Los astronautas son buenos fotógrafos

Ciencia, Fotografía

Cualquiera que sea aficionado a temas científicos, tarde o temprano dedica algún que otro rato a ver fotografías astronómicas. Entre estas, están las que toman los telescopios sobre objetos distantes como los cuerpos que pueblan nuestro Sistema Solar o sobre objetos del espacio profundo como las más distantes galaxias. Pero también están las que toman fotógrafos con cámaras fotográficas desde la superficie de la Tierra o “sus alrededores”. Y al decir “sus alrededores” me refiero a las que toman los astronautas desde el espacio. Y lo cierto es que estas últimas son buenas fotografías. Imágenes que muestran una espectacularidad y un plasticidad fuera de lo normal.

Todo esto me lo recordó un artículo publicado por José Pujol en su blog La mesa de luz. En el se hace un repaso a la tecnología utilizada para fotografiar las misiones Apollo, en las que se envió al hombre a la luna. Insiste especialmente en las fabulosas cámaras Hasselblad que se adaptaron para este fin. Y a la vista de los resultados, con todo éxito. Pero también se menciona que la utilización de dichas cámaras y la obtención de unas imágenes de alta calidad, implica que la persona que las maneja, el astronauta, ha de saber qué hacer con el instrumento que tiene en las manos. Tiene que ser también un fotógrafo.

De todas formas, como vale más un imagen que mil palabras, os dejo un enlace a las fotografías de la NASA.

Si los fotógrafos espaciales suele fotografiar la Tierra vista desde el cielo, los demás mortales tenemos que conformarnos con imortalizar el cielo visto desde la Tierra.

Cielo y volcán

El Vesubio desde Nápoles, con el golfo de Nápoles de por medio

La explosión de Tunguska, las meninas y vacaciones en Polonia

Arte, Ciencia, Fotografía personal, Viajes

Hoy hace 100 años, en la tundra siberiana sucedió el evento de Tunguska. Tal día como hoy, una gran explosión devastó un área de más de 2000 km2. Se cree que un objeto celeste, tal vez un pequeño cometa compuesto de hielo por lo que no se han encontrado restos, explotó en la atmósfera terrestre, ocasionando el desastre. En cualquier caso, siempre me ha recordado lo que decía Abraracourcix, el jefe de la aldea gala de Astérix:

Sólo hemos de temer que se nos caiga el cielo encima; y eso no sucederá mañana.

El caso es que en estos días se celebra en Zaragoza una exposición de esculturas en la calle; instaladas en el Paseo de la Independencia, uno se puede encontrar con imágenes como éstas:

(Canon EOS 10D; EF 70-210/3,5-4,5 USM)

El caso es que si nos retrotraemos un año en el tiempo, encuentro en mi archivo fotografías como la siguiente tomada hace aproximadamente un año en la Esplanade de Helsinki.

(Canon EOS D60; EF 24-105/4L IS USM)

Mmmmm… sí, son las mismas. Obra del escultor Manolo Valdés. Y todo esto me sirve de excusa para contaros que de la misma forma que el año pasado estaba de vacaciones por estas fechas, hoy salgo hacia Polonia, dentro de un ratito. Y que en estos momentos, lo único que temo es que se me caiga el cielo encima… y eso no va a pasar mañana.

Si tengo un acceso razonable a internet, tendréis noticias mías. Si no, hasta la vuelta.