[Fotos] 70º aniversario del desembarco, con fotos de cuando no habían pasado todavía 50

Fotografía personal, Historia

Hoy está siendo la noticia en muchos sitios. Hace 70 años que comenzó el desembarco aliado en Normandía, y el principio del último y sangriento acto del frente europeo occidental de la Segunda Guerra Mundial. Cuando sólo habían pasado 30 años desde que los europeos se habían enzarzado en otra estúpida, banal, inhumana y deshumanizadora contienda. Parece que el ser humano es duro de mollera a la hora de aprender las más horrorosas lecciones que nos da la historia.

Hace 23 años visité yo la zona con unos amigos. Dejó aquí registro de aquello. No son grandes fotos. Pero son mi testimonio. Y me valen.

Playas del desembarco de Normandía (Arromanches)

Playas de Arromanches-les-Bains. No fue un lugar de desembarco propiamente dicho. Pero fue el lugar donde los británicos de Juno Beach construirían un puerto artificial. Se encuentra en el centro de la costa de desembarco.

Playas del desembarco de Normandía (Cementerio estadounidense)

Omaha Beach fue la gran “cagada” aliada del desembarco, y les pudo costar la operación. Allí se encuentra un gran cementerio nortemericano, nacionalidad de quienes desembarcaron allí sufriendo grandes bajas. Steven Spielberg inmortalizó el cementerio y el desembarco en Omaha Beach en “Salvar al soldado Ryan”.

Playas del desembarco de Normandía

Punto de observación sobre los acantilados de Omaha Beach.

Playas del desembarco de Normandía (Cráteres de bombardeo en Omaha Beach)

Cráteres testimonio del intenso bombardeo que los norteamericanos realizaron sobre las posiciones alemanas en Pointe du Hoc previo a un asalto para inutilizar unos cañones, que no estaban allí. Luego sufrieron varios asaltos alemanes que intentaron recuperar la posición.

[Cine] Malavita (2013)

Cine

Malavita (2013), 17 de noviembre de 2013.

En un fin de semana feo por el clima, frío y lluvioso, en el que no teníamos previsto cine porque si todo va bien iremos entre semana a ver la última de Woody Allen, nos escapamos a primera hora de la tarde del domingo a ver alguna que echen en versión original y que pueda ser razonable. No muy convencido por mi parte, nos metemos a ver este filme firmado por Luc Besson, conocido por haber hecho alguna cosa memorable, pero también algún que otro truño de mucho cuidado, o por haber nadado tranquilamente por la mediocridad cinematográfica.

Nos encontramos en algún momento de finales de la década de los noventa en Francia. Deduzco la época por los coches y porque todavía usan francos y no euros. Una familia de mafiosos se traslada a un pueblecito de Normandía. Están en el programa de protección de testigos del FBI, por que el cabeza de familia, Giovanni Manzoni (Robert De Niro), delató a toda su familia que lo quiere muerto. A él y a su mujer Maggie (Michelle Pfeiffer), su hija de diecisiete años Belle (Dianna Agron) y su hijo de catorce Warren (John D’Leo). En el pueblecito intentarán encajar, lo cual no será fácil porque todos tienen en algo en común con Giovanni. Una afición tremenda a engañar a manipular a los que les rodean, y resolver con gran violencia los conflictos con quienes se interponen a ellos. El agente que lleva su protección es un veterano agente federal, Stansfield (Tommy Lee Jones), que anda ya un poco quemado con el encargo. Y además, un desliz en uno de los miembros de la familia va a poner en riesgo la vida de todos.

Bayeux

Tengo la sensación de que el ficticio Cholong-sur-Avre está en la Alta Normandía, y no en la Baja Normandía como Bayeux; pero este último están en el departamento de Calvados… que tiene un nombre más sugerente.

No me extenderé mucho. En principio, esta película es una comedia. Con tintes negros. Es cierto que tiene su parte de drama. Oscila entre la parodia y el homenaje. Los guiños cinéfilos son abundantes. Especialmente para quien es aficionado al cine de gángsters y mafiosos. Aunque el último cuarto de la película no deja de recordarnos por detalles diversos a High Noon (Sólo ante el peligro), y no faltan tampoco las alusiones al cine de institutos. Entre las cuestiones que se ponen en solfa, con frecuencia, están las idiosincrasias nacionales de franceses, norteamericanos, italianos,… y hasta con los tomates españoles se meten. Injustamente. La cuestión es que durante el planteamiento de la película se levantan muchas expectativas, que no siempre quedan satisfechas. Esta película parece constantemente un querer y no poder, o no saber. Sin embargo, uno se entretiene.

Las interpretaciones son razonables. Especialmente por los intérpretes veteranos. Tanto De Niro como Pfeiffer como Jones tienen muchas tablas, tienen en su haber películas relacionadas con el papel que hacesn, y se mueven en sus papeles cumpliendo sin mayores problemas. Y sin mayor brillo, tampoco. El chaval de catorce años creo que está desaprovechado, podría dar más de sí. Y la chica, Agron, que es conocida por su paso por una célebre serie de televisión de institutos donde todos cantan, pues canta. Porque aunque tiene cara de jovencita, es un pedazo de mujer que difícilmente la ves como una adolescente de diecisiete años, que pueden ser casi diez menos que los que en realidad tiene. Pero bueno. Pase.

En fin, un entretenimiento como ya he dicho. Que tenía material para algo más incisivo, con más mala leche, con más intensidad y mejor, y se queda a medio camino. Por lo que tenemos que suponer que realmente Besson tampoco tiene mucho más que dar. O no le apetece. En cualquier caso, es visible, aunque probablemente olvidable.

Valoración

  • Dirección: *** Se cumple el expediente con razonable oficio y poco más.
  • Interpretación: *** Volvemos al tema de que hay oficio, y se saca la papeleta adelante sin más problema.
  • Valoración subjetiva: ***  Aprueba, por poco, pero aprueba; nos hemos entretenido y hemos consumido tranquilamente una tarde de domingo que amenazaba sosa.
Manhattan desde Brooklyn Bridge Park

Los componentes de esta peculiar familia padecen morriña de Brooklyn, y quizá de las vistas de Manhattan desde esta última.