[Televisión] Cosas de series; tras acabar con Napoleón y temblar por amenazas biológicas estelares, limpio mi cartelera

Televisión

Sí. Básicamente esta semana me he dedicado a limpiar mi cartelera. Porque no tengo tiempo de ver tantas series… Por ejemplo, hasta hace poco solía ver un episodio de una serie mientras comía al llegar a casa después de trabajar. En las últimas semanas apenas he podido hacer tal cosa. Y las que se me han caído de la cartelera son casi todas ellas productos de esta temporada, recién estrenados. No voy a seguir Outsiders, Mercy Street, Jericho, The Magicians y Second Chance. Ninguna de estas series ha conseguido engancharme realmente. También están en el alero Lucifer, notable bajón de interés entre el piloto y su segundo episodio, y American Crime Story. Esta última, un estreno de la última semana que pretende reproducir el caso O.J. Simpson, y que llama la atención por su reparto lleno de nombres conocidos. Pero ya veremos… Realmente, tengo la sensación que poco se pierde no viendo cualquiera de ellas. Y todas estrenadas en las últimas semanas…

La novedad del mes de enero que se ha afianzado totalmente en mi cartelera televisiva es Billions, que tras un comienzo dubitativo ha empezado a ofrecernos algún que otro episodio realmente bueno, con ese duelo entre Paul Giamatti y Damian Lewis, que paradójicamente no coinciden prácticamente en pantalla.

Como en otras entradas televisivas, un repaso a lo que pasar en mi tumblelog (enlaces al final). En el encabezado, paisaje cerca de Torre los Negros en Aragón (España). Y aquí, la iglesia del monasterio de Rueda, también en Aragón.

Como en otras entradas televisivas, un repaso a lo que pasar en mi tumblelog (enlaces al final). En el encabezado, paisaje cerca de Torre los Negros en Aragón (España). Y aquí, la iglesia del monasterio de Rueda, también en Aragón.

Pero tenemos dos finales que son interesante. En un caso es fin de temporada, para The Expanse, drama de ciencia ficción, y en el otro, final definitivo, pues se trata de la miniserie con la última adaptación de la meganovela de Tolstói War and Peace. La dos tienen algo en común. Empezaron un poco dubitativas, pero se fueron entonando con el paso de los episodios, ofreciéndonos tramos finales bastante interesantes. Pero son dos productos distintos.

En The Expanse se ha querido ver una nueva producción de ciencia ficción, una nueva space opera ilusionante para los aficionados al género, algo que se está buscando desde la existosa versión reimaginada de Battlestar Galactica. No la encuentro al mismo nivel. Diré que en Galactica, tras la interesante miniserie inicial, bastaba ver 33, el primer episodio de la primer temporada regular, para engancharse irremediable. Pedazo de guion y puesta en escena. En The Expanse, el interés ha tenido que ir construyéndose, especialmente conforme dos de sus tres líneas argumentales han ido convergiendo. La tercera línea, la que sucede en el planeta Tierra es muy insulsa. Pero la línea argumental que sucede en Ceres y la de los aventureros de la Rocinante han ido creciéndose. Al final, pura space opera con buenos mimbres, pero que todavía podría ser mejor. Ayudaría algunas interpretaciones más sólidas, apartado relativamente mediocre, y unos guiones un poco más cuidados. Estaremos al tanto.

Gran nevada en febrero de 2005, vista desde el tren Huesca-Zaragoza cerca de Tardienta.

Gran nevada en febrero de 2005, vista desde el tren Huesca-Zaragoza cerca de Tardienta.

Con respecto al drama de Tolstói… Un poco de antecedentes. Hay una novela que me apasiona, y que he leído dos veces, que salió de la pluma del ruso. Se trata de Ana Karénina, novela de cuyas adaptaciones cinematográficas desgraciadamente nunca he quedado satisfecho. Y el principal motivo de que me gusta la novela es porque de la pluma de Tolstói salió un personaje femenino absolutamente universal, el de Ana,… y que paradójicamente el conservador y moralista escritor ruso maltrata miserablemente, mientras que los hipócritas hombres con los que se mezcla salen de rositas. Y eso ha generado en mí una relación de amor odio con el escritor. Para unos, Tolstói se limita a reflejar con realismo las circunstancias de la época… Pero yo siempre he opinado que dada la evolución de la relación entre Lyovin y Kitty, Tolstói eran un moralista conservador que castigaba a las mujeres “pecadoras”, igual que la sociedad de su tiempo las apartaba. Guerra y paz también es una obra moral. También en ella se castigan los “pecados” capitales,… lujuria, soberbia, avaricia, gula,… y también en ella se premian a los arrepentidos y sencillos. No he leído la novela… confieso que alguna vez me he quedado mirándola en alguna librería, y su tamaño me ha producido una congoja excesiva. Pero tengo indicios suficientes para considerar que hay una razonable fidelidad en esta adaptación que nos ocupa hoy para opinar sobre este conservadurismo moral del escritor. Por lo demás, la serie tiene unos primeros episodios normalitos, en los que su reparto de campanillas, muy desaprovechado en algunos nombres, no consigue aumentar el interés, para ir poniéndose más interesante conforme avanzan los episodios, ofreciéndonos un episodio final que es un auténtico largometraje sobre la ocupación napoleónica de Rusia. No ha estado mal,… pero tengo la sensación de que podría estar mejor, que debería estar mejor… y que como me pasa con Ana Karénina, me va a resultar difícil encontrar nunca una adaptación cinematográfica o televisiva a la obra de Tolstói. Igual me tengo que conformar con la parodia que en su momento nos ofreció Woody Allen.

Acantilados de Moher, Irlanda.

Acantilados de Moher, Irlanda.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; especiales británico navideños y alguna cosa más

Televisión

Poco a poco se van pasando las fiestas navideñas, en las que la actividad seriéfila está con bajas intensidades. Es el momento adecuado para recuperar series que te has perdido o para volver algunas que te han gustado especialmente. Esto último he estado haciendo yo con dos de mis favoritas del año, Jessica Jones y The Man in the High Castle. Dos series con muchos detalles finos, que no viene mal repasar.

También ha habido algunos adelantos sobre series que se estrenarán formalmente próximamente. Una que mezcla lo policiaco con una adaptación moderna del mito de Frankenstein, cuyo piloto me gustó… regular. Se trata de Second Chance. Pensándome estoy si le doy una “second chance”.

La primera mañana de 2016 ha sido muy agradable en Zaragoza; por lo tanto, las primeras fotos del año han caído de forma natural.

La primera mañana de 2016 ha sido muy agradable en Zaragoza; por lo tanto, las primeras fotos del año han caído de forma natural.

La segunda es un drama familiar, según el cual una joven adolescente de 14 años entra en un centro de rehabilitación por consumo de alcohol y otras drogas recreativas. Tiene una mezcla de cosas interesantes, inverosimilitudes y moral medio conservadora medio progresista tan americana que todavía no sé si los capítulos que se han podido ver me gustan o me repatean por exceso de corrección política y empalago de tópicos. Se titula Recovery Road, y tampoco sé si le daré una “second chance”.

Pero lo fundamental es que para Navidad y el cambio de año llegan los especiales británicos. Veamos…

Ha sido el momento para hacer el, por decirlo de alguna manera, primer selfi del año.

Ha sido el momento para hacer el, por decirlo de alguna manera, primer selfi del año.

Nos han dejado una mini mini mini temporada de Luther, de sólo dos episodios. Vamos, como si hubiesen hecho un largometraje y lo hubiesen emitido partido en dos. Como dijo Jack el Destripador, vayamos por partes. Esta bien, bastante bien. Casi lo mejor es verlos de tirón. Como un largometraje. Mezcla la aparición de un peligroso asesino en serie con tendencias caníbales con la misteriosa desaparición de nuestra bienamada Alice Morgan en Amberes. Pero… Realmente no sale Alice Morgan… lo cual siempre baja algún punto la serie. De verdad. Y además igual no vuelve a salir más, aunque con este personaje nunca se sabe. Para compensar nos han puesto a otra pelirroja, una nueva compañera policía, Emma Lane, interpretada por la majísima Ygritte de Game of Thrones, Rose Leslie. Aunque me ha sabido a poco… Pero bueno. Como digo. Está bien. Se puede ver.

Rose Leslie tuvo sus momentos en Downton Abbey, a la que volvió en un capítulo de su última temporada. Detalle simpático. Ya comenté el final de esta serie en su especial navideño, así que a otra cosa.

No me he ido muy lejos de casa para encontrar suaves paisajes suburbanos, como los que comentaba en la entrada de por la mañana.

No me he ido muy lejos de casa para encontrar suaves paisajes suburbanos, como los que comentaba en la entrada de por la mañana.

Suelen tener especial navideño como prólogo a la siguiente temporada las matronas y las monjitas de Nonnatus House en Call the Midwife. Pero suelen ser episodios que te hacen perder las ganas de seguir viendo la serie. Además de haber perdido ya hace un tiempo a su encantadora protagonista, dando paso a un drama más coral, también se ha acentuado el carácter monjil de la serie en estos especiales navideños. Esperemos que como el año pasado, luego en la temporada regular recupere interés.

En el caso de Doctor Who, con los especiales de Navidad pueden suceder diversas cuestiones. Que sea el colofón a la temporada regular, que sea un prólogo a la siguiente con presentación de algún personaje importante nuevo, o nada de lo anterior, es decir, que sea una aventura que vaya por libre. En este caso han aprovechado para tener como invitada especial a River Song (Alex Kingston)… uno de los personajes favoritos de la serie distintos del Doctor. Y ha dado la impresión de que es una despedida de este personaje recurrente… una pena… todo lo bueno se acaba. Aunque ese acabarse “dure 24 años”.

Así que con un par de cámaras, me he ido a probar alguna cosa o simplemente hacer alguna foto a algún rincón curioso.

Así que con un par de cámaras, me he ido a probar alguna cosa o simplemente hacer alguna foto a algún rincón curioso.

Y la televisión británica ha aprovechado el periodo navideño para homenajear a la escritora Agatha Christie en el 125 aniversario de su nacimiento. Y lo han hecho con una miniserie de tres episodios que adapta una de sus novelas más famosas, dicen que la mejor, And Then There Were None. La mayor parte del público español, que yo sepa, conoce esta novela con el título de Diez negritos, que se corresponde con el título original de la obra en Inglaterra, The Little Niggers. Pero este título original nunca fue políticamente correcto en Estados Unidos, y tampoco lo es ya en el Reino Unido, por lo que habitualmente se conoce la obra por el mencionado título, que en castellano se traduciría de un modo no excesivamente literal pero correcto idiomáticamente como “Y no quedó ninguno”. He de decir que Christie no está entre mis escritoras favoritas, que la obra adaptada no está entre las que me gusten de la escritora, y que la adaptación realizada por la BBC, aunque extremadamente fiel, me ha resultado fría y excesivamente larga. Se podría haber resuelto con un capítulo menos, me parece a mí. Pero a los fans de la escritora seguro que les gusta.

Y de momento hemos terminado… aunque nos queda ver, que no ha llegado todavía, el especial Sherlock que han preparado para año nuevo.

Y bueno... consideremos los primeros champiñones al horno del año, gentileza de mi hermana, que estaban bien ricos.

Y bueno… consideremos los primeros champiñones al horno del año, gentileza de mi hermana, que estaban bien ricos.