[Viajes] Última jornada del viaje al norte de Jutlandia, Dinamarca

Viajes

Estos días atrás, este Cuaderno de Ruta, más literalmente en ruta que habitualmente, ha estado en modo “sólo fotos”. Es decir, actualizado con las fotografías que eventualmente iba mandando por correo electrónico desde mis dispositivos móviles mientras viajaba por el norte de la península de Jutlandia, la parte continental de Dinamarca.

No la hemos recorrido toda, ni mucho menos. Aalborg, Aarhus y una escapada a la punta norte en Skagen. De ello, estos días atrás, habéis podido ser testigos si habéis pasado por aquí.

Normalmente, casi nunca puedo subir nada el último día de mis viajes. Aunque ayer no pude evitar subir una vista desde la ventana del hotel con los tejados nevados. Ha hecho frío estos días, más de lo que pensábamos.

Pero lo cierto es que la última mañana en Aalborg, a pesar de esa ligera nevada de madrugada, aunque fría, estuvo mayormente soleada. Y nos cundió. Primero, cruzando sobre las vías del ferrocarril, nos dirigimos hacia la tienda del Kunsten, el museo de arte moderno que habíamos visitado unos días antes para hacer alguna compra.

Pasamos para ello por el Almen Kirkegård (que parece que significa “cementerio general”; todavía no nos hemos aclarado cuando hay que poner en danés “å”, “aa”, o si es indistinto). Donde además de numerosas tumbas del siglo XIX o personas nacidas en ese siglo, encontramos contrastes como conejos corriendo entre las lápidas, los restos de la nieve que persistían en las zonas de umbría, y los arbustos floreciendo en las tumbas, como si realmente esto que tienen los daneses en abril se pudiese llamar “primavera”.

Bueno… sobre la especie de los animales tuvimos diferencias. De hecho, a mi me parecieron liebres más que conejos. Grandotas y con orejas muy largas… ¿Algún entendido leyendo esto?

En Kunsten, además de comprar en la tienda, pudimos pasear por el jardín de las esculturas, algo que no habíamos hecho tres días antes por la lluvia.

Claro que parques con esculturas no faltan en Aalborg, también escrito en ocasiones Ålborg, ya que pudimos ver varias de ellas como la siguiente representación de Adán y Eva en el Kildeparken.

Tras comprar un ligero refrigerio, especialmente líquido, tienen un excelente zumo de pomelo exprimido, en la tienda de conveniencia de la estación, atravesamos el centro de la ciudad, muy agradable para pasear, para llegar al Nordkraft, un centro de cultura y ocio que ocupa una antigua central eléctrica en el centro de la ciudad. Visitamos alguna exposición y curioseamos un poco, aunque estaba poco concurrido a las 12 del mediodía.

Al comprobar la hora, fuimos conscientes que teníamos que volver al hotel a recoger el equipaje para dirigirnos al aeropuerto. Eso sí, no fuimos por el camino más recto. Fuimos haciendo un recorrido que nos permitiera recordar mejor el agradable paisaje urbano de Aalborg.

Y ya, con copos de nieve cayendo sobre nuestras prendas impermeables, imprescindibles en estos días y en estas latitudes, tomamos el autobús en dirección al aeropuerto. Hasta la próxima.