Viajar con Vueling… si no queda más remedio

Viajes

Ayer lo insinuaba. Mis experiencias de viaje con la compañía Vueling, no acaban de ser del todo satisfactorias. Entendámonos; tampoco son una calamidad. Sencillamente es que estoy convencido de que mediante publicidad nos quieren vender lo que no son, a un precio que no es el que prometen y, por lo tanto, generan insatisfacción. Y muchos de los pecados que comenten no son exclusivos de ellos. Pero el problema es que ellos parecen cometerlos todos. Comentaré aquí mi experiencia tras el viaje a Amsterdam.

La primera cuestión es que los españolitos que no vivimos en determinadas capitales, necesariamente nos tenemos que desplazar, generalmente Madrid o Barcelona para coger el avión. Por lo tanto, tenemos que combinar medios de transporte para realizar el viaje con una razonable adecuación en horarios y condiciones.

Al tren de madrugada

En la estación de Zaragoza Delicias, forzados a salir una hora antes de lo previsto, por culpa de una huelga de personal de Renfe - iPhone

Por ejemplo, si yo hubiese vivido en Madrid, hubiese tenido una combinación muy razonable para viajar a Amsterdam con KLM, aprovechando mejor el tiempo, y sin horarios extemporáneos. Y a un coste similar o inferior al que me ha ofrecido Vueling. De donde sacamos la primera conclusión. Lo de que Vueling es una “low cost” no me lo acabo de creer. Esta filial de Iberia que opera principalmente desde Barcelona nunca me ha resultado especialmente barata. E incluso a veces te la venden como si fuera de Iberia desde la página web de esta última, y luego te encuentras con lo que te encuentras. Porque luego viene la segunda historia. Es que los aviones son incómodos. De los que menos espacio ofrecen, de los más incómodos en los que he viajado últimamente. Así que cuidado; si adquieren un billete de Iberia con salida desde Barcelona, asegúrense que no es un Vueling disfrazado. El confort es muy inferior. O a mí me lo parece. Demos siempre un margen de confianza al error propio.

Esperando

Esperando la salida del vuelo en la moderan Terminal 1 del aeropuerto del Prat de Llobregat - iPhone

El Prat

Avión de Vueling acercándose al "finger" para el desembarque y embarque de pasajeros.

Bueno. El viaje de ida transcurrió sin muchas más complicaciones. Pero veamos el viaje de vuelta. Suelo hacer la facturación desde casa por internet. Hasta ahora, con el resto de las compañías esto me había servido para ahorrar tiempo de permanencia en las terminales aeroportuarias, y para hacer menos filas en los mostradores de facturación, ya que suelen disponer de un mostrador para quienes sólo depositan el equipaje. Pero en Schiphol, el aeropuerto de Amsterdam, había una única fila para todos los pasajeros, y además cuando enseñas tu talón impreso en casa te lo cogen te lo rompen y te emiten un talón tradicional. En resumen, pierdes el mismo tiempo que con el método tradicional. Da la impresión de que para lo único que les sirve es para tener una ocasión de cobrarte más, porque lo más llamativo a la hora de facturar a través de internet es que te ofrecen pagar más por un asiento en las primeras filas, por aquello de que desembarcas antes, o en la salida de emergencia, ya que hay más espacio para las piernas. No hay más ventajas. Mal. Muy mal. Se te queda la cara de imbécil por como te consideran.

El reportero de Feininger y un turista cansado

Tras "El reportero gráfico" de Andreas Feininger, un viajero se estira cansado mientras espera ante la puerta de embarque - i Phone

Y luego llega el momento del embarque. Y ayer viví uno de los embarques más caóticos en mucho tiempo. Y la culpa, el problema de los pasajeros que viajan sólo con “equipaje de mano”. Aunque hay algunas compañías que ya se toman el tema del tamaño y el peso del equipaje de mano en serio, es obvio que Vueling no. Y mucha gente, mucho españolito de escapada de Pascua, llevaban maletas como equipaje de mano que obviamente sobrepasaban el tamaño permitido, pero que en el mostrador de facturación habían hecho la vista gorda. El resultado es que conforme subían los viajeros se encontraban con que no había sitio en los portaequipajes, por el enorme tamaño de estos supuestos “equipajes de mano”. Y las azafatas, en especial una de ellas, empezó a distribuir los equipajes por todo el avión, dificultando el embarque de los que iban llegando, y causando la confusión de todos sobre cómo íbamos a recuperar los equipajes en el momento del desembarque.

Otra cuestión fue el de los niños y las salidas de emergencia. Supongo que algunos viajeros que facturaron a través de internet, optaron por pagar algo más por ir más cómodos en las plazas junto a las salidas de emergencias. Y algunos de estos eran familias. Con niños. Y llega la azafata y les dice que hay no pueden ir los niños. Que en caso de problemas, ahí tiene que haber adultos que colaboren en las acciones de emergencia. Claro, parece ser que en la página en internet nadie se preocupa de avisar de esto. Sólo de facturar. Así que nueva discusión. Afortunadamente, diálogo gracias al buen talante de la mayor parte de los pasajeros, y negociación. Los niños, con alguno de sus progenitores, se cambian de sitio durante el despegue y el aterrizaje, para luego ponerse en los asientos por los que han cotizado durante el resto del viaje. Una chapuza tremenda.

Ala y nubes

Por fin, volando sin mayor problema sobre las nubladas tierras de Francia - iPhone.

La llegada a Barcelona y el desembarque fueron tranquilos. Afortunadamente la paciencia y comprensión de los viajeros cuyos equipajes estaban dispersos por el avión, mi más sentido reconocimiento hacia ellos, les hizo quedarse tranquilos en sus asientos, y esperar a que el resto de los viajeros hubiesen bajado para recuperar sus enseres. Si no llega a ser así, no quiero pensar en el follón.

Como he dicho antes, nada de lo anterior es catastrófico. Y muchas de las deficiencias las puedes encontrar en otras compañías. Pero es que parece que éstos se abonan a todas. Y el precio no es “low cost“, precisamente. Parece que el auténtico “low cost” es el ahorro que la empresa se adjudica a costa de ofrecer un servicio, en mi opinión, deficiente. Eso sí, todo lo adornan con “rollo” coleguitas, tratándote de tú, con comandantes muy parlanchines… Todo fachada. Y eso que no he comentado cosas como el precio de los comestibles que ofrecen a bordo. Parece que ellos consideran un precio “vueling“, es decir barato, por unos bocadillos gomosos y de tamaño ridículo, que aun recuerdo la cara de tonto que se le quedó a uno cuando vio por lo que había pagado…

En fin; por decir algo positivo, el avión llegó a su hora, lo que me permitió cambiar mi billete de tren para una hora antes. Y como se trataba de un AVE directo frente al que tenía previsto que tenía un par de paradas, la ganancia de tiempo fue de una hora y veinte minutos. En un asiento para personas y no para sardinas en aceite como en el avión. Además.

Arco iris

Ya en el AVE, un arco iris, apenas preciable en la foto, nos acompaña a nuestro paso por la comarca del Penedés - iPhone

Entrando en Zaragoza

Pasando La Cartuja Baja, y acércandonos a Miraflores, el tren pronto llegará a su destino parcial, el que a mí me interesa, en Zaragoza Delicias - iPhone

No puedo decir que no vuelva a tomar un avión de esta compañía. A veces no queda más remedio. Pero si lo puedo evitar, lo evitaré. Y por favor, ¿realmente no les resulta ridículo es nombre ese de “vueling” en spanglish? Supongo que habrá especialistas en mercadotecnia, o “marketing“, que así lo considerarán. No sé.

2 comentarios en “Viajar con Vueling… si no queda más remedio

  1. Viajo mucho con Vueling, habitualmente el trayecto Valencia-Bruselas, y aunque no vivo en ninguna de estas dos ciudades, me quedan relativamente cerca.
    He volado bastante, en compañías grandes como Lufthansa o Emirates y en compañías lowcost, sobretodo Ryanair y Vueling. De esta manera puedo comparar estas dos compañías lowcost bastante bien.
    La verdad es que los precios sí los considero lowcost, por supuesto si los compras con la suficiente antelación (unas 8 semanas antes de volar) y no elijas una fecha en la que tengan prevista mucha movilidad.
    Sobre el confort del vuelo, cierto es que quizá los aviones no son demasiado nuevos, pero creo que para estas distancias cortas se usa normalmente este modelo de avión relativamente pequeño, y es verdad que cada asiento individual no es demasiado espacioso; la diferencia que yo he experimentado entre vueling y ryanair es que los vuelos de ryanair van llenos y los de vueling no (normalmente y según mi experiencia), por lo que volando con vueling muchas veces he tenido un asiento libre a mi lado.
    Sobre la facturación online, siempre viajo con equipaje, con lo que nunca hago facturación online con vueling, y no he tenido ningún problema; en cambio ryanair te obliga a hacerlo, no es un problema, pero si no lo haces debes pagar más.
    Respecto al tema del embarque y los tamaños excesivos del equipaje de mano, me parece que puede ser un problema de la gente que los lleva sobrepasando mucho los límites; pero me gusta que no te midan el equipaje de mano milimétricamente como hacen en ryanair en un afán recaudatorio, ya que los espacios reservados en cabina son bastante más grandes que este tamaño máximo; viajo con mi instrumento musical (frágil y delicado, es peligroso facturarlo y que viaje en la bodega), cuyo estuche es un centímetro más ancho que el máximo permitido (no se puede reducir este centímetro); con ryanair no puedo subirlo a cabina (y debo pagar 40€ más para facturarlo) pero sí con vueling, lo cual me parece muy humano y de mucha calidad; además como los vuelos que he cogido nunca han ido llenos, no ha habido nunca problema de espacio.
    Los servicios que te ofrecen en el avión evidentemente son caros, muy caros, como lo son en las cafeterías de los aeropuertos, etc… pero me parecen perfectamente prescindibles, la verdad, nada que ver con que estés en una compañía lowcost; volando con ryanair tienes que soportar anuncios publicitarios sobre sus cigarrillos sin humo y sorteos de lotería a mitad del vuelo, entre otras.
    En cambio, he sufrido más retrasos en mis vuelos de vueling que en los de ryanair.
    En resumen, creo que debemos tener en cuenta en todo momento que estás volando por un precio reducido; y teniéndolo en cuenta creo que hay una diferencia abismal entre el servicio que ofrece una compañía y otra; además de todo lo comentado lo que más me gusta de vueling es que te tratan realmente bien.
    Saludos.

    1. Insisto en los conceptos principales de mi queja:

      – Nunca me ha salido especialmente barato viajar con Vueling.

      – Me molesta que me vendan un billete como de una compañía y luego resulte ser otra.

      – La organización en los vuelos con Vueling siempre ma ha parecido mala.

      – El viaje desde Amsterdam fue especialmente desafortunado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.