[Nostalgia] Diversiones de posguerra

nostalgia

En el baúl de los recuerdos de mi madre no falta una especie muy curiosa; la de los programas de cine, postales de actores y actrices, u otras cuestiones relacionadas con el mundo del espectáculo y la diversión de la triste posguerra española. Pero ninguna sociedad, por triste que sea de forma intrínseca estructural, puede pasar sin sus momentos de evasión. Y el cine fue probablemente el medio de pasar alguna tarde de domingo escapándose de las realidades cotidianas. De forma no muy distinta a lo que sucede hoy en día, aunque los escapismos se hayan diversificado en forma de televisión, internet, deportes de masas y otros. Algunos de estos también existían o apuntaban maneras en los años 40 y 50 del siglo XX.

Lo que me llama la atención es la existencia en el baúl de fotografías de personas disfrutando de los placeres del esquí, hechas un pincel, con los estilizados modelos de la época. Aunque la familia de mi madre, antes de la guerra, tenía sus posibles y probablemente disfrutaban de cierto “nivel” en las relaciones sociales, lo cierto es que la salida del conflicto bélico (in)civil les dejó muy mal parados económicamente. No entraremos en ello, no merece la pena ahora. Así que lo de disfrutar del esquí en las estaciones catalanas más antiguas, como La Molina, donde parece estar hecha la foto de la señora o señorita desconocida, no entraba dentro de sus posibilidades. Hoy en día la práctica del esquí no es barata, pero se ha convertido en un entretenimiento invernal mucho más común. En aquella época estaba reservado a determinado nivel socioeconómico.

Tuve que asentarme yo profesional y económicamente para que alguien de la familia pudiera disfrutar de la nieve en los Pirineos o en los Alpes. Disfrute que ya no es posible por culpa de un fisura en mi menisco interno derecho. Que se le va a hacer.

Un poco de fotografía local; mercadillos y canales

Fotografía personal, Política y sociedad

Este fin de semana ha estado muy animada Zaragoza con distintos acontecimientos ciudadanos. Así que me he acercado a un par de ellos para tomar alguna imagen.

Desde el viernes hasta el domingo, en los alrededores de La Seo ha estado instalado el Mercado Medieval de las Tres Culturas. Normalmente, este acontecimiento montaba sus tenderetes a principios de junio, pero en esta ocasión han esperado al fin del verano. No estuve mucho ratol. Fui el sábado por la tarde y me sentí un poco agobiado por la cantidad de gente que había. Empujones, gente que te arrastra en su movimiento… buff. Aun así, pude tomar alguna imagen con la Canon EOS 40D, acompañada por el EF 28/1,8 USM y por el EF 50/1,8 I.

Generaciones

Un sonrisa de circunstancias

Lechuza... ¿grande? No sé de lechuzas

El domingo por la mañana también se celebró uno de los acontecimientos tradicionales en la ciudad; la bajada del canal. Organizada por distintos grupos políticos, ecologistas y ciudadanos, esta actividad pretende tener un objetivo reivindicativo de la calidad de los cursos de agua que atraviesan la ciudad así como de un uso que permita el disfrute sostenible por parte de los ciudadanos.

Lo cierto es que buena parte de los participantes son gente muy joven que se dedican a pasárselo muy bien, chapoteando con sus improvisadas balsas en las aguas del Canal Imperial de Aragón. Afortunadamente, les hizo buen día.

Y allí estuve yo paseando un rato como la Canon EOS 40D acompañada del EF 24-105/4L IS USM y del EF 200/2,8L USM.

Todos canal abajo

Jóvenes republicanos a la sombra

Saliendo del puente

Tambores que saludan a los navegantes

Para ver el conjunto de imágenes de ambos acontecimientos, podéis pasar por mi colección de fotografías sobre Zaragoza en Flickr.

Zaragoza en Flickr

Zaragoza en Flickr