[Fotografía] Aquellos chalados con sus locos cacharros o… que fue de la Photokina 2012

Fotografía

Decidí hace un tiempo que hablaría habitualmente de fotografía, pero que no dedicaría mucho tiempo a hablar de cacharros fotográficos. A uno le pueden gustar más o menos, puede tener más o menos fetichismo al respecto, pero en definitiva, si no hay alguien detrás del visor, o la pantalla, o lo que sea, mirando y haciendo fotos, sólo son eso cacharros. Pero Photokina, el gran sarao de los cachivaches fotográficos, no hay más que una cada dos años. Y es divertido durante la semana que dura ir viendo que hay de nuevo en el panorama tecno-fotográfico. Cuando escribo esto, la feria, que se celebra en Colonia, no ha terminado todavía.

“Formato completo”, formato Comansi

Hace unos años, un responsable de Nikon en España soltó aquello de que ellos nunca iban a hacer cámaras para lo que se ha dado en llamar el “formato completo”. Es decir, aquellas cámaras cuyo sensor tiene unas dimensiones más o menos coincidentes con el del fotograma de película de formato 135, 24 x 26 mm. Y ahí los tenemos en desenfrenada carrera con Canon para ir sacando modelos con este formato. Y este año ha sido el de las cámaras “baratas” con este formato. El uso de “barato” en el mundo fotográfico cada vez tiene significados más extraños. Pero en general se corresponde con lo que la gente normal denomina entre “no demasiado caro” y “no demencialmente caro”. En este caso, para los dos dos gigantes de la industria fotográfica, “barato” significa 2.000 euros. ¡¡¡Manda güevos!!!

Pero no son los únicos en esta fiesta, ya que en estas dice Sony que ellos también quieren, y además de una a modo de réflex con este formato, van y se sacan una compacta para este formato con un objetivo fijo de 35 mm, por el módico precio de 3.000 machacantes. Cada vez que miro a mi Olympus mju-II, que es una compacta realmente compacta, bolsillera, con protección contra polvo y salpicaduras, con un objetivo fijo de 35 mm también, y que me costó en su momento 25.000 pesetas (150 euros al cambio). Y hacía unas fotos pistonudas. Eso sí en “real raw”, es decir, película fotográfica. Pero lo mismo le metías un negativo en blanco y negro que diapositivas. Podía con todo. Muchos diréis que no son lo mismo. Pero qué narices. Sí, son lo mismo. Una cámara compacta de buena calidad, discreta, usable en entornos variados, que diera respaldo a un sistema réflex más completo. Yo no sé si me atrevería a llevarme la nueva Sony a esquiar una semana a los Alpes franceses, y aquella sí que vino.

Visité Colonia hace dos años, dos semanas antes de la Photokina, que se celebra en las instalaciones que se ven en la foto. O por ahí. Como curiosidad, la habitación del hotel nos costó un 25 % de lo que nos hubiera costado durante la celebración de la “kina”.

Las compactas avanzadas van avanzando

Coincidió que el sábado pasado, un buen amigo, me preguntó por como estaba el mercado de cámaras compactas de buena calidad. Le gustan de buena calidad, pero le gustan bolsilleras. El paquete de tabaco es su referencia en tamaño. En tiempo de la fotografía fotoquímica, le he visto fundamentalmente con alguna Minox 35 ML, y también tenía una Rollei 35, no recuerdo qué modelo exactamente. Recientemente se defendía con bastante más que algo de dignidad con un Canon S90 o S95, pero un problemilla en el captor le hacen plantearse el recambio.

Y oye. Que aún ha estado entretenida. Entre las novedades que pocos meses atrás nos ofrecieron Panasonic (Lumix LX7) y Sony (RX100), y las que se han presentado en esta feria de la mano de Fuji (XF1), Olympus (XZ-2), Leica (D-Lux 6), entre otros… pues hay para elegir. Es cierto que la Leica es como la Panasonic, pero maqueada. Pero vamos, hay  para divertirse un rato. Y tengo experiencia de que son capaces de hacer fotos muy majetas. La más bonita de todas es la XF1. Te entra por los ojos a la voz de ya.

M, el vampiro de Solms

Mira tú por donde que Leica, además de la compacta mencionada, se las ha pintado sola para en estos últimos tiempos buscar nuevas formas de aligerar del peso de sus carteras a los más afortunados vendiéndoles cámaras. Por supuesto, está los nuevos buques insignia de la serie M, la M, y de la serie S, la S. No. No me he vuelto modorro. Es que ahora las llaman así. Pero también se han sacado de la manga una Leica barata, la M-E. Nada, tirada, por unos 4.000 euros, creo. Y en el fondo no es más que una M9 maqueada, y aligerada de alguna cosilla. Y no vamos a hablar de la X2 “à la carte”. Gástese unos cuantos cientos de euros más por la compacta en cuestión, pero eso sí con colores y grabados en la carrocería exclusivos. Y otra X2, prima hermana del “naranjito” en edición superexclusiva,…. Y bueno, lo que haga falta para cobrar más. Ya lo han dicho. Nunca sacarán una cámara barata. No va con ellos. Pero siguen siendo el objeto del deseo. Aiiggggg… La verdad es que la M-E la han dejado muy bonita.

Ya he visto unas cuantas fotos de los enviados por los medios especializados a la “kina” de los candaditos del puente Hohenzollern sobre fondo ferroviario. Sabrán mucho de cámaras, pero no son especialmente originales haciendo fotos.

Los suecos lunáticos

Que Hasselblad haya sacado una nueva cámara profesional de formato medio ha pasado totalmente desapercibido. La H5D parece que no ha interesado a casi nadie. Pero eso sí, los prototipos de la Lunar, esa Sony NEX-7 supermaqueada en maderas y metales nobles, que pasa de costar 1.200 euros a costar 5.000 euros,… de esa no ha parado de hablar nadie. Otros que han decidido que no piensan sacar cámaras no ya baratas sino razonables. Se había rumoreado que la marca sueca sacaría un sistema de cámaras de sistema compactas. Uno se acuerda de las deseables XPan, y piensa en algo que no es barato pero es deseable, interesante, una proposición original. Pues no. Puro lujo por el puro gusto de dárselo.  Y el caso es que los palos que les están dando en los medios especializados son considerables. A mí también me ha desagradado. Lo confieso. El efecto contrario al que me producen los excesos leicaístas.

Las tonterías de tomo y Lomo, y algunas cosas más

Por supuesto, allí han estado los megasupermorros de Lomo vendiendo cámaras baratas y malas a precio de jabugo. Todo para su parroquia de modernillos de medio pelo. Que podrían conseguir lo mismo comprando cámaras viejas en el rastro por casi nada. Pero sus cámaras no tendrían forma de lata de sardina.

Y en el campo de las Micro Cuatro Tercios han estado más bien con el nivel bajo. Me intereso por ellas porque mi cámara para viajar en los últimos años ha sido de este sistema, tamaño contenido, poco peso y calidad de imagen más que razonable. Pero no han llamado mucho la atención.

Y dicen que han visto puestos en la feria en los que ponía Kodak, o Yashica,… nombres que antaño signficaban cosas importantes en el mundo de la fotografía… Qué cosas…

Y cómo no, una fotografía de la catedral al atardecer con un bonito contraluz… que no decaigan los tópicos. De estas también se publican unas cuantas estos días en los medios especializados.