[TV] Cosas de series; lo más interesante, la comedia romántica coreana, de verdad

Televisión

Llevo unas semanas un poco soso con la cosa televisiva. Por ejemplo. Con la llegada de la segunda temporada de Stranger Things hace ya unos días, estaba convencido de que a estas alturas ya me habría merendado la serie. Y no. Tres episodios llevo, y sin mucha convicción. Hasta ahora lo único que me ha llamado la atención es que, con lo conservadores que son los yanquis, y siendo una serie para la familia, han hecho “nacer” a Eleven por una grieta en una pared que parece propiamente una abertura vaginal y envuelta en todo tipo de sustancias viscosas. Un auténtico “parto”. ¿Nadie más se ha fijado?

Por otro lado, si hace unos días hablaba con cierto grado de entusiasmo de las nuevas series tipo Star Trek, en las últimas semanas han pegado un bajón notable. Di que la más novata, la que no es exactamente Star Trek, ya se ha ganado la renovación para el año que viene.

_1070508 copy.jpg

Con una serie coreana en la tele de hoy, nos vamos a Seul, como no podía ser de otro modo.

Hablando de space operas, he terminado de ver la segunda de Killjoys. Ya dije que finalmente su primera temporada me gustó bastante después de todo. Pues esta segunda me ha dejado un poco meh. Ha complicado la trama, la ha hecho más serializada, menos procedimental, y han perdido parte del tono humorístico que tenían de vez en cuando. Vamos, que se han tomado demasiado en serio a sí mismos. Y no le ha sentado bien. No me voy a molestar por conseguir la tercera temporada. Cuando llegue a Netflix, ya veremos si la veremos.

A Netflix llegó también la tercera de Fuller House, que también me está cansando soberanamente. Al principio tenía la gracia del recuerdo de su serie original en los noventa,… pero no sé si seguiré con esta tontada. Claro,… siempre he pensado que en si en la original no hubiese salido Rebecca (Lori Loughlin), tampoco la hubiera aguantado mucho. Que maja esta mujer, oye.

_1070524.jpg

Así que lo que realmente me ha divertido últimamente es una serie coreana en Netflix, Himssenyeoja Do Bong-soon [힘쎈여자 도봉순] (Strong Woman Do Bong-soon, internacionalmente). Es una comedia romántica en 16 episodios, que aunque con lo tonos de cutrerío y de publicidad que caracterizan estas series, tiene unos guiones muy graciosos. Y es realmente muy absurda. Tiene un montón de tramas cómicas que implican madres casamenteras que consultan monjes budistas, “peligrosos” mafiosos que acaban habitualmente descalabrados en el hospital, y otros personajes imposibles. Tiene un trío romántico, en el que la hipotenusa en una chica pequeñita, muy mona, con un peinado horrible y un vestuario todavía peor (esto es una apreciación personal), pero sobrehumanamente fuerte, y los catetos un policía muy sieso y un ricachón muy simpático. Adivinad con quien se queda la hipotenusa. Tanta gracia me ha hecho que me he puesto a ver otra serie protagonizada por la misma chica, Bo-young Park, que la verdad es que es lo mejor que he visto en estas series coreanas.

_1070572.jpg

[Televisión] Cosas de series; entre músicos, ángeles y familias ruidosas

Televisión

Con la llegada de las navidades he terminado de ver con unos días de diferencia dos temporadas de series ya conocidas y la primera temporada de una serie presentada por sorpresa y que ha producido bastante revuelo. Aunque no opiniones unánimes.

Hace unos días Amazon anunció que ponía a disposición de sus clientes Premium el servicio Prime Video. Los clientes Premium son aquellos que pagan una cierta cantidad de dinero al año, que no llega a 20 euros, y a cambio reciben sus compras sin gastos de envío, además de otra serie de ventajas, como espacio ilimitado de almacenamiento para sus fotografías. Ahora se suma sus servicio de vídeo bajo demanda. Para mí, de momento tiene dos inconvenientes. No se puede ver en la televisión usando el Chromecast, se pueden usar otros dispositivos más caros o inconvenientes, pero no el chisme de Google. El segundo es que, supongo que por acuerdos previos de derechos de emisión, en España, sus mejores series no están al día. Y aunque la oferta es inferior a otras plataformas, hay algunas muy, muy interesantes que hemos ido comentando por aquí.

20040327-Venecia (11).jpg

Hoy haremos como los protagonistas de Mozart in the Jungle; nos iremos a Venecia. De las cuatro veces que he visitado a la capital de la Serenissima Repubblica, he escogido algunas diapositivas del primer viaje, en 1993.

Por ejemplo, Mozart in the Jungle, que recientemente ha emitido su tercera temporada. Las aventuras de una ficticia orquesta sinfónica neoyorquina con el estrambótico director Rodrigo de Sousa (Gael García Bernal) al frente, con sus devaneos con la guapa y simpática oboísta Hailey “Hai Lai” (Lola Kirke) y un conjunto de secundarios que nos deleitan notablemente. En tono principalmente de comedia, pero con notable elegancia, es muy disfrutable. Su tercera temporada ha tenido dos partes, una primera con Rodrigo en Venecia y con La Fiamma (Monica Bellucci, que no se suele prodigar en papeles de comedia), una fogosa soprano como artista invitada. La segunda en Nueva York más centrada en los avatares de los músicos. Fenomenal el episodio rodado en la prisión con música de Olivier Messiaen. Para mí es un fijo de la época navideña mientras dure.

20040327-Venecia (15).jpg

Mientras, Netflix ha puesto a disposición de sus abonados la segunda temporada de Fuller House, “spin off” de Full House, comedia de gran éxito en los años noventa que en España se pudo ver en el difunto Canal Plus como “Padres forzosos”. A mí, las comedias estas rodadas con público, con múltiples cámaras y con parones para que el público se ría o celebre las apariciones de sus personajes favoritos me resultan casposillas. Y sinceramente, me parece muy floja. Pero mira tú que este año ha sido la serie más vista por los USAmericanos, y especialmente por los segmentos demográficos que más gustan a los productores, los jóvenes. No especialmente recomendable salvo para incondicionales de las comedias familiares más cursis y trasnochadas.

20040327-Venecia (21).jpg

Y luego ha estado la gran sorpresa de Netflix. Sin previo anuncio ni promoción, apareció The OA. Parece ser que es de mal tono desvelar qué significa OA, así que me lo callaré. Serie que pretende ser de ciencia ficción, aunque tome elementos claramente procedentes de la ficción paranormal o pseudorreligiosa. Protagonizada por Brit Marling, que hace de chica ciega que desaparece y reaparece siete años más tarde capaz de ver, y que según ella ha sido secuestrada y retenida por científico en búsqueda de la demostración de que hay vida detrás de la vida. Bueno,… todo esto lo exponen de forma bastante más complicada. La serie está creada por la propia Marling y por Zal Batmanglij, que ya tienen colaboraciones previas, que no me convencieron en exceso. Buscan mundos propios, más o menos extraños y misteriosos. Esta serie, hay quien la ha odiado, hay quien la ha adorado. A mí,… me ha dejado un tanto frío. Como productos anteriores de sus creadores. Si hay segunda temporada, que supongo que llegará también por sorpresa, me lo pensaré antes de verla.

Y dentro de unos días, hablaré de los especiales navideños.

20040327-Venecia (23).jpg

 

[Televisión] Cosas de series; la caspa de los noventa no tiene por qué funcionar hoy en día

Televisión

Las formas de hacer televisión han ido cambiando a lo largo de los años. Y hoy en día, muchos concebimos los episodios de las series televisivas como pequeñas producciones cinematográficas en los que cada vez es más importante cómo se mueve la cámara, como se plantean los diálogos, el trabajo del director de fotografia y, en general, el diseño de producción. Sin embargo, de vez en cuando hay producciones que intentan traer el sabor de la televisión de antaño, especialmente cuando se trata de recordar productos que fueron de éxito en su momento.

Recuerdo que cuando me fui a vivir a mi domicilio actual, en 1993, me di de alta en Canal +, el novedoso para entonces canal de pago de televisión por satélite, hoy extinto, absorbido por otras opciones empresarialmente más potentes. Y una de las series que emitían entonces, con relativo éxito era Padres forzosos (Full House), una comedia familiar de humor totalmente blanco e intrascendente, que entretenía. Era de estas series rodadas con varias cámaras, con público en el plató, del que se oyen las risas, y en la que todo es previsible y todo el mundo espera que constantemente pasen las mismas cosas. Para mí, lo más interesante era la aparición de la guapa Lori Loughlin… por lo demás, entraría dentro de los placeres culpables. Era mala, desde mi punto de vista, pero la veía. Y de hecho fue una serie de éxito que fue muy vista en muchas partes del mundo.

En mi tumblelog viajero están apareciendo está semana fotografías en blanco y negro (enlaces al final). Como la catedral de Lérida en el encabezado o una vista de Formigal en esta fotografía de aquí.

En mi tumblelog viajero están apareciendo está semana fotografías en blanco y negro (enlaces al final). Como la catedral de Lérida en el encabezado o una vista de Formigal en esta fotografía de aquí.

Recientemente, se ha emitido una secuela, Fuller House (Madres forzosas), en la que las protagonistas es la segunda generación, convertidas ya en adultas, con apariciones esporádicas de la primera. Las características de la producción similares… El resultado,… casposo, muy casposo. Aquellas formas de realizar televisión ya no se sostienen. El tipo de humor está pasado de moda. Las intérpretes protagonistas, que tal vez resultaban graciosas de niñas, no son buenas actrices, y la serie hace aguas por todas las partes… Desconozco qué tirón global habrá tenido, pero es un ejemplo de lo que no hay que hacer desde mi punto de vista. Que conste que el público votante en IMDb está relativamente satisfecho ¡¡¡???.

Por lo demás esta semana hemos tenido alguna novedad. Por un lado, nos llegaron las aventuras de Hap and Leonard, serie de corte independiente, entre gentes de malvivir que van detrás del “tesoro”… pícaros y otra canallesca. No estuvo mal el primer episodio. Donde recuperamos la presencia televisiva de la siempre interesante Christina Hendricks. Ya veremos, de todas formas.

También podemos montar en la noria del Prater de Viena, Austria.

También podemos montar en la noria del Prater de Viena, Austria.

También tuvimos la novedad de un drama británico, Thirteen. El punto de partida,… recordando una de las películas más notables del último año. Una joven que fue secuestrada a los trece años, escapa y reaparece ante la sociedad trece años después, con veintiséis. La policía quiere atrapar al asesino… y una de las detectives es más inquisitiva que el resto… y aquí acaban las similitudes con la película porque quizá nada es lo que parece, y hay misterios en el secuestro que no acaban de encajar. Más cuando parece que el secuestrador ha vuelto a actuar. Es una serie que va cogiendo momento con el paso de los dos primeros episodios. En estos momentos estoy con ganas de ver el tercero.

Y se nos han despedido de nuevo las comadronas del East End londinense. Call the Midwife se recuperó poco a poco de la marcha de su protagonista, la encantadora Jessica Raine. Y a punto estuve de dejarla conforme se hizo más acusada su deriva monjil, que llevo realmente mal. Esta deriva no ha desaparecido del todo, pero la serie mantiene un cierto interés. En esta temporada, este culebroncillo con aspiraciones sociales ha tenido que lidiar con la asociación de cáncer y tabaco, con las terribles secuelas de la talidomida, con los cada vez más frecuentes partos en el hospital en entornos controlados, con la planificación familiar,… y con algunos enamoramientos y algunas pequeñas tragedias. Queda en plan larvado saber qué pasará cuando todas se enteren que dos de las chicas se lo montan entre ellas… ¡¡¡Ufffff, qué pensarán las monjitas cuando se den cuenta!!! Qué malas son las pelirrojas… Veremos que pasa al año que viene. Parece que tiene confirmado el especial de navidad y la próxima temporada.

Y pasear por los tranquilos parajes de las sierras avanzadas de los Pirineos, junto al dolmen de Ibirque, en Aragón (España).

Y pasear por los tranquilos parajes de las sierras avanzadas de los Pirineos, junto al dolmen de Ibirque, en Aragón (España).

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…