[Cine] El cine que he visto en 2018

Cine

Comienzo la entrada con una introducción totalmente similar a la de años anteriores en la que intento explicar mi proceso para comentar y puntuar mis películas.

Como todos los años llega el momento de hacer un repaso del cine que he visto durante el año anterior. Esta entrada trata de las películas vistas en salas de cine, independientemente de si han sido estreno durante el año o no. Este año se incluyen películas de estreno que no han pasado por las salas de cine, sino que se estrenan directamente en las plataformas de vídeo bajo demanda. Este tipo de películas van a ir tomando fuerza con los años, como iremos viendo. Aunque su inclusión o exclusión de estas listas es compleja. Se mezclan las películas que tradicionalmente se han considerado pensadas y realizadas con miras a una difusión televisiva, con las que no se diferencian de las que se estrenan en la gran pantalla en su planteamiento, pero que no se estrenan en gran pantalla. Lo que no incluiré es una película pensada y estrenada en la gran pantalla, que luego con el tiempo vea en televisión. Todas las películas están recogidas en mi base de datos cinematográfica que inicie el 28 de diciembre de 1997 . Para todas ellas incluyo cuatro valoraciones: dirección, interpretación, subjetiva y global. Para conocer los criterios por los que valoro las tres primeras, visitad la explicación correspondiente.

En los últimos días del año no he podido hacer muchas fotos por culpa de una infección viral. Mis últimas fotos fueron hechas con película tradicional y está sin revelar. Pero hice unas cuantas del sábado 29, todavía convaleciente, aprovechando que salió el sol y calentó un rato, lo suficiente para dar un paseo.

La valoración global es el resultado de aplicar una fórmula matemática de mi invención:

Global = (Subjetiva*3 + Dirección*2 + Interpretación)/6

Por supuesto, el dar más peso a unos elementos que a otros es algo totalmente personal. Pero es que si incluyo algo que se llama “valoración subjetiva” en la fórmula, pues tampoco podéis esperar más que eso. Una valoración subjetiva, pero motivada, de lo que más me gusta. Que no necesariamente tiene que ser lo que le guste a otros.

Hay otra cuestión. Si se contrasta la lista que ofrezco en la entrada de hoy con las valoraciones de cada una de las películas en el momento en que las vi y las comenté, pueden no ser iguales. La valoración personal de una película cambia con el tiempo, y también puede suceder que visionados posteriores, por ejemplo en vídeo o televisión, hagan cambiar también esa valoración. Aunque este año no ha afectado mucho a las películas que ocupan los primeros puestos.

Durante 2018 he visto un total de 67 largometrajes, entre las salas de cine y los estrenos directos en las plataformas de vídeo bajo demanda. Es un repunte de algo menos del 12 % sobre el año 2017. Pero que me parece que no tiene especial significación. Depende un poquito de las circunstancias.

La valoración media ha sido de 3,27 puntos; esta es la puntuación media más alta en 21 años de seguimiento. Y también he repetido el mínimo en variabilidad en las puntuaciones de la misma serie. Como digo habitualmente, podríamos decir que no selecciono mal las películas que voy a ver, aunque me he tragado algún pestiño que otro. Como he mencionado en otras ocasiones, el rechazo a ir por sistema a ver determinados blockbusters, me ahorra películas malas. Por ejemplo, evito en líneas generales el cine de superhéroes. Que sistemáticamente… no me gustan.

A continuación, las “diez” películas que más he valorado. Entrecomillo lo de “diez” porque debido a empates en puntuación casi siempre es una lista de más de diez. Diecisiete este año.

12001, A Space Odyssey
Roma
4,83
3 Three Billboards Outside Ebbing, Missouri 4,67
4Lazzaro felice4,50
5Disobedience
Museo
Manbiki kazoku [Un asunto de familia]
4,17
8The Party
Lucky
Isla de perros (Isle of Dogs)
Der Hauptmann [El capitán]
Cold War
Burning
El ángel
The Ballad of Buster Scruggs
Viudas (Widows)
Kursk
4,00

De las diecisiente, todas han conservado la puntuación que les otorgué cuando las vi. Hay que considerar que una de ellas, compartiendo el primer puesto, es un reestreno. El 50º aniversario de una obra maestra del cine. Que si no alcanza el pleno al 5 es porque la interpretación actoral es algo secundaria y meramente funcional. Las virtudes de la película hay que buscarlas en otro lado. Por lo tanot, hay una vencedora absoluta del cine que he visto este año, Roma de Alfonso Cuarón. Para los que se líen con los paréntesis y los corchetes en los títulos. Solemos ver las películas en versión original, y respeto los títulos originales. Cuando vemos la versión doblada, pongo el título en castellano, con el título original entre paréntesis. Y cuando el título original pertenece a idiomas demasiado poco familiares, entonces pongo entre corchetes el título que se le aplicó a la película en castellano, como aclaración.

Y como en años anteriores, este listado de más valoradas no es un feudo norteamericano. En esta ocasión, de las 17 películas sólo hay seis de Estados Unidos. He de decir que cada vez es más difícil asignar una nacionalidad a una película por los cruces de productoras que se producen. El resto de nacionalidades está muy repartido, destacando lo altas que se han situado un par de películas mejicanas.

Y lamentablemente, tampoco este año entra ninguna película española en el “top ten” de diecisiete películas. Me cuesta encontrar atractivo en el cine nacional. Simplemente pensar que algo como Campeones fue lo elegido para representar a nuestro país en los Oscar, me desazona notablemente. Y algunas propuestas que esperaba esperanzado me dejaron un poco frío. Esperaba más de la mejor clasificada, en el puesto 22, con 3,5 puntos de valoración global, empatada con otras dos, la última propuesta de Carlos Vermut, de la que me acabo de dar cuenta que no existe reseña en el Cuaderno de ruta. Algo que tendré que remediar. La buena labor de realización y producción y de interpretación no fue acompañada de una historia que me acabase de enganchar.

Veamos cómo ha ido la cosa por meses, para hacernos una idea de cómo ha ido el año estacionalmente.

Enero Three Bilboards… es la clara vencedora de este mes, en plena temporada de premios. Una temporada que nos resultó agotadora, para lo que luego resultó en calidad. Este año estamos ignorando deliberadamente la carrera hacia los oscar a la hora de elegir las películas a ver. Lo que veamos se verá, y lo que no mala suerte.

Febrero – La sorpresa la dio The Party, una película con pocas pretensiones aparentes, pero que nos hizo pasar un rato excelente, con no menos excelentes interpretaciones. Nos defraudó mucho Phantom Thread, muy preciosista pero con unos personajes que nos resultaron pesados y con los que nunca empatizamos.

Marzo – Aquí entramos en la habitual travesía en el desierto, con sólo dos películas que destacaron fundamentalmente por su interpretación, siendo normalitas en otros aspectos, I, Tonya y The Death of Stalin. Se ha dado con frecuencia este año,… excelentes interpretaciones que aúpan sobre la media a películas normalitas en otras de sus dimensiones.

Abril – Dos películas que nos gustaron mucho, Lucky e Isla de perros (Isle of Dogs). Esta última, una “falsa” película de anime japonés, no es de esa nacionalidad, mientras que se estrenaba una auténtica animación japonesa, en estos momentos llega con más facilidad a las carteleras gracias al fenómeno Kimi no na wa…, pero que no alcanzaba los logros de otras producciones de animación niponas a pesar de algún punto positivo.

Mayo – Se mezcló en este mes la profunda decepción sobre la película de la juventud de uno de los héroes galácticos más representativos, con el disfrute de la británica Disobedience, una de las destacadas del año.

Junio – Siendo un mes donde disfruté de vacaciones, lo único destacable de las dos películas fue el reestreno por su 50º aniversario de 2001,… La otra película fue tan decepcionante que ni la menciono.

Julio – Ninguna película de este mes ha entrado en el cuadro de honor, pero hubo tres que nos resultaron bastante majetas, desde el Reino Unido, On Chesil Beach, desde Francia, Au revoir là-haut, y la simpática película coreana La caméra de Claire, que confirma que estoy “enamorado”, cinematográficamente hablando, de Kim Min-hee. Hay que tener en cuenta que las dos primeras son adaptaciones de obras literarias muy potentes, que no llegan a captar todo lo que estas se incluye, y por lo tanto sufren por las expectativas depositadas.

Agosto – Mes anodino. No vimos nada destacable, ni nada catastrófico. Como estábamos cabreados con las películas de precios de los exhibidores, sólo fuimos dos veces a las salas de cine. Las otras dos películas que aparecen en la lista son de vídeo bajo demanda. Muy decepcionante la nueva entrega de ciertos superhéroes de animación.

Septiembre – Potente película alemana, Der Hauptmann, muy notable. Por lo demás, intentando comprobar si el cine español va mejorando, con resultados excesivamente moderados.

Octubre – A pesar de las vacaciones, hubo ocasión de ver películas con altas expetativas. Relativamente defraudadas en los productos nortemericanos o españoles, sorpresas de muy buen nivel en lo que viene de Polonia, Cold War, y Corea del Sur, Burning, entrando ambas en el cuadro de honor.

Noviembre – Animado mes en el que disfrutamos del mejor promedio del año, con cuatro películas que han entrado en el cuadro de honor, El ángel, Lazzaro felice, The Ballad of Buster Scruggs (vídeo bajo demanda) y Museo.

Diciembre – Mucho cine en este mes, en el que destaca el estreno de Roma. Se esperaba un estreno limitado en salas de cine, pero no ha llegado a Zaragoza. Una pena. Porque es película que mejoraría más todavía en pantalla grande. Pero lo mejor del año. Me sorprendió mucho la japonesa Manbiki kazoku [Un asunto de familia] de Kore-eda. Especialmente por la excelente interpretación.

Ha habido películas muy interesantes este año. Y se confirma que, pese a la potencia de la industria cinematográfica de los Estados Unidos, no es el país que proporcionalmente haga propuestas más interesantes. Méjico, Argentina, Corea del Sur, Japón, Polonia,… y el siempre buen papel del Reino Unido, son países en los que hay que fijarse en estos momentos. Y así lo haremos, si los distribuidores y exhibidores nos dejan. Y si no, cada vez nos quedaremos más en casa para disfrutar del cine. Creo que la política actual de distribución y exhibición en España, no sé si es positiva para la cuenta de resultados de los empresarios, pero sí que sé que es mala para el cine de calidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.