[Televisión] Cosas de series; poniendo orden… que traigo varias

Televisión

Cuando la semana pasada dije en mi entrada televisiva que me dejaba dos series para comentar esta semana, no era consciente de que había alguna más que había olvidado, y que iba a terminar dos series más, añadidas a las que conscientemente dejé en el tintero. Como voy a tardar en hacer otra entrada televisiva, vamos a ver si dejo un comentario de todo lo que tengo atrasado.

Grey’s Anatomy – temporada 13

Sí. Es mi guilty pleasure por excelencia. Por qué sigo viendo esta serie está fuera de toda lógica. Yo era otra persona cuando empecé a seguir esta serie en 2005. Es un culebrón que constantemente se mueve entre el absurdo y el exceso, teniendo más vocación de drama de instituto que de drama médico. Y encima, 24 episodios por temporada… excesos por todas partes. Mi recomendación, siempre, es “no merece la pena”. Pero si os engancháis a algo de esto,… dejaos llevar y disfrutar. Al fin y al cabo, todos tenemos derecho a algunos guilty pleasures.

tumblr_optwhsiixf1r5mrsgo1_1280

Como los escenarios han sido muy diversos, voy a hacer un recordatorio de mi Tumblr viajero, con algunas fotos de los lugares que están apareciendo últimamente, años 2004 y 2005. En el encabezado, Holland Park en Londres. En esta fotografía, la catedral de Santo Domingo de la Calzada, La Rioja (España).

Broadchurch – temporada 3

Esta serie británica es una buena serie policiaca. Probablemente porque los casos policiacos son una mera excusa para desmenuzar las grandezas y las miserias de las comunidades humanas. Con una pareja protagonista que ha alcanzado un razonable equilibrio entre el histrionismo de David Tennant y la actuación mucho más contenida de Olivia Colman. Ambos son buenos intérpretes, aunque cada uno a su modo. En esta tercera temporada, de todos modos, los guionistas de la serie han dado una tregua a sus torturados personajes, que han actuado más de guías en una nuevo paseo por esta pequeña comunidad inglesa, idílica aparentemente, pero en la que las miserias humanas también residen. En esta ocasión, a propósito de los crímenes contra la libertad sexual contra las mujeres. Me sigue pareciendo recomendable. Ha perdido intensidad, pero no profundidad.

Ha sido, al parecer, su última temporada, quizá de ahí venga la intención de sus creadores de dejar a sus personajes con el espíritu relativamente en paz. No ha sido un mal final.

tumblr_oqwvawupcX1r5mrsgo1_1280.jpg

Castillo de Peracense, Aragón (España)

Lucifer – temporada 2

Siempre tuve la sensación de que esta serie fue un relleno que les funcionó bien y se ha convertido en un éxito. Bien valorada por público y crítica. El esquema es el típico de policía (Lauren German) a quien ayuda un no policía (Tom Ellis). Lo que pasa es en esta ocasión, en lugar de un científico, un médico, un escritor, un antropólogo o similares… es el propio diablo, Lucifer, hijo de Dios… y de una señora que está muy buena (Tricia Helfer).

Por otra parte, también he pensado siempre que su premisa de base no daba para mucho. Su segunda temporada también ha estado entretenida, mezclando el procedimental policiaco con el arco argumental de la madre de Lucifer que se ha escapado del infierno y ronda por la Tierra. Pero sus 18 episodios respecto a los 13 de la primera temporada me han parecido excesivos. Y también le ha pasado otra cosa. Aunque su protagonista masculino se sostiene muy bien, la femenina se ha ido viniendo abajo. Especialmente por las excelentes presencias de la madre de “Luci”, de la loquera (Rachael Harris), de la diablesa (Lesley-Ann Brandt), e incluso de la forense o policía científica (Aimee Garcia). Cualquiera de ellas ha tenido momentos mejores que la protagonista.

En fin… arco argumental terminado, ya veremos si aguantan el tipo con una nueva historia de fondo.

tumblr_oq04mfTx3V1r5mrsgo1_1280.jpg

Canal del Midi a su paso por Toulouse (Francia).

Tokuyama Daigorō wo dare ga koroshitaka (徳山大五郎を誰が殺したか?)

Esta “¿Quién mató a Daigorō Tokuyama? es una serie japonesa de 12 episodios de algo más de 20 minutos de duración, que se puede ver en Amazon Prime Video. Basta con que tengáis una suscripción premium a Amazon, esa que tiene mucha gente para que los envíos salgan gratis, para poder disponer de esta y otras diversas series y películas. L lástima es que no es compatible con el Chromecast y no la puedo ver en el televisor. Pero así, con episodios cortitos, se convirtió durante un par de semanas en lo que veía al acostarme, mientras conciliaba el sueño.

Una clase de adolescentes en un instituto femenino japonés se encuentra una mañana al llegar a clase a su profesor, el Daigorō Tokuyama del título, sentado, muerto, apuñalado, en uno de los pupitres de la clase. Las chicas, en lugar de salir corriendo e informar, lo esconden en una taquilla y deciden investigar quién lo mató.

Con ciertos regustos a cierta película, muy divertida, de Alfred Hitchcock, estamos ante una curiosa serie que se mueve entre el absurdo y el policiaco, en un microcosmos en el que aparecerá la corrupción, el acoso sexual, las complejas y crueles relaciones entre adolescentes, las mafias,… Todo ello rodado con una técnica oscura, con fuertes dominantes de color, a veces fríos, a veces cálido, y con un conjunto de jovencitas niponas de lo más inquietantes, aunque muy monas muchas de ellas. Es curiosa. Y creo que está bien. Yo me he divertido. Dadle una oportunidad si podéis. Eso sí, no está doblada al castellano y tendréis que verla con subtítulos.

tumblr_oq04qns9o61r5mrsgo1_1280.jpg

Ermita de Santa María de Iguacel, en el Pirineo aragonés (España)

The Expanse – temporada 2

No, no llega al nivel de Battlestar Galactica, pero sí, sí es una buena space opera, de lo mejor que he visto en televisión. Es cierto que dentro de lo que es ciencia ficción se toman sus licencias con la parte “ciencia”, pero definitivamente on esta segunda temporada han consolidado una serie que empezó un poco morosa en su primera temporada, sin acabar de definirse, presentando a muchos personajes y muchos escenarios, y tardando en hacerlos confluir.

Pero en esta segunda temporada, el drama político-bélico de acción ha estado bien coordinado, y hemos asistido con interés a las aventuras de los tripulantes de la Rocinante, me encanta que tenga este nombre la nave espacial, mientras recorre de un lado a otro el sistema solar, al mismo tiempo que en paralelo se iban desarrollando otros dramas relacionados. Me he divertido. Bastante. Ya tengo ganas de una tercera temporada, que imagino no llegará hasta la primavera del año que viene como pronto.

No es perfecta. De hecho, esta segunda temporada que ha tenido momentos muy buenos, ha venido en su recta final hasta cierto punto lastrada por el excelente episodio 5 Home, que está lleno de acción y emoción. Casi se podría decir que ese episodio ya justifica la preparación del mismo en el inicio de la serie, sin problema, y que está a mayor altura que muchas producciones cinematográficas situadas en el espacio. Como digo, lastrando la serie en el resto de la temporada ya que, aunque ha seguido con buen tono, no han sido capaces de volver a conseguir un pico de emoción del mismo nivel, ni siquiera en el capítulo final de la temporada.

En fin… que las cosas están calientes en el Sistema Solar de dentro de tres o cuatro siglos. Veremos que pasa en el futuro.

tumblr_oqjtwx40Tt1r5mrsgo1_1280.jpg

Y un recuerdo de mi viaje más reciente, Constanza (Alemania)

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; diablos, infidelidades, tríos

Televisión

La semana pasada hubo entrada televisiva pero estuvo dedicada al documental. Así que en esta se han acumulado las series de ficción. Hay varias cosas que comentar.

He intentado ver una serie que apareció hace unos días por Netflix, Greenleaf, ya hace un tiempo que se emitió en algún otro sitio su primera temporada, pero no he podido con ella. A mitad de su segundo episodio me aburría como una ostra. El caso es que al principio parecía interesante…

Sigo viendo, los fines de semana, Misfits. Y cada vez me gusta más. Ya he terminado la segunda temporada, pero le dedicaré una entrada al conjunto de la serie cuando la termine.

Como lo británico tiene mucha presencia en la entrada de hoy, pasearemos por Londres, especialmente por localizaciones que tienen que ver, de una forma u otra, con la miniserie que comento más abajo.

Como lo británico tiene mucha presencia en la entrada de hoy, pasearemos por Londres, especialmente por localizaciones que tienen que ver, de una forma u otra, con la miniserie que comento más abajo.

Terminé de ver la primera parte de la segunda temporada de Lucifer. Es una de las pocas series de temporada larga que mantengo en cartelera. Unos guiones entretenidos y unos protagonistas con química y carisma hace que esta historia sobre el diablo que harto del infierno se viene a vivir a Los Ángeles, tenga su gracia. Moviéndose siempre con habilidad entre la comedia y el drama, lo policial y el romance que no acaba de enganchar. Creo que para mayo o así volverá con su tirón final.

20060709-crw_1334

Otra serie cuya primera temporada ha recalado en Netflix un año después de su estreno ha sido You Me Her. Lo que comienza como las ganas de relanzar la vida en el dormitorio de un matrimonio cuyos cónyuges rondan los 40 años contratando una chica de compañía universitaria, muy mona ella. Pero ¿qué pasa si surge algo más que lo físico entre los tres? Muy pillado de los pelos, el argumento. Pero la serie es entretenida, especialmente cuando intervienen los diversos secundarios, muchos de ellos bastante pirados.

20060709-dscf1057

Y si hace un par de semanas aproximadamente teníamos ocasión de seguir comprobando las consecuencias de las infidelidades en The Affair, con la miniserie británica de cuatro episodios Apple Tree Yard está indagación sobre las consecuencias de las canas al aire en los matrimonios aburridos lleva a consecuencias trágicas. El principal aliciente de esta corta producción televisiva son las interpretaciones, con Emily Watson y Ben Chaplin a la cabeza.

Mientras, si en Misfits los británicos le dan una vuelta al género de superhéroes, quizá la semana que viene os cuente cómo se la dan al género de los cazademonios…

20060710-crw_1430-01

[Televisión] Cosas de series; de venganzas y “conspiranoias”

Televisión

Tras haber terminado de ver la segunda temporada de Mr. Robot, puedo dar por finalizada la temporada televisiva de verano. Pero antes de comentar esta, hay que hablar de otra serie, un “guilty pleasure” de los que ya hablaba hace unos días, y con la que sorprendentemente me he enganchado.

Hace unos años pude ver el piloto de una serie protagonizada por adolescentes. Aunque en realidad fueran todas veinteañeras… pero estoy ya es una tradición. Que cuando se hizo Grease, algunos de los actores que representaban a los alumnos del Rydell High School estaban ya en la treintena. Se titulaba Pretty Little Liars, y de entrada no me llamó la atención y la dejé. Curiosamente, ahora se pueden encontrar cinco temporadas de la serie en Netflix. Porque tuvo éxito y sobrevivió. De hecho, ya lleva seis temporadas, y está prevista su séptima y última, más breve, para la primavera del 2017. En una tarde tonta, en la que no me apetecía pensar en nada, me puse los dos primeros episodios… y me pasó como con Revenge, una serie con la que comparte ADN conceptual. Se ha convertido en un “guilty pleasure”, un placer culpable como los comenté hace unos días. No es cutre, ni mucho menos. Un buen nivel de producción y abundancia de gente guapa. Pero interpretaciones regulares, guiones que oscilan entre lo apasionante y lo absolutamene ridículo, constante presencia de “cliffhangers” que se desinflan echando virutas, y una huida constante hacia adelante en unos argumentos, una venganza hacia un gurpo de chicas adolescentes tras la muerte de su miembro más popular, que se agotarían en si mismos rápidamente si no funcionarán con el “y ahora, más gorda”. No sé cuanto aguantaré viéndola. Son tempordas de 20 o más episodios que tienen muchos altibajos. Me recuerda mucho, como ya he comentado, a Revenge, otro “guilty pleasure” con la venganza como tema central, que abandoné cuando a sus responsables no les quedó más remedio que cerrar el arco argumental principal que la sustentaba para luego intentar reinventarla. No sé qué pasará con esta. Si eso, más adelante os lo cuento. Mientras, me sirve de serie de relleno, o para cuando no quiero pensar en nada.

_9270632.jpg

“Mr. Robot” transcurre mayormente a caballo entre Manhattan y Brooklyn, y con frecuencia de noche. Y ahí nos vamos, fotográficamente hablando.

Pero el asunto principal es que me he visto la segunda temporada de Mr. Robot. Recordatorio para los que nos esté al tanto. Se trata de una serie en la que un grupo de ciberactivistas busca tumbar el sistema financiero del mundo capitalista atacando a alguna de las empresas más significativas, mientras estas intentan consolidar su posición de plutócratas que constituyen el poder en la sombra, y todo alrededor de la figura de Elliot (Rami Malek), un joven programador que sufre algún trastorno de salud mental más serio de lo que imaginábamos al principio de la serie. La serie se caracteriza por ser rompedora en cuanto a su realización, demostrando que se puede hacer cine de primera calidad para la pequeña pantalla. Guiones cuidados, interpretaciones mesuradas y potentes, fotografía y encuadres de cámara arriesgados, todo ello para crear un clima opresivo. Todos los personajes viven en un conflicto continuado, al mismo tiempo que se generan constantemente dilemas éticos, que se pueden trasladar fácilmente de la ficción a la realidad cotidiana, y que son los que mueven a los personajes. Mentiría si dijese que no me pierdo de vez en cuando. Me pasa como con las primeras temporadas de Game of Thrones. La variedad de personajes, lo complejo de las tramas, el ambiente agobiante,… hacen que se me vaya el oremus. Que no tenga claro como avanza la trama. Pero me da igual, porque no hay episodio que no tengo al menos una secuencia o grupo de secuencias de los que te dejan sentado al sillón diciendo “olé, así se hace el cine”. Por lo tanto, para mí, lo de menos es cómo vaya la trama de género “conspiranoico”, que de hecho nunca han sido de mis preferidas. Lo importante es disfrutar de esos momentos de cine para la pequeña pantalla que difícilmente encontramos hoy en día en la mayor parte de las ficciones para la pantalla grande. Dicho lo cual,… serie imprescindible.

_9270653.jpg

Empieza la temporada otoño-invierno. Estoy cicatero a más no poder con las nuevas incorporaciones a mi parrilla televisiva. Ninguna serie nueva de temporada larga, de esas de 20 a 24 episodios. Y probablemente abandone las que ya seguía de estas características. Salvo uno o dos. Cada vez más aficionado a ver la series de tirón. Y dos cosas graciosas.

Ha vuelto Lucifer. Con un episodio en el que se presentaba un personaje nuevo, interpretado por Tricia Helfer, la añorada Número Seis de Battlestar Galactica. Y lo hizo bajo los acordes del All Along the Watchtower de Bob Dylan. Canción que tuvo un protagonismo importante en esta “space opera”.

Estoy viendo la segunda temporada de Our Girl, aventuras y desventuras de una clase de tropa sanitaria del ejército británico. Con un cambio de protagonista. Da lo mismo. Ya la comentaré. El caso es que en el episodio tercero me partía de risa mientras miraban la radiografía de tórax de un aguerrido oficial de operaciones especiales herido. Porque se apreciaban claramente los contornos de unas mamas de notable tamaño, aparte de que la forma del esqueleto sugería su pertenencia a una señora. Soy médico. No me he dedicado a la clínica, sino a la salud pública y la planificación sanitaria, pero en tuve matrícula de honor en la asignatura de radiología y hay cosas que no se me han olvidado. Me partía de risa cuando se me iba la mirada de la radiografía al apuesto oficial que estaba sentado en la camilla de exploración en plan pecho lobo…

_9270657.jpg

[Televisión] Cosas de series; ¿llegará de una vez el invierno?

Televisión

Llevan asegurándonos en Games of Thrones desde hace cinco años que el invierno está llegando. Pero hasta ahora, salvo en el Muro y al norte del Muro que siempre hace frío, y en Winterfell, que como su nombre indica es un sitio fresquito,… pues más bien hace buen tiempo en Westeros y al otro lado del Mar Angosto… calorcito incluso. El caso es que ha llegado la sexta temporada, y hemos perdido la guía de los libros de George R. R. Martin. El muy vago no ha publicado todavía el sexto libro. Nadie sabe lo que va a pasar a partir de aquí. Y como nos han mostrado en el primer episodio, en el que nos han hecho un recordatorio del estado de situación… pues parece que son las mujeres las que quedan para dar mal. Algún varón anda por ahí todavía… pero la sensación que es que la temporada va a ser un juego de damas. Bueno… ya veremos que dijo un ciego a otro ciego. Seguro que como en temporadas anteriores, nos quejaremos un poco al principio de que pasan pocas cosas, luego viviremos unos episodios estresantes,… y nos quedaremos con ganas de más. De mucho más… pero como digo, ya veremos.

Hoy he recibido algunos carretes de fotografías de Carmencita Film Lab.

Hoy he recibido algunos carretes de fotografías de Carmencita Film Lab.

Mientras tanto, hay pocas novedades y poco movimiento de interés en mi cartelera, que se ha tranquilizado mucho en estas últimas semanas. Un poco a idea. Del resto de las series, es The Americans la que me tiene más en un vilo. Después del golpe que supuso la desaparición de uno de los personajes colaterales más queridos, parece que la trama importante no está, de momento, en Paige (Holly Taylor), la perspicaz hija adolescente de los Jennings (Keri RussellMatthew Rhys), como parecía. Sino en la sufrida Martha (Alison Wright), que nos está produciendo unos episodios de infarto. Y parece que todavía no ha terminado su drama… En un vilo nos tienen. Eso sí, como matrimonio, a los Jennings, nunca les había ido “mejor”. Y definitivamente, los tontos,… el FBI.

Proceden de las cámaras y los objetivos fabricados al otro lado del telón de acero durante la guerra fría y que he estado probando estos meses atrás.

Proceden de las cámaras y los objetivos fabricados al otro lado del telón de acero durante la guerra fría y que he estado probando estos meses atrás.

Y hemos asistido al final de temporada de un simpático procedimental policiaco con toques fantásticos. Nada más y nada menos que Lucifer (Tom Ellis), que aburrido del infierno se nos instala en Los Ángeles y se hace amigo de una guapa policía (Lauren German) con pasado de actriz que enseñaba las tetas (en la ficción, que nadie se emocione demasiado). Una serie que no prometía gran cosa, y que gracias a la simpatía y la química de sus protagonistas, especialmente el “diabólico”, que después de todo está hecho un pedazo de pan, y unos guiones no complicados pero entretenidos,… pues tiene buenas valoraciones y se ha ganado una merecida renovación. ¿Quién será “mamá”? Seguro que está que cruje… como todas las chicas malas.

Si consigo poner un poco de orden en las fotografías, haré un artículo que sirva de balance.

Si consigo poner un poco de orden en las fotografías, haré un artículo que sirva de balance.

[Televisión] Cosas de series; tras acabar con Napoleón y temblar por amenazas biológicas estelares, limpio mi cartelera

Televisión

Sí. Básicamente esta semana me he dedicado a limpiar mi cartelera. Porque no tengo tiempo de ver tantas series… Por ejemplo, hasta hace poco solía ver un episodio de una serie mientras comía al llegar a casa después de trabajar. En las últimas semanas apenas he podido hacer tal cosa. Y las que se me han caído de la cartelera son casi todas ellas productos de esta temporada, recién estrenados. No voy a seguir Outsiders, Mercy Street, Jericho, The Magicians y Second Chance. Ninguna de estas series ha conseguido engancharme realmente. También están en el alero Lucifer, notable bajón de interés entre el piloto y su segundo episodio, y American Crime Story. Esta última, un estreno de la última semana que pretende reproducir el caso O.J. Simpson, y que llama la atención por su reparto lleno de nombres conocidos. Pero ya veremos… Realmente, tengo la sensación que poco se pierde no viendo cualquiera de ellas. Y todas estrenadas en las últimas semanas…

La novedad del mes de enero que se ha afianzado totalmente en mi cartelera televisiva es Billions, que tras un comienzo dubitativo ha empezado a ofrecernos algún que otro episodio realmente bueno, con ese duelo entre Paul Giamatti y Damian Lewis, que paradójicamente no coinciden prácticamente en pantalla.

Como en otras entradas televisivas, un repaso a lo que pasar en mi tumblelog (enlaces al final). En el encabezado, paisaje cerca de Torre los Negros en Aragón (España). Y aquí, la iglesia del monasterio de Rueda, también en Aragón.

Como en otras entradas televisivas, un repaso a lo que pasar en mi tumblelog (enlaces al final). En el encabezado, paisaje cerca de Torre los Negros en Aragón (España). Y aquí, la iglesia del monasterio de Rueda, también en Aragón.

Pero tenemos dos finales que son interesante. En un caso es fin de temporada, para The Expanse, drama de ciencia ficción, y en el otro, final definitivo, pues se trata de la miniserie con la última adaptación de la meganovela de Tolstói War and Peace. La dos tienen algo en común. Empezaron un poco dubitativas, pero se fueron entonando con el paso de los episodios, ofreciéndonos tramos finales bastante interesantes. Pero son dos productos distintos.

En The Expanse se ha querido ver una nueva producción de ciencia ficción, una nueva space opera ilusionante para los aficionados al género, algo que se está buscando desde la existosa versión reimaginada de Battlestar Galactica. No la encuentro al mismo nivel. Diré que en Galactica, tras la interesante miniserie inicial, bastaba ver 33, el primer episodio de la primer temporada regular, para engancharse irremediable. Pedazo de guion y puesta en escena. En The Expanse, el interés ha tenido que ir construyéndose, especialmente conforme dos de sus tres líneas argumentales han ido convergiendo. La tercera línea, la que sucede en el planeta Tierra es muy insulsa. Pero la línea argumental que sucede en Ceres y la de los aventureros de la Rocinante han ido creciéndose. Al final, pura space opera con buenos mimbres, pero que todavía podría ser mejor. Ayudaría algunas interpretaciones más sólidas, apartado relativamente mediocre, y unos guiones un poco más cuidados. Estaremos al tanto.

Gran nevada en febrero de 2005, vista desde el tren Huesca-Zaragoza cerca de Tardienta.

Gran nevada en febrero de 2005, vista desde el tren Huesca-Zaragoza cerca de Tardienta.

Con respecto al drama de Tolstói… Un poco de antecedentes. Hay una novela que me apasiona, y que he leído dos veces, que salió de la pluma del ruso. Se trata de Ana Karénina, novela de cuyas adaptaciones cinematográficas desgraciadamente nunca he quedado satisfecho. Y el principal motivo de que me gusta la novela es porque de la pluma de Tolstói salió un personaje femenino absolutamente universal, el de Ana,… y que paradójicamente el conservador y moralista escritor ruso maltrata miserablemente, mientras que los hipócritas hombres con los que se mezcla salen de rositas. Y eso ha generado en mí una relación de amor odio con el escritor. Para unos, Tolstói se limita a reflejar con realismo las circunstancias de la época… Pero yo siempre he opinado que dada la evolución de la relación entre Lyovin y Kitty, Tolstói eran un moralista conservador que castigaba a las mujeres “pecadoras”, igual que la sociedad de su tiempo las apartaba. Guerra y paz también es una obra moral. También en ella se castigan los “pecados” capitales,… lujuria, soberbia, avaricia, gula,… y también en ella se premian a los arrepentidos y sencillos. No he leído la novela… confieso que alguna vez me he quedado mirándola en alguna librería, y su tamaño me ha producido una congoja excesiva. Pero tengo indicios suficientes para considerar que hay una razonable fidelidad en esta adaptación que nos ocupa hoy para opinar sobre este conservadurismo moral del escritor. Por lo demás, la serie tiene unos primeros episodios normalitos, en los que su reparto de campanillas, muy desaprovechado en algunos nombres, no consigue aumentar el interés, para ir poniéndose más interesante conforme avanzan los episodios, ofreciéndonos un episodio final que es un auténtico largometraje sobre la ocupación napoleónica de Rusia. No ha estado mal,… pero tengo la sensación de que podría estar mejor, que debería estar mejor… y que como me pasa con Ana Karénina, me va a resultar difícil encontrar nunca una adaptación cinematográfica o televisiva a la obra de Tolstói. Igual me tengo que conformar con la parodia que en su momento nos ofreció Woody Allen.

Acantilados de Moher, Irlanda.

Acantilados de Moher, Irlanda.

De viaje con Carlos (cuadernos de viajero)

De viaje con Carlos (tumblr)

Una foto de mis viajes al azar…

[Televisión] Cosas de series; ni por estas me convence la de “marcianos”…

Televisión

Seguimos en el mes de enero y eso implica que seguimos con las novedades que llegan por estas fechas, tras la navidad, en distintas televisiones de diversos países… aunque mi cartelera se centre en las serie norteamericanas, algunas británicas, ocasionalmente alguna escandinava, y el resto de países sean cosas esporádicas.

Por ejemplo…  Escandinavas. He recuperado una miniserie noruega, Kampen om tungtvannet. Sólo he visto un episodio de momento. No es de asesinatos terribles y detectives conflictuados como de costumbre. Es un episodio histórico sobre el que leí hace poco; el asunto de la producción de oxido de deuterio, también conocido como agua pesada, en Noruega durante la Segunda Guerra Mundial. Esta historia llevó a una película de cine, relativamente famosilla. La televisión noruega intenta contar el episodio bélico con objetividad. Ya os contaré.

Las fotografías acompañentes de esta semana televisiva corresponden a las nieblas que se nos echaron el domingo pasado.

Las fotografías acompañentes de esta semana televisiva corresponden a las nieblas que se nos echaron el domingo pasado.

Llegó a la cartelera una serie cuyo piloto pude ver ya en agosto, Lucifer. El diablo, de vacaciones en la Tierra, se encariña con una detective de policía de Los Ángeles, y le ayuda a resolver un caso. Ya veremos por dónde sigue, pero el piloto es entretenido. Quizá no especialmente trascendente, pero muy entretenido.

La moda de superhéroes avanza, y nos deja Legends of Tomorrow como spin off simultáneo de Arrow y The Flash. No creo que la siga. El primer episodio no me gustó. Y además toma muchos elementos robados de Doctor Who, de forma descarada pero sin aportar gran cosa nueva. Un tipo, un time master (vs Time Lord) roba una nave espacial para viajar por el tiempo con una inteligencia artificial (vs TARDIS), con el fin de luchar contra villanos espacio temporales. Para colmo, el time master es Rory Williams,… quiero decir Arthur Darvill. Eso sí. En lugar de una simpática acompañante, se busca un equipo de 8 superhéroes con menos carisma que un helado de acelgas. Definitivamente, se caen de mi cartelera televisiva nada más entrar.

Unido a que se han alternado con días de lluvias, y a los días que he estado bajo el efecto de una fiebre infecciosa impertienente... reflejan mi estado de ánimo estos días.

Unido a que se han alternado con días de lluvias, y a los días que he estado bajo el efecto de una fiebre infecciosa impertienente… reflejan mi estado de ánimo estos días.

También me estoy pensando en tirar de mi cartelera otra con invasiones extraterrestres, Colony. El piloto no era gran cosa, pero despertaba cierta curiosidad. El segundo episodio me habla de un calidad regular en la interpretación y en los guiones, con mucho tópico. Definitivamente, fuera… no necesito para nada esta historia. No la echaré de menos.

Hay alguna otra novedad en la cuerda floja… pero ya veremos de aquí a la semana que viene.

Y luego está el estreno estrella de la temporada; el regreso de los X-Files, los agentes Mulder (David Duchovny) y Scully (Gillian Anderson). Aunque ha pasado un montón de tiempo desde la última temporada en televisión y desde las películas de cine que la siguieron, la consideran como la 10ª temporada de la serie. No es un nuevo comienzo. A mí la serie original nunca me enganchó. No recuerdo haber visto ningún episodio completo. Alguna vez vi parcialmente algún episodio… pero no va conmigo el tema de los extraterrestres contados a partir de los avistamientos de OVNI, de las conspiranoias gubernamentales, y esas cosas. Las películas, una de las cuales vi en el cine, la otra en televisión, tampoco me gustaron. Pero los buenos a buenísimos trabajos televisivos de Duchovny y Anderson en los últimos años me hicieron ver el primer episodio de esta “10ª temporada”… Ni por esas. Aburrimiento total. Encima, sale la guapísima Annet Mahendru, y la apiolan a la primera de cambio. Fuera. No están hechas esta series de marcianos para mí.

Si ha esto añadimos la flojera en varias de las teleseries de estos días... ¡qué gris todo! ¿no es así?

Si ha esto añadimos la flojera en varias de las teleseries de estos días… ¡qué gris todo! ¿no es así?

[Televisión] Cosas de series; luchar por el poder, lo sobrenatural o la justicia… todo vale en la ficción televisiva

Televisión

Con el paréntesis de mi viaje por Suiza de hace unos pocos días, algunas de cuyas fotografías acompañan esta entrada, he acumulado un cierto retraso a la hora de ver los episodios pendientes de las distintas series en mi cartelera. Cartelera en la que ha habido movimientos en los últimos días. Algunas series terminan temporada, otras llegan como novedades absolutas, pugnando por entrar en mi cartelera. Ya veremos. Así que me he dedicado estos últimos días sobre todo a estas novedades y a estos finales. Repasemos…

Entre las novedades, nos llega un drama familiar con tintes policiacos protagonizado por Kelli Williams, una de las protagonistas de una estupenda serie de los 90, The Practice. En aquellos momentos, esta actriz me gustaba un montón,… incluso no lo hacía mal interpretando. Junto con el morbo de Lara Flynn Boyle, que ya había desplegado en Twin Peaks, hacían que no me perdiese un capítulo. Ahora nos llega al frente de Ties That Bind, en la que encarna a una policía cuya unidad enchirona a su hermano, quedándose al cargo de dos sobrinos adolescentes en estado de natural cabreo con el mundo. Seamos sinceros, el piloto es flojito, y Williams ya no produce las mismas sensaciones que hace 16 o 17 años, sin que las compense con sus méritos actorales. Pero le daremos alguna oportunidad más antes de echarla a la papelera.

Ya que tenemos lo sobrenatural por partida doble, nos trasladamos al Monte Pilatus en Lucerna, donde lo sobrenatural también aparece por partida doble.

Ya que tenemos lo sobrenatural por partida doble, nos trasladamos al Monte Pilatus en Lucerna, donde lo sobrenatural también aparece por partida doble.

Otra novedad es Lucifer, otra de género policíaco, pero esta vez con tintes sobrenaturales. Lucifer (Tom Ellis), el de siempre, el diablo, se ha tomado unas vacaciones y está en la Tierra dirigiendo una discoteca y dedicándose a beneficiarse a guapas mujeres que siempre caen rendidas ante sus encantos. Además, todo el mundo le confiesa irremediablemente sus más oscursos deseos. Pero cuando asesinan a una cantante amiga suya, descubrirá que la guapa policía al frente del caso, mal vista en su departamento por un caso antiguo, no caer en ninguna de las dos trampas. Ni se siente atraído ni le confiesa nada. Intrigado comenzará a ayudarle en su trabajo policial. Mmmmmm, algo mejor que la anterior. Pero parece que este piloto ha sido simplemente un adelanto, y que la serie en sí misma no llegará hasta el año que viene. Pues ya veremos entonces.

Y drama político en forma de miniserie el que nos ofrece Show Me a Hero. Pero ya adelanto que aunque está muy bien hecho y muy bien interpretado, su tema no me enganchó ni me interesó, y no llegué a terminar el primer episodio. Lo indico porque realmente no tiene mala pinta, con buenas interpretaciones y enjundia, y así los lectores de esta entrada tienen una referencia. Pero por bueno que sea un producto, hay veces que no te interesa, y no lo consumes. Sin más.

Es un lugar donde las leyendas cuentan que se han visto volar o caer dragones, que podrían o no seguir viviendo escondidos entre sus rocas y cuevas.

Es un lugar donde las leyendas cuentan que se han visto volar o caer dragones, que podrían o no seguir viviendo escondidos entre sus rocas y cuevas.

Y vamos con los finales de temporada.

Hemos tenido un estreno de esta temporada, Proof, en la que un excéntrico millonario con cáncer terminal (Matthew Modine) convence a una competente cirujana cardíaca (Jennifer Beals) para que le ayuden a encontrar pruebas de que hay vida después de la muerte. Todo a vueltas con las experiencias cercanas a la muerte, de las que se habla de vez en cuando con personas a punto de morir, pero que sobreviven, entre las que la doctora se cuenta. He aguantado los 10 episodios de esta primera temporada para ver si remontaba y porque Beals siempre me ha parecido una actriz interesante. Pero este drama médico con tintes sobrenaturales no sólo no ha remontado sino que ha ido perdiendo interés conforme avanzaba la temporada, hasta llegar a un final enrevesado y pretendidamente espectacular que se queda en meramente efectista. No puedo asegurar nada. No sé si regresará para una segunda temporada,… pero me parece que no seguiré con esta serie.

También ha terminado su segunda temporada Power. Esta historia de crimen, trabajo policial y romance entre un capo de la mafia de la droga y una ayudante de fiscal federal de los EE.UU. tiene altibajos. Empezó la temporada con calma, muy pausadamente, a veces sin saber muy bien por dónde iba a tirar, para luego ponerse bastante interesante, pero sin rematar bien la faena, ya que se producen varios clímax a lo largo de los capítulos que han dado lugar a un final enrevesado, con algún aspecto inverosímil. Pero es una serie bastante entretenida, que supongo seguiré viendo.

También se propone como tumba del pretor Poncio Pilatos, que cada Viernes Santo saldría de su tumba para lavarse nuevamente las manos en los lagos vecinos.

También se propone como tumba del pretor Poncio Pilatos, que cada Viernes Santo saldría de su tumba para lavarse nuevamente las manos en los lagos vecinos.

Finalmente, hemos tenido una corta tercera temporada de Rectify, con sólo seis capítulos, en los que hemos visto como Daniel Holden (Aden Young) tiene que afrontar las consecuencias de su trato con la justicia, y afrontar el desplazamiento por el destierro a otro estado. Es un tiempo en el que el débil entramado de su familia se ha empezado a tambalear, aunque al final parece que con una tendencia a recomponerse de otra forma, quizá más armónica. Y en paralelo hemos visto que el shérif, uno de los aparentes antagonistas de Holden, no es mal profesional, y tirando de algunos hechos planteados en la segunda temporada, ha empezado a cuestionar el estado de la situación. De alguna forma, parecería que el descenso a los infierno de Daniel ha terminado y puede estar ya en una situación de ascensión,… pero quien puede decir lo que los guionistas tienen en mente. En cualquier caso, es una serie que mantiene un elevado nivel gracias al original planteamiento de inicio y al buen hacer de sus intérpretes.

La semana que viene,… más.

E incluso casa de gigantes y otras supersticiones se han propuesto para esta montaña de gran belleza natural.

E incluso casa de gigantes y otras supersticiones se han propuesto para esta montaña de gran belleza natural.