Compras, trenes, una aguja, la línea 100 y a volver

Alemania, Berlín 2007, Viajes

Ayer fue mi último día de escapada a tierras germánicas. Me lo tome con calma. Dejé en el apartamento los bultos gordos, y salí a pasear con la compacta. Primero me dirigí desde Savignyplatz hasta los grandes almacenes KaDeWe para mirar de comrpar unas cosas. Una pena, las tienditas de cosas monas de Savignyplatz no abren hasta las 11 ó 12 de la mañana. Mala suerte. A comprar en los grandes almacenes. De paso, terminé de despedirme de unas colegas de piedra e hice una de las fotos más tópicas de Berlín.



Después de las compras, cogí el metro en la bonita estación de Wittenbergerplatz y decidí acercarme al Deutsches Technikmuseum (Museo Alemán de la Tecnología o Museo de la Tecnología Alemana, no sé muy bien como se traduce) de Berlín, donde me encantan dos cosas. Por un lado, el avión que tienen colgado en la fachada como homenaje al puente aéreo organizado por los occidentales para burlar el bloqueo soviético a la entonces dividida ciudad, y la sección dedicada al ferrocarril, que me parece estupenda con sus dos rotondas en impecable estado. Estuve un rato viendo como trabajaban unos operarios para mejorar la exhibición de una de las locomotoras de vapor.





Con el tiempo apretando ya un poco me acerqué hasta Alexanderplatz, donde me comí una típica salchicha berlinesa antes de coger una vez más, y a modo de despedida, el autobús de la línea 100, de forma que pude echar un nuevo vistazo a los monumentos más característicos de la ciudad. Y ya, al apartamento a por el equipaje y de vuelta al charco. Ay, que pronto se pasarán los benéficos efectos del viaje…


Todas las fotos:
Fujifilm Finepix F10