[Serie de animación] Cowboy Bebop

Televisión

Disponible en los catálogos de Netflix y Amazon Prime Video, no sé si en alguno más, Cowboy Bebop es una de esas series de animación japonesa que se puede considerar de culto. Según leo en la Wikipedia, su emisión inicial presentó ciertas vicisitudes, interrupciones y otras situaciones, ya que los temas y contenidos, en los que no falta referencias sexuales y, sobre todo, situaciones violentas. Esta es una de esas series que va teóricamente dirigida al sector demográfico llamado young adult (adulto joven), que entiendo se refiere a adolescentes en sus diecimuchos y jóvenes en sus veintipocos. En los artículos de la Wikipedia dedicados a la serie en español y en inglés se dice que está dirigida al público shōjo, es decir, “mujer joven”… y me extraña un poco. Tengo la sensación de que atraerá más al público masculino que al femenino, según las atribuciones clásicas de roles por géneros, con las que en principio no tenemos por qué estar de acuerdo.

Akihabara - Tokio

No sé por qué, pero han sido las fotos del paseo por Akihabara en las que he pensado para ilustrar esta entrada. Este distrito de Tokio es el paraíso de la electrónica de consumo, pero también de las “idols” underground y otros fenómenos particulares de la cultura nipona, que ahora entiendo mejor que cuando visitamos el lugar.

Lo que sí que me parece real, ahora ya hablando por mi propia experiencia y dejando de lado lo que digan los demás, es que me parece una serie con temas muy adultos. Una space opera que participa abundantemente del género negro, así como de eso que se ha dado en llamar el space western. Hay varios ejemplos en la historia de la ficción audiovisual en la que se traslada el espíritu de frontera del oeste americano del siglo XIX a las aventuras espaciales. Por mencionar algunos muy populares, tenemos la serie Firefly, o Han Solo y la cantina de Mos Eisley en Star Wars… Pero hay más. Y en cualquier caso, domina el género negro en la serie. Con personajes de pasado oscuro, mujeres fatales, gángsteres, policías corruptos y bajos fondos diversos.

20140926-9260386.jpg

Son cuatro/cinco los personajes en los que se centra la serie. Los dos que desde el principio están ahí, Jet, el antiguo policía, y Spike, el antiguo gángster. Luego se unen Faye Valentine, la joven hibernada que vive arriesgadamente descolocada fuera de su época, y la niña Ed/Françoise, de extrema inteligencia y abandonada por su padre. Y el protagonismo que le queráis otorgar al perro, Ein, muy peculiar. En general, la idea es formar el tradicionalmente poco tradicional grupo de marginales que, al mismo tiempo que van afrontando las aventuras que les surgen en el día a día, han de resolver sus asuntos pendientes en arcos argumentales amplios.

20140926-9260393.jpg

Todo ello en el marco de una humanidad dispersa por el Sistema Solar debido a un cataclismo en el sistema Tierra-Luna que provocó el casi total abandono del planeta natal de la humanidad por sus inciertas condiciones para la supervivencia. En los distintos planetas rocosos y grandes satélites o grandes asteroide se han ido conformando sociedades en los que reconocemos las características de las deshumanizadas urbes humanas contemporáneas. En ellas, los protagonistas y personajes secundarios van dando lugar a reflexiones de carácter principalmente existencialista. Una existencia personal difícil de soportar, difícil de seguir adelante, especialmente si uno no ha conseguido dejar atrás los errores o los infortunios del pasado. Un grupo de protagonistas que viven en grupo, se sostienen los unos a los otros, pero a pesar de todo, fundamentalmente, están solos. En un universo muy grande y muy frío. Muy poco acogedor. Lo único que pueden considerar como hogar es la “Bebop”, la nave espacial que da nombre a la serie. Y que marca también el estilo de la banda sonora de la serie en la que no faltan los temas de jazz.

Para alguien como yo que desde muy jovencito ha ejercido el escepticismo como principio vital, no por elección sino por que se me ha dado que mi cabecica funcione así, esta serie aporta un tono amargo al escepticismo vital general. Algo que me alcanza en los momentos bajos, y especialmente conforme los años y la experiencia te va situando en tu lugar así como a aquellos que te rodean. Personalmente, la he disfrutado mucho. Y la recomiendo vivamente. Eso sí. Nada de vérsela de un atracón. Mejor disfrutarla poco a poco. En varios meses, como he hecho yo.

20140926-9260398.jpg

[TV] Cosas de series; cansándome de las series orientales…

Televisión

Se me está pasando un poco el gusto por echar un vistazo de vez en cuando a las series orientales, generalmente japonesas o coreanas, de las que ahora disponemos con más facilidad gracias a las plataformas de vídeo bajo demanda. En los últimos años he visto unas cuantas, y algunas que he empezado a ver y he abandonado en seguida. Las que más abundan son los dramas coreanos y la animación japonesa.

Los dramas coreanos son en general malos. Normalmente prefabricados, llenos de clichés, sólo he llegado al final en series donde había algo que las hacía destacar. Generalmente, alguna interpretación o cuando se toman las cosas con humor, lo cual a veces, no siempre, hace llevadera, e incluso entretenida, la serie. La animación japonesa suele estar a buen nivel, aunque hay muchas series muy orientadas hacia el público adolescente que carecen de interés. Pero hay verdaderas joyas por ahí escondidas de las que eventualmente os he hablado. Como lo haré con la que llevo ahora al retortero, viendo algún artículo de vez en cuando, las aventuras de los cazarrecompensas de la Bebop. Una verdadera obra maestra.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La protagonista de una de nuestras series de hoy va recorriendo a lo largo de su vida distintos distritos y vecindarios de Tokio, modesto o exclusivos; nosotros nos alojamos en un hotel de Shinjuku, y por allí daremos un paseo fotográfico.

También he de reconocer que estoy irremediablemente enganchado al reality nipón de moda en el mundo, Terrace House, ahora en su edición Opening New Doors, en los montes cerca de Nagano. Mucho más “japonés” que su anterior edición hawaiana, se demuestra que Japón es el paraíso de los pasivos-agresivos. Y esa mezcla de “nunca pasa nada” con destellos de “aquí está pasando algo”, aderezado por el cachondeo del panel de comentaristas convierte la visión del reality en un ansiolítico de primer nivel sin mayor efectos secundarios. La pena es que las tandas de ocho episodios de media hora o poco más saben a poco, y luego hay que pegarse dos meses esperando a la siguiente.

Ya había comentado en entradas anteriores que en Amazon Prime Video estrenaron de repente un buen grupo de series japonesas de pelajes de lo más variados. Me quedaban algunas por ver, y he visto dos.

_9230426_Snapseed.jpg

はぴまり〜Happy Marriage!?〜 es una serie que procede del manga y que nos trae una premisa que he percibido que es muy normal en las series japonesas… y ya me empieza a cansar. En general consiste en que una chica monilla, pero no espectacular, no excesivamente inteligente, pero de muy buen corazón, se involucra con un tipo guapo, muy inteligente, con mucho éxito social,… y bastante sieso. En contra de lo previsible, claro, acabarán enamorándose. Moralina conservadora y bastante machista las de estas series, que parece que abundan en diversos formatos en los tebeos y en las televisiones niponas. Pueden tener su gracia,… pero cansan y al final resultan ridículas y retrógradas. Esta que menciono hoy se mezcla con una trama de tensiones familiares tipo dinastía, bastante ridícula.

_9230445_Snapseed.jpg

Y bastante más interesante ha sido esa guía para chicas de Tokio東京女子図鑑 [Tōkyō Joshi Zukan], estilada en su versión internacional como Tokyo Girl. Protagonizada por  Aya (Asami Mizukawa), una chica que desde la adolescencia sueña con abandonar su ciudad de provincias para llevar una vida de éxito en Tokio. Y tras pasar por la universidad allí se trasladará e irá pasando por una serie de etapas, con éxitos y fracasos, tanto en lo laboral como en lo personal, hasta llegar a los cuarenta años. A favor tiene el carisma y la buena interpretación de Mizukawa, y que se aleja de las relaciones edulcoradas, propensas a la diabetes, de muchas series niponas. Ahora bien, no siempre consigue salirse de los tópicos para entrar en una reflexión más profunda de la vida de un mujer independiente. Pero se deja ver bastante bien. Mizukawa me parece buena actriz y una mujer muy atractiva.

Bueno… creo que a partir de ahora voy a ser mucho más exigente con lo que veo procedente de extremo oriente. Hasta que se me pase el efecto del empacho reciente, por lo menos.

_9230455_Snapseed.jpg