Un viaje en las cercanías de Zaragoza… curioso…

Trenes

Ayer tuve ocasión de hacer mi primer viaje en las cercanías de Zaragoza. Fue una cuestión muy circunstancial. Tenía que hacerle llegar a un conocimiento mío que vive en Alagón, unos documentos; y necesariamente tenían que ser los originales. No valían copias por correo electrónico ni nada de eso. Normalmente, lo que hacemos cuando queremos vernos es aprovechar alguna tarde que baja a Zaragoza, nos tomamos unos chismes, recordamos viejos tiempos, y a otra cosa mariposa. Pero ante la incapacidad para encontrar un momento, organizamos una curiosa quedada. Ella se acercaba con su coche a la estación de Casetas, y yo llegaba hasta allí en el tren de cercanías que puedo coger en Miraflores, muy cerca de casa, y que luego me dejaba al lado del Centro Deportivo Municipal de La Granja donde practico tenis un par de días a la semana. Dicho y hecho.

Lateral de la estación de Miraflores

Entrada lateral a la estación de Miraflores; más adelante mostraré donde queda la 'entrada principal' - Leica D-Lux 5

Civia entra vía 5 de Miraflores

Los trenes van y vienen cada media hora; poco antes de las seis y cuarto de la tarde, entra en la vía 5 de Miraflores el tren que me llevará a Casetas - Leica D-Lux 5

Y cuando tomé la foto anterior, y alguna otra, como recuerdo de este mi primer viaje en las cercanías de mi ciudad,… la sorpresa. Se abalanzaron sobre mí, afortunadamente con unos modos razonables, el maquinista del tren y una encargada de seguridad, cuestionando el que estuviera haciendo fotos. Que no estaba claro si podía o no podía hacerlas, pero que por si acaso lo mejor es que guardase la cámara, y así todos contentos. Quedé tan anonadado que me calle y guardé la cámara. Luego, en el trayecto hasta Casetas empecé a pensar en lo siguiente:

Todos los anteriores enlaces han sido previamente publicados en este Cuaderno de ruta. Todos ellos son entradas en las que hay fotografía que han sido tomadas en distintos países de Europa. Incluida España. Y en todas esas entradas, algunas de las fotografías están tomadas en ferrocarriles y estaciones de toda Europa, con alguna de las cámaras que llevo a mano siempre, con el fin de documentar mis viajes y mis andanzas. Nunca me he escondido para hacerlas. Siempre lo he hecho a la vista. Hay imágenes de estaciones y trenes de Roma, París, Poitiers, Burdeos, Dax, Biarritz, Hendaya, Irún, Tudela, Viena, Bratislava, Zurich, Lucerna, Zermatt, Jungfrau, los alrededores de Berlín, Weimar, Lisboa, La Haya, Estrasburgo, Baden-Baden, Metz, los alrededores de Mulhouse, Colonia, Budapest y Pécs. Podría haber puesto más entrada con más ciudades y más países, pero me he limitado a los últimos dos años y medio aproximadamente. Y en ningún caso nadie me ha dicho nunca nada por hacer esas fotos.

Pero dos empleados, a diez minutos caminando de mi hogar, que ni siquiera estaban seguros de si lo que yo estaba haciendo estaba prohibido o no, sí.

Al llegar a Casetas, pasado el pequeño cabreo contra Renfe y sus memeces, volví a sacar la cámara.

Vieja locomotora eléctrica oxidándose en Casetas

Una vieja locomotora eléctrica se oxida en las vías de la estación de Casetas - Leica D-Lux 5

Civia esperando la salida en Casetas

El tren Civia con salida hacia las siete y cuarto de la tarde con dirección a Miraflores, espera al sol en la estación de Casetas - Leica D-Lux 5

Silo a la salida de Casetas

Ya en marcha, a través de la ventanilla tomo imágenes de un silo a la salida de la estación de Casetas - Leica D-Lux 5

Nadie volvió a decirme nada. Y como habéis podido ver, mientras esperaba la salida del tren de vuelta, me pasee por los alrededores de la estación de Casetas, le hice una foto al tren de vuelta, e hice alguna foto al paisaje que veía al pasar.

Podría comentar cosas diversas sobre este servicio. Tal vez otro día. Que si no esta entrada me va a quedar muy larga. Lo que sí que me llamó mucho la atención es el diseño de la estación de cercanías de Miraflores. Se entra por una puerta lateral del edificio. Lo que a todas luces es la puerta principal del edificio, está a cuatro o cinco metros de altura sobre la calle, y no hay ninguna escalera u otro medio de acceso para llegar a ella. ¿Se desvelará alguna vez el misterio de tan curioso diseño?

Recomendación musical

Take the “A” Train, emblemático swing de la orquesta de Duke Ellington, compuesto por Billy Strayhorn. ¿Cuál si no?

Estación de Miraflores desde los campos de deportes de la Granja

La estación de Miraflores se puede ver desde los campos de deportes de La Granja; el balconcillo bajo el letrero rojo, a unos cuatro o cinco metro de altura, parece ser la entrada principal de la estación - Leica D-Lux 5

Un tren moderno; una gestión antigua, absurda, surrealista,… la de Renfe

Política y sociedad

Me ha llamado la atención un incidente que ha sucedido este fin de semana en la estación de ferrocarril de Zaragoza-Delicias, en el AVE que por la tarde viene de Madrid con destino Huesca. Al parecer, al llegar a la moderna y fría estación de Zaragoza, en dos de los coches las puertas no se abrieron. Y el tren, pasado el tiempo determinado, arrancó llevandose a unos cuantos viajeros que querían y debían haberse apeado en Zaragoza. Que suceda esto, de por sí, ya es un despropósito.

No entraré en las discusiones que parece que tuvieron los viajeros con algún empleado de Renfe en el tren; hay elementos subjetivos difíciles de valorar en una noticia de presa. Pero lo sorprendente es cómo les arreglaron el desaguisado. Parece que les hicieron bajar en Tardienta, y allí esperar a que viniese un autobús desde Huesca, y llevarlos a Zaragoza de nuevo. Cualquiera que conozca la situación de estas poblaciones sabe que es una solución más rápida y mucho más eficiente que los viajeros se bajaran en Huesca, donde podría estar esperándoles en la estación intermodal ese autobús que se desplazó a Tardienta, y haber salido directamente a Zaragoza. Con toda seguridad, hubieran llegado antes a su destino original. Parece incluso que los viajeros, que se conocían la situación, así lo sugirieron. Pero nadie les hizo caso; aumentando el despropósito.

En la actualidad, Renfe, que pese a las directivas europeas de liberalización del transporte ferroviario sigue siendo un monopolio del estado, basa su propaganda de prestigio en lo modernos que son los trenes. Los más modernos de Europa. Pero no son conscientes de que su gestión es antigua. Porque sigue sin estar basada en las necesidades de los viajeros; está más basada en la esclavitud de las nuevas tecnologías que en dar un servicio humano y flexible a las eventualidades. No tienen capacidad de respuesta ante contingencias. Montar en tren ya tiene elementos surrealistas. Cuando uno está en Alemania, o en Bélgica, o en Francia, y va a coger un tren de alta velocidad, saca su billete, va al andén, se despide de sus familiares y monta. Como se ha hecho siempre. Y todos tan contentos. Aquí, hay que llegar con no sé cuanto tiempo, para pasar sucesivos controles de seguridad y billetes, impidiendo el acceso de los acompañantes, lo cual genera intranquilidad cuando los viajeros son personas mayores. Ha sucedido en más de una ocasión que un viajero discapacitado, no ha recibido ayuda adecuada porque no se había avisado con antelación. Claro… ¿tiene el viajero discapacitado obligación de saber que tiene que avisar con antelación? ¿No puede esperar que en una estación moderna y en un tren moderno la supresión de barreras va a estar constantemente prevista?

Y luego, cuando entras en el tren, estás preso. Cualquier contingencia obliga a permanecer horas sin salir, sin explicaciones, sin derechos…

No. Renfe no es una empresa moderna. Lo son sus trenes, pero no su gestión ni su filosofía. No se orientan al cliente. Tampoco se pueden considerar ya servicio público. Cada vez funcionan más mirando su cuenta de resultados y no la necesidad de vertebración del territorio y apoyo a la sociedad. Y cada vez circulan más autobuses por las carreteras. Por que son más baratos, por que son más flexibles… pero también son incómodos, y contaminan más…

Este país ha estado reñido de siempre con sus ferrocarriles. Y eso forma parte de nuestras desventajas competitivas. Alguien debería promover algún tipo de cambio.

Pasado Pamplona

Dos trenes Alvia se cruzan en algún lugar de Navarra entre Pamplona y San Sebastian; trenes modernos para un servicio anticuado - Panasonic Lumix LX3

Sin noticias del sábado; excursión a Lérida

Fotografía, Trenes

Hace unos días leía que Renfe iba a sacar unas nuevas tarifas para sus trenes AVE. El tema está en que algunos convoyes viajan con plazas. Para estimular una alta ocupación, va a ser posible encontrar ofertas ULTIMA HORA a precios notablemente más baratos en las 24 horas anteriores a la salida del tren… Con unos amigos de Barcelona decidimos comprobarlo, ayer viernes vimos que sí, así que sacamos billetes para encontrarnos por la mañana a mitad de camino, en Lérida, y así vernos, dar un paseo y charrar un rato. Yo vivo en Zaragoza, por si alguien no se ha enterado.

Ave en Lleida-Pirineus

El Ave que me ha llevado de Zaragoza a Lérida segundos antes de partir hacia Barcelona - Panasonic Lumix LX3

Yo había estado en Lérida en dos ocasiones. En una me limité a visitar a una gente, y en otra asistí a la salida de un tren histórico con locomotora de vapor, y en la práctica no pase de la estación. Así que hemos aprovechado para conocer algo la ciudad. Poco, un paseo por algunas calles comerciales, muy animadas a partir de cierta hora, no cuando hemos llegado a las 10, y la visita a la Seu Vella. Muy interesante esta última. Me ha gustado.

Seu Vella

Vista de la Seu Vella desde el ascensor que sube al cerro donde se encuentra esta antigua catedral - Panasonic Lumix LX3

Claustro de la Seu Vella

Claustro de la Seu Vella - Panasonic Lumix LX3

Antes de volver cada uno a su garito, al mediodía en trenes que salían a partir de las 13 horas, que por la tarde había gente atareada en su ciudad, nos hemos pasado por el Caixaforum donde se celebra una exposición de fotografías de Cartier-Bresson. A mí no me importa nunca volver a ver estas fotografías, pero esencialmente me ha parecido la misma exposición que la que vi hace cuatro o cinco años en el Caixaforum de Barcelona. Pero bien.

Caixaforum - Cartier-Bresson

Exposición de fotografías de Henri Cartier-Bresson en el Caixaforum de Lérida - Panasonic Lumix LX3

La verdad es que ha estado bien. Creo que repetiremos. Y así, nos veremos con más frecuencia. Lo que está muy bien. ¿O no? Verse con los amigos, digo.