[Televisión] Cosas de series; de venganzas, guerras, “amores” paternos, ordenadores y tríos

Televisión

Se suponía que esta semana iba a ser tranquila. Comentar algún final de temporada y poco más. Pero no. Ha sido una semana muy entretenida.

En primer una novedad que no se va a asentar en mi cartelera. Una coproducción americana y británica de terror gótico, ambientada en el Londres del siglo XIX, y en la que mezclan vampiros, Frankenstein, momias, Dorian GreyJack el Destripador,… y todo lo que se os ocurra. Se titula Penny Dreadful, y está teniendo una excelente acogida. El reparto es de campanillas. Y los dos primeros episodios los firma un director español de moda. Pero a mí es un género que no me va. Me han aburrido estos episodios como a una ostra. Ni siquiera he aguantado terminar el segundo. Así que hasta aquí llego.

Notable episodio el de Game of Thrones con un magnífico enfrentamiento entre Tyrion (Peter Dinklage)Tywin (Charles Dance). Obviamente, este último no se ha enterado que el único hijo que merecería seguir su estela es justo aquel que desprecia por su aspecto. Pero claro, además del buen hacer de los responsables de la serie está la excelente composición de caracteres de ambos intérpretes. Dos auténticos leones, cara a cara. Y a quienes hemos leído los libros nos deja anhelando los próximos capítulos, que van a ser realmente potentes.

Almacenes Liberty

Esta semana hemos tenido la ocasión de pasear por Londres, televisivamente hablando.

Y excelente el episodio de Mad Men, en el que asistimos a un maravilloso homenaje a 2001: A Space Odyssey, con una reimaginación de una de las escenas más notables de aquella obra maestra de la ciencia ficción. Y por otro lado, sube el voltaje sensual/sexual de la serie con una escena que debemos agradecer a la imponente Mrs Draper (Jessica Paré), que ya nos regaló hace un tiempo aquel estupendo zou bizou bizou. Si además tenemos a Don (Jon Hamm) que parece que puede renacer de sus cenizas “gracias” al tabaco… Lo que queda de serie promete. Hasta Betty (January Jones) le está sacando las uñas al soso de su segundo marido… Aparte de que sigue estando estupenda también.

Y vamos con los finales de temporada. Por una lado, ha terminado la corta temporada de seis episodios de la británica The Crimson Field. Muy culebronera esta serie, que ha ido aumentando de tinterés y de miga conforme han pasado los episodios, dejándonos un intenso final de temporada que probablemente se lleve por delante a uno de los personajes más interesantes. Una de las enfermeras con más rasmia. No es una serie maravillosa. Desde luego, los británicos lo saben hacer mejor. Pero no está mal, y hay buenos intérpretes. Han recordado uno de los episodios más complejos de la Primera Guerra Mundial. La ejecución de la enfermera Edith Cavell, ampliamente usada propagandísticamente por los aliados en la guerra, y a la que dan un toque de crítica en este episodio. Todavía no se sabe si volverá con una segunda temporada.

Museo de la Guerra

Durante la Primera Guerra Mundial, que también se conmemora en el museo de la guerra londinense, se llevaron al campo de batalla hasta los autobuses urbanos de dos pisos.

Y hemos llegado al final de la tercera temporada de uno de mis guilty pleasuresRevenge. Culebronazo de mucho cuidado, que ha conseguido al final mantener una temporada muy entretenida. Es curioso que pueda enganchar un producto televisivo donde hay semejante acúmulo de actores y actrices malos. Especialmente, cuando más guapos/as peores intérpretes son. Pero da igual. Aquí sólo pinta el morbo y cierto tipo de exceso. El caso es que a pesar de sus numerosos defectos, no consigo desengancharme. Y encima, va y llega el episodio último de esta temporada, el número 22, y es como si hubiese sido una suma de episodios “9” de Game of Thrones, por que os hagáis una idea del nivel que ha tenido de sorpresas y de sangre. Evidentemente, siempre ha sido muy tramposa en sus guiones. Pero estamos ante una auténtica revolución en sus tramas, suponiendo que todo lo que hemos visto sea cierto. O a lo mejor sólo parece que ha pasado. Ya no me fio de nada. El caso es que por tramposas que sean las tramas, por malo que sea la mayor parte de su reparto, ahí estaré el próximo año para ver los enfrentamientos entre Emily/Amanda (Emily VanCamp)Victoria (Madeleine Stowe) Queremos más sangre y venganza…

Museo de la Guerra

Y lo que no hemos visto todavía en The Crimson Field es guapos y arrojados pilotos de biplanos…

[Historia/fotografía/televisión] Más sobre la Primera Guerra Mundial; documental, fotos, la cámara de los soldados americanos

Fotografía, Historia, Televisión

Como ya he comentado en alguna ocasión, este 2014 se conmemora, que no celebra, el 100º aniversario del comienzo de la Primera Guerra Mundial, un conflicto que marcó la historia del mundo durante todo el siglo XX más que otros conflictos posteriores, incluida la Segunda Guerra Mundial que se puede ver como una consecuencia de la anterior. Sin embargo esta última es más célebre y más conocida. Vamos a intentar poner un poquito de remedio a esto.

Hace unos años vi una excelente serie que hacía un recorrido a todo el conflicto en 10 capítulos. Su título, The First World War, y es una producción británica de 2003. Está muy bien y no se limita a centrarse en el frente occidental, lo más conocido de este terrible conflicto, dándole toda la dimensión global que tuvo, tanto en sus escenarios bélicos como en las consecuencias que tuvo. No es difícil de encontrar por ahí, y merece realmente la pena. En uno de sus primeros capítulo da un dato sobre la magnitud del conflicto. Aunque la Segunda Guerra Mundial produjo muchas más víctimas, no lo hizo de forma similar para todos los países participantes. El Reino UnidoFranciaItalia sufrieron más víctimas en la guerra del 14 (del 15 para los italianos) que en la del 39. La serie tiene abundante metraje de la época, así como muchas fotografías que documentan perfectamente lo sucedido. Destacan incluso los autocromos, primitivas fotografías en color, que se conservan de la época. Bien es cierto que hay críticas hacia esta serie porque puede intentar tapar algunas de las miserias de las decisiones británicas anteriores, durante y posteriores a la guerra, y que productos más actuales pueden ser más crítico y objetivos al respecto. Pero es altamente informativa, y también reparte palos a algunos desastres de su país de origen. No hay más ver el episodio dedicado a la entrada del Imperio Otomano en el conflicto.

Hace unos años The Atlantic nos dejó su historia de la Segunda Guerra Mundial en fotografías, a lo largo de 20 partes publicadas los domingos de cada semana durante el verano y el otoño de 2011. Ahora, en vísperas del 100º aniversario de la Primera Guerra Mundial, repite el empeño aunque de forma más modesta. Desde el pasado 27 de abril y durante 10 semanas, cada domingo nos traerá la historia en fotografías de este conflicto. No hay que perdérselo. Las primeras 45 fotografías de la Introducción, sirven de resumen de lo mucho que sucedió.

El mar del Norte en Margate

Indudablemente, uno de los motivos para que el Reino Unido se decidiera a entrar en guerra fue el miedo a perder el dominio marítimo en el mar del Norte y en el Cana de la Mancha. Aquí la costa en Margate.

He mencionado anteriormente los autocromos, primitivo proceso de fotografía en color que no llegaría a imponerse como estándar, que ya se utilizaba durante la época de la Gran Guerra. Uno de sus promotores fue Leon Gimpel, como nos recuerdan en Cada día un fotógrafo/Fotógrafos en la red. No os perdáis el pequeño reportaje en color de unos niños parisinos jugando a la guerra en 1915 que publicaron en Captured in colour.

Captured in colour es un sección del Australian War Memorial, página gubernamental australiana para conmemorar el conflicto. Y en ella se nos habla con detalle de la fotografía en color durante el conflicto. Muy interesante para todos los aficionados a la fotografía. Especialmente a los procesos antiguos. Y a la historia, claro.

Y si hay una cámara fotográfica que ha sido identificada con ese conflicto, es un modelo de Kodak para el mercado aficionado, la Vest Pocket Autographic, que se publicitaba por la empresa de Rochester, hoy en día tan venida a menos, otrora tan poderosa, como el regalo ideal para el soldado norteamericano que iba a la guerra a Europa. Como si se fuesen de vacaciones y hubiese que traerse las fotos de recuerdo. En cualquier caso, en PetaPixel nos cuentan las peripecias de uno de estos ejemplares. Lo que verían estas pequeñas cámaras de objetivo retráctil para carrete de formato 127.

Por último, recordar que en la televisión británica se está emitiendo una serie de ficción dedicada a un hospital de campaña durante esta guerra, The Crimson Field. Un poco culebrón me está resultando, pero me voy aficionando a ella. Todavía no sé si es una miniserie de seis capítulos, o si habrá más temporadas en un futuro. Su actriz principal, la antigua reina consorte en el norte Oona Chaplin, se siente extrañada de que no se haya renovado todavía.

Kodak Petite - Museo del aparato fotográfico de Vevey

Esta Kodak Petite del Museo del Aparato Fotográfico de Margate es una evolución de la Vest Pocket Kodak de los soldados americanos en la Gran Guerra.

[Televisión] Cosas de series; Doll, Em, Jackie, Don, Joffrey,… unos que vienen y otros que se van

Televisión

Adelanto un día mi sección televisiva, porque a partir de mañana pongo el Cuaderno de ruta en modo vacacional. Si aparece algo, será alguna foto de mis andanzas por el mundo. Pero mientras tanto, en esta última semana han llegado algunas novedades notables. Así como la ocasión de hablar de una curiosa miniserie.

En el marco de las celebraciones del centenario de la Primera Guerra Mundial, nos llega un serie británica de ficción basada en las aventuras de un grupo de enfermeras en un hospital de campaña en el frente occidental. El primer episodio nos ha dejado una serie de cosas claras. Una, que la difunta novia de la “boda roja”, la británico/madrileña Oona Chaplin, ha encontrado acomodo como protagonista en esta serie de época. Otra, que estos británicos saben producir series. Y por último, que The Crimson Field huele a culebronazo que tira para atrás. Pero esto no necesariamente es malo en una serie británica.

Otra novedad absoluta es que los Cohen se han lanzado a producir una serie televisiva titulada como una de sus más célebres películas, Fargo. De momento un piloto de más de una hora de duración que ha servido para presentar a los personajes principales, que recuerda argumentalmente a aquel fenomenal largometraje, pero que no es igual y deja cabos abiertos, y que desde luego no ha tenido el punch de aquel. No sé. No lo tengo claro. Ya veremos cuando se ponga en marcha.

El Empire State visto desde Roosevelt Island

El regreso de Jackie y Don Draper hace que hoy nos vayamos inevitablemente a la Gran Manzana. Vemos asomar el Empire State Building entre otros rascacielos desde Roosevelt Island.

Nurse Jackie ha vuelto. Echaba de meno a las gentes del All Saints Hospital. Creo que la serie tiene cuerda por lo menos hasta 2015. Y parece que Jackie (Edie Falco) vuelve poco a poco a las andadas. Seguro que nos divertimos.

Don Draper (Jon Hamm) y sus Mad Men, también están de vuelta, en su última temporada. Pero como la han dividido en dos partes, también tiene cuerda hasta 2015. Dos semitemporadas de siete episodios en lugar de los 13 de rigor. Me parece una tontería. En cualquier caso, no sé si nos sorprenderán con algún final imprevisto e imprevisible, pero parece que nos siguen contando el declive de Don. Y quizá de más. De momento, notable aparición de una atractiva Neve Campbell en el primer episodio. Más interesante esta mujer a sus 40 años que cuando tenía ventitantos en las estúpidas películas de terror que protagonizaba.

A quien seguro que estamos a punto de despedir es a Hank Moody (David Duchovny) y su Californication. Esto ha sido una historia de amor en toda regla con la madre de su hija en durante siete años. Dejando aparte las aventuras y desventuras descerebradas en las que se metan este año, la pregunta es si habrá final feliz o no.

Central Park

Si bien los “mad men” desarrollan su actividad en el entorno de Madison Avenue, supongo que algún rato se irán a pasear por Central Park.

En Game of Thrones van quemando trama a buen ritmo, dedicaron el primer episodio de esta cuarta temporada y parte del segundo a presentar personajes y situaciones, pero la segunda mitad del segundo episodio ya ha sorprendido. Por lo menos, a quienes no han leído los libros.  Lo que decía el cantante aquel, “unos que viene otros que se van, la vida sigue igual”.

Y lo que más me apetece destacar es que he visto una curiosa miniserie de seis episodios de 20 minutos de duración, Doll and Em. Producto que se ha montado la actriz Emily Mortimer con su amiga y también del mundo de la farándula Dolly Wells, con la ayuda de Alessandro Nivola, marido de la primera y productor. Que debieron ligar en aquella divertida adaptación de Love’s Labour’s Lost. El caso es que MortimerWells se interpretan a si mismas, a unas versiones alternativas de sí mismas, cuando la segunda le pide ayuda a la primera al sufrir un desengaño amoroso. Em la acoge como ayudante mientras rueda una película en Los Ángeles, pero las cosas no van a ser fáciles para quienes se presentan como las mejores amigas del mundo desde pequeñitas. La cosa es que funciona bien, con gracia, y con alguna dosis de mala leche. Desconozco en qué medida tiene cuestiones autobiográficas. Pero está bien. Podría funcionar también, vista de tirón, como un largometraje de dos horas de duración. Por cierto, mogollón de cameos de personajes famosos del mundo del cine.

Broadway, en el Downtown

Bastante más lejos les queda el Downtown, con los metros iniciales de larguísima Broadway.