[Libro] Atapuerca – 40 años inmersos en el pasado

Ciencia, Historia, Literatura

Sigo con los tiempos justitos para ir actualizando el blog, aunque el fin de semana haya sido más relajado. Así que hoy voy con un breve comentario sobre este libro de National Geographic, en el que uno de los codirectores del programa de investigación de Atapuerca, Eudald Carbonell, junto con la periodista Rosa M. Tristán, dan un repaso a este interesante proyecto sobre la evolución humana, que ya tiene más de 40 años de recorrido.

Indudablemente, uno de los viajes donde más cerca me sentí de los temas relacionados con la evolución humana fue cuando recorrí en agosto de 2003 el Perigord. Nombres como Le Moustier, La Madeleine o las cuevas de Lascaux están muy ligados a este tema. Y término como “musteriense” o “magdaleniense” que suelen aparecer cuando se habla de las culturas de los hombres primitivos, tienen su origen en estos lugares perigordinos.

Eudald Carbonell i Roura es un investigador que siempre me ha parecido muy interesante. En primer lugar, por su multidisciplinaridad. Geólogo e historiador y arqueólogo, ha demostrado que lejos de estar enfrentadas, humanidades y ciencias son complementos necesarios en el saber humano, pero eso sí, ambas precisan de un rigor y un método en el estudio, que no es exclusivo ni a unas ni a otras. Y que sus métodos, aunque diferenciados, deben corresponder a principios filosóficos y éticos no tan apartados los de las unas de los de las otras. Había leído ya previamente algún ensayo de divulgación científica suyo que me había parecido sumamente interesante. Tanto por sus contenidos, como porque se moja en temas delicados o conflictivos. Pero con criterio. Rosa M. Tristán [Twitter] es una periodista especializada en ciencias, de la que no sé gran cosa. Pero ya os he puesto los enlaces correspondientes por si queréis saber algo más de lo que hace.

En el lado de los contras, normalmente no me siento atraído por los libros de divulgación de la National Geographic. Aunque bien ilustrados y muy bien presentados, en ocasiones he detectado cierta superficialidad en los planteamientos de sus publicaciones, y no dejan de presentar ciertos sesgos propios de cierto americanocentrismo en su visión del mundo. Pero en esta ocasión, el libro venía acompañada de una muy buena oferta en la plataforma de libros electrónicos, y el tema siempre me ha gustado. Especialmente cuando en los últimos años se han ido publicando hallazgos que están revolucionando la forma en que percibimos la evolución de nuestra especie. Y la de todas las especies… que no somos tan especiales.

El libro es irregular. A ratos, la minuciosa descripción de todos y cada uno de los yacimientos del programa de investigación se nos aparece un poco prolija y cansina, para luego emocionarnos con el relato de los descubrimientos y la interpretación de los mismos, cambiante en el tiempo conforme se acumulan nuevas pruebas y nuevos datos. Para luego volver a entrar en la monotonía derivada del evidente interés propagandístico del libro. Lo que los autores llaman “socializar” los frutos de la investigación del programa. Es comprensible que quieran comunicar al gran público lo que está pasando ahí, y es loable el esfuerzo, pero a ratos, cansino.

Globalmente es un libro razonablemente interesante si te gusta el tema, cuyos capítulo menos interesantes acabarás leyendo más en diagonal, mientras prestas atención a aquellos que destilan más jugo y enriquecen más tus conocimientos sobre el tema. Y el libro no deja de aportar, por lo tanto el balance final es razonablemente positivo, aunque no entusiasmante.

De unos 2.000 a 6.713.708.102 (a las 17:36 de hoy)

Ciencia

Siempre me ha gustado el tema de la evolución humana. Creo que es muy ilustrativa de lo que realmente somos, y no de los que en nuestro engreimiento creemos ser, como especie.

En una entrada publicada en Microsiervos sobre The Genographic Project, me encuentro con un enlace a National Geographic, donde puedo leer un pequeño artículo sobre las conclusiones que va ofreciendo el estudio genético de las poblaciones. En estos momentos se sitúa la aparición de nuestra especie, Homo sapiens, en hace unos 200.000 años. El comienzo de su expansión por todo el globo se sitúa en algún momento hace unos 60.000 años. Lo cual deja un intervalo de tiempo de 140.000 años en los que la especie humana moderna fue una especie exclusivamente africana.

El artículo nos habla de varias cuestiones, pero la que más me ha llamado la atención es que las tremendas sequías que se produjeron en África hace unos 150.000 años pudieron reducir la población total de la especie humana moderna a unos 2.000 individuos. Estuvimos a punto de extinguirnos por la dureza implacable de la que puede ser capaz la cuna de nuestra especia. y sin embargo, según Word POPClock Projection, en el momento de empezar a redactar esta entrada la población se estimaba en 6.713.708.102 personas. Y en los doce minutos que llevo editándola ha aumentado en 1.850 individuos. Casi el tamaño de aquella población que penosamente se arrastraba por la reseca sabana africana.

Habrá gente a la que esto no le diga nada. O muy poco. Pero a mí me da que pensar. Y estamos provocando unas nuevas condiciones climáticas que nos pueden llevar otra vez a un grave riesgo de extinción… ¿Saldremos de ésta como nuestro antepasados de 1.500 siglos atrás?

En la imagen de hoy,… seres humanos… ¿modernos? Sí, en el sentido biológico; de lo que trata el artículo. En lo sociológico o ideológico,… pues cada uno tendrá su opinión. Todas respetables. En Cracovia, Polonia. En cualquier caso, fotografía ya publicada con antelación, pero con un nuevo tratamiento del color y el contraste de la fotografía.

Judios ortodoxos

(Canon EOS 40D; EF 24-105/4L IS USM)