmente muy bueno. Y poco que ver con las habituales recomendaciones para la fotografía de paisajes que se leen en las revistas más comerciales. También compré dos números atrasado, tras hojear varios de los que tenían a disposición del público de forma impecable; el número 4, Un mundo adolescente, muy interesante sobre esta difícil etapa de la vida, y el número 8, más pícaro, Censored, con imágenes relativamente transgresoras del mundo del sexo, aunque también de otras vertientes de la vida.

Resumiendo, hay más vida más allá de los productos editoriales más comerciales que vemos habitualmente en el quiosco. Y muchas veces mucho más interesante. Aunque su distribución puede estar limitada y no ser fácil de encontrar en cualquier sitio. Las dos anteriores es posible encontrarlas en algunos quioscos y librerías de Zaragoza, no obstante.

Estación de Calatayud

Espoleado por el número de Exit dedicado a los paisajes, no pude evitar probar suerte a través de la ventanilla del AVE de vuelta a Zaragoza; como al salir de la estación de Calatayud - Panasonic Lumix GF1, G 20/1,7 ASPH.