[Fotografía (con fotos)] La foto más cara del mundo,… del Rin… sí, el río… sin más

Fotografía

Nos cuentan numerosos sitios en internet que una fotografía de Andreas Gursky ha batido records en lo que se refiere al precio que ha alcanzado una fotografía en una subasta. Se titula Rhein II, es una imagen tomada a orillas del Rin y la podéis ver, entre otros sitios, en la entrada correspondiente que ha publicado American Photo, que el primer sitio donde he visto la noticia.

No sé. A mí me ha dejado un poco frío. Tal vez habría que verla en vivo y en directo. Una inmensa fotografía de 2 por 3 metros, montada sobre plexiglás. Se ha vendido por 4,3 millones de dólares. Ahí es nada.

Soy aficionado a la fotografía, como arte y como afición particular. Yo no me considero artista ni nada por el estilo. Sólo un aficionado… más como un modesto artesano para consumo particular. Aunque en estas entradas muestre mis imágenes. Y al conocimiento del arte he llegado un poco tarde. Por lo que me cuesta poner valor monetario a la imagen fotográfica. En alguna ocasión he tenido la oportunidad de comprar obra fotográfica. Pero no lo he hecho. No sé que debo y qué no debo pagar. Sí que compro frecuentemente libros de fotografía, como ya sabréis quienes vengáis por aquí con frecuencia. Y encuentro verdadero placer en hojearlos y en observarlos. Es suficiente para mí. Pero las cifras de las subastas,… me marean. Y no encuentro criterios que correlacionen lo que algunos están dispuestos a pagar con la obra de arte. Un dinero que además no sé si beneficia directamente al artista, puesto que es posible que vaya a parar a un poseedor previo de la obra. Supongo que indirectamente sí que le beneficia, y mucho, puesto que habrá más gente dispuesta a pagar más por sus nuevas obras. Pero bueno. Lo dejo aquí. Y lo dejo con algunas de mis imágenes del Rin. Que seguro que no valen nada. Monetariamente hablando. Pero personalmente, algunas me gustan más que las que ha motivado esta entrada. Qué se le va a hacer.

A orillas del Rin

El Rin a su paso por Basilea (Panasonic Lumix LX3).

Entre Francia y Alemania (pasarela internacional)

El Rin desde la pasarela peatonal del Parque de las Dos Riberas, entre Estrasburgo (Francia) y Kehl (Alemania) (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

Rin

El Rin a su paso por Colonia (Panasonic Lumix GF1, Leica DG Macro-Elmarit 45/2,8).

[Televisión] Cosas de series: Downton Abbey,… pero menos

Televisión

Mañana es 11 de noviembre. Es el día de la memoria. El día en que se recuerda a los muertos en las distintas masacres que asolaron el mundo en general, y Europa en particular, en el siglo XX. En España no tiene significado alguno. No estuvo en esos ajos. Afortunadamente, diran muchos. Bueno,… ni en esos “malos ajos”, ni en muchos  “buenos ajos”. No estuvo. La fecha está escogida por ser el día en que a las 11 horas entró en vigor el armisticio que cesó la matanza de la Primera Guerra Mundial. La firma de la paz llegó más tarde, llegó en falso y originó, entre otros factores, la Segunda Guerra Mundial.

Casualmente, en estos días he terminado dos cuestiones relacionadas con la guerra del 14, como la llaman a veces los franceses. Una serie de televisión y un libro. Hoy hablaré de la serie de televisión. Mañana, del libro.

Y la serie de televisión no es otra que la segunda temporada de la celebrada Downton Abbey. A falta del especial de navidad, que no sé que trascendencia tendrá, la serie nos ha contado las tribulaciones de los Crawley, su servicio y sus allegados, durante la segunda mitad del conflicto mundial. La temporada anterior terminaba un 4 de agosto de 1914, supongo, en el que Inglaterra declaraba la guerra a Alemania, al invadir este último país la pequeña y neutral Bélgica. Esto no lo contaba la serie con este detalle, pero fue así. También dejaba en suspenso o en mala situación buena parte de los amoríos que entre los protagonistas del culebrón habían ido surgiendo.

The Mall

Hemos visto muchos personajes vestidos de militares en esta temporada. A veces muy elegantes, como este guardia a caballo en el Mall londinense, y otras llenos del barro de las trincheras (Pentax P30N, Ricoh Rikenon 135/2,8).

En el primer episodio de la segunda temporada, estamos en 1916 en plena batalla del Somme. Algunos de los hombres jóvenes válidos están en la guerra. Otros se irán incorporando. Los civiles que se quedan en Downton Abbey y su área de influencia también empiezan a notar los efectos del conflicto. Nuevo personajes aparecen, y otras historias siguen su curso. Matthew (Dan Stevens) se compromete con la mona pero insulsa Lavinia (Zoe Boyle), un personaje que al final acaba teniendo un peso inesperado en la trama. Mary (Michelle Dockery) se relaciona con Richard Carlisle (Iain Glen), un magnate de la prensa sin escrúpulos. Sybil (Jessica Brown-Findlay) cada vez tiene más problemas para resistir ante los avances de Branson (Allen Leech), el guapo chofer irlandés y socialista. La antipática Edith (Laura Carmichael) se nos suaviza e incluso tiene un escarceo con un granjero. Bates (Brendan Coyle) y Anna (Joanne Froggatt) sufren a manos de la arpía de la mujer del primero, Vera (Maria Doyle Kennedy). Hay varios otros escarceos por ahí que no voy a relatar todos para no aburrir, como la tentación de Lord Grantham (Hugh Bonneville) ante cierto distanciamiento de su mujer Cora (Elizabeth McGovern) hacia una nueva y agradable doncella del servicio, Jane (Clare Calbraith). Todo ello aderezado de vez en cuando con las impagables intervenciones de la condesa viuda de Grantham (Maggie Smith). Es decir. Lo que todo el mundo esperaba de esta serie. Amoríos, intrigas y ambientación esmerada, lujosa. Que todo sea muy bonito. Aunque adaptado. La mansión convertida en hospital de convalecencia, alguna visita eventual a las trincheras, etcétera.

Sin embargo, la serie no ha funcionado con la misma precisión. No ha habido posibilidad de empatizar u odiar a los nuevos personajes, que han pasado sin más pena ni gloria. Algunos de los antiguos personajes se han diluido. Por ejemplo, la rencorosa y traicionera Edith casi se nos vuelve una santa al final, desapareciendo el elemento de tensión entre hermanas. Mientras que en la primera temporada las tramas del servicio y las de los señores estaban equilibradas, en esta el servicio ha ido quedando en un segundo plano o con tramas menos interesantes, repetitivas o delavazadas. Determinadas tensiones han resultado casi caricaturescas, como la que han mantenido Cora y Isobel (Penelope Wilton), la madre de Matthew. La precipitada evolución temporal, nuevamente más de dos años en ocho capítulos, pero con la gran variedad de tramas, no se ha soportado como en la primera temporada, donde sí que se consiguió aunque por los pelos, siendo uno de los méritos de la serie.

Portobello Road

Las organizaciones de caridad tuvieron que ponerse las pilas durante el conflicto bélico, seguramente entre ellas el pintores Ejército de Salvación, cuya sede de Portobello Road vemos en la imagen (Pentax P30N, probablemente con un Sigma 28-70/3,5-4,5).

No nos engañemos. Sigue siendo una serie muy entretenida de ver. Pero no ha despertado mi entusiasmo ante la resurrección del culebrón de época como lo hizo el año pasado. Si la primera temporada fue un producto “cinco estrellas”, algo imprescindible, en esta ocasión es un producto entretenido, “tres estrellas”. Sin más. Bonito de ver y esas cosas, pero sin esa precisión en los argumentos que te mantenía constantemente con ganas de saber más, de conocer más, de ver más. Sólo uno de los personajes ha mantenido el interés ante el bajón generalizado. Mary sigue siendo desde mi punto de vista la estrella de este espectáculo. Parece que sólo va a tener una temporada más. Y que se van a contener en sus saltos temporales. Creo que para bien de todos, debería tener como gran protagonista al personaje que interpreta Michelle Dockery, y permitir que la orgullosa y al mismo tiempo insegura hija de Lord Grantham tenga el final que se merece. Sublime, sea para bien o sea trágico.

Para finalizar, pido públicamente la desaparición por muerte cruel de los personajes de Molesley (Kevin Doyle), Daisy (Sophie McShera) y el doctor Clarkson (David Robb). En esta segunda temporada, su mera aparición en pantalla hacía bajar enteros la serie por arrobas. No digo que sea por culpa de sus intérpretes. Creo que el carácter que les otorgan los guionistas tiene mucho que ver.

Observatorio de Greenwich

Podrían ser las mansiones de la nobleza británica en 1916, pero... no,... se trata de los edificios del museo de la marina o de la universidad de Greenwich, en los aledaños de Londres (Pentax P30N, probablemente con un Sigma 28-70/3,5-4,5).