Un adiós a mi tocayo Llamas

sociedad

Hoy me he cogido un día de fiesta y he estado en Barcelona. Entre otras cosas, he visitado Sonimagfoto. Pero de esto hablaré a partir de mañana.

Ayer se me pasó, por falta de tiempo y oportunidad, comentar una triste noticia. Desde hace muchos años, si no hay retransmisiones deportivas, me duermo escuchando la radio; más en concreto, la Cadena Ser. Eso significa, que de lunes a viernes, durante muchos años ha sido el programa de Carlos Llamas, y más concreto el propio Llamas, quien me ha acompañado al cerrar el día. Y francamente, desde hace mucho tiempo, le tenía mucha simpatía. Ayer falleció. Todavía joven. 52 años. Pero esto es así. Me apenó. Le echaré de menos.

En la foto de hoy, dos trenes se disponen a salir en la bonita estación de Barcelona-Estación de Francia. Las estaciones de trenes suelen ser, o solían ser, lugares de tristes despedidas. Melancólicos.

Canon EOS 10D
EF 28/1,8 USM
ISO 400
Exposición: f/4 – 1/60 s