[Cine] Detroit (2017)

Cine

Detroit (2017; 372017-1909)

No pensaba que esta entrada pudiese salir hasta el lunes o el martes de la semana que viene. Este sábado lo tenía/tengo con un programa muy apretado, en el que sorprendentemente ha surgido un hueco de aproximadamente sesenta minutos, que he decidido aprovechar.

Conocíamos de antemano el tema de esta película de Kathryn Bigelow, directora que tiene una cierta capacidad de hacer muy bien películas que me interesan regular. O sea, al estilo de Scorsese, aunque se parezcan como un huevo a una castaña, que es un director magistral de películas que me aburren. Y espero que esto no me merezca una condena a la hoguera por hereje. En el caso de ambos directores hay ejemplos de películas que me gustan mucho, por cierto. Siempre recordaré cierta película de la directora de ambiente un poco distópico que vi en los años noventa, que siempre me ha parecido que estaba un poco infravalorada. Pero bueno, vamos a la película actual, que he estoy desbarrando.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No he visitado Detroit. De hecho, no parece que sea en estos momentos un destino turístico muy apetecido, tras la decadencia por los ajustes de la industria del automóvil. Así que tiraré de las calles de Nueva York para ilustrar la entrada, donde en la época también se produjeron disturbios raciales, y en la que durante años después el ambiente fue cargadito… por decir algo.

Decía que sabíamos el tema del film, habíamos visto el avance, y las críticas eran unánimes. Una película muy muy bien hecha, pero saliendo del cine con una sensación de cabreo supina. La acción se sitúa en los disturbios de Detroit en 1967, cuando los problemas de discriminación racial saltaron de los estados sureños y su falta de respeto por los derechos civiles de los afroamericanos, a la discriminación en las empresas y los barrios obreros en los estados industrializados del norte, a los que muchas familias habían emigrado en décadas anteriores con el fin de alcanzar un futuro mejor. Una buena parte del principio de la película no deja de ser un docudrama de cómo se gestaron estos disturbios y como se desarrollaron hasta que llegamos al plato fuerte. Este se centra sobre la muerte de tres personas de raza negra en el Motel Algiers en un episodio de violencia policial. A falta de un conocimiento preciso de lo acontecido en el mismo, ya que los hechos no quedaron claros en el juicio penal posterior que absolvió a los policías, el guion se ha confeccionado con los testimonios de aquella noche, y con el relleno de lagunas mediante deducciones o ficción plausible.

20130928-_9280986.jpg

Decir que esta película tiene un carácter histórico sería una simpleza absoluta. Ya sabemos que está contando cosas que sucedieron y que las cinco décadas que han transcurrido las dejan instaladas en el juicio histórico. Pero así como al principio de M*A*S*H se nos recordaba que “aquello era Corea”, aunque todo el mundo llevase en mente por la época y las circunstancias sociopolíticas que se estaba hablando de la sinrazón militar de Vietnam, en esta película que nos ocupa hoy se está aprovechando un hecho histórico para dar un repaso al presente de los Estados Unidos, donde todavía surgen brotes de violencia racial debida al acoso y arbitrariedad de los cuerpos policiales hacia los afroamericanos. Agravado por el hecho de que el gobierno actual del país tiene un carácter marcadamente racista. Por lo tanto, lejos de un recordatorio histórico, la película funciona como una denuncia de un problema crónico y enquistado en la presunta democracia más importante del mundo.

Hablar a estas alturas de las habilidades narrativas de Bigelow sería un ejercicio banal por conocidas y demostradas. Tiene mucho oficio y voz propia la ya veterana directora. Porque hay un estilo definido en su puesta en escena que tiene una continuidad y una evolución a lo largo de su carrera. Probablemente sea una de las candidatas más serias, tanto en la dirección como en la producción, en la temporada de premios, aunque tal vez su temprano estreno, casi veraniego, le puede restar oportunidades.

20130928-L1070814.jpg

El reparto está a buen nivel, siendo bastante coral. Es cierto que hay dos personajes que merecen algo más de atención que el resto, el bueno interpretado por John Boyega, y el malo a quien encarna de forma muy inquietante Will Poulter. Este último compone un personaje tremendamente inquietante en una interpretación que también merecerá probablemente figurar en las candidaturas de la temporada de premios. Si se dice que cualquier película con acción está siempre a la altura del malo del relato, hemos de decir que Poulter consigue que la producción quede a gran nivel.

Dicho todo lo cual, eran tales las expectativas que se habían generado sobre lo que íbamos a ver, que el resultado fue casi anticlimático. O con el tiempo te acostumbras a digerir sin necesidad de antiácidos las barbaridades que la historia te ofrece, por crudamente que te las narren. Salimos razonablemente impresionados, pero no shockados como nos habían vaticinado los críticos. Aun con la crudeza de lo narrado, Bigelow no se recrea en los aspectos potencialmente más gores, sin ahorrar detalles por eso. La película merece la pena su visionado. No creo que llegue a la categoría de obra maestra como en la han calificado en algún lugar, pero creo que está realmente muy interesante. Por fin parece que hemos salido de la inanidad del verano.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****

20130928-L1070816.jpg

[Cine] Zero Dark Thirty (2012)

Cine

Zero Dark Thirty (2012), 4 de enero de 2013.

Esta película ha sido vista en versión original y por ello conserva su título original. En la cartelera española es posible encontrarla en versión doblada al castellano con el título La noche más oscura. La expresión “zero dark thirty” sería equivalente a “las doce y media de la noche”.

Poco a poco vamos viendo las películas que, en el rito anual del cine americano que lleva a los óscars, optan a uno de los afamados premios de la Academia. No es esta la primera que en esta temporada opta a algunas de las estatuillas. Ya han pasado por estas páginas varias de ellas. Pero en estos momento entramos en una vorágine de estrenos de las películas con más posibilidades. Las candidaturas no son oficiales todavía. Lo serán en un par o tres de días creo. En cualquier caso, aquí tenemos a la directora Kathryn Bigelow, una película que me produce sensaciones contradictorias, que opta de nuevo al éxito en los premios después del de hace unos años, con una película que no me entusiasmó demasiado.

Bien. El tema es que Bigelow nos vuelve a transportar a las atribuladas tierras de Oriente Medio, y más allá. La película es un dramatización de los posibles acontecimientos que llevaron a la localización y muerte del lider de Al QaedaOsama Bin Laden. La película como digo es una dramatización, y los nombres de las personas que salen no se corresponden con sus homólogos de la realidad, ni necesariamente se comportaron exactamente como aparece en la película. Aunque se afirma al principio de la película que está basada en hechos documentalmente probados. La acción abarca un lapso de 10 años, en los que vamos siguiendo las evoluciones de la protagonista, Maya (Jessica Chastain), una agente de la C.I.A. destacada en Pakistán que se vuelca en la localización del lider islamista casi hasta la obsesión. Veremos las distintas fases de lo que fue la política estadounidense a este respecto, desde las cárceles secretas donde se torturó sistemáticamente a los prisioneros, hasta los tiempos más recientes donde todo dependía más de la inteligencia de las operaciones.

Hay una serie de consideraciones que hay que hacer sobre esta película.

La película no es que esté bien hecha. Creo que puede considerarse como un referente de cómo hacer una película de este tipo. Emparentada en algunos modos de hacer con la reciente Argo, aunque con planteamientos claramente diferenciados, si bien no te cuentan hechos necesariamente ciertos, sí que te cuentan hechos verosímiles. Y esta verosimilitud se traslada a muchas de las cosas que se nos cuentan, para culminar con una virtuosa parte final en la que se rueda la operación que acabó con la vida de Bin Laden.

La película pretende situarse en un término medio, o así lo entiendo yo, en aquellos aspectos más espinosos de la historia que cuenta. Básicamente, son dos. Una es la justificación de la tortura como una herramienta válida para conseguir unos objetivos, así como la burla de la legalidad mediante el uso de instalaciones clandestinas en diversas partes del mundo por parte de la agencia de espionaje norteamericana. La otra sobre la que se pasa de puntillas es que la operación difícilmente se puede ver como un acto de justicia o de interés militar, sino como un acto de venganza. La justicia supondría haber llevado a Bin Laden ante un tribunal, lo cual, tal y como se cuenta, debería haber sido posible. El interés militar viene determinado por que la eliminación del líder supone una ventaja estratégica determinada, cosa que dudo. Al Qaeda tiene un funcionamiento en red de células relativamente autónomas, y la inteligencia de la misma está muy distribuida. Además su alimentación depende del propio conflicto sociopolítico de confrontación entre el mundo islámico y los países occidentales, que no se resuelve precisamente con la conversión de los líderes de uno de los movimientos en mártires. La posición media de la película la convierte en éticamente ambigua, lo cual me incomoda considerablemente. Debería incomodar a cualquiera que sea partidario del estado de derecho.

Finalmente, es necesario destacar la sólida interpretación del elenco del filme. Desde luego, la de la protagonista absoluta de la película. Chastain está en estado de gracia, y es comprensible que suene como firme candidata al óscar este año. Aunque el papel que hace no es de los que normalmente suelan ser premiados en este tipo de saraos. A falta de ver otras interpretaciones, y de saber cuales son las candidatas al premio, me parece que tiene merecimientos. No puedo relatar aquí todo el resto del elenco, porque es muy numeroso, aunque todos ellos apoyan con solidez la acción que se nos presenta.

A pesar de las dudas éticas que me sus cita el filme, creo que la película es recomendable desde todo punto de vista porque tiene aspectos en su realización que superan ampliamente a casi todo el cine que se realiza en la actualidad. Y si no basta esto, por las interpretaciones. Luego, sobre los aspectos que he señalado como controvertidos, que cada cual saque sus propias conclusiones.

Valoración

  • Dirección: *****
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ****
En los puestos navideños de la Plaza del Pilar

Aunque hoy todavía es fiesta en Aragón, la festividad de los Reyes Magos ayer puso fin al período navideño. Espero que os haya sido leve a todos, y que lo que venga a partir de ahora también sea leve.

En tierra hostil (2008)

Cine

En tierra hostil (The Hurt Locker, 2008), 8 de marzo de 2010.

Es curioso que en la entrega de premios de los Oscar de principios de 2010, el premio a la mejor película se lo lleve una película independiente, aunque dirigida por una directora de campanillas, Kathryn Bigelow, que ya fue presentada en distintos festivales en el año 2008. Sin embargo, no se pudo estrenar comercialmente, no deberían confiar mucho en ella las distribuidoras, hasta el 2009. Pero veamos de que va el filme con el que su directora le ha birlado las estatuillas y la gloria a su ex.

El filme trata sobre una unidad de desactivación de explosivos en los primeros años de la invasión de Iraq. Se centra en las misiones que tienen que llevar a cabo un sargento, interpretado por Jeremy Renner, y sus dos compañeros. El filme va descontando los días que faltan para la finalización de la misión y el retorno a casa, con la tensión de si van a conseguir finalizar el período o no, ya que constantemente se encuentran en peligro de morir.

A pesar del escaso presupuesto que parece que tenía la cinta, la película parece muy bien ambientada y los escenarios resultan convincentes. Sin embargo, ha habido críticas de veteranos del conflicto que critican la falta de fidelidad a la realidad. El espectador poco enterado de las cosas militares, como yo mismo, no se enterará y su atención se centrará en los sentimientos de los personajes, lo cual por otra parte creo que es la intención de la directora. Una directora que muestra el oficio que ya sabíamos que tenía.

La interpretación es bastante correcta, con protagonistas poco conocidos, procedentes del mundo de la televisión. Supongo que es cosa de la escasez de presupuesto. Tienen pequeños papeles algunos nombres conocidos más cinematográficos como Guy Pierce, ultimamente especializado en apariciones fugaces, Ralph Fiennes, David Morse, o la “perdida” televisiva Evangeline Lily. En general, todos tienen buen tono.

Resumiendo, una película bélica correctamente realizada y que sigue un esquema ya visto con frecuencia en este género de películas, acompañando a un grupo de militares en distintas peripecias a lo largo de un período de tiempo. Sin embargo, más allá de esta corrección, no me ha entusiasmado como ha sucedido con otros, incluidos los académicos de Hollywood. En 2008 se estrenó una serie de televisión, Generation Kill, sobre temas hasta cierto punto parecidos que me pareció mucho más atractiva. En cualquier caso, un filme que se deja ver de sobra, especialmente por quien guste del género bélico.

Mis notas:

Dirección: ***
Interpretación: ***
Valoración subjetiva:
***

Buckingham Palace

Los militares de la película no son tan monos ni van tan puestos como los Guardias Coldstream del Palacio de Buckingham en Londres - Pentax P30N, SMC-A 50/2