House y la Canon EOS 5D Mark II

Fotografía, Televisión

Si ayer comentábamos el final de The Pacific, esa estupenda serie bélica, hoy nos acercamos al final de temporada de un viejos conocido. El doctor Gregory House.

No me pararé a hacer un comentario en profundidad de la sexta temporada de la serie, que empezó muy bien y ha terminado igualmente bien, pero con muchos capítulos  irregulares entre medio. Me limitaré a decir que sólo hay tres imprescindibles, House, Cuddy y Wilson, y que los demás sobran o en el mejor de los casos adornan. Con la aparición de la ex de Wilson han intentado recuperar la figura de la fenecida, en mi opinión de forma precipitada dado el buen resultado que daba, Amber “Cutthroat bitch”. La resucitaron en forma de alucinación al final de la quinta temporada, pero como eso ya no iba a funcionar, se buscaron un personaje similar en forma de la mencionada ex-mujer de Wilson. No ha sido lo mismo. Ni mucho menos. Anecdótico.

Pero lo que si que ha resultado interesante en el excelente último capítulo de la temporada es que ha sido rodado integramente usando exclusivamente la función de vídeo de la Canon EOS 5D Mark II, una cámara réflex digital, con un par de objetivos de focal variable de la prestigiosa serie L de la marca. Los motivos que se han aducido para utilizar este material son:

  • Permite trabajar en espacios muy reducidos.
  • Permite grabar en situaciones de muy baja luminosidad.
  • Permite la utilización de planos con muy estrecha profundidad de campo.

Yo diría más. Dada la amplia cobertura de noticias que se ha dado al tema, supone una excelente publicidad para la marca de la cámara, que seguro que ha llegado a un adecuado acuerdo económico con los productores de la serie.

Lo cierto es que el resultado ha sido razonablemente bueno, aunque ya nos encontrábamos con una serie que tradicionalmente ha mostrado una excelente factura técnica sin saber qué equipos estaban utilizando. Hay que tener en cuenta que, aunque el equipo mencionado puede estar al alcance de cualquier profesional de la fotografía o aficionada a la misma con posibilidades económicas, ya que el cuerpo de la cámara está en torno a los 2.400 euros, y los objetivos otro tanto entre los dos, lleva una serie de complementos que suplen la escasa ergonomía de la cámara para su uso como cámara de vídeo o cine digital. Así que es difícil que cualquiera consiga estos resultados. Hay una técnica y una tecnología añadida detrás que lo permiten. Pero no deja de ser interesante cómo las tecnologías confluyen y evolucionan, y nos dejan con la incógnita de cómo serán nuestras cámara en el futuro y que nuevas funciones nos ofrecerán. Las necesitemos… o no.

El caso es que el capítulo final está bastante bien, y nos ha dejado con un cliffhanger en forma de beso que nos mantendrá en vilo hasta el otoño que viene. Que es de lo que se trata.

Con los ángeles

Yo también utilizo Canon EOS de vez en cuando; como cuando visité la ciudad de Gdansk, Polonia - Canon EOS 40D, EF 24-105/4L IS USM