[Cine] Todos lo saben (2018)

Cine

Todos lo saben (2018; 44/20180917)

Reconozco que me llamó la atención la noticia que decía que el director iraní Asghar Farhadi, del cual he visto sus dos últimas películas, que me parecieron absolutamente magníficas, de primer orden, iba a rodar una película en España, con actores españoles, hablada en español, con financiación hispanofrancesa, esto último si no estoy mal informado.

El planteamiento es el siguiente. La boda de una de las hermanas de una familia destacada en su pueblo, que localizaríamos en algún lugar indeterminado de Castilla, en el sentido amplio de este término geográfico e histórico, lleva al reencuentro de todos sus miembros, incluidas Laura (Penélope Cruz) y su hija Irene (Carla Campra), que viven en Argentina. Nada extraño. Como muchas familias relativamente amplias de este país que tienen miembros dispersos por la geografía española, o incluso fuera de ella. Pero en la alegría de la fiesta un hecho tremendo sucede. Irene desaparece, aparentemente secuestrada. Y a partir de ahí saldrán a flote las miserias de una familia y de un pueblo, donde no faltan los antiguos o los rencores. La España profunda emergiendo de lo que parece un entorno rural pero actual; menos de lo que parece.

20180804-1040221

Cualquier entorno rural de la España interior nos puede vale para ilustrar la entrada de hoy. Poco importa dónde sea…

Nos preguntábamos hasta que punto el director iraní podía trasladar a España una de sus historias. Hasta que punto las realidades de la sociedad iraní, que conoce bien y que también había trasladado en películas anteriores, podían tener equivalencias y paralelismos en la sociedad española. El caso es que en ningún momento sientes que esta película esté realizada por un director extranjero que ni siquiera habla castellano y que ha tenido que trabajar con intérpretes. La historia encaja en nuestro medio, resulta creíble. Y nos hace reflexionar hasta que punto toda nuestra sociedad a avanzado en el siglo XXI, o hasta que punto hay valores anclados en lo más oscuro y carpetovetónico de los países de las culturas mediterránea, como España, o levantina, como la iraní. Supongo que carpetovetónico no es un término adecuado para Irán, pero seguro que hay alguno parecido.

Frente a películas anteriores, la historia no es perfecta. Se alarga, se hace algo reiterativa en una serie de situaciones, sin aportar nada en esos minutos de prolongación. Pero se sostiene por su excelente plantel de intérpretes, de lo más granado de la profesión actoral en España (o en Argentina). Cruz está al nivel de la mejor de sus interpretaciones, una interpretación que no aparece más que de vez en cuando y no precisamente en sus rentables aventuras americanas. Algo parecido sucede con Javier Bardem, que nos ofrece un papel distinto al encasillamiento que ha sufrido en EE.UU., más vulnerable, y que pone de manifiesto que puede ser un buen intérprete más allá de su determinante físico. Y que podemos decir que no se haya dicho ya de Ricardo Darín. Acompañados por unos cuantos ilustres que siempre enriquecen las películas donde aparecen; Eduard FernándezElvira MínguezRamón Barea,… Entre los más jóvenes, la presencia de Bárbara Lennie nos sabe a poco, tiene mucho oficio esta actriz. Sin embargo, Inma Cuesta sigue sin convencernos; no obstante, su papel no es lo suficiente importante como para que dañe el resultado final. Y otros que no menciono para no ser prolijo. Pero desde luego, el apartado interpretativo es probablemente lo más destacado de la película.

20180804-1040219.jpg

Película que no está el nivel de las anteriores de Farhadi, pero no obstante es perfectamente recomendable, y te reconcilia con las capacidades del cine español, tan vapuleado últimamente por interpretaciones mucho más pobres que lo que vemos aquí, por comedias banales y hasta casposas, y por películas de género mucho menos afortunadas de lo que muchos de sus fans son capaces de admitir. Que pena que tenga que venir un director de fuera a recordárnoslo.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***

20180804-1040224.jpg

[Cine] Forushande (2016)

Cine

Forushande (2016; 172017-2603)

فروشنده

Asghar Farhadi es uno de los directores iraníes de moda. Mejor dicho… es uno de los directores de moda. De cualquier nacionalidad. En los últimos ocho años se ha llevado un par de eunucos dorados con dos películas que entran a indagar en las profundidades de las relaciones de pareja, en un país tan “oficialmente” conservador como es Irán. La primera nos pilló por sorpresa, tanto que yo tuve que ver la película a posteriori en vídeo. La segunda es la que traigo aquí. Entre medio ha hecho otras cosas que tampoco están nada mal, aunque sea casi imposible mantener el nivel de forma tan constante.

Uno de los temas secundarios que acarrea la película es el demencial urbanismo de la ciudad de Teherán. Mal que afecta en muchas partes del mundo, especialmente cuando la impunidad política de las dictaduras suele acarrear la corrupción en los negocios y en las políticas públicas. Nuestro país no se ha librado de estos males tampoco. Acompaño la entrada de una de esas actuaciones que intentan remediar el caos global, como fue la reconversión de buena parte de los terrenos del hospital psiquiátrico en parque y equipamientos públicos en el barrio de las Delicias de Zaragoza.

La película que nos ocupa hoy lleva como título en la versión doblada al castellano El viajante, aludiendo a la Muerte de un viajante de Arthur Miller, historia dentro de la historia en la película. Y nos habla de un matrimonio, los Etesami, Rana (Taraneh Alidoosti) y Emad (Shahab Hosseini), que trabajan en una compañía de teatro que prepara la representación de la mencionada obra de teatro. Emad es también profesor en un instituto. Durante unas obras en el solar contiguo a su vivienda, se producen daños en la misma y se ven obligados a abandonarla por seguridad. Provisionalmente se instalan en un apartamento, cuya anterior inquilina no ha recogido sus pertenencias. Y no da trazas de aparecer. Una noche, Rana, cuando se encuentra en el baño, abrirá la puerta de la calle a quien cree que es su marido. Pero no lo es, y sufrirá una brutal agresión. A partir de ahí, el matrimonio se tambaleará.

Quizá no sorprenda tanto como la película que llevó a su primer óscar a Farhadi, pero estamos ante una impresionante puesta en escena del análisis de cómo una relación de pareja, un matrimonio culto, bien considerado, que mantiene una relación modélica, envidiable, se va a ver puesto en la picota a propósito del incidente de la agresión. Dos personas que parece que caminan por el mismo sendero, tienen reacciones diferentes, y maduran de forma muy distinta ante los hechos que se suceden. No hay artificios en la película que está hecha con medios muy sencillos. Y quizá por ello, nada es superfluo en la misma. Todos los detalles de la misma, cualquier plano, cualquier mirada, cualquier palabra tiene que ver con lo que pasa o va a pasar. La economía de medios lleva a una eficiencia narrativa de primer orden. Sobre un guion muy claro, en el que Farhadi, que también lo firma, tiene muy claro qué quiere decir. Utilizando el drama de Miller como espejo, pero llevando adelante su propia historia y sus propios valores, Farhadi nos planteará muchas preguntas, pero sólo nos dará algunas respuestas, dejando grandes interrogantes al final, que no impiden un cierre fenomenal, en el que el espectador ha de convertirse en parte activa de la película.

La película se apoya en el trabajo absolutamente ejemplar de sus intérpretes, excelente pareja protagonista en la que tras la dominante presencia del varón tenemos la contenida y matizada interpretación de Alidoosti, una actriz de singular belleza, pero que sin embargo no es el arma que utiliza ni mucho menos para llevarse al huerto al espectador, haciendo de Rana el personaje ejemplar de la historia. Sin olvidarnos de Farid Sajjadi Hosseini, intérprete clave que no entrará en acción casi hasta el tercer acto de la película y que va a cerrar el trío de personajes que componen los dilemas morales que nos plantea el filme.

Película con muchas lecturas, con muchos temas detrás de los principales que ya he mencionado. Tras ellos siempre va la situación social y política de Irán aunque no haya críticas explícitas de carácter político. Pero va por ahí la situación de la mujer, su credibilidad social, el desolador urbanismo, la situación de la educación y la cultura,… La película va de menos a más, de un costumbrismo que puede impacientar al principio, a un final sobrecogedor, que dejará muy pensativo al espectador sensible. Totalmente recomendable.

Valoración

  • Dirección: ****
  • Interpretación: *****
  • Valoración subjetiva: ****

[Cine] Le passé (2013)

Cine

Le passé (2013), 3 de mayo de 2014.

Película francesa que ha llegado a las pantallas de Zaragoza en versión original subtitulada en castellano, motivo por el que conservo su título original en francés. También ha llegado en versión doblada, con el título literalmente traducido, El pasado. Aunque como de costumbre, yo recomiendo ver el cine en versión original.

El director iraní Asghar Farhadi nos sorprendió hace unos años con una magnífica película, un drama familiar ambientado en Teherán, que se llevó un premio de la academia de Hollywood a la mejor película de habla no inglesa, y creo que con juusticia. Aunque yo ya la vi en un pase televisivo. Ahora llega de nuevo a las pantallas de cine con otro drama familiar, esta vez ambientado en la banlieu parisina.

Ahmad (Ali Mosaffa) es un hombre iraní que regresa a Francia tras cuatro años de ausencia. Su mujer, Marie (Bérénice Bejo), le ha pedido el divorció. Ella, con sus dos hijas, Lucie (Pauline Burlet) y Léa (Jeanne Jestin), hijas de una anterior relación, quiere seguir adelante con su vida. Ahmad pronto será consciente de que hay otro hombre en la vida de Marie. Se trata de Samir (Tahar Rahim), que tambien tiene un hijo, Fouad (Elyes Aguis), de un matrimonio anterior que tampoco está acabado. Su mujer se encuentra en coma tras un intento de suicidio. Y Lucie, la hija adolescente de Marie, apenas se habla con su familia, acudiendo exclusivamente a casa para dormir. Ahmad intentará ayudar con la joven, pero eso traerá una serie de descubrimientos que pondrá en peligro el delicado y complejo equilibrio familiar en torno a Marie.

Saint-Germain-des-Près - al fondo la torre de Montparnasse

Esta película nos da una excusa para “viajar” a París… paseando por Saint-Germain-des-Près.

Nuevamente Farhadi construye un profundo drama en un entorno familiar. Una compleja red de relaciones en cuyo despliegue se tratan un cierto número de temas importantes; la fidelidad, la paternidad/maternidad, la estabilidad familiar, la depresión, la mentira y el secreto, la falta de confianza,… Todo ello desarrollado en una trama que aparenta ser sencilla pero que se irá complicando, involucrando cada vez a más personas, y trasladando durante el metraje de la película, quizá un poquito excesivo, el centro de atención de unos a otros, de tal forma que el protagonismo no corresponde a uno o dos personajes solamente. Todos tienen su importancia en la trama. Marie, por supuesto, los dos hombres que mantienen con ella una compleja relación, aunque nunca nos quede claras del todo las circunstancias de la relación y la separación con Ahmad, la joven Lucie, el pequeño Fouad, incluso la inconsciente esposa de Samir. Quizá la trama se complique en exceso para lo que da de sí la película, que termina en con un final abierto, un plano último que nos indica que hemos asistido a un episodio más en la vida de estas personas, pero que no hay cierres, que la vida sigue, y que no va a ser fácil para nadie.

Buenas interpretaciones en un reparto multiétnico, probablemente representativo de la realidad de muchas familias de la banlieu parisina, y quizá dentro de un tiempo de buena parte de Europa. Bejo configura una mujer compleja, con gran atractivo, pero muy difícil, con un carácter dominante aunque a veces inseguro. Ambos protagonistas masculinos componen dos tipos no carentes de compasión y empatía, pero débiles, especialemente ante mujeres complejas y conflictivas, que llevan la iniciativa. El pequeño Aguis roba buena parte de los planos en los que sale. Y la joven Burlet, físicamente casi un clon de Marion Cotillard adolescente en algunos planos, muestra una sólida madurez interpretativa.

Metro Saint-Germain-des-Près

Cuando nos cansemos podremos coger el metro allí mismo.

Estamos por lo tanto ante una película interesante, tanto por el buen trabajo de su reparto, como por las buenas maneras del director, aunque aquí complica en exceso la trama, y no consigue recuperar todas las buenas sensaciones de su anterior filme. No obstante, se puede recomendar.

Valoración

  • Dirección: ***
  • Interpretación: ****
  • Valoración subjetiva: ***
Metro Châtelet

Para volver a salir en otro punto, o ir a descansar a algún punto de la “banlieu” parisina. Fácil es que en algún momento pasemos por la extensa estación de Châtelet.