Qué gran cosa es la buena luz… y la hemos tenido, sí

Viajes

Pues en principio, ya vale de Amsterdam. En cualquier caso, el último día, el domingo, dará tiempo a dar alguna vuelta más por la populosa ciudad holandesa. En cualquier caso, hoy era un día para dar una vuelta por el país.

En primer lugar, nos hemos ido a La Haya, la capital. El objetivo principal era visitar el Maurithuis, un pequeño museo donde se exhibe la colección de pinturas de la Casa Real. Y las hay famosas, como la Joven de la Perla de Vermeer, o la Lección de anatomía de Rembrandt. Un paseíllo por los patios del Parlamento neerlandés, y luego nos hemos hecho un lío sobre qué queríamos a hacer que nos ha llevado a pillar una mojadina por la lluvia sin conseguir nada en claro. Así que hemos comido algo, y después con buen tiempo, hemos ido volviendo hacia la estación.

_1030436

Campeonato de fútbol callejero para personas sin techo en una de las plazas de La Haya.

_1030443

La Mauritshuis, sede del museo que guarda la colección de pinturas reales, con la Joven de la perla como emblema.

_1030467

Hacía frío, y vientecillo, pero estos chicos no han dudado en despojarse de sus abrigos, obsérvense al fondo, para quedar glamurosos en tan melosas fotos.

_1030500

Una pistola rosa y un tipo anunciando a Cristo; pues vale...

P1090646

Llega a la estación de La Haya HS el intercity que nos llevará a Delft.

El siguiente destino era la coqueta ciudad de Delft, entre La Haya y Rotterdam, a pocos kilómetros de ambas. Y vuelta a llover, aunque nos ha dado tiempo a refugiarnos visitando la imponente iglesia que hay el la Grotte Markt. Después ha salido el sol, con su arco iris y todos y hemos dado un bonito paseo por entre los canales de la ciudad.

_1030539

Tremenda tromba de agua y aire en la Grotte Markt de Delft.

_1030532

La tumba de Guillermo de Orange, uno de los principales próceres del país.

_1030546

Cuando la luz aparece como aparece, el fotógrafo aficionado sabe que ha sido bueno y está siendo recompensado.

Y el siguiente destino, uno totalmente desconocido para mí. La ciudad de Leyden, que aunque mayor que Delft, también es muy coqueta, con su casco histórico rodeado de canales, su universidad con sus jardines y una tranquilidad muy relajan a la caída de la tarde. Hemos cenado allí, antes de volver a Amsterdam. Mañana, último día.

_1030632

Tranquilas palomas en los canales de Leyden; una tarde pacífica con una luz suave y cálida a pesar del nublado.r

_1030641

Poemas en las fachadas de los edificios de Leyden.

P1090743

Agradables jardines junto a la antigua Universidad de Leyden.

P1090758

Ni un alma a las ocho menos cuarto de la tarde en las calles de Leyden.