[Cine] Amor bajo el espino blanco (2010)

Cine

Amor bajo el espino blanco (Shānzhāshù Zhī Liàn – 山楂树之恋, 2010), 5 de septiembre de 2012.

Nota: En esta entrada aparecen nombres chinos. En su idioma original el apellido va antes que el nombre de pila. En esta entrada, he decidido mantener esa convención, lo cual aviso para navegantes.

Como en otras ocasiones, esta película ha sido vista en dos ocasiones. Una en la sala de cine, pagando entrada, condición indispensable para aparecer reseñada de forma completa en este Cuaderno de ruta, y otra, buscándome la vida, en versión original que es como hay que ver las películas. Esta vez era fácil encontrar versiones de este tipo. Hace nada más y nada menos que dos años esta película anda danzando por el mundo. Motivos para habernos decidido por ella. El argumento recordaba levemente a aquella maravilla literaria y cinematográfica que es Balzac et la Petite Tailleuse chinoise (Balzac y la joven costurera china). El director es Zhang Yimou, director de quien he visto cosas muy interesantes, aunque también algún pestiño. Algunas reseñas recomendaban la película. Pues nada. A ver de que va.

La película está basada en una historia cierta, y nos encontramos en China a principios de los años 70, en plena Revolución Cultural. Jing (Zhou Dongyu) es una joven adolescente que quiere ser maestra, ganarse la vida y de esta forma acabar con las penalidades de su familia, ya que su padre está encarcelado por pertenecer al ala derecha del partido. Para ello, se esforzará en su “reeducación”, trabajando los meses que corresponde en el campo, y prestándose voluntaria a todo tipo de trabajos también en su ciudad. Su madre le insiste constantemente en que no puede cometer errores, y que su conducta debe ser intachable en todos los ámbitos de su vida si no quiere arruinar sus posibilidades. Durante el período en que trabaja en el campo, conocerá a Sun (Dou Shawn), un joven acomodado, de familia bien situada en el régimen, que trabaja para el servicio geológico realizando prospecciones. Y se enamorarán. Perdidamente. Pero por el temor de Jing y su madre a arruinar su reputación, lo llevarán en secreto. Incluso dejando de verse a  temporadas. Aunque nada podrá con el amor que se profesan. O sí. No sé. Tendréis que ver la película.

A ver. No parece una película de su director. Suponiendo que tenga un estilo definido. Es puro cine cebolla. No apto para lacrimosos fáciles, por riesgo de deshidratación. Es cierto que si esto lo hubiera hecho un norteamericano, ya han hecho alguna cosa similar y con gran éxito y fama, hubiese sido un producto indigerible, no apto para diabéticos. Y desde ese punto de vista, la película se sostiene. Está realizada con mucho oficio y nos traslada con facilidad a la época. Entendámonos. Carece por completo de la profundidad de la historia de la costurerilla que he mencionado antes. Historia que desde mi punto de vista es muy superior. Mucho más comprometida. Aquí, el ambiente social es meramente descriptivo, sin reflexión ni crítica. A lo que vamos es a una historia de amor puro entre dos jóvenes, muy jóvenes.

Y la cosa francamente se salva también por la más que notable interpretación de los dos protagonistas. La chica es una monada a la que adoptarías de inmediato. Nada sexual. Fundamentalmente para invitarla a comer y a que deje de padecer la chica, que salvo en los momentos más dramáticos no pierde la sonrisa. Y el chavalote… ¿que mujer no querría un yerno como ese? ¿O novio? No sé. Según mis acompañantes en la sala de cine, yerno. Por buen mozo que sea, no se veían con semejante dechado de perfecciones románticas.

Vale. Película digna. Como ya he dicho, puro cine cebolla. Si te va ese tipo de cine, a por ella sin dudarlo. Te lo pasarás de maravilla sufriendo los difíciles amores de Jing y Sun. Si no te va tanto, pero lo toleras, puedes encontrar virtudes en el largometraje. Si a tí, lo que te va son las de rambo o la patrulla X,… mantente alejado de esta sala de cine.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ** (sí, sólo dos; la historia en su conjunto tiene un cierto déjà vu a filmes con los que no simpatizo)

Me está costando horrores sacar adelante el libro con el diario de viaje a Ginebra. Por fin en color con alguna imagen en blanco y negro. Uffff… Qué poco inspirado.

Navegación en el Lemán.

Navegando por el lago Lemán entre Lausana y el castillo de Chillon, con los Alpes (orilla francesa) de fondo.