[Cine] Rush (2013)

Cine

Rush (2013), 23 de septiembre de 2013.

Dice… ¿en qué se parece la película RushGame of Thrones (Juego de Tronos)? Mmmmmm,… en que en las dos sale Natalie Dormer, en todo su esplendor si me entendéis lo que quiero decir, y en que algunos compases de la banda sonora de la película que nos ocupa hoy nos recuerdan a la ominosa canción The Rains of Castamere, especialmente cuando los pilotos corren bajo la lluvia en Nürburgring y en el circuito japonés al pie del Monte Fuji. Pero la última película del irregular Ron Howard llega a la cartelera de otoño con críticas excelentes, y aunque a priori no me atraía el tema, nos vamos a comprobar si es tan estupenda como nos anuncian.

Nos encontramos antes una película biográfica en plan vidas paralelas, en el que vamos siguiendo las carreras desde 1970 hasta 1976 de los pilotos de Fórmula 1 James Hunt (Chris Hemsworth) y Niki Lauda (Daniel Brühl). El primero, británico, presentado como un juerguista y vividor, despreocupado por el éxito, poca cabeza y todo corazón, y del que nos cuentan también algún retazo de su relación con la modelo Suzy Miller/Hunt (Olivia Wilde). El segundo, austriaco, presentado como metódico y calculador, el típico cabeza cuadrada germánico, y del que también nos cuentan su relación con la que fue su esposa durante más de 20 años, Marlene (Alexandra Maria Lara), y la influencia que tuvo en su vida y decisiones. El clímax de la historia está en la gran rivalidad entre ambos en la temporada de 1976, que el austriaco tuvo ganada hasta sus graves quemaduras en Alemania, y que sólo se resolvió en el dramático gran premio final de Japón, al pie del Fujiyama.

Cité de l'Automobile

Para ilustrar la entrada de hoy, que mejor que acercarnos a la Cité de l’Automobile (museo del automóvil) de Mulhouse, Francia.

Estamos ante una película de 120 minutos en la que hay dos  partes muy definidas. Una inicial, en la que nos tienen que presentar a los dos personajes y darnos unos trazos sobre su personalidad y su trayectoria, y que realmente me parece floja. En un par de ocasiones estuvo a punto de echarme de la película, de hacerme desentenderme de ella. Con abundancia de estereotipos, con una presencia absolutamente anecdótica de Olivia Wilde a pesar de su presencia en la tercera posición de los títulos de crédito, y con una clara intención de transmitir una imagen simpática del granuja de Hunt que es el personaje por el que apuesta el director como protagonista. Y después llegamos a la segunda parte de la película, el relato de la temporada de 1976, que es realmente notable y que redime el conjunto de la película. Con las dos principales carreras que se nos cuentan, la de Nürburgring y la de Fuji perfectamente contadas, así como el periodo de recuperación de Lauda tras el accidente, ahí es donde la película nos mantiene absolutamente enganchados, y sin ser perfecta, ya que hay un par de detalles tontos que molestan, circula a alto nivel.

En el aspecto interpretativo, mi primera sorpresa es que el Hemsworth, a quien hasta ahora sólo lo había visto en película bastante estúpidas, tipo superhéroes y esas cosas, y con escasa capacidad interpretativa, un cacho de carne para tirar del público femenino y poco más, se redime y compone un personaje simpático, granuja y razonablemente creíble. Y recuperamos la calidad del Brühl de Goodbye, Lenin, que nos emocionó, aunque en un papel totalmente distinto. Es que a este también le hemos visto hacer alguna que otra tontada que otra. Salvo alguna relevancia de Alexandra Maria Lara como novia y esposa de Lauda, las chicas están de florero. Como suele suceder en el deporte de la Formula 1 en general.

Resumiendo, una película cuyo inicio y presentación creo que se podrían haber planteado de otra forma, ya digo que a mí me tiró un poco para atrás, pero que merece la pena verse por su segunda hora (lo del tiempo lo digo a ojo), en la que nos divertimos de bastante a mucho, mucho. Sí. Ya sé que a la Dormer, tras mencionarla al principio no he vuelto a hablar de ella. Pero es que su papel es otro florero circunstancial que no tiene mayor trascendencia, a pesar de que la apreciemos en todo su esplendor… si es que me entendéis lo que quiero decir.

Valoración

  • Dirección: ***. Vayan las dos estrellas de la primera parte por las cuatro que le daría a la segunda.
  • Interpretación: ***. Interpretaciones correctas, casi tirando a buenas; pero no me atrevo a dar la cuarta estrella por el penoso papel dado a las intérpretes femeninas.
  • Valoración subjetiva: ***. Estamos en lo mismo, en una representación de la irregularidad del director. En algunos momentos lo suspendería y en otros me emociona y me engancha. Lo dejaremos en el medio. No soy tna entusiasta como muchos de los medios que han emitido crítica.
Cité de l'Automobile

Donde encontramos una parrilla de salida formada por coches fundamentalmente con componentes francese de algún tipo. Chovinistas estos galos…

Inglorious Basterds (2009)

Cine

Inglorious Basterds (2009), 23 de septiembre de 2009.

Sí, sí. El título original. Como hago siempre que veo la película en versión original. Y tengo que celebrar que desde hace un par de semanas, si llega, hay nuevas salas en Zaragoza en versión original, un par de los nuevos Cines Aragonia, que se suman a la magra oferta de una película un día a la semana que ofrecían los Renoir. Así que no he visto Malditos bastardos, sino Inglorious Basterds, cuya traducción más realista sería Cabrones infames; pero supongo que está mal poner “cabrones” en un título. Pero ese es el sentido que le dan los anglosajones a la palabra bastard cuando insultan a un tipo. Manías.

El filme está firmado por Quentin Tarantino. Y eso dice mucho. Sobre el estilo de cine. Se dice que Tarantino su momento de gloria al principio de su carrera, pero que después, realmente no ha hecho nada de auténtica calidad. Veremos.

La película narra las aventuras de una serie de personajes en la Francia ocupada por los alemanes en la Segunda Guerra Mundial, que confluyen en un cine parsisino en 1944, donde se celebrará la première de una película patrocinada por el Ministro de Propaganda alemán, Joseph Goebbels. Los personajes son una joven judía que escapa a la matanza de su familia, un coronel de las SS que se dedica a cazar judíos en Francia y es responsable de la matanza de la familia, un comando de soldados americanos de origen judío que se dedican a acosar a los alemanas en la Francia ocupada utilizando tácticas y métodos de los apaches, una actriz alemana, un joven héroe alemán convertido en protegido de Goebbels y en actor, y los principales jerarcas nazis, incluido Adolf Hitler.

Todas las acciones y todos los personajes son parodias de los personajes históricos, reales o imaginados, o de las películas bélicas de comandos, o de los tópicos relacionados con todo ello. Hay abundancia de situaciones rídiculas o llevadas al extremo, y no falta la violencia. Sobre si esta está justificada o no, pues… depende. Creo que en algunas escenas la violencia toca, mientras que en otras es gratuita. Es como si el director se divirtiera haciendo escenas violentas porque sí.

En su conjunto, la película resulta excesivamente larga. Algunas situaciones se dilatan en esceso, las escenas son prolijas. Y aunque consideradas como historias aisladas podrían resultar razonables, dentro de una historia general contribuyen a hacer el largometraje excesivamente prolongado, sin aportar nada sustancioso al desarrollo de la historia. Esto hace también que, en su conjunto, la película sea irregular, con momentos interesantes de acción, o de humor, pero también otros de cierto aburrimiento.

Las interpretaciones son muy diversas. A mí, Brad Pitt haciendo de idiota, porque eso es de lo que hace, no me acaba de convencer. Aunque probablemente su mejor momento es cuando hace de más idiota, de falso italiano. Hay me arrancó alguna risa. Además, nos lo venden como protagonista de la historia, y afortunadamente no lo es. Es uno más de los personajes cuyos destinos se entrecruzan en el cine parisino. Más importancia me parece que tienen Mélanie Laurent como la chica judía, Shosanna, y Christoph Waltz como el coronel caza-judíos. Y ambos están bien, aunque Waltz sufre de los prolijos parlamentos que el guion le obliga a recitar y que a veces se hacen pesado. Tiene cierto interés Daniel Brühl como héroe alemán, o la guapa Diane Kruger como actriz alemana. Luego hay muchos otros personajes, interpretados con razonable fortuna que sería muy largo comentar. Hay mucha parodia, como ya se ha dicho.

Resumiendo, una película que vale como entretenimiento, con una historia que se podría haber desarrollado mejor. En cierto modo, es un producto fallido de su director, aunque se pueda ver cuando no se tienen más pretensiones que pasar el rato. Yo le pongo un seis, con idéntica nota a la dirección y a la interpretación

Tabac

Tabac en la Rue de Platre, escena parisina como muchas de las de la película que nos ocupa hoy - Panasonic Lumix LX3