Siete mesas de billar francés (2007)

Cine

Siete mesas de billar francés (21 de octubre de 2007)

Reconocozco que ir a ver una película de la directora, Gracia Querejeta, me pone en buena disposición hacia el filme. Sus anteriores largometrajes me han gustado, incluso cuando alguno no ha sido un producto totalmente redondo. Si a eso sumas que tanto Maribel Verdú como Blanca Portillo han puesto de manifiesto últimamente bastante competencia actoral, la cosa tiene su interés a priori.

La película narra, como ya sucedía en Héctor, sucesos pequeños, de gente que no destaca por nada, pero que tienen sus historias personales y sus dramas. Esta es un historia de cuentas pendientes, de las que nos vamos enterando poco a poco, en dosis razonables, lo que nos permite empatizar con los personajes. Quizá el final es un poco apresurado en algunas cosas, pero correcto en general, probablemente, como consecuencia de la relativamente larga duración del filme.

Las dos actrices principales están muy bien, especialmente Blanca Portillo, y se ven muy bien acompañadas por un conjunto de secundarios que ponen los acentos adecuados a cada situación, también con sus pequeños o grandes dramas acompañantes, así como con algún apunte moderado de humor, que da un poco de optimismo al ambiente general del filme.

Creo que lo único que hay que lamentar es que la directora se prodigue tan poco, ya que nos ofrece un largometraje cada cuatro años aproximadamente. Por lo demás, de lo poco bueno que se nos ofrece en cine nacional. Yo le pongo un ocho en sensación subjetiva, con un siete en la dirección y un ocho en la interpretación.

En la imagen de hoy, cada vez son más frecuentes los anuncios publicitarios que explotan el concepto de integración racial o étnica, como este que encontramos en Mitte, Berlín. El filme de Querejeta también nos ofrece su aporte a esta idea de integración. Lo que no viene mal, dadas las noticias que nos vienen de por Europa.

Pentax *ist DS
Objetivo: SMC-A 50/2
ISO 800
Exposición: f/2 – 1/80s